The New Life Mission

Sermones

Tema 21: Evangelio de Marcos

[Capítulo 6-2] < Marcos 6:34-44 > Dios nos ha salvado más que suficiente

< Marcos 6:34-44 >
“Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. Cuando ya era muy avanzada la hora, sus discípulos se acercaron a él, diciendo: ‘El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada. Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer.’ Respondiendo él, les dijo: ‘Dadles vosotros de comer.’ Ellos le dijeron: ‘¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?’ El les dijo: ‘¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo.’ Y al saberlo, dijeron: ‘Cinco, y dos peces.’ Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde. Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta. Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al Cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos. Y comieron todos, y se saciaron. Y recogieron de los pedazos doce cestas llenas, y de lo que sobró de los peces. Y los que comieron eran cinco mil hombres.”
 
 
Como se describe hoy en el pasaje de la Escritura, hubo muchas personas siguiendo a Jesús. Conmovido de compasión por toda esa gente, Jesús les predicaba la Palabra de vida a ellos personalmente y les enseñaba, pero ya se acercaba la noche, y había poca comida para alimentar a la multitud que estaba, y era un lugar totalmente desierto. Todo lo que pudieron reunir fue sólo dos pequeños peces y cinco panes de cebada. Obviamente, esto no era suficiente para alimentar a tantas personas. Realmente no era más que un ligero almuerzo que apenas podría alimentar a sólo una o dos personas como máximo. Con esa cantidad tan pequeña de alimentos que cabrían en una simple lonchera, nuestro Señor realizó un milagro asombroso. Con estos panes de cebada y peces, alimentó a toda la multitud que le seguía como ovejas muriéndose de hambre.
¿Cuántas personas estaban siguiendo a Jesús en este momento? La Biblia dice que hubo alrededor de 5,000 hombres que comieron los panes. Menciona a sólo 5,000 hombres. Pero ya que probablemente hay más mujeres que hombres, no es irrazonable estimar una cantidad de alrededor de 7,000 con la gente de las mujeres. Si calculamos conservadoramente que había unos 3,000 niños, ¿cuál sería el número total? Sería alrededor de 15,000. Se puede apreciar cuán perplejos los discípulos deben haberse quedado cuando Jesús les dijo que se sentaran, a no menos de 15,000 personas en un campo desértico sin ningún alimento, para alimentar a todas estas personas con sólo dos pequeños peces y cinco panes. Por lo que los discípulos pidieron a Jesús: “Diga a estas personas que vayan a una aldea cercana y compren algo de comer”. Jesús dijo a sus discípulos: “Vayan a ellos y denles pan”.
Es difícil imaginar cuánto se necesitaría de pan para alimentar a 15,000 personas. Incluso si fueran a juntar todo el pan que se encontrara en todas las aldeas circundantes, probablemente no habría hallado suficiente pan. Tal enorme cantidad de pan no se habría materializado incluso si los discípulos vaciaran todas las panaderías por las que pasaran. Por lo que no es sorprendente que los discípulos estaban perplejos por esto.
Cuando los discípulos trajeron dos peces y cinco panes a Jesús, dijo: “Haz que todos se sienten en grupos.” Así que cuando la gente se sentó en grupos por todos lados, Jesús tomó el pescado y el pan, mirando hacia arriba, hacia el Cielo y los bendijo con su oración. A continuación, partió los panes y les dio a los discípulos. Está escrito en la palabra que, habiendo los discípulos alimentado esta multitud con los panes que Jesús partió, y distribuido el pescado a ellos, todos comieron hasta quedar satisfechos y quedaron todavía doce canastas de sobra.
Mis compañeros creyentes, ¿que es lo que nuestro Señor está tratando de decirnos a través de este pasaje? Jesús dio testimonio del hecho de que es Dios mismo, que alimentó a incontables personas con sólo dos peces y cinco panes de cebada en el desierto vacío. ¿Quién es nuestro Señor? ¿Quién es este Jesús en quien creemos realmente? Él no es otro que nuestro Dios quien mostró esa obra sorprendente mientras caminaba en este mundo personificado en la carne. ¿Quién es Jesús? El nombre de “Jesús” significa el Salvador y el Mesías a quien hemos estado esperando. Y el nombre “Jesucristo” significa que Jesús es el Salvador es el rey, el sacerdote y el profeta. Jesús es Dios de ustedes y mi Dios. Él es su Salvador y el mío, que nos ha salvado de todos nuestros pecados. Y Jesús es el profeta que nos muestra el camino por delante para nosotros. A través del Evangelio de Marcos, Jesús nos está demostrando que es el Señor de las maravillas que alimentó a más de 15,000 personas realizando el milagro de los cinco panes y los dos peces.
Ahora entonces, ¿qué está mostrándonos este pasaje milagroso a los que nos hemos convertido en los hijos de Dios por creer en Jesús? Nos está demostrando que Dios provee a todos en este mundo de abundante pan de vida a través de su Iglesia. Este pasaje significa que su gracia es tan abundante que, es más que suficiente para salvar todo el mundo y que todos en este mundo que están muriendo de hambre por la vida y la salvación, pueden comer este pan de vida para el alivio de sus corazones y todavía tienen doce canastas sobrando.
 
 
La importancia de los dos peces
 
Los dos peces aquí simbolizan a la iglesia. Durante el período de la Iglesia Primitiva, había un signo secreto conocido solamente por los cristianos, y se trataba de un signo de peces. Cuando los cristianos eran perseguidos por los emperadores romanos y arriesgaron sus vidas para defender su fe, se reconocían entre sí a través de tales signos secretos. Probablemente ustedes han visto antes un signo de peces, pareciendo como el número 8 marcado en los lados. Cuando los cristianos veían este signo de peces, entienden que quien lo portaba, era un hijo de Dios. Además, los “dos peces” simbolizan aquí también, dos testigos comunes, así como la unidad con la iglesia. No se refieren a nada más que a la iglesia en la que estamos. En otras palabras, siempre que “dos personas” se reúnen y oran, Dios oye esta oración y les responde. Nos dice que dos personas que se reúnen en el nombre del Señor, el Señor está ahí con ellos.
Mis compañeros creyentes, así como una lonchera simple de los cinco panes y dos peces es demasiado pequeña para alimentar a 15,000 personas, puede parecer al principio que la Iglesia de Dios es demasiado pequeña y débil en este mundo. Sin embargo, al igual que Jesús alimentó a 15,000 personas con esta pequeña lonchera y todavía tenían doce cestas de sobra, no importa cuántas personas puedan ser en este mundo, Dios aún provee a todos con abundante pan de vida a través de su Iglesia. No importa donde esté la Iglesia de Dios, si su pueblo y sus sirvientes allí obran fielmente unidos, entonces todos en esa región obtendrán el pan de vida, serán satisfechos del hambre del alma, lograrán la remisión de los pecados, serán hijos de Dios y recibirán y disfrutarán de todas sus bendiciones abundantes.
Se trata de la obra que nuestro Dios está decidido a hacer. Él está dispuesto a hacer esta obra continuamente. Porque Dios tiene compasión por todos los pecadores, proveerá suficiente pan de vida para alimentar a todo el mundo lo suficientemente y todavía habrá sobrantes de alimento. En este mundo hay muchos mentirosos. Demasiadas personas utilizan la religión para explotar sus ovejas en lugar de alimentarlas. Por lo que se deben ustedes estar preguntando cómo es posible compartir el pan de vida y predicar el Evangelio entre tantos mentirosos. Sin embargo, cuando vi esta obra milagrosa del Señor registrada en el pasaje de las Escrituras de hoy, llegué a darme cuenta y creer en este pasaje, que a pesar de que la iglesia verdadera de Dios es pequeña y débil, difundirá el Evangelio, satisfaciendo y salvando a todos en el mundo. También me di cuenta de que Dios es más que capaz de salvar a todo el mundo, y de que todas estas cosas son más que posibles. ¿Ustedes también lo creen así?
El poder de nuestro Señor y su gracia son tan abundantes que son más que suficientes para salvar todas las personas en todo el mundo a través de nosotros, a través del pueblo de Dios y su Iglesia. En el pasaje de las Escrituras de hoy, Dios nos está diciendo que nos unamos con la iglesia. Nos está diciendo que vayamos por todas partes y a cualquier lugar en este mundo como desierto, para predicar el Evangelio a todo mundo. Él está diciéndonos que nos convirtamos en sus instrumentos que difunden la Palabra de vida. Entonces, cuando vamos y predicamos, todos serán salvados. Los cinco panes aquí se refiere a la gracia de Dios. El pan de la vida se refiere al Evangelio de la salvación.
En la Biblia, el número cinco significa la gracia de Dios y el pan se refiere a la Palabra de vida. Si compartimos los cinco panes aquí, es decir, si predicamos esta asombrosa gracia del Señor, su amor y el Evangelio proclamando que Jesucristo ha condonado a todos nuestros pecados, entonces toda la gente en el mundo entero se salvará. Nuestra salvación no se ha logrado sólo para unos pocos, sino que se ha logrado tan abundantemente que podemos compartirlo con otras personas. La salvación del Señor, su gracia y su amor son abundantes. Mis compañeros creyentes, no tenemos motivos para ser tímidos. No hay ninguna necesidad de preocuparse por cuántos mentirosos surgen contra nosotros, o de que llegáramos a estar fuera del pan de vida. Debemos convertirnos en tal iglesia y tales Santos, que oren a Jesús, quien es el Dios encarnado, pedirle su increíble poder, confíar en este poder, justo como el profeta Jesús nos ha mandado y predicar a todas las naciones que… es Dios y nuestro Salvador.
Queridos colegas creyentes, la Iglesia de Dios ahora ha sido fundada aquí en la ciudad de Gangneung, aunque es muy pequeña y débil. Sin embargo, contamos aquí con el Evangelista Lim y su esposa, así como con el hermano Choi y muchos otros que se han unido a nosotros. Estamos aquí reunidos como una familia, y oramos juntos como una familia. A pesar de que su número es pequeño, si ustedes dedican su energía y esfuerzos para servir al Señor a medida de sus posibilidades, estoy seguro de que Dios será capaz de salvar las almas de sus familias y a todos los que les rodeen también. Nunca se desanimen y se desalienten porque su congregación aquí sea pequeña y débil. Estoy verdadera y absolutamente convencido de que incluso si sólo un puñado de nuestros hermanos y hermanas aquí aúnan sus esfuerzos junto con nuestros colaboradores del ministerio para predicar el Evangelio, y si la Iglesia de Dios y los Santos difunden el Evangelio con un corazón solidario, entonces, será más que suficiente para compartir el pan de vida con infinidad de personas en la ciudad entera de Gangneung.
A pesar de que ahora seamos débiles, debemos predicar el Evangelio por la fe a lo largo de todo el mundo. Cuando la Iglesia de Dios comparte su gracia, el pan de su Evangelio, innumerables personas se salvarán abundantemente. Yo creo que así como Jesús alimentó a 15,000 personas y todavía quedaban 12 cestas más, el pan de la gracia de Dios, el pan de la Palabra, será más que suficiente para satisfacer a todo el mundo en abundancia. Y creo que por la gracia de Dios, seremos más que capaces… para llevar a cabo esta obra.