The New Life Mission

Sermones

Tema 16: Evangelio de Juan

[Capítulo 20-2] < Juan 20:19-23 > Jesucristo nos ha dado la esperanza de la resurrección

< Juan 20:19-23 >
«Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos».
 
 
Mientras escribo esto ha llegado la Pascua. Al ser bautizado por Juan el Bautista, Jesús tomó todos los pecados del mundo y murió en la Cruz. Su muerte resolvió el problema de nuestra muerte Y Su resurrección nos ha dado nueva vida. Cuando Jesús fue crucificado nosotros también fuimos crucificados con Él. El que fuésemos crucificados con Jesucristo significa que somos uno en perfecta armonía con el Señor por fe. En nuestros pensamientos, mentes, cuerpos y en todas las cosas, Jesucristo y nosotros somos uno. Jesucristo se levantó de entre los muertos y esto significa que nos ha dado una nueva vida.
Al levantarse de entre los muertos Jesús se les apareció a Sus discípulos y les dijo: «La paz sea con vosotros». Los que han recibido la remisión de los pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu tienen paz en sus corazones. El Señor nos ha dado la remisión de los pecados al levantarse de entre los muertos. Nuestro Señor nos ha dado una vida nueva al venir a este mundo, tomar nuestros pecados al ser bautizado por Juan el Bautista, cargar con la condena del pecado al morir en la Cruz, y levantarse de entre los muertos. Esta Verdad es lo que ha completado nuestra salvación. La resurrección de Jesús es la finalización de la remisión de nuestros pecados y nuestra salvación.
Por eso lo primero que el Jesús resucitado dijo cuando se les apareció a Sus discípulos fue: «La paz sea con vosotros». Esto significa: «Ahora que he cargado con la condena de todos vuestros pecados, he resuelto el problema de la muerte y os he dado una vida nueva, podéis tener paz. Así que os doy la paz». Jesucristo nos ha dado paz a los que creemos en Él. La tranquilidad que tenemos en nuestros corazones es gracias a la paz que viene de la remisión de los pecados que hemos recibido.
¿Gracias a quién están tranquilos nuestros corazones? Gracias a Jesucristo, ya que la paz que nos ha dado viene por la remisión de los pecados. En otras palabras, Jesucristo nos ha dado paz a nuestros corazones. Esto se debe a que Jesucristo vino a este mundo, fue bautizado, murió en la Cruz, se levantó de entre los muertos, y así ha completado nuestra salvación. Al creer en esto recibimos la paz de nuestro Señor. Por eso tenemos paz en nuestros corazones. ¿Hay paz en sus corazones ahora, la paz que viene de la remisión de los pecados? Si de verdad tienen esta paz, será maravilloso.
En esta Pascua podríamos estar pensando en otras cosas, pero debemos pensar en la paz y la vida nueva que el Señor nos ha dado al levantarse de los muertos. El significado más importante de esta resurrección es que el Señor completó perfectamente todas Sus obras que borraron todos nuestros pecados. Este es el significado más importante de la conmemoración de la Pascua.
Después de levantarse de entre los muertos, Jesús se les apareció a los discípulos en tres ocasiones en este mundo. ¿Cuándo? La primera vez fue la mañana después del primer sábado. Después del sábado, en el amanecer del primer día de la semana, Jesús se les apareció a Sus discípulos. Juan 20:1-2 dice: «El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto». Esto ocurrió cuando Jesús apareció por primera vez desde Su muerte.
La segunda aparición de Jesús aparece en el pasaje de hoy en Juan 20:19-23. Jesús se les apareció en la tarde del mismo día de la semana. En aquel entonces, los discípulos de Jesús, que temían a los judíos, se habían encerrado en una casa. Quizás cerraron todas las puertas como hacemos nosotros o quizás incluso pusieron clavos y barricadas. De cualquier manera, lo importante es saber que como habían perdido al Señor Jesús los discípulos tenían mucho miedo.
Jesús se les apareció resucitado a Sus discípulos en estas circunstancias. Imaginen lo siguiente: los discípulos tenían mucho miedo, y de repente Jesús se les apareció y les dijo: «La paz sea con vosotros». En sus pensamientos carnales estaban completamente sorprendidos, pero en sus pensamientos espirituales era un milagro maravilloso. Y se quedaron sin palabras porque estaban contentos y gozosos. Habían seguido a Jesús durante Su ministerio público en este mundo, pero un día Jesús traicionó a Jesús y se los entregó a los líderes judíos y a los sacerdotes que estaban dispuestos a matarle. La falsa acusación por la que arrestaron a Jesús e intentaron matarle era que estaba causando rebelión en la nación de Israel. Para los romanos, los líderes del pueblo judíos habían acusado falsamente a Jesús por incitar la rebelión contra el Imperio Romano y su emperador; para los judíos, Jesús estaba acusado de blasfemar a Dios y lo separaron de Su propia nación. Así que culparon a Jesús de estos dos crímenes que no había cometido y lo mataron al final. Los discípulos de Jesús creyeron en Jesús y le siguieron, pero entonces fue arrestado y ejecutado por falsas acusaciones. Seguramente tendrían mucho miedo y no sabían dónde ir.
Mientras Jesús estaba vivo, resucitó a los muertos, hizo que los sordos oyesen, abrió los ojos de los ciegos e hizo el milagro de alimentar a 5,000 hombres y multitud de mujeres y niños con tan solo cinco panes y dos peces, y dejando doce canastas de sobras.
Los discípulos habían sido testigos de milagros maravillosos y de las obras de Jesús bajo Su protección, pero un día fue acusado de pecados terribles y fue crucificado. Todas estas cosas, por supuesto, las hizo por nosotros. Pero los discípulos tenían mucho miedo cuando volvieron a casa después de ver el cuerpo de Jesús enterrado en una tumba en una cueva.
José de Arimatea, un discípulo de Jesús, enterró el cuerpo de Jesús en la tumba. Y Nicodemo, que había ido a ver a Jesús también fue a Su entierro con una mezcla de veinte libras de mirra y aloe. Nicodemo era el líder judío que apareció en Juan 3:1-5: «Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios». Este Nicodemo enterró a Jesús cuando murió. Su estatus como líder judío le permitió decir: «Soy un seguidor de Jesús. Ahora que ha muerto, quiero enterrar Su cuerpo bien». En realidad, esto nos indica que Nicodemo tenía una gran fe. Pudo encargarse del entierro de Jesús porque lo conocía y había nacido de nuevo por Su Palabra de Verdad.
José de Arimatea había preparado una tumba lujosa para sí mismo, pero la utilizó para enterrar el cuerpo de Jesús. Y así se cumplió la Palabra de profecía del Antiguo Testamento (Isaías 53:9).
Jesús resucitó el tercer día después de Su muerte. En términos actuales, el viernes y el sábado pasaron y llegó el domingo. Cuando María Magdalena fue a la tumba el domingo por la mañana, se encontró con Jesús y les dijo a los discípulos que Jesús había resucitado.
Entonces Jesús apareció ante Sus discípulos, y les dijo: «La paz sea con vosotros». Como Jesús fue bautizado, murió en la Cruz, y se levantó de entre los muertos, no solo nos redimió de nuestros pecados y de la condena, sino que también nos dio una vida nueva. Por lo tanto hay paz en los corazones de los que creen en el Señor. En otras palabras, como Jesús ha borrado nuestros pecados de nuestros corazones y nos ha redimido de nuestras iniquidades, la verdadera remisión de los pecados y la paz han entrado en los corazones de todos los creyentes.
 
 
Nuestro Señor nos ha confiado Su obra a los que hemos recibido paz
 
Hemos recibido la paz gracias a nuestro Señor. Los versículos 20-21 del pasaje de hoy dicen: «Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío». Dicho de otra manera, Jesús dijo: «He resuelto el problema de todos vuestros pecados. No tenéis nada que temer. Ahora estáis sin pecados. He borrado todos vuestros pecados». Esta paz es lo que el Señor nos ha dado.
De la misma manera en que Dios ha revelado Su providencia y nos ha salvado al enviar a Jesucristo a este mundo como embajador del Padre, ha enviado a Jesús a este mundo para que les dijese a Sus discípulos: «Como me envió el Padre, así también yo os envío». Los discípulos cumplieron la obra que el Señor les confió, y hoy esa obra ha pasado a nosotros porque Dios nos ha dado las fuerzas para cumplirla.
Nuestro Señor les dijo a Sus discípulos: «Recibid el Espíritu Santo». Como el Señor vino al mundo y completó Su obra para borrar todos nuestros pecados, cualquiera que crea en esta Verdad puede recibir el Espíritu Santo. Por eso Jesús dijo que Sus creyentes recibirían el Espíritu Santo.
De hecho, cuando Jesús cumplió 30 años, cargó con todos los pecados de la humanidad al ser bautizado por Juan el Bautista, y tres años después acabó con toda la condena al morir en la Cruz. Sin embargo, si Jesús no se hubiese levantado de entre los muertos, no tendríamos paz, no seríamos obreros de Dios, ni tendríamos el Espíritu Santo. Como el Señor completó nuestra salvación de los pecados, no solo al ser bautizado y derramar Su sangre, sino también al resucitar, cualquier persona puede recibir la remisión de los pecados y el Espíritu Santo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu.
Cuando la gente no entiende bien lo que Jesús quiso decir a Sus discípulos cuando les dio el Espíritu Santo, suele pensar que la remisión de los pecados y el Espíritu Santo se reciben por separado. Pero esto no es verdad. Lean lo que el Señor les dijo a Sus discípulos después de Su resurrección. Les dijo: «La paz sea con vosotros. Recibid el Espíritu Santo». En otras palabras, como había completado todas las obras necesarias para borrar todos nuestros pecados, ahora nos pudo dar la paz verdadera y el Espíritu Santo. Y podemos recibir el Espíritu Santo simultáneamente cuando recibimos la remisión de los pecados por nuestra fe. Esto se debe a que el Señor nos lo ha dado.
El Maestro de esta salvación es Jesucristo. Como Jesús es el Maestro de la salvación, ha hecho todas estas cosas por nosotros. Toda fiesta tiene un anfitrión e invitados. De la misma manera en que la persona que da la fiesta es la que controla la fiesta, nuestra salvación ha sido planeada por el Señor. El Señor ha borrado todos nuestros pecados para darnos paz a nuestros corazones junto con la remisión de los pecados y el Espíritu Santo. Por eso el Señor nos está diciendo que recibamos esto.
Al ver la resurrección de Jesucristo, los que conocen y creen en Jesús profesan: «Jesús es el verdadero Hijo de Dios y nuestro Salvador. Como él dijo, es nuestro Salvador que nos ha librado de los pecados y nos ha dado una nueva vida al resucitar de entre los muertos». Todos los que saben esto han sido salvados y han recibido el Espíritu Santo. Por eso Hechos 2:38 dice: «Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo». En otras palabras, cuando recibimos la remisión de los pecados, también recibimos el Espíritu Santo.
Todos los Apóstoles creyeron en Jesucristo como su Salvador, y todos creyeron que el Señor había aceptado todos sus pecados al ser bautizado y morir en la Cruz por ellos. Y con esta fe predicaron el Evangelio. Predicaron que como Jesús había aceptado los pecados de todo el mundo al ser bautizado, murió en la Cruz, y así salvó a todos los pecadores, cualquiera que crea en este Evangelio de salvación que el Señor nos dio puede recibir el don del Espíritu Santo.
Mis queridos hermanos, la remisión de los pecados y el Espíritu Santo no se reciben por separado. Como nuestro Señor fue bautizado, crucificado y resucitado nos dijo que recibiésemos el Espíritu Santo por fe. La resurrección del Señor completó nuestra salvación. Como el Señor completó nuestra salvación nos dijo que recibiésemos el Espíritu Santo. Y el Señor nos ha dado este don del Espíritu Santo, y al recibir esta remisión de los pecados, hemos recibido el Espíritu Santo.
¿Han recibido el Espíritu Santo? ¿Hay alguien que piense: «Creo que he recibido la remisión de los pecados pero no estoy seguro de haber recibido el Espíritu Santo»? ¿De verdad creen en el Evangelio del agua y el Espíritu? ¿Creen que solo este Evangelio del agua y el Espíritu es la Verdad? ¿De verdad creen en esta Verdad desde lo más profundo de sus corazones? Si creen, ¿han sido redimidos de todos sus pecados y tienen un corazón limpio? El que sus corazones estén perfectamente limpios es la prueba de que han recibido el Espíritu Santo en sus corazones. Si sus corazones no están limpios, el Espíritu Santo no puede vivir en ustedes. Por eso el Señor nos dijo que recibiésemos el Espíritu Santo.
 
 
Esta Palabra es para los que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu
 
En el versículo 23 el Señor siguió diciendo: «A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos». Este es el privilegio que Dios nos ha dado a los que hemos recibido la remisión de los pecados. Al haber recibido la remisión de los pecados por creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, es nuestro deber y privilegio predicar este Evangelio a los demás. Estas personas también recibirán la remisión de los pecados al creer en este verdadero Evangelio. Pero hay una condición: la gente solo puede ser redimida de sus pecados si nosotros les predicamos la remisión de los pecados. Si no predicamos este Evangelio, no podrán recibir la remisión de los pecados. La remisión de sus pecados depende de nosotros.
Aunque hayamos recibido el Evangelio que redime los pecados no debemos ceder a nuestros deseos carnales. Este privilegio no es un derecho para nuestra carne, sino un derecho espiritual. Si hemos recibido la remisión de los pecados a través de la Verdad del agua y el Espíritu al creer en este Dios que nos ha salvado, está probado que otras personas pueden recibir la remisión de los pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu que estamos predicando. Y al creer en este Evangelio, la gente de todo el mundo que sufre por sus pecados recibirá la remisión de los pecados. Como hemos recibido la remisión de los pecados, si predicamos esta fe que nos ha dado la remisión, esas personas también serán redimidas. Como nuestra fe es correcta y no tiene ningún fallo, los demás recibirán la remisión de los pecados.
La resurrección de Jesús que aparece en la Biblia tiene un significado espiritual profundo. Pero si no lo entendemos correctamente, es posible que la gente no lo entienda bien y cuando esto ocurre se introducen falacias graves en la fe. Además, si a una persona le resulta difícil creer en la resurrección de Jesús, aunque crea en algunos aspectos de la misma, esto es un gran problema. Estas personas deben creer en el Evangelio del agua y el Espíritu completamente. El que Jesús se levantase de entre los muertos significa que nos ha dado una vida nueva y que nos ha resucitado. Su muerte en la Cruz, por otro lado, significa que murió en nuestro lugar. El que Jesús fuese bautizado por Juan el Bautista significa que aceptó todos nuestros pecados que Juan le pasó. El que el Señor naciese en este mundo significa que vino al mundo para salvarnos. Y el que Jesucristo sea Dios mismo, significa que es el Creador que nos hizo.
Por tanto no puede haber especulación sobre el Evangelio del agua y el Espíritu. Cuando predicamos el Evangelio del agua y el Espíritu, la gente recibe la remisión de los pecados al escucharlo. Desde Camboya hasta Francia, Inglaterra, Nigeria, Brasil y Rusia, la gente de todo el mundo está recibiendo la remisión de los pecados. A través de nuestros libros y nuestra página Web, este Evangelio está siendo predicado por todo el mundo, en los cinco continentes y seis océanos, desde Europa a África, Asia, América y Oceanía, y ahora solo si la gente de estos lugares creer en este Evangelio de todo corazón, recibirá la remisión de los pecados sin duda. También recibirán el Espíritu Santo y recibirán paz en sus corazones. Todos los que dejen el falso Evangelio recibirán la Verdad.
Pero la gente de este mundo solo quiere engrandecer su poder al interpretar este pasaje de Juan 20:23 por su cuenta. Por ejemplo, la Iglesia Católica cree que el Papa tiene la autoridad de redimir los pecados. Sus sacerdotes enseñan a sus congregaciones a confesarse ante ellos, porque creen que solo ellos tienen la autoridad de perdonar los pecados. «Confesad vuestros pecados», dicen los sacerdotes, sentados al otro lado del confesionario para asegurar el anonimato. «Tus pecados te son perdonados. Ahora haz tu penitencia y no peques más». El confesor piensa que ha recibido la remisión de los pecados. Se dice que los sacerdotes tienen que recibir la remisión de los pecados de otro sacerdote de mayor rango, este sacerdote de mayor rango de un obispo, el obispo del arzobispo, y el arzobispo del Papa. ¿De quién recibe la remisión de los pecados el Papa?
La razón por la que hablo de esto no es porque quiero criticar otras religiones, sino porque quiero recordarles de que tienen que ser críticos espiritualmente. La remisión de los pecados no depende de los hombres, sino que depende completamente de Dios. El Señor aceptó todos nuestros pecados al ser bautizado, crucificado hasta morir para pagar la condena del pecado, y resucitado el tercer día. Este es un resumen del Evangelio del agua y el Espíritu. Al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu podemos recibir la remisión de los pecados, y no mediante métodos humanos. Si no podemos entender esto claramente con fe, esto significa que somos ciegos espiritualmente.
Mis queridos hermanos, Jesús se ha levantado de entre los muertos. Su resurrección es un evento maravilloso que nos ha dado nueva vida. Si hubiésemos muerto con Cristo pero no hubiese resurrección para devolvernos la vida, sería una situación lamentable. Si todo lo que nuestra fe puede conseguir es morir con Jesús por nuestros pecados, seríamos seres lamentables, porque con esta fe muerta no podemos hacer obras espirituales. Solo podemos movernos libremente cuando nos levantamos de entre los muertos, y solo con una fe viva podemos hacer las obras de Dios.
El Apóstol Pablo se refiere a nosotros como la semilla metafóricamente, y dice que el cuerpo del grano está determinado por el tipo de semilla que el agricultor siembra. Y hablando de la gloria de la resurrección dijo: «Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales» (1 Corintios 15:40). También dijo que somos sembrados en debilidad, pero levantados en poder. El Señor no es el único que ha resucitado, sino que nosotros también hemos resucitado. Nuestros corazones vivirán de nuevo. De la misma manera en que Jesús murió en la Cruz, pero Su cuerpo se levantó de entre los muertos, nuestros cuerpos vivirán de nuevo. Como el Señor no tiene pecados en Su corazón y es el perfecto Hijo de Dios, nosotros somos las almas perfeccionadas que no tienen pecados y que se han convertido en hijas de Dios. Nuestros cuerpos no vivirán de nuevo en la misma forma actual, sino que serán transformados en cuerpos nuevos. Si todo acabase con nuestra muerte física, nuestra fe no tendría sentido. Si no vivimos de nuevo, no importa que creamos en Jesús o no.
Pero de la misma manera en que hay un orden en todas las cosas, también hay un orden para nuestra resurrección. Hay dos resurrecciones: la primera y la segunda. La primera es la buena resurrección en la que participaremos. La Biblia nos dice que Jesucristo se ha convertido en el primer fruto de la resurrección al levantarse de entre los muertos. Los que han recibido la remisión de los pecados y una vida nueva al creer en Jesucristo, y los que creen en Su resurrección, han recibido una vida nueva. Y como la Biblia dice que nuestros cuerpos serán resucitados cuando el Señor vuelva a este mundo, seremos resucitados. Esta es la primera resurrección de los santos.
La segunda resurrección ocurre mil años después de la primera. Los justos reinarán en la gloria durante mil años después de haber resucitado, y cuando termine el Reino Milenario, Dios resucitará a los santos en la segunda resurrección. En otras palabras, el Señor resucitará a los que murieron sin creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y sin ser salvados. Cuando el Señor resucite a estos pecadores los arrojará al fuego eterno del infierno. Esta es la segunda resurrección de los pecadores.
Muchos no cristianos también creen en la resurrección después de la muerte. Así que lo que es completamente importante para nosotros es poder participar en la primera resurrección. Esta cuestión es tan importante como la resurrección misma, porque los que participan en la primera resurrección están benditos y vivirán con Dios para siempre, pero los que participen en la segunda resurrección están malditos y serán castigados para siempre con el fuego eterno.
Mis queridos hermanos, el hecho de que hayamos recibido la remisión de los pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, de que Dios nos esté utilizando como Sus obreros a pesar de nuestras insuficiencias, de que nos haya dado el don del Espíritu Santo, y de que nos haya dado el derecho de decidir si la gente tiene la vida eterna o no, de enviar sus almas al Cielo o al infierno, es todo una gran responsabilidad, pero también es una gran autoridad y bendición. Así que hemos sido bendecidos enormemente, y no hay nadie en este mundo que esté tan bendecido.
Nuestro Señor nos ha dado la salvación. Al levantarse de entre los muertos, nuestro Señor ha completado nuestra salvación, y al hacerlo nos ha dado el don del Espíritu Santo, nos ha hecho parte del pueblo de Dios y obreros Suyos, y nos ha dado el derecho de salvar a otras almas. Por eso cuando Jesús se les apareció a Sus discípulos por segunda vez después de Su resurrección, dijo: «La paz sea con vosotros, recibid el Espíritu Santo».
Nuestro Señor se ha levantado de entre los muertos. ¿Han recibido una vida nueva al creer en esta resurrección? ¿Creen en la resurrección de Jesús? La resurrección de nuestro Señor no es algo que deba acabar con la celebración de la Pascua, sino que es un evento importante que nos ha dado vida nueva. De una manera u otra, nuestros cuerpos morirán. Pero cuando llegue la hora de nuestra muerte, el Señor nos resucitará. Nuestras almas han resucitado, pero el Señor resucitará nuestros cuerpos también. Por tanto, debemos tener un conocimiento claro del significado de la Pascua, y debemos poder distinguir su significado espiritual. Y debemos creer en el Evangelio de Verdad con nuestros corazones y dar gracias al Señor: «El Señor nos ha dado nueva vida», esto es lo que debemos estar pensando cuando llegue la Pascua.
He recibido la vida eterna de Dios. Antes de conocer el Evangelio del agua y el Espíritu, me resultaba difícil creer en la resurrección de Jesús. Pero ahora creo en él. Creo que fui resucitado con Cristo y resucitado con Él, y creo que Jesús me dio una vida nueva cuando resucitó. Y también creo que el Señor convertirá mi cuerpo terrenal en un cuerpo celestial. ¿Y ustedes? ¿También creen en esto?
Este es el poder de Dios que se encuentra en el Evangelio del agua y el Espíritu. Como Dios ha venido a nosotros y vive dentro de nuestros corazones como el Espíritu Santo, y como Dios es el Señor de la vida, cumplirá todo lo que nos ha prometido. Podemos creer en esto porque el Señor nos ha dado fe. Al principio de este sermón, he llamado a Jesús el Señor de la salvación. Jesús es el Señor y el Creador de todo el mundo y el universo entero. En cuanto a nuestra salvación, y con respecto a la vida nueva, Jesús es el Maestro de la resurrección. Como Jesús es poderoso pudo cumplir todas las obras de la salvación. Y como es tan poderoso podemos creer en esta Verdad con nuestros corazones.
¿Qué pasaría si no viviésemos de nuevo? Recibir la remisión de los pecados es algo maravilloso, pero si no hubiese una vida nueva, todo sería en vano. Hay muchas cosas en este mundo que nos gustaría hacer, pero las hemos dejado todas para seguir a Jesús y hemos hecho todo por Jesucristo. ¿Cómo nos sentiríamos si no nos esperase la resurrección? Aunque no valga tanto la pena hacer las cosas del mundo, sentiríamos que no estamos siendo compensados por dejarlas todas por seguirle.
Mis queridos hermanos, si no podemos vivir de nuevo después de nuestra muerte física, ¿para qué vivir? Por mucha riqueza y esplendor que tengamos en este mundo, todo sería inútil y completamente lamentable si no todo se acabase con la muerte. Incluso nosotros, los que estamos ayudando a otras almas a recibir la remisión de los pecados, moriremos una vez. Si nuestros cuerpos no fuesen resucitados y convertidos en cuerpos celestiales y viviesen de nuevo en la gloria, y si viviésemos para predicar el Evangelio pero nuestras vidas acabasen con nuestra muerte, desde un punto de vista carnal, nuestras vidas serían lamentables.
Pero aunque no nos esperase la gloria futura, el hecho de haber vivido en este mundo por el Señor es suficiente para estar agradecidos. Pero como viviremos de nuevo, reinaremos durante mil años y entraremos en el Reino de Dios, y disfrutaremos Su esplendor y gloria para siempre, estamos aún más agradecidos por nuestras vidas. La condición para disfrutar de toda la gloria y esplendor de Dios ha sido cumplida porque hemos sido salvados por Dios. Como Dios ha resucitado nuestras almas, nuestros cuerpos vivirán para siempre. Como viviremos para siempre con Dios la resurrección de Jesús es muy importante.
La resurrección no es una mera doctrina religiosa. Los cristianos suelen pensar en la resurrección como una doctrina y solo la recuerdan cuando se acerca la Pascua, pero los verdaderos creyentes saben que la resurrección de la vida eterna les llegará sin falta.
Nuestro Señor cargó con todos los pecados del mundo al ser bautizado, murió en la Cruz y fue enterrado en una tumba. Pero después de todas estas cosas se levantó de entre los muertos en tres días, ascendió al Cielo y ahora está sentado en el trono de Dios Padre. Por eso Jesús se nos apareció y nos dijo: «La paz sea con vosotros. Recibid el Espíritu Santo. A quien le perdonéis los pecados, serán perdonados. Yo os envío a este mundo». Nuestro Señor ha completado la salvación y nos ha dado todas las bendiciones.
Nuestra fe no debe acabar con la muerte. Debe empezar con el hecho de que hemos recibido la remisión de los pecados y una vida nueva, y de que somos nuevas criaturas. La fe empieza así. Como 2 Corintios 5:17 dice: «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas», somos nuevas criaturas. Nuestro Señor nos ha dado una vida nueva y resucitará nuestros cuerpos de nuevo. Nos dejará vivir en el Reino de los Cielos y disfrutar de su gloria y esplendor. Yo creo en esto. ¿Pero ustedes creen? ¿Creen también?
¿Qué significado ha tenido esta Pascua para ustedes? ¿Ha tenido un significado tan profundo como debería? Quizás algunos de ustedes hayan oído que un actor famoso de Hong Kong que se suicidó hace un tiempo. Ahora estará esperando la segunda resurrección. Por muy popular que fuese este actor, no podrá participar en la primera resurrección porque no recibió la remisión de los pecados mientras estaba vivo.
Pero, ¿qué hay de nosotros? ¿En qué resurrección participaremos? En la buena, es decir en la primera. ¿Cuál es la diferencia entre los que participan en la primera y la segunda resurrección? La diferencia es que unos han recibido la remisión de los pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y los otros siguen siendo pecadores que no creen en el Evangelio de la Verdad. Por esta diferencia, unos participarán en la gloria y esplendor para siempre, mientras que los otros serán malditos y destruidos para siempre. ¿Quién determina su destino? Dios lo determina.
Me parece muy sorprendente el hecho de que yo creo en el Evangelio del agua y el Espíritu. ¿También les sorprende creer en esta Verdad de la resurrección? Seguramente estarán sorprendidos también. ¿Cómo íbamos a imaginar que viviríamos para siempre? ¿Quién pensó que iba a creer en esta Verdad? ¿Acaso lo deseamos o lo buscamos? Estábamos atormentados por nuestros pecados. Pero no solo hemos sido redimidos sino que cuando pensábamos que todo se acababa con la remisión de los pecados, aún había más bendiciones. La remisión de los pecados era solo el principio. No solo nos hemos convertido en hijos de Dios y hemos recibido todos los derechos adquiridos por nuestro nuevo estatus, sino que también recibiremos la gloria del Reino de Dios.
Al haber recibido la remisión de los pecados, estamos sirviendo al Evangelio. ¿Creen que alguien más puede hacerlo? Esta obra no es algo que cualquiera pueda hacer. ¿Creen que cualquiera puede recibir la remisión de los pecados y servir al Evangelio? No todo el mundo que escucha el Evangelio puede servirlo. Los que solo quieren satisfacer sus deseos y consideran a Dios algo secundario se separan de la Verdad y solo los que siguen a Dios de verdad pueden ser utilizados como Sus instrumentos para servir al Evangelio. Esta obra que se nos ha confiado y que estamos llevando a cabo ahora es muy importante.
La Biblia nos dice que para disfrutar de la gloria de Cristo debemos predicar el Evangelio con Cristo y sufrir con Él. El sufrimiento que estamos pasando ahora es un sufrimiento que soportamos por los demás. Antes sufríamos por nosotros mismos y nuestra supervivencia, pero ahora sufrimos como siervos de Dios y este sufrimiento es bello porque se soporta por los demás. Es una gran bendición que Dios nos haya confiado Su obra a nosotros exclusivamente.
Esta obra es una obra gloriosa. ¿Por qué? Porque esta obra será recompensada cuando llegue el Reino Milenario. Algunas personas dicen: «Prefiero vivir con comodidad en este mundo en vez de esperar a ser recompensado en el Reino Milenario». Pero ustedes no deben pensar esto. No tomen ese camino. No vivir por el Evangelio y el Padre es desobedecer a Jesús. Nuestro Señor nos ha dicho: «Como me envió el Padre, así también yo os envío», y nos ha dado diferentes funciones en la Iglesia para predicar el Evangelio. Pero si rechazamos esta obra, ¿dónde acabaremos? No acabaremos en esta Iglesia, sino en un lugar de pecado. Nunca podremos servir la obra del Señor si tenemos pecados, y estaremos distanciados de Dios cada vez más. Esta obra del Señor no la puede hacer cualquiera.
Mis queridos hermanos, ¿están contentos por hacer la obra de Dios? Por supuesto que sí. Todos estamos muy contentos de servir a nuestro Dios. Aunque a veces estemos limitados por las debilidades de la carne, y por eso olvidemos nuestra felicidad, hemos nacido de nuevo y nos hemos convertido en obreros de Dios para servirle. Es un gran honor servir al Evangelio. El Señor nos ha dado aún más fuerzas, poder y fe para permitirnos dar más fruto, y ahora estamos ganando muchas almas por Él y llevándolas a la vida eterna. Cuando la Pascua está cerca, debemos recordar que hemos nacidos de nuevo como siervos de Dios y al estar llenos del Espíritu Santo, debemos ejercitar este derecho de perdonar los pecados de la gente. Y debemos recordar que esto se consigue haciendo la obra del Señor y sirviendo a Su Evangelio.
Desde nuestras posiciones asignadas estamos sirviendo al Evangelio. Desde nuestros ancianos y maestros de escuela dominical, no hay nadie en nuestra Iglesia que no sirva a Dios. Todos estamos haciendo las obras que se nos han confiado. ¿Desde qué posición están trabajando y cuál es la tarea que se les ha confiado? ¿Qué tarea están haciendo para hacer la obra del Señor? Sea cual sea esa tarea, hermanos y hermanas, sean fieles. Solo entonces el Señor les dará más obras.
No piensen: «Voy a dejar de hacer esta obra. No la quiero hacer. Quiero hacer algo mejor que esto». Deben ser fieles a la tarea que el Señor les ha confiado y trabajar duro, y entonces su cosecha será abundante y habrá más gozo. La próxima Pascua debemos recordar que hemos nacido de nuevo, y esto renovará nuestros corazones. Entonces podremos vivir nuestras vidas con la plenitud del Espíritu Santo.

Le doy gracias a Dios. ¡Aleluya!