The New Life Mission

Sermones

Tema 16: Evangelio de Juan

[Capítulo 10-7] < Juan 10:7-16 > El Señor es el Buen Pastor

< Juan 10:7-16 >
“Volvió, pues, Jesús a decirles: ‘De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.’”
 
 
Como secuela del sermón que prediqué esta mañana, me gustaría compartir con ustedes Juan capítulo 10 de nuevo esta noche. El Señor se llamó a Sí mismo la puerta de las ovejas. Y Él dijo: “Todos los que antes de mí vinieron ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.” Él también dijo, “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pastos.”
Si tuviéramos que resumir Juan 10:7-10, el mensaje central sería que el Señor no es sólo la puerta de las ovejas, sino también el Pastor que concede la salvación y las bendiciones a la gente. El Señor también dijo en el versículo 10, “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Como dijo el Señor: Él es de hecho la puerta de las ovejas y nuestro Salvador. Esta Palabra es algo que los que no han conocido a nuestro Señor no pueden ni darse cuenta ni comprender. El Señor nos dijo que Él es la puerta de las ovejas y el Buen Pastor, y que mientras que el ladrón viene a matar, saquear y robar las ovejas, Él vino a este mundo para que las ovejas tengan vida.
A pesar de que profesamos creer en Jesús como nuestro Salvador, incluso antes de que realmente lo hayamos encontrado, cuando nos dijeron que el Señor era nuestro Pastor y la puerta de las ovejas, no lo podíamos entender bien, y así que pasamos por alto el asunto, pensando en nosotros mismos: “Supongo que es verdad. Puesto que es lo que el Señor dijo, debe ser cierto y real y no una mentira.” Pero ahora que hemos conocido y permanecemos con el Señor que vino por el Evangelio del agua y el Espíritu, podemos entender lo que realmente significa cuando el Señor dijo que Él era la puerta de las ovejas y el buen Pastor que ofrendó su vida por nosotros. También podemos comprender plenamente que ya que el Señor es la puerta de las ovejas, las ovejas entran y salen, hallan pasto y son salvas. El Señor es de verdad nuestro buen Pastor. A pesar de que algunos de nosotros no podemos comprender del todo los detalles de este pasaje, el Señor es claramente el buen Pastor y la puerta de las ovejas.
 
 
El Señor se encontró conmigo a través del Evangelio del agua y el Espíritu
 
Había sido un cristiano por unos 10 años antes que yo naciera realmente de nuevo. Y antes de creer en el cristianismo, había creído en el budismo y el confucionismo, incluso. Sin embargo, cuando caí gravemente enfermo y sentía que la vida no tenía sentido, creí en Jesús como mi Salvador. Yo creía en Jesús, porque como una persona enferma de gravedad frente a la muerte segura, quería atar los cabos sueltos de mi vida y resolver el problema del pecado en mi corazón. En realidad, yo no entendía a Jesús tan bien, pero me colgué del Señor ya que todos me decían que Jesús era el Salvador de la humanidad, que Él fue crucificado mientras que soportaba todos los pecados de los impíos y los pecadores incluyéndome a mí, que resucitó de entre los muertos, y que cualquiera que creyera en Él sería remitido de todos los pecados. Y le pedí al Señor que me perdonara todos los pecados que había cometido hasta entonces. A pesar de que creía en Jesús porque quería ser lavado de todos mis pecados antes de morir, mis pecados no eran en realidad lavados en ese momento. Sin embargo, todavía seguí practicando el cristianismo por otros 10 años más.
Hay un proverbio coreano que dice que diez años son suficientes para que cambien las montañas y los ríos. Hoy en día, las cosas cambian aún más rápidamente, un año es suficiente para que las colinas desaparezcan, que se abran los túneles, para pavimentar carreteras, para ser construidos complejos de apartamentos, y hacer nuevas calles. Sin embargo, a pesar de que había sido un cristiano por una década, los pecados de mi corazón no desaparecían. Aunque mi corazón se alegró cuando por primera vez creí en Jesús, el problema del pecado no fue resuelto. Así que aunque yo creía en Jesús, sentía mucho cinismo hacia mi fe. A pesar del hecho de que creía en Jesús sincera y fielmente, cuando miraba mi corazón, veía que todos mis pecados aún permanecían intactos, e incluso mientras predicaba la Palabra de Dios a los demás, luchaba tremendamente porque me avergonzaba de mi naturaleza pecadora.
Un día por la gracia de Dios, finalmente me di cuenta del Evangelio del agua y el Espíritu escrito en la Biblia, y fui remitido de todos los pecados de mi corazón de una vez por todas. Yo estaba tan feliz en ese momento que comenzó la alegría a burbujear desde lo más profundo de mi corazón. Me di cuenta de por qué Dios Padre dijo cuando el Señor fue bautizado por Juan el Bautista y salió del agua, y hubo una voz de los cielos, que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Y también me di cuenta de por qué el Señor dijo poco antes de ser bautizado por Juan el Bautista, “Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia.” Cuando llegué a este increíble entendimiento, pude ver la luz de la Verdad amanecer en mi corazón. Cuando comprendí Mateo 3:13-17, fue como un rayo laser brillante y nítido que iluminaba mi corazón desde arriba. Es entonces cuando me di cuenta que, “¡El Señor se llevó todos mis pecados al ser bautizado por Juan! ¡Jesucristo no sólo tomó mi pecado original, sino también mis pecados personales! ¡Se llevó todos y cada uno de mis pecados cometidos a lo largo de toda mi vida, desde mi niñez hasta el presente!” También me di cuenta que todos los pecados que yo vendría a cometer en el futuro también se incluyeron en los pecados del mundo, y que estos pecados fueron todos pasados al Señor también. Una vez que entendí esto, la paz llegó a mi corazón.
Antes de conocer al Señor de la salvación a través del Evangelio del agua y el Espíritu, mi entendimiento estaba limitado, y entonces yo pensaba, “El Señor es mi pastor y mi Salvador. Sólo Él es el Salvador y el Hijo de Dios. Hay cuatro principales religiones del mundo, pero el cristianismo no es sólo la mejor entre ellas. Sólo Jesús es la Verdad, el Dios mismo y mi Salvador.” Eso era todo lo que entendía, y los pecados en mi corazón no podían ser desprendidos por ningún medio.
Sin embargo, una vez que me di cuenta de la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu, la Verdad de la remisión de los pecados que el Señor nos dio, comprendí que el Señor tomó todos mis pecados cuando yo realmente estaba destinado al infierno. Así que en ese momento, una onda diminuta estalló en mi corazón. Antes mi corazón había sido tan duro, frustrado y pecador, y yo había sido atormentado en el interior aunque reía en el exterior. Pero ahora que finalmente obtuve el lavado de mis pecados, solté un suspiro de alivio y estaba tan feliz, diciendo a mí mismo: “¡Mis pecados han desaparecido realmente así! ¡Ahora he recibido la remisión de todos mis pecados!”
Pero incluso después de recibir el perdón de los pecados, estaba inmediatamente preocupado sobre qué comer, qué beber y qué ropa usar. Eso es porque mi carne se seguía enfrentando al problema de las necesidades básicas de ropa, comida y vivienda, aunque sabía muy bien que como yo tenía ahora el Señor a mi lado, hacer dinero en este mundo no tenía sentido y la fama del mundo y su riqueza no significan nada. Por otra parte, ahora que reconocí al Señor también experimenté un sentido de obligación, preguntándome, “¿No debería servir al Evangelio del Señor? A pesar de que hay muchos cristianos, que no saben la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu. ¿No es entonces mi deber el predicar este Evangelio?” Sin embargo, para difundir el Evangelio, tuve que resolver el problema de las necesidades básicas de ropa, comida y vivienda para mantener a mi familia, por lo que sufría con este problema y luché mucho.
Pero una cosa era muy clara para mí, y esto fue que el Señor había borrado todos mis pecados y los pecados de toda la raza humana. Así que traté de predicar el Evangelio del agua y el Espíritu, pensando en mi interior, “No está bien que los cristianos sigan sufriendo este problema del pecado. Eso es lo que la gente espiritualmente ciega hace. La gente no conoce esta Verdad. ¿No está mal que los cristianos digan que han sido remitidos sólo de su pecado original, y que tienen que ofrecer oraciones de arrepentimiento para ser remitidos de sus pecados personales diarios? ¡Qué tontos son! Qué lamentable que sean cautivos de sus pecados, aunque creen en Jesús” Así que prediqué el Evangelio a todos los que conocí. Aunque muchas personas se alegraron de escuchar el Evangelio, también hubo algunos que estaban en mi contra. A pesar de esto, el Señor fielmente me condujo a donde estoy ahora.
 
 
Incluso después de conocer el Señor, tuve muchas dificultades
 
Como el ciego, escrito en Juan capítulo 9 fue expulsado de la sinagoga, también yo era odiado y despreciado por muchos de mis viejos amigos y conocidos. Pero no me importaba. No me importaba porque el Señor era ahora el verdadero Pastor de mi vida. Así como el Señor dijo que Él era la puerta de las ovejas, él de hecho se convirtió en la puerta de la salvación para mí. Se ha convertido en la puerta de la salvación para usted también. Como el Señor se ha convertido en nuestro Salvador y nuestro Pastor, Él se deleita en el deseo de nuestros corazones para vivir por su Evangelio, y él continúa conduciéndonos y guiándonos, a pesar de que aún somos débiles e imperfectos, a veces deambulando y haciendo muchos errores a lo largo del camino. El Señor respondió a mis plegarias cuando le pregunté sobre cosas para utilizar en el Evangelio de Dios más que por mi propia carne. Dios respondió a todas mis oraciones pidiendo, “¡Bendíceme, Señor! Necesito medios materiales. Necesito una casa para servir al Evangelio. Por favor, dame una casa. Necesito un trabajo ahora, Señor, por favor dame un trabajo.”
Me he encontrado con muchas dificultades, al servir al Señor y muchas crisis difíciles. Cuando experimenté esto, yo sólo oraba a Dios, y el Señor siempre venía en mi ayuda. También hubo muchos momentos peligrosos, mientras servía al Señor, y crisis que tuve que superar con fe. Hubo momentos en que mi salud no era tan buena, cuando me enfrenté a una gran cantidad de trabajos urgentes que hacer para el Reino de Dios. Hubo una vez que mi salud era tan pobre que me hizo preocuparme y pensar: “No voy a durar mucho tiempo así. Quizá ya me está llegando la hora”
Cuando el tercer volumen de mi serie de libros del Evangelio en Inglés salió, estaba tan absorto en el trabajo y perdiendo la salud que me dio espondilitis, un tipo de artritis que afecta a la columna vertebral. Al parecer, ya tenía un tiempo en esta condición, pero no estaba consciente de ello, y por eso solía sólo pedirle a mis compañeros de trabajo que me masajearan la espalda, pensando que mi espalda estaba rígida por la vejez. Uno de mis compañeros de trabajo luego me presentó al Dr. Hong, un médico que practica la medicina tradicional coreana, y él me hizo acupuntura con agujas de oro. Pensé en mi interior: “No me importa si las agujas están hechas de oro o de acero. Sólo espero que pueda ser curado lo mas pronto posible y continuar sirviendo al Señor.” Y fiel a mi deseo, funcionó de inmediato y me sentí mucho mejor desde esa noche. Como no sólo yo, sino también toda la iglesia oró por mí, fui sanado. A pesar de que mi salud no está al 100 % todavía, es mucho mejor.
También tuve un problema con mi garganta, y así que fui a ver a un médico en un hospital local, pero me dijo que no era gran cosa y sólo me dio una receta. Sin embargo, en realidad había un bulto que estaba bloqueando mi garganta. Como no se me quitaba el problema, decidí ir a un hospital grande de Seúl para otro diagnóstico, y descubrieron un tumor que si no se atendía, se podía volver canceroso. Así que me lo quitaron. Aparte de esto, he tenido muchos problemas de salud también, pero cada vez Dios me ha ayudado a recuperarme con medicación y tratamiento, y a través de oraciones de los Santos compañeros he podido mantenerme con salud hasta el momento. Dios también ha seguido guiando y ayudando a su Iglesia.
Ahora puedo entender completamente lo que el Señor quiso decir cuando dijo que Él era el buen Pastor. Puedo apreciarlo en mi vida cotidiana, incluyendo mis propias experiencias. En el Salmo 23:1-2 David cantó este increíble Himno:
“Jehová es mi pastor;
Nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.”
David había vivido confiando totalmente en el Señor, y así como Dios había concedido su misericordia y la bondad en él durante toda su vida, sé que Dios está también otorgando las mismas bendiciones sobre ustedes y yo al igual. El Señor está verdaderamente vivo, y Él es la puerta de las ovejas, nuestro Salvador y nuestro Pastor. No sólo es mi pastor, sino también es su Pastor. El Señor nos ayuda, nos protege y otorga sus muchas bendiciones sobre nosotros.
Cuando leemos este pasaje, podemos realmente entender y apreciar lo mucho que nuestro Señor se preocupa por nosotros. Pero hagamos una consideración más a fondo para ver lo que significa en la Biblia cuando dice que el Señor se ha convertido en nuestro pastor. El Señor dijo: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.” El Señor dio su vida para salvarnos del pecado. Nacido en este mundo, el Señor tomó todos los pecados de la humanidad al ser bautizado por Juan el Bautista a la edad de 30, y Él nos amó tanto que entregó su cuerpo en la Cruz. Soportando todo el atroz sufrimiento, la persecución y los insultos, el Señor sangró hasta morir en la cruz, derramando toda Su sangre que había en su corazón por sus manos y pies perforados. Entonces, se levantó de entre los muertos, convirtiéndose así en nuestro Salvador. Él hizo todas estas cosas con el fin de salvar a usted y a mí del pecado. De hecho, al Señor no le falta nada para ser nuestro Pastor.
Cuando usted encuentra que está teniendo dificultades tras haber conocido al Señor, también tiene que quitar la escoria de su corazón que estaba todavía presente en muchos lugares. Usted hizo esto porque quería seguir al Señor correctamente. El Señor ha quitado gran parte de nuestros deseos carnales y pensamientos. Para ello nos ha dado muchas pruebas. Pero todavía nos guía fielmente, porque era nuestro deseo sincero el seguirlo en nuestras vidas, confiando en la justicia de Dios. Si primero pensamos en el placer del Señor y vivimos por la fe buscando su Reino y Su justicia, entonces el Señor nos bendecirá todo el tiempo. Ahora comprendemos que Dios usa mucha persecución y dificultades para limpiar nuestros corazones, y nos da las bendiciones de acuerdo a nuestra fe. Esto es lo que el Señor ha hecho a usted y a mí. Si todavía hay mucha escoria en su corazón y en el mío, entonces el Señor permite estas pruebas en nuestras vidas hasta que se haya limpiado, y a través de estas pruebas, nuestra fe se pulirá y estaremos en forma como útiles instrumentos de Dios. Y sabemos por experiencia que es a partir de ese momento, cuando nos convertimos en instrumentos útiles de Dios, que el Señor en nuestras vidas aún obra más, nos ayuda aún más, y nos bendice aún más para difundir el Evangelio del agua y el Espíritu.
 
 
El Señor es nuestro buen Pastor
 
Así como el Señor nos conoce, también nosotros debemos conocerlo. No podemos decir que no conocemos al Señor. Es una gran fortuna y gratificante que el Señor se haya convertido en nuestro pastor. Él es nuestro Pastor Principal. Él nos ha encontrado a través del Evangelio del agua y el Espíritu y salvado de todos nuestros pecados, y como nuestro Pastor, Él nos está ayudando y conduciendo al camino de la justicia en su nombre. Al mantener el nombre del Señor en nuestro corazón, Él nos ayuda concretamente y nos mantiene firmes con su guía. Es tan maravilloso que tenemos un buen Pastor como este con nosotros. Porque el Señor se hizo nuestro Salvador, se considera una tremenda alegría para nosotros el llevar a cabo su obra. Esto se debe a que hemos hecho tantas cosas inútiles en este mundo. Y es también porque habíamos sido seres completamente inútiles.
Hay una canción popular en Corea que dice así: “Yo bebo, yo canto y bailo, pero todo lo que queda en mi corazón es tristeza.” No he vivido en este mundo, tanto como algunos de ustedes, pero yo se que como las palabras en esta canción, la vida no tiene sentido. Es completamente inútil. No hay nada, más que vacío, como otra línea dice, “Al mirar alrededor para encontrar qué hacer, todo lo que veo se da vuelta.” Cualquier cosa que tratamos de hacer, siempre hay obstáculos que superar. Hay momentos en que tenemos éxito y momentos en los que no, nada está garantizado. El ganador puede llegar a ser el perdedor, y el perdedor puede llegar a ser el ganador.
En las afueras de cierto pueblo hay un motel llamado “El premio mayor.” Tal vez el dueño del motel lo llamó “El premio mayor” para reflejar su deseo de tener éxito con su negocio. Este propietario puede haber nombrado a su motel deseando la buena suerte, pero tenemos al Señor, que otorga grandes bendiciones sobre nosotros. Tenemos el Pastor que vino por el Evangelio del agua y el Espíritu. Nuestro Señor nos ayuda y bendice a todos nosotros.
Como dije antes, realmente me gusta hacer la obra de Dios. Eso es porque el trabajo del mundo y yo somos completamente inútiles. Si usted fuera a trabajar como servidor público durante 30 años, probablemente se retiraría con unos cientos de miles de dólares en su cuenta de ahorros, pero todo este dinero no significa nada ante el Señor. Usted puede trabajar duro en su empleo, pero esto no significa nada, puede hacer funcionar su negocio con toda su pasión, pero esto no tiene sentido, y usted puede ganar mucho dinero, pero este no significa nada. Después de todo, ¿son todas estas cosas sólo para garantizar tres comidas al día? ¿Entonces que vida tan miserable es esta?
Los que realmente no aprecian todo esto pueden pensar que la vida es muy fácil, pero en realidad, no es tan fácil. En Corea el servicio militar es obligatorio para todos los hombres, y así por el momento los hombres de Corea empiezan a buscar un empleo después de terminar la escuela y servir en el ejército, la mayoría de ellos ya están en los inicios de los 30s. Y después de casarse y tener un par de niños, ya están en sus 40s. La vida es como un viaje de un vagabundo. Usted viene a este mundo con las manos vacías y sale con las manos vacías. Para nuestras hermanas solteras, así, no pasará mucho tiempo antes de casarse, tener hijos y luego escuchar a los demás llamándoles abuelitas. No tiene sentido el comparar nuestras vidas con las de alguien. Todo lo que resulta de todo esto es un sentimiento inútil de superioridad o inferioridad.
La riqueza tampoco significa mucho. Aunque nunca he sido un hombre rico, soy tan feliz que estoy ahora sirviendo al Evangelio del agua y el Espíritu. Los que tienen y “los que no tienen” ambos sólo comen tres comidas al día. Los ricos dejan este mundo después de pasar toda su vida tratando de manejar su dinero para convertirse aún más ricos. Hay momentos de éxito y momentos de fracaso. Por eso la vida es como el mar. Nunca se queda tranquilo. Hay días buenos y días malos, días soleados y días nublados, y días de calma y días de tormenta y al final de todo esto, la vida ha terminado.
Cuando yo era joven, mis padres dieron todo su dinero a una religión nativa coreana llamada Daesonjinrihoe. Una de las doctrinas de esta religión es que cuando estalla la guerra, sus seguidores ascenderían a los cielos en sus zapatos. Es tan ridículo y absolutamente absurdo. De todas formas, porque mis padres dieron todo su dinero duramente ganado a este grupo religioso, tuve una infancia muy dura. Hasta que tenía 12 años, mi esperanza era que un día comería un plato lleno de arroz. Usted puede pensar que esto es más bien divertido, pero yo nací en una familia muy pobre. Y como me crié en esta pobreza, pasé por una infancia extremadamente difícil.
Sin embargo, después de conocer al Señor por medio del Evangelio del agua y el Espíritu, vi que había muchas oportunidades para hacer dinero. Si abres los ojos, miras alrededor, y haces los preparativos poco a poco, entonces podrás ver muchas oportunidades para hacer dinero, aunque no todo mundo puede tener éxito a la vez. También vi como otros estaban viviendo. Yo mismo trabajé como un hombre asalariado durante 14 meses. Me pagaban $50 al día por 8 horas de trabajo. En los 80s, este era considerado un buen sueldo en Corea. Pero, independientemente de que me pagaran $500 ó $5,000 al mes, ¿puede ser esto comparado con la predicación y servir el Evangelio del agua y el Espíritu? Incluso, si alguien me obsequiara un camión cargado de dinero, ¿puede esto compararse con hacer la obra de Dios? ¡No, no se puede! ¡Nunca cambiaré mi ministerio por nada! Eso es porque no importa cuánto dinero me puedan ofrecer, no sólo creo que mi ministerio es extremadamente valioso, pero realmente vale la pena en cada minuto de mi vida. Es por eso que me siento satisfecho. Es tan gratificante para mí el que estoy llevando a cabo la obra de Dios.
Siempre que nuestros colaboradores del ministerio se reúnen les digo: Deberían estar agradecidos con Dios. “Ustedes deben estar agradecidos de haber conocido al Señor por medio del Evangelio del agua y el Espíritu y ahora servirle. ¿Creen que conocieron al Señor por su propio esfuerzo, tratando de encontrarlo por su cuenta? ¡Por supuesto que no! Nunca podrían haber encontrado al Señor por su cuenta. Y por si mismos jamás hubieran puesto las bases para servir al Señor tampoco. Con ese tipo de actitud y fe es que, no podrían servir al Señor posiblemente, ni aunque quisieran. No cualquiera puede servir el Evangelio del agua y el Espíritu. Y el hecho mismo de que ustedes sean capaces de servir al Evangelio es algo por lo que todos deberían estar agradecidos.” Es cierto que hay algunos trabajadores del ministerio que no entienden mi punto. Probablemente piensen en silencio entre ellos mismos, “¿Cómo puede decirnos que agradezcamos cuando nos da tanto trabajo? ¡Es ridículo!”
Sin embargo, en realidad es algo por lo que todos deberíamos estar agradecidos. Habiendo encontrado el Evangelio del agua y el Espíritu en nuestras vidas, usted y yo estamos trabajando duro para difundir este verdadero Evangelio. Si no estuviéramos haciendo este trabajo de difundir el Evangelio, ¿qué estaríamos haciendo? ¿No estaríamos simplemente trabajando para mantener el cuerpo vivo? Todos estaríamos trabajando sólo para ganar suficiente pan para alimentarnos.
¿Qué miserable vida es esta? Digamos que usted hace $200 tras trabajar durante todo el día. Si usted trabaja todos los días sin tomar días libres, usted gana $6,000 en un mes. ¿Se trata de mucho dinero? En realidad no. En cierto modo, puede parecer como un montón de dinero, pero realmente no es tanto dinero, sólo lo suficiente para ganarse la vida. Entonces, digamos que usted sale a trabajar duro para ganar dinero suficiente para alimentarse, comprar una casa y los muebles que lleva, comprar un coche para hacer su vida un poco más cómoda, tener un poco de respeto de la sociedad, y que ahora la gente le llame ‘el jefe’. Todo esto puede parecer una gran cosa, pero en realidad es miserable el trabajar sólo para mantener su cuerpo vivo. Su vida estaría en un carrete, pasando por la misma rutina una y otra vez, levantándose por la mañana para ir al trabajo, regresando a casa a dormir un poco, y luego iniciar todo el asunto de nuevo a la mañana siguiente. Al final del día, cuando mira todo lo que hizo en el día, usted no encontrará ninguna alegría. No habrá nada que valga la pena.
 
 
El Señor ha permitido a los que ansían Justicia el llevar a cabo muchas de sus obras
 
El Señor dijo en Mateo capítulo 5, “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” Esto significa que aquellos que verdaderamente anhelan hacer las obras justas de Dios serán saciados. En otras palabras, el Señor les dará y encargará su obra. Es para llevar a cabo esta obra justa encomendada por el Señor que Él nos sacia. Mis compañeros creyentes, si tuvieran que pasar cada hora, cada día, cada mes, y cada año sólo para ustedes mismos para asegurar su propia prosperidad en lugar de hacer algo que valga la pena ahora, entonces su vida sería completamente miserable. Algunas personas son felices si sólo sus necesidades básicas de alimentación, vestido y vivienda se cumplen. Por eso, llamamos a esa gente “cochinos de engorda.” Son como bestias. No es porque vivan como bestias que no son mejores que las bestias, pero es porque sólo se preocupan por su propia codicia, como cerdos. Algún filósofo dijo que prefería ser un Sócrates hambriento que un cerdo con el estómago lleno. Hay muchos artistas muertos de hambre practicando sus artes en la pobreza. ¿Por qué hacen esto? Es porque lo consideran como algo más que, que valga la pena. No practican sus artes sólo para
alimentarse y ganarse la vida. Un proverbio coreano dice que cuando un tigre muere, deja su piel, pero cuando un hombre muere, deja su nombre. ¿Y qué hay de ustedes? Si usted muere después de pasar toda su vida sólo para alimentarse, entonces no habrá nada significativo para escribir en su epitafio, que no sean las fechas de su nacimiento y muerte. No habrá nada que escribir en su lápida. Debe tener algo que tenga sentido para escribir en su epitafio después de su fallecimiento, después de irse para ver a Dios. Usted debe tener algo bueno que haya hecho en su vida. Trate de ir a un cementerio y leer algunos de los epitafios allí. En algunos epitafios están inscritos los nombres de todos los descendientes del difunto. Esos epitafios simplemente dicen a los visitantes la cantidad de descendientes que tenía el difunto. En realidad, pocos epitafios dicen algo acerca de los propios difuntos. Casi ningún epitafio dice que el hombre que está enterrado fue un hombre justo.
El difunto diácono Kim Myoungchan está enterrado en uno de los cementerios públicos en esta ciudad, y allí se encuentra su tumba. En esa lápida inscribimos: “Aquí duerme el justo diácono Myoungchang Kim, esperando el regreso del Señor.” Todos los cristianos nacidos de nuevo que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu esperan el regreso del Señor en sus vidas. Pero mucha gente copia este epitafio, incluso, aunque no hayan nacido de nuevo. Imitándonos, quitan la palabra “justo” y ponen: “Aquí duerme fulano de tal, esperando el regreso del Señor.” Para ser honesto, esto es una violación de los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, estas personas realmente no entienden el verdadero significado del epitafio del Diácono Kim, sino que solo creen que suena bien. Eso es probablemente por lo qué no pueden utilizar la palabra “justo” y solo inscriben, “El señor fulano de tal, Diácono mengano, o Santo zutano duerme aquí, esperando el regreso del Señor.”
Hay dos clases de personas a los ojos de Dios. Todo el mundo es o bien una persona justa o un pecador. Aquellos que han sido salvados del pecado y recibido el perdón de los mismos al encuentro con el Señor y creen en el Evangelio del agua y el Espíritu son los justos, pero aquellos que aún tienen pecado, incluso cuando creen en Jesús… son los pecadores. Por supuesto, los que completamente no conocen a Jesús, son también pecadores.
Tiene que haber algo que valga la pena inscribir en nuestro epitafio. Es por eso que estamos tan agradecidos de que hemos venido a hacer la obra de Dios. Estamos haciendo lo correcto. Hay muchos trabajadores aquí en la Iglesia de Dios, y todos ellos deben dar gracias a Dios. Y deben darme las gracias también, ya que les he dado mucho trabajo. ¿No es esto cierto? ¿Por qué no contestan? Tal vez ustedes no tienen ganas de decir nada. Tal vez algunos de ustedes están pensando, “¡Estoy tan enfermo y cansado de trabajar! ¡Todo lo que me da es trabajo y más trabajo!” Pero compañeros creyentes piensen en qué pasaría si yo no les diera ningún trabajo en absoluto. ¿Qué harían si les dijera que se tomaran tiempo libre para hacer otra cosa? Es probable que hicieran varias cosas, pero ¿qué serían? Todas ellas serían cosas perecederas. Sólo harán cosas sin sentido. Ustedes van a terminar haciendo algo que no tiene un significado perdurable. Tal vez pasen un buen rato comiendo y bebiendo, cantando y bailando, pero no quedará nada cuando se despierten a la mañana siguiente. Es por eso que deberíamos estar agradecidos con Dios por confiar su obra a ustedes.
El Señor dijo: “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9). Esto significa que como el Señor es el pastor de las ovejas y la puerta de la salvación, los que creen en Él sin duda, serán salvos. La salvación no es algo que se puede lograr de ninguna otra manera. Se consigue sólo por creer en el Evangelio del agua y el Espíritu dado por el Señor. En primer lugar deben ser salvados por creer en el Señor, y entonces ustedes serán bendecidos en cuerpo y Espíritu, asistiendo a la Iglesia del Señor y hallando allí pasto. A través de la Iglesia recibirán las bendiciones del cielo y escucharán la Palabra del Señor, que es el pan para sus almas, y llevarán a cabo la obra bendita de Dios. Eso es lo que tienen que hacer en este mundo. Como el Señor es el Pastor, Él nos dará de comer en su rebaño y su soberanía. Realmente debemos comprender que el Señor es la puerta de las ovejas y que Él es nuestro Pastor. No sólo debemos terminar con la recepción de nuestra salvación. El Señor dijo que Él nos ha dado la vida eterna. Dijo que íbamos a encontrar pastos y que nos alimentaría. Solo esto, es la vida eterna.
Que podamos vivir para siempre con un cuerpo perfecto e inmortal significa que hemos recibido tremendas bendiciones. Cuando nuestros cuerpos imperfectos se transforman en cuerpos perfectos y espirituales que nunca se enferman de nuevo por ser como Dios, nunca vamos a envejecer ni ser imperfectos otra vez. Es una bendición tremenda para nosotros vivir para siempre en ese estado disfrutando de esplendor y gloria. Eso es lo maravilloso de creer en Jesús, y recibir el perdón de los pecados y obtener la vida eterna al creer en Jesucristo, la puerta de la salvación y en el Evangelio del agua y el Espíritu. Nuestras vidas actuales no son todo lo que hay en la vida.
El Señor nos ha concedido también el Reino del Milenio. Dijo que reinaremos durante mil años. Vamos a averiguar los detalles de nuestro reinado cuando lleguemos allí. Pero el Señor también dijo claramente que después de este Reino del Milenio, Él nos dará el Reino eterno de Dios para disfrutar de ‘vida eterna’. ¿Ustedes creyentes, creen en esto? Es difícil imaginar esta vida porque ninguno de nosotros ha experimentado en realidad la vida eterna, pero piensen que tal va a ser cuando podamos vivir para siempre como seres perfectos. Imaginen vivir para siempre como seres perfectos, sin sufrir ninguna enfermedad y sin ninguna imperfección ni en nuestros pensamientos, ni en nuestros corazones, ni en nuestra fe. E imaginen disfrutando de esplendor y gloria. ¡Es una bendición maravillosa! El Señor dijo eso porque Él es la puerta de las ovejas y el Pastor, los que vienen a Él saldrán y entrarán, recibirán la salvación, y hallarán pastos. En otras palabras, ellos recibirán la vida eterna. Nunca volverán a tener sed ni a morir, sino a alcanzar la vida eterna.
El Señor volverá a este mundo pronto, pero no sabemos exactamente cuándo. No obstante, vendrá seguramente. En ese momento, los cristianos nacidos de nuevo que habían muerto y sido enterrados bajo tierra se transformarán en cuerpos perfectos y se levantarán en el aire, y entonces los justos que todavía estén vivos recibirán al Señor en el aire, tal y como está escrito en la Biblia: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:16-17). Entonces el Señor hará los nuevos Cielos y la Tierra nueva para nosotros - para vivir allí durante mil años.
Sin embargo, aquellos cuyos corazones siguen siendo pecadores aunque profesando el creer en Jesús, es decir, aquellos que afirman creer en Jesús aún negando creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, sin darse cuenta de que Jesús es la puerta de las ovejas, el Salvador, y la puerta de la salvación - no podrán recibir a Jesús en ese día. Después de mil años, al final de nuestro reinado espléndido y glorioso, Dios los resucitará y llevará ante el “trono blanco” del juicio. Apocalipsis, capítulo 21 dice que las personas cuyos nombres están escritos en el libro de la vida recibirán la vida eterna, pero el resto serán arrojados al fuego eterno del infierno. La Biblia dice que esta es la segunda muerte, lo que significa que todos los pecadores sufrirán para siempre.
Todo el mundo debe creer en Jesucristo, que es la puerta de la salvación y la puerta de las ovejas, y de ese modo alcanzar la salvación y llegar a los pastos de la vida eterna. De lo contrario todos sufriremos por siempre. Una vez que un pecador muere físicamente, tanto su alma como su cuerpo serán echados al infierno después del Reino del Milenio, y es por eso que se llama la segunda muerte. Es por eso que las bendiciones nos esperan a usted y a mí como pueblo redimido de Dios, y son tan maravillosas. Estas bendiciones no se pueden comparar con ningún privilegio disfrutado incluso por los gobernantes más poderosos del mundo. Estos privilegios sólo duran el tiempo que se aferren a su poder. En contraste, nosotros disfrutaremos de nuestros privilegios para la eternidad. Es por eso que estamos tan agradecidos con Dios.
Jesús también dijo en Juan 10 versículo 16: “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.” Esto significa que tenemos que guiar aquellos que aún están perdidos y deambulando. Estas personas deberán encontrar a los justos, oír la verdad sobre el Evangelio del agua y el Espíritu a detalle, entrar en el redil de Dios, y recibir las mismas bendiciones que hemos recibido como precursores de la fe.
¿Cuál es la razón de nuestra existencia en este mundo? ¿Cuál es la razón para haber nacido en esta tierra? El hombre nació con el fin de conocer a Dios, para ser salvado y alcanzar la vida eterna. Hay un propósito único y común por el que ustedes han nacido, y es para que ustedes puedan recibir al Señor y ser remitidos de todos sus pecados. Si no lo hacen así, entonces ustedes han nacido en vano. Al igual que Judas Iscariote,

hubiera sido absolutamente mejor para ustedes - el no haber nacido. Entonces guiemos a todos aquellos que todavía no han entrado en el redil, prediquémosles a ellos el Evangelio del agua y el Espíritu, hagámoslos del rebaño de nosotros, del redil de las ovejas, y permitámosles el recibir y disfrutar las mismas bendiciones que nosotros hemos recibido.