Sermons

【Capítulo 8-2】 < Apocalipsis 8:1-13 > ¿Son Literales las Plagas de las Siete Trompetas?



< Apocalipsis 8:1-13 >


En Apocalipsis 5 aparece un rollo sellado con siete sellos, el cual Jesús tomó. Esto significa que así, Jesús recibió toda autoridad y poder de Dios, y que Él guiará al mundo de acuerdo al plan de Dios a partir de ese momento. Apocalipsis 8 abre con el pasaje, “Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas.” Así, Jesús abre el séptimo sellos del rollo, y nos muestra cosas que acontecerán.

El capítulo 8 comienza diciéndonos que las plagas de las siete trompetas comenzarán con las oraciones de los santos. A partir del versículo 6 y en adelante, el capítulo entonces se refiere a las plagas de las siete trompetas que serán enviadas a este mundo.



La Plaga de la Primer Trompeta


La Primera Trompeta-Versículo 7: “El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.”

Lo primero que necesitamos descubrir es si los santos estarán o no en medio de las plagas de las siete trompetas cuando estas son enviadas a la tierra.

Aquí vienen siete ángeles tocando siete trompetas. Debemos darnos cuenta que, permaneceremos sobre esta tierra y atravesaremos las primeras seis plagas. También debemos darnos cuenta que cuando suene la séptima trompeta, seremos raptados y esto será seguido por las plagas de los siete tazones.

El versículo 7 nos dice que cuando el primer ángel sonó su trompeta, granizo y fuego mezclado con sangre llovió sobre la tierra, quemando un tercio de la tierra y un tercio de los árboles. Un tercio del mundo y de la naturaleza, en otras palabras, fueron quemados.

¿Podríamos continuar viviendo cuando la naturaleza de esta manera arda en llamas? Con el granizo y el fuego mezclado con sangre lloviendo sobre nosotros, y los árboles convertidos en cenizas, ¿realmente podríamos vivir rodeados por esta clase de ambientes naturales que han sido quemados hasta sus cimientos? Cuando realmente confrontamos la severa realidad de perder nuestras casas por esta lluvia de granizo y fuego mezclado con sangre, y la reducción de los amplios bosques y de las colinas, ninguno de nosotros tendrá ningún deseo de continuar viviendo, en todo caso, ni podríamos hacerlo aún si quisiéramos.

No te olvides que tú y yo tenemos que atravesar esta primera plaga. Cuando nos damos cuenta que estamos entrando a esta enorme plaga, también debemos darnos cuenta que el Anticristo ya existe sobre esta tierra para entonces. Debido a que tales plagas comenzarán antes que el Anticristo surja totalmente para buscar su absoluto dominio, los lideres del mundo comenzarán a formar un frente común para combatir las plagas, y un cierto gobernante reunirá a otros siete gobernantes para producir un poder mayor.

Entonces el Anticristo surgirá de una manera muy natural como el gobernador absoluto en este proceso. Mientras que el Anticristo muestra una gran habilidad para manejar y para recuperarse de la destrucción de la naturaleza, muchos, impresionados por su poder, comenzarán a seguirlo, considerándolo como un ser divino, y sus seguidores surgirán, gradualmente pero con certeza.

La Biblia nos dice que cuando el primer ángel sonó su trompeta, traerá la primera de las plagas de las siete trompetas que quemará un tercio de la tierra. Ambos, nosotros los santos y la gente del mundo estarán viviendo sobre esta tierra cuando esta plaga golpee. Entonces, ¿qué le ocurrirá al mundo? El caos correrá por todo el mundo, con ruinas, cadáveres y los heridos tirados por todas partes; la atmósfera será cubierta por humo y gas toxico producido por el lago de fuego envuelve a todo el mundo; y al aire le faltará oxigeno por el desierto global causado por el fuego que drásticamente reducirá la capacidad del planeta para regenerar el oxigeno. Tan solo la primera plaga reducirá este mundo a cenizas, devastándolo lo suficiente como para eliminar nuestro deseo de vivir.

De esta plaga, debemos hacer una elección sabia. Ahora vivimos en un mundo normal, podemos llegar a estar temerosos por las grandes plagas y tribulaciones que vendrán. Pero podemos ser liberados de este temor y en vez de eso ser atrevidos, ya que cuando un tercio de la naturaleza del mundo arda en llamas y la gente se esté lamentando en todas partes, mucho tiempo antes de esto nosotros ya sabíamos que la plaga vendría y que hay más plagas que vendrán. Debido a que tenemos esperanza, podemos ser llenos de ella, pero debido a que también tenemos la carne en ocasiones podemos ser golpeados por el temor. Pero debido a que conocemos el futuro de esta tierra, ponemos nuestra esperanza no en esta tierra, sino en el Reino de Dios. Con tal fe, y por el morar del Espíritu Santo, podemos ser tenaces y valientes.  

Los lamentos de la gente del mundo se volverán más fuertes, y nosotros, también, podemos estar lamentándonos si nuestras propias familias están entre aquellos que no han recibido la remisión de sus pecados. Algunos de nuestros propios familiares en la carne, no redimidos de sus pecados, es probable que hasta nos delaten al Anticristo por pedazos de comida. Por otro lado, otros podrán llegar a nosotros para preguntarnos como pueden recibir la remisión de sus pecados. Esto es más que posible, ya que las oportunidades de su redención aun están disponibles en ese entonces. La Biblia nos dice que cuando lleguen las plagas de las siete trompetas, una tercera parte de todo el mundo morirá. Esto también significa que dos tercios del mundo sobrevivirá. Cuando una tercera parte de la población mundial ciertamente sea quemada hasta morir, debemos darnos cuenta que nuestro martirio y el regreso del Señor no están muy lejos. Dios dijo que Él enviará del cielo granizo mezclado con fuego y con sangre.

Cuando Dios envíe el fuego y el granizo sobre nosotros, seremos incapaces de evitarlo. Será imposible, aún con los adelantos del progreso científico, el desarrollar y poner un escudo protector en la atmósfera que pueda cubrir todo el mundo del derramamiento del fuego y el granizo. Aún si pudiéramos contar con tal artefacto, no sería rival para el poder de la plaga que viene del Señor. Debemos aceptar en nuestros corazones el hecho de que estas plagas ciertamente vendrán a nosotros en la realidad, y debemos vivir nuestras vidas actuales creyendo con nuestros corazones en todas las promesas de la Palabra de Dios.

Recientemente, escuche en las noticias que un granizo tan grande como la cabeza de un hombre, que medía 45 cm de diámetro, cayó en China. Acelerados por la caída, estos pedazos de hielo, del tamaño de la cabeza de un hombre, cayeron con una fuerza sorprendente, causando hoyos en los techos y destruyendo todo en su camino. Lo que caerá con esta primera plaga es aún mayor en fuerza. Debemos creer en nuestros corazones que el fuego que consumirá un tercio de esta tierra, mucho más destructivo que el granizo de China, ciertamente caerá; debemos guardar esta fe en nuestros corazones; y debemos actuar por esta fe cuando esta plaga ciertamente llegue. Debemos creer que este mundo pronto será destruido. Y también debemos estar determinados a encarar la plaga con tal fe, y resolvernos a ser martirizados. Cuando las siete trompetas suenen, las siete plagas de hecho serán enviadas a este mundo. Esta es la primera de estas plagas.



La Plaga de la Segunda Trompeta Enviada por Dios


La segunda trompeta –Versículos 8-9: “El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.”

Tenemos que poner atención al hecho de que los santos también vivirán durante esta segunda plaga.

Aquí dice que algo parecido a una gran montaña fue arrojado en el mar, convirtiendo una tercera parte del mar en sangre y matando un tercio de sus criaturas vivientes. Cuando el tiempo final llegue, el orden del universo se romperá, sin determinar las constelaciones de las estrellas y ocasionando que choquen las unas con las otras y se separen, y de esto muchos meteoros caerán en la tierra en su curso de colisión. Algunos de estos meteoros pasarán a través de la atmósfera y caerán en el mar con todo el impacto de su fuerza, convirtiendo un tercio del mar en sangre, matando un tercio de sus criaturas vivientes y destruyendo un tercio de los barcos. Esta es la plaga de la segunda trompeta de entre las plagas de las siete trompetas.

Entonces, ¿podremos comer peces del mar, o aún nadar en el cuando esto ocurra? Ninguno de los dos será ya posible. Cuando un asteroide como una gran montaña caiga en el mar, un tercio del mar se convertirá en sangre, un tercio de sus criaturas vivientes morirá, pudriendo el mar con todos los cadáveres, maremotos y terremotos no solo destruirán los barcos sino que además matarán mucha gente.

Recuerdo haber visto una película en donde un asteroide cae en el mar y causa unas enormes olas que cubren la tierra. Los productores de películas, estoy seguro, tenían una fotografía clara en sus mentes cuando hicieron esta película. El que grandes desastres golpearán la tierra es la verdad que aún los incrédulos pueden reconocer fácilmente. Innumerables persona morirán por la plagar de los meteoros que caen. Pero ya que solo una tercera parte del mundo es destruida, tú y yo continuaremos viviendo sobre esta tierra hasta que las plagas de los siete tazones sean derramados.

La gente solía creer antes que el rapto ocurriría después de que terminara la Gran Tribulación, pero con el surgimiento de la teoría del rapto pre-tribulación, en vez de eso muchos teólogos comenzaron a creer en este rapto pre-tribulación. Aún peor, hasta en el amilenealismo, el cual niega el Reino del Milenio, que ahora ha hecho su aparición. Los teólogos en su falta de capacidad de tomar toda la Palabra del Apocalipsis, ahora están tratando de escaparse de todas su Palabra. Aquellos que habrán perdido su esperanza sobre esta tierra debido a las plagas que vendrán proveerán un contraste rígido al de los nacidos de nuevo quiénes en vez de eso permanecerán en la situación, habiendo colocado su esperanza solamente en el Reino del Milenio y en el Cielo y en la Tierra Nuevos prometidos por el Señor.

Debemos estar preparando nuestra fe conforme se nos acercan los tiempos finales, pero en lugar de hacer eso, mucha gente prefiere hablar acerca del rapto pre-tribulación o del amilenealismo , tratando de evitar el encarar la fe real. Debido a que ellos creen que Jesús regresara en las nubes mientras trascurren sus vidas diarias sin perturbación, y debido a que creen que serán arrebatados directamente al Reino de Dios sin atravesar ninguna de las plagas, en lo más mínimo están preparando su fe para la Gran Tribulación.

A primera vista, aquellos que están relajados y sin preparase para la Gran Tribulación hasta pueden parecer muy osados. La razón por la cual los pecadores que no han nacido de nuevo se ven tan osados ante la Gran Tribulación se debe a que sus almas ya han bebido de las mentiras de los falsos profetas, están muertos, y ya nos les queda ningún deseo espiritual en ellos. Por la misma razón, esto es, debido a que sus almas están muertas, la gente no escucha y hasta rechazan el evangelio del agua y el Espíritu, el cual les permite nacer de nuevo del agua y el Espíritu y entrar al Reino de Dios (Juan 3:5).

Pero los nacidos de nuevo deben preparar su fe para las tribulaciones de los tiempos finales, sin importar cuan cómodas puedan ser sus vidas actuales. Deben preparase por adelantado para el futuro guardando en sus mentes el deseo de predicar el evangelio a aquellos que serán fieles a Dios, para que sean capaces de salvar tantas almas como les sea posible durante el tiempo de la Tribulación.

Ignorar la inminente llegada de la Gran Tribulación es increíblemente tonto. Aquellos que hacen eso estarán desamparados ante las plagas, semejante a lo que ocurrió con la Guerra de Corea. Antes de que la Guerra de Corea se desatara, los Estados Unidos detectaron la movilización masiva del ejercito de Corea del Norte y avisaron a Corea del Sur de una posible invasión repentina, pero el gobierno y los militares de Corea del Sur ignoraron completamente la advertencia, llegando al extremo de enviar a sus tropas de vacaciones y permitiendo que los oficiales del frente disfrutaran del fin de semana el mismo día de la invasión.

Debido a que no se habían preparado para la Guerra aún cuando la inteligencia sobre la invasión de Corea del Norte fue puesta a su disposición, fueron incapaces de repeler el ataque del Norte y fueron empujados, en poco tiempo, hasta la ultima esquina del sur. Para el momento en que Corea del Sur apresuradamente llamó a sus tropas de las vacaciones y trató de organizar el ejercito para la guerra, su línea frontal ya había sido penetrada, y no tuvo otra opción que la de seguir en retirada con bajas masivas.

Esta es la clase de ay que caerá sobre nosotros si no creemos en la Palabra que Dios nos habló acerca de los tiempos finales. Pero si sinceramente la creemos, podremos escapar de tal ay. El Apocalipsis habla acerca de un refugio en el tiempo de la Tribulación, pero no nos dice su localización exacta. Sin embargo, nos dice que los santos estarán protegidos y alimentados en un refugio. Este refugio se refiere ni mas ni menos que a la iglesia. ¿En donde podemos encontrar refugio en este mundo? Alguna gente dice que puede escapar si huye a Israel. Pero en Israel ciertamente encararán tribulaciones aún más severas. Tu debes darte cuenta que ya que el Anticristo mismo tendrá su centro de operaciones en Israel, las plagas serán aún más intensas allá.

Aunque esta Palabra de las tribulaciones puede que no parezca inmediatamente tan realista ahora, pero sin embargo tenlo en tu corazón y prepárate para el futuro. Debes creer en ello con tu corazón y con esta fe debes predicar el evangelio a la gente como si estuvieras viviendo en ese tiempo de la Gran Tribulación. Debes preparar los corazones de la gente y guiarlos a su refugio predicando a ellos el evangelio del agua y el Espíritu. Dios nos ha guardado en Sus iglesias para que prediquemos a la gente de las cosas que vendrán y ayudarlos a preparar su fe para los tiempos finales.

Es por eso que estamos haciendo lo que estamos haciendo –esto es, predicando el evangelio del agua y el Espíritu con toda nuestra fuerza. Estamos predicando la Palabra del Apocalipsis en este tiempo no para jactarnos de nosotros, sino porque es la Palabra que es tan necesaria en la era actual, para ambos, creyentes e incrédulos por igual. Solo preparando esta fe desde ahora pueden nuestros corazones permanecer firmes cuando las plagas y las tribulaciones desciendan sobre nosotros. 

Dios, desde luego, nos dará Su protección especial, pero debido a que estamos viviendo en un mundo horrible, duro y difícil, si sabemos lo que vendrá en los tiempos finales y preparamos nuestra fe para vencer las tribulaciones, podemos extender el evangelio aún más. También, debido a que pondremos más y mayor confianza en nuestra esperanza en el Reino de Dios, nunca seremos movidos por la corriente del mundo, o nunca venderemos nuestra fe, sino que haremos más obras de fe. Es por eso que predicamos la Palabra del Apocalipsis y servimos a las muchas obras de la fe.



La Plaga de la Tercer Trompeta


La tercera trompeta-Versículos 10-11: “El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.”

Los santos también vivirán durante la tercer plaga. La segunda plaga de la segunda trompeta fue enviada sobre el mar, pero esta vez la tercer trompeta traerá la plaga sobre los ríos y los arroyos. La gran estrella que cae del cielo se refiere aquí a un cometa, los ríos y los arroyos que son golpeados por el cometa se volverán amargos, mientras se convierten en ajenjo. En los tiempos antiguos, la gente solía plantar el ajenjo y comer su sabia por propósitos medicinales, el cual era amargo mas allá de lo imaginable. La Biblia nos dice que mientras este ajenjo se esparce por todos los recursos de agua del mundo, mucha gente morirá por beberla.

Mientras un tercio del agua fresca del mundo se convierte en ajenjo, mucha gente morirá por ella, pero el Señor protegerá a Sus santos a través de esta plaga. La causa mas probable para la muerte masiva será una clase de enfermedad que nazca en el agua, probablemente por algunos cambios bioquímicos activados en el agua por la caída del cometa. En otras palabras, la gente no muere solo porque el agua se vuelve amarga, sino debido a otra causa. Nosotros sabemos y creemos que todas estas cosas son reales, y que infaliblemente ocurrirán en el futuro.



La Plaga de la Cuarta Trompeta


La cuarta trompeta-Versículo 12: “El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche.”

No olvides que los santos aún estarán viviendo sobre esta tierra durante la cuarta plaga.

Si una tercera parte del día no hay luz, significa que la luz del día se reduce a cuatro horas del promedio de siete u ocho horas. Ya que la luna y las estrellas también perderán una tercera parte de su luz, todo el mundo se convertirá en oscuridad. En otras palabras, cuando debería de ser la plena luz del día, la oscuridad caerá repentinamente. La película Rapto sigue la teoría del rapto pre-tribulación, pero en ella puedes ver todo el mundo volviéndose oscuro en plena luz del día, ocasionando gritos y el pánico de todos. Piénsalo tú mismo; se supone que son las 11 de la mañana, repentinamente el sol desaparece y no hay más luz. Tú, también, serás tocado por el temor, como si te visitará el ángel de la muerte.

Sabemos que tenemos que vivir a través de tal tiempo tan desastroso, pero no debes tener miedo. Dios te protegerá y te bendecirá aún más. Para este tiempo, tu fe se habrá vuelto tan fuerte que Dios responderá tus oraciones y obrará por ti en el momento que ores a Él. Debido a que Dios nos prometió estar siempre con nosotros hasta el fin del mundo, Dios nunca nos dejara solos en la Gran Tribulación de los tiempos finales. Sin ningún trazo de duda, Él siempre estará con nosotros. Como tal, debido a que Dios estará con nosotros todo el tiempo, debemos creer que Él nos protegerá y nos permitirá sobrevivir, y debemos esparcir esta fe a otros y preparar su fe también.



Tres Plagas Más que Vendrán


El versículo 13 dice, “Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ‘¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!’”

Mientras el ángel grita ay tres veces más, habrá tres plagas adicionales que seguirán en este tierra. De las plagas de las siete trompetas, en otras palabras, tres plagas más aún permanecen. Debemos darnos cuenta que para la séptima trompeta se llevará a cabo nuestro rapto. Cuando las plagas de las primeras seis trompetas terminen, y el séptimo ángel suene su trompeta, los santos serán resucitados y raptados inmediatamente. Cuando todos los santos son arrebatados y se encuentren con el Señor en el aire las plagas de los siete tazones, entonces, serán derramadas sobre esta tierra.

Debemos darnos cuenta que esta tierra pronto entrará en el principio de las plagas de las siete trompetas y de los siete tazones, la ultima, la cual será derramada con la plaga de la séptima trompeta de acuerdo a la voluntad de Dios. Y debemos creer en ellas con todo el corazón, y nutrir nuestra fe ahora para que pueda crecer lo suficientemente fuerte como para perseverar a través de todas las plagas. Si la gente cree sin un conocimiento previo de los tiempos finales, estarán tan impactados cuando la Tribulación realmente llegue que pueden terminara apostatando.

Como tal, para que nosotros triunfemos al final, nuestra fe en estas cosas debe ser acompañada de un conocimiento preciso de los tiempos finales. Hoy, cuando el fin se aproxima tan pronto, debemos, por lo tanto, nunca rechazar la iglesia o alejarse mucho de ella. Todos nuestros corazones deben estar unidos en la iglesia, y, sin importar nada, debemos creer en la Palabra de Dios como se predica a nosotros a través de la iglesia, sosteniéndonos y viviendo por fe.

Cuando estas plagas lleguen, algunos de los inconversos aún de la propia familia, parientes o amigos puede que te delaten. Aun en tiempos ordinarios, cuando se nos pregunta quiénes son nuestros parientes, hermanos o padres, nuestro Señor nos dijo que solo aquellos que siguen la voluntad del Padre son nuestra familia, parientes y hermanos. Cuando el mundo de las tribulaciones llegue, los nacidos de nuevo se darán cuenta aún con mayor certeza quiénes realmente son sus verdaderos hermanos, hermanas y familia. Debido a que nos entendemos y nos ayudamos ahora con esta fe, y debido a que Dios ya nos ha liberado a ti y a mi juntamente de todas estas plagas, Él nos cuidará, nos protegerá de estas plagas, y nos alimentará en Su iglesia como Sus hijos. Esta fe debe estar firmemente plantada en nosotros.

Aquellos que nos delatan al Anticristo en los tiempos finales pueden muy bien ser de nuestra propia familia carnal. Como tal, aunque son nuestra familia y nuestros parientes, si no han nacido de nuevo por el agua y el Espíritu, nuestra fe debe ser lo suficientemente fuerte como para considerarlos como extraños desde el mismo principio. En otras palabras, ellos son capaces de hacernos peores cosas que aún los propios desconocidos. No importa que sean nuestra propia familia en la carne –si no son salvos, entonces debemos darnos cuenta que ellos son nuestros enemigos. Debemos abrir nuestros corazones a lo que frecuentemente oímos de la Palabra de Dios sobre este tema y creerlo como la verdad.

Igual que Dios convirtió a Sodoma y a Gomorra en un lago de fuego haciendo llover sobre ellos fuego y azufre, Él también enviará tal plaga en los últimos tiempos sobre los pecadores. La destrucción de Sodoma y Gomorra es un hecho probado por las evidencias arqueológicas.

En estos días, han salido muchas películas cuyos temas se basan en la destrucción de la humanidad por la colisión de la tierra contra asteroides. Tales películas han sido hechas en base a la Palabra de la Biblia que menciona las plagas de los últimos días que descenderán sobre esta tierra. La probabilidad de que caigan meteoros realmente es muy elevada, haciendo que sea mas fácil que estas plagas se materialicen en la realidad en este mundo.

Un buen ejemplo es la evidencia de la paleontología de los fósiles de los dinosaurios, que muestra que la tierra atravesó cambios enormes en tiempos antiguos. Formas de vida extintas nos hablan de su previa existencia a través de los fósiles. Algunos científicos sugieren que esta extinción de las antiguas formas de vida, incluyendo a los dinosaurios, es explicada por una colisión catastrófica de la tierra con un asteroide. Las plagas de los meteoros escrita en Apocalipsis 8, por lo tanto, es más que posible que se realicen en este mundo.



En Un Futuro No Muy Lejano...


Debemos darnos cuenta que tales plagas vendrán a esta tierra en un futuro no muy lejano. Algunos científicos ya han tratado la clonación humana, lo cual debe ser un reto a Dios. Así, todas estas plagas están listas para ser enviadas por Dios en esta era. La humanidad no debe olvidar a Dios en su apoyo sobre el poder de la ciencia.

La humanidad ahora está tratando de responder a todas las plagas del mundo por el poder del conocimiento de sus científicos. Pero ningún descubrimiento científico podrá jamás prever las plagas de Dios, ya que son mas terribles que cualquier otro desastre que la humanidad haya pasado antes. Cuando vemos los progresos científicos hechos por el hombre, podemos ver que la humanidad esta retando la autoridad de Dios, queriendo ser como Él. Pero no importa cuanto avance científico sea hecho, nadie puede detener las plagas enviadas por Dios. Todas estas plagas han sido cuestionadas ni mas ni menos que por la misma humanidad.

El único camino para escapar de las plagas enviadas por Dios es descubrir la verdad de la salvación a través del evangelio del agua y el Espíritu, y buscar refugio en los brazos del Señor creyéndole. Escape de estas plagas dándose cuenta y creyendo que el único camino para evitar el terrible juicio de Dios es tu fe en el evangelio del agua y el Espíritu.

Todas las bendiciones y las maldiciones están en manos de Dios. Si Dios decide conservar esta tierra, entonces la tierra continuará viviendo: si no, entonces solo puede ser destruida. Al vivir en tal era, si tú crees y sigues la Palabra de Dios con mayor pureza y le tememos aún más, Dios te guiará al evangelio del agua y el Espíritu que puede protegerte de estas horrendas plagas que vendrán.

Aún ahora mismo, mucha gente en todo el mundo está muriendo y temblando por miedo a un terremoto, un huracán y a las enfermedades. Aún más, no hay fin a las guerras en ningún lado, con nación contra nación y estado contra estado. Como tal, cuando el Anticristo surja en un futuro cercano y resuelva los problemas urgentes de tales situaciones caóticas, mucha gente le seguirá. Entonces esto será seguido por el descenso de las más temibles plagas sobre esta tierra, y, al final, este mundo será completamente destruido por estas plagas enviadas por Dios.

Dios creará el Cielo y la Tierra Nuevos y los dará a aquellos que hayan sido liberados del pecado. El propósito en la creación del Cielo y la Tierra Nuevos es el de darlo a aquellos que han nacido de nuevo creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu. En no mucho tiempo, Dios destruirá el primer mundo y abrirá el segundo mundo. Así como los antiguos dinosaurios desaparecieron, igual este mundo de civilización científica moderna se esfumará, y seremos testigos con nuestros propios ojos del nuevo comienzo de un nuevo mundo enviado por Dios.

Entonces, debemos pensar acerca de como vivir ahora. Debemos creer en todas las plagas que vendrán como están mencionadas en el presente pasaje, y vivir el resto de lo que nos quede de vida para la justicia de Dios, preparándonos para el siguiente mundo con fe. Debemos reconocer la Palabra de revelación del Apocalipsis. Yo digo esto ahora ya que cuando el día llegue, todo el conocimiento que has adquirido será de gran ayuda en beneficio de tu fe.

Todos los objetos que tienen el potencial para chocar con la tierra, desde los esteroides esparcidos entre Marte y Júpiter hasta cometas ilimitados con ciclos desconocidos, son llamados colectivamente “Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs).” La NASA reveló en alguna ocasión una lista identificando 893 NEOs conocidos solamente en el sistema solar. Si cualquiera de estos NEOs fuese a chocar con la tierra, la devastación traída por esta colisión iría más allá de cualquier imaginación. El desastroso impacto probablemente sería mayor que miles de bombas nucleares combinadas. 

Imagina lo que ocurrirá a este mundo entonces. El que los bosques, el agua y los barcos del mundo sean destruidos es un hecho. Por lo tanto, toda la humanidad debe creer en el evangelio del agua y el Espíritu y vivan sus vidas preparándose para la vida eterna.

El Señor nos ha dicho que cuando las plagas naturales vengan a esta tierra, un tercio del sol, la luna y de las estrellas perderán su luz. Pero poca gente sabe esto, y aún muy pocos lo creen. Como tal, solo un pequeño número de gente cree en el evangelio del agua y el Espíritu y están predicando su verdad.

Nuestras mentes deben estar despiertas. Estas plagas ciertamente vendrán. Debemos descubrir la clase de fe y de determinación con el que debemos vivir el resto de nuestras vidas. Tú y yo debemos darnos cuenta que la era actual está tan solo a un paso de la Gran Tribulación, y debemos vivir lo que nos resta de vida en fe, sin ningún rastro de duda en nuestro corazón.

Si no vivimos creyendo en la Palabra de profecía para esta Tribulación ahora, nuestros corazones se vaciarán, nuestros propósitos se perderán, y estarán incapacitados por las preocupaciones de la vida. Esto no debe ocurrir. Al mismo tiempo, mucho menos debemos de vivir poniendo nuestra esperanza en este mundo, como si no fuésemos a dejar este mundo atrás. Muchos que tienen cierto conocimiento científico saben muy bien que no hay esperanza para este mundo. Dios ciertamente liquidará este mundo.

Dios hará el nuevo Reino de Jesús y permitirá que los justos vivan en el. Y el permitirá a aquellos que creen en el evangelio del agua y el Espíritu que vivan con Él por siempre.

Debemos deshacernos de nuestra propia voluntad y de nuestros pensamientos ante Dios, y en humildad aceptar y creer en Su Palabra de profecía. Debemos estar predicando el evangelio del agua y el Espíritu, y luego encontrarnos con el Señor cuando Él venga. Vivamos para esta obra de Dios. Cuando el Señor regrese a esta tierra, recibiremos vida nueva, nuestros cuerpos serán transformados como el Suyo, y viviremos de nuevo en Su nuevo mundo, todo como Él nos ha dicho. 

No sabemos el día y el tiempo exacto del regreso del Señor. Pero viendo las señales del mundo, sabemos que todas las plagas mencionadas en la Palabra de Dios se nos están acercando. Así, nosotros creemos en Dios quién ha profetizado todas estas cosas, y quién nos ha mostrado el camino a la salvación.