The New Life Mission

Sermones

Tema 18: Génesis

[Capítulo 4-14] < Génesis 4, 16-24 > No se conviertan en descendientes de Caín

< Génesis 4, 16-24 >
«Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén. Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc. Y a Enoc le nació Irad, e Irad engendró a Mehujael, y Mehujael engendró a Metusael, y Metusael engendró a Lamec. Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y el nombre de la otra, Zila. Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados. Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro; y la hermana de Tubal-caín fue Naama. Y dijo Lamec a sus mujeres: Ada y Zila, oíd mi voz; Mujeres de Lamec, escuchad mi dicho: Que un varón mataré por mi herida, Y un joven por mi golpe. Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será».
 
 
La gente que se alejó de Dios
 
El pasaje de las Escrituras de hoy nos habla de las consecuencias para la gente que se ha alejado de Dios. ¿Cómo viven en este mundo las personas que se han alejado de Dios? Primero, está escrito que Caín se alejó de la presencia del Señor Dios y vivió en la tierra de Nod, al Este del Edén, y tuvo un hijo allí donde construyó una ciudad llamada Henoc. Caín murió después de haber vivido en la ciudad que había construido. La consecuencia de que Caín dejase a Dios fue que se convirtió en un vagabundo. Dios puso una marca en Caín antes de que se alejase de Su presencia. Génesis 4, 15 dice que Dios lo hizo para que si alguien lo encontrase no lo matase. Dios puso la marca de la salvación sobre Caín para que nadie lo matase, pero Dios dejó al Señor Dios de todas formas. Las Escrituras nos dicen que el peor pecado es abandonar a Dios, quien está haciendo todo lo posible por salvarnos hasta el último momento.
Caín abandonó a Dios y vivió en la tierra de Nod. El nombre de Nod significa vagar e implica que Caín murió después de haber vagado en vano por este mundo. La Iglesia de Dios es un lugar donde la gente que ha recibido una marca de Dios se reúne. Caín no vivió en la Iglesia de Dios y por eso fue maldito después de vivir como un vagabundo. También significa que el pueblo de Dios que ha abandonado Su Iglesia vive sin significado y vaga por todas partes. No pueden fijar sus corazones en un solo lugar y siguen vagando de un lado a otro. A través de Génesis 4 Dios nos dice cómo una persona que ha dejado a Dios vive y nos muestra la maldición y la consecuencia de ese tipo de vida. ¿Dónde vagó Caín después de dejar a Dios? Al mundo fuera de Cristo. Dicho de otra manera, significa que Caín dejó la Iglesia de Dios y vivió en este mundo.
Después de alejarse de Dios, Caín tuvo un hijo de su propia carne y lo llamó Henoc. Caín también construyó una ciudad con sus murallas y la llamó Henoc. En las sociedades modernas de hoy en días solo vemos ciudades con rascacielos o edificios de apartamentos o zonas residenciales con casas unifamiliares y ya no se construyen murallas. Puede que las murallas les parezcan algo obsoleto. Pero en la antigüedad se construían murallas con piedras. El objetivo de estas murallas altas construidas con piedras era defenderse de las invasiones enemigas. Las murallas altas normalmente rodean un fuerte impenetrable, y solo se puede entrar en la ciudad a través de las puertas del castillo. Como Caín construyó una ciudad con castillo, podemos deducir que Caín estaba completamente separado de Dios, y se aisló de Él para vivir continuamente por los deseos de su propia carne hasta que murió. Y este es el acto de traición más alto ante la presencia de Dios.
Por tanto, nuestros corazones, nuestros pensamientos y nuestros comportamientos deben siempre estar abiertos ante Dios. Debemos escuchar lo que Dios nos está diciendo y aceptarlo de corazón. ¿Están preparados para recibir la Palabra de Dios en sus corazones? Lo que les estoy preguntando es si sus corazones están listos para decir: “Sí, estoy preparado” cuando Dios les diga algo. Siempre debemos tener nuestros corazones abiertos a Dios y aceptar la Palabra que nos da en nuestros corazones, y vivir siempre con fe aferrándonos a Su Palabra.
Debemos tener esto en cuenta mientras servimos al Evangelio del agua y el Espíritu. Cuando los ministros se reúnen, deben saber cómo unirse con fe para llegar a una conclusión adecuada. Pero la justicia de Dios no puede cumplirse si una persona no puede unirse a la decisión de la Iglesia al no superar sus pensamientos carnales y seguir siendo terca. Hay un dialecto regional en la Provincia de Kangwon, en nuestro país Corea, y en ese dialecto se suele decir: “Sí, por supuesto” para expresar acuerdo. Es una buena manera de expresar acuerdo con fe sobre lo que dice el líder.
Es difícil vivir espiritualmente cuando se ha construido un castillo carnal ante Dios. Normalmente la gente que ha dejado a Dios construye castillos con su propia carne. Dicen: “Viviré de esta manera”. Esta gente acabará construyendo sus respectivos castillos con su carne. ¿Vivieron Adán y Eva con castillo carnales construidos a su alrededor? No, no construyeron murallas. Aunque habían pecado recibieron la salvación de todos sus pecados a través de la fe en la Palabra de Dios y vivieron en unidad con Dios. Vivieron con la protección especial de Dios y Sus bendiciones. En las Escrituras, Caín fue la primera persona en construir una muralla. Nadie puede vivir alejado de Dios, pero Caín lo hizo desde lo más profundo de su corazón terco. Y construyó una muralla carnal para protegerse. ¿Creen que es difícil construir una muralla carnal y vivir dentro? Es muy difícil. Caín abandonó a Dios y construyó su propia muralla y vivió allí con sus hijos. ¿Cómo salieron sus hijos? Todos ellos se levantaron contra Dios.
 
 
¿Por qué vive la gente separada de Dios?
 
Génesis 4 habla de cómo los descendientes de Caín vivieron y establecieron una civilización. Pero antes de pasar a este tema, me gustaría hablar un poco más sobre por qué Caín dejó a Dios. Y debemos considerar si hemos construido una muralla ante la presencia de Dios. Estamos construyendo nuestras murallas cuando pensamos: “Voy a vivir de esta manera. Seguiré al Señor, pero a una distancia razonable. Lo que quiero decir es que seguiré al Señor a mi estilo, no de la manera que el Señor quiera”. Si hacen eso estarán yendo por el camino de la muerte. Caín construyó su propia muralla porque abandonó a Dios, pero no tendría que haberla construido si no hubiese dejado a Dios; no habría tenido que defenderse por su cuenta porque Dios le habría ayudado.
Caín se alejó de Dios y construyó su propia muralla y ciudad. De la misma manera, incluso los santos y los obreros de Dios tendrían que construir sus murallas carnales si intentasen vivir por su cuenta fuera de la Iglesia de Dios. Tienen que trabajar diligentemente para reunir los materiales necesarios para vivir por sí mismos y tener buenas relaciones con la gente del mundo para vivir bien, y poner mucha voluntad en mantener buenas relaciones. Antes de nacer de nuevo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, ¿acaso no vivieron en este mundo dentro de una muralla? Creer en sus propios esfuerzos y cuidar demasiado las relaciones humanas es construir sus castillos carnales. ¿Pero qué tipo de resultados produce esto? Cuando han construido una muralla al final se les vendrá abajo. Los amigos de confianza o los compañeros de trabajo les traicionarán y sus amantes les dejarán cuando más los necesiten. Las murallas construidas con la propia carne se derrumbarán.
Debemos entender que cualquiera que se aleje de Dios construye su propia muralla. Por tanto, no debemos perseguir nuestros pensamientos carnales, sino que debemos vivir considerando cómo se complace Dios y qué quiere que hagamos. Esto significa que debemos vivir considerando la voluntad de Dios, y cómo debemos obedecer la voluntad de Dios. No debemos vivir según nuestros criterios ante la presencia de Dios. Dios conoce todos nuestros pensamientos, corazones y nuestro futuro y nos lleva por el camino justo. Por tanto, si queremos seguir a Dios debemos negar nuestra carne y vivir con fe creyendo en la Palabra de Dios en vez de insistir en nuestros pensamientos carnales.
Los que hemos nacido de nuevo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu debemos vivir con una fe espiritual y no abandonar a Dios. Debemos tener fe en la Palabra de Dios y no abandonarle. Si no lo hacemos, nos alejaremos de Dios. Y estaremos malditos si dejamos a Dios al no creer en el Evangelio del agua y el Espíritu de Dios. La maldición pasará a nuestros descendientes de generación y generación como herencia por alejarnos a Dios si le abandonamos, a la fuente de todas las bendiciones.
 
 
El origen de la civilización humana
 
Caín mató a su hermano Abel y abandonó a Dios. ¿Qué le quedaba hacer? Solo le quedaban las maldiciones y la destrucción. Caín se fue de la presencia de Dios y tuvo a Henoc con su mujer. Caín tuvo que casarse con una de sus hermanas. Tomó a una de las mujeres nacidas de Adán y Eva, ya que en entonces todos se casaban así. Henoc, el hijo de Caín y Enoc el hijo de Jaret no son la misma persona.
Caín construyó una ciudad amurallada después de abandonar a Dios, pero al final se vino abajo. Leemos: “Un hijo nació de Caín en la ciudad que construyó y lo llamó Henoc, e Irad nació de Henoc; e Irad tuvo a Mejujael, y Mejujael tuvo a Matusalén y Matusalén tuvo a Lamec”. Y está escrito: «Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y el nombre de la otra, Zila. Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganados. Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de bronce y de hierro; y la hermana de Tubal-caín fue Naama» (Génesis 4, 19-22).
Nos dice que Jubal era el padre de todos los que tocan el arpa y la flauta, y esto nos demuestra claramente que la gente busca el placer cuando las necesidades básicas de comida y techo están satisfechas. Así es como tuvo lugar la historia de la humanidad. Cuando los seres humanos no tenían mucho para comer y vivían en la pobreza, siempre estaban preocupados por las necesidades básicas de comida y ropa. Sin embargo, cuando los humanos vivían bien, pasaban a preocupare por los placeres y se consumían con los placeres de este mundo. Y en otro momento hicieron la guerra y se mataron los unos a los otros. Por eso las Escrituras recogen estas palabras: “También concibió a Tubal-Caín, un instructor de todo artesano en bronce y hierro”.
¿Sienten la atmósfera de las guerras como una nube densa por todo el mundo hoy en día? La gente tiene el deseo de matar en sus corazones (Marcos 7, 21) y por eso le gusta la guerra. La gente desea en su corazón que haya guerra y se alegra cuando ve a la gente huir de sus armas. Como les gusta la guerra muchas personas quieren luchar en ella cuando se les llama a armas. Me pregunto si cazar animales y matarlos también viene de la misma parte de la naturaleza humana. La historia de la humanidad se ha desarrollado de esta manera.
El capítulo 4 de Génesis nos dice cómo la gente se ha abandonado y qué busca. ¿Cómo es destruida la gente que se separa de Dios? Es destruida por la guerra y el hambre. Primero vive por las necesidades básicas de comida y techo y después busca los placeres mundanos aún más para tener más posesiones, al final hacen la guerra y matan, y así se desarrolla la historia de la humanidad. No es exagerado decir que la historia de la humanidad es una historia de guerras. La Primera y Segunda Guerra Mundial, que ocurrieron en el siglo anterior, no ocurrieron sin explicación. Ocurrieron como resultado de la lucha de la supremacía entre los países poderosos del mundo. ¿Es esto cierto o no?
¿Pero qué le ocurrirá a la humanidad al final? Lamec le dijo lo siguiente a su mujer. En Génesis 4, 23-24 hay una profecía sobre el futuro de la humanidad:
«Ydijo Lamec a sus mujeres:
Ada y Zila, oíd mi voz;
Mujeres de Lamec, escuchad mi dicho:
Que un varón mataré por mi herida,
Y un joven por mi golpe.
Si siete veces será vengado Caín,
Lamec en verdad setenta veces siete lo será»
La gente se está matando de esta manera, pero piensa que no será castigada y que no será juzgada ante la presencia de Dios, así que sigue haciendo el mal. Este pasaje de las Escrituras nos dice que la humanidad será muy malvada. La gente cree que no será juzgada aunque tenga pecado. Este es el peor pecado de todos.
Pero está escrito en la Biblia: “Si Caín será vengado siete veces, entonces Lamec setenta veces”. Caín no habría sido asesinado si hubiese aceptado la marca de Dios y hubiese vivido libremente en la presencia de Dios. Pero Caín no creyó en la Palabra de Dios y lo abandonó. Y por tanto sus descendientes hicieron un mal aún mayor. Los descendientes de Caín nunca respetarán la gracia de Dios y vivirán por su propia fuerza y al final serán juzgados con más fuerza. Los corazones de la gente se hacen aún más tercos y se niegan a creer en la Palabra de Dios, como el Señor dijo en Lucas 18, 8: «Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?». Así es como acabará la historia de la humanidad en completa destrucción. La humanidad acabará porque faltará al respeto a la gente de Dios y la gracia de Dios.
La historia de la humanidad puede parecer grande, pero el resultado final es que la gente se aparta de Dios. Dios quemará todas las cosas que la humanidad ha construido. Cuando los seres humanos abandonen a Dios y se hagan completamente malvados, acabarán al final recibiendo el juicio de Dios. Dios nos está mostrando a través de este pasaje de las Escrituras cómo los seres humanos viven su trágica historia hasta que sean completamente destruidos como precio por su maldad.
Los capítulos 4 y 5 de Génesis nos muestra cómo la gente que se ha alejado de Dios vivió, y cómo vivió la gente en la gracia de Dios y nos muestra cuál es el resultado final para los que han abandonado a Dios. La gente que abandona a Dios no recibe el Evangelio del agua y el Espíritu de Dios. Los que no reciben este Evangelio verdadero son los que se han alejado de Dios y viven en el mundo. No creer en el Evangelio del agua y el Espíritu es igual a no creer en Dios. Dios ha perfeccionado el Evangelio del agua y el Espíritu y ha borrado todos los pecados de la humanidad para unirnos a Él. Por tanto, desde un punto de vista humano, no creer es estar aislado de Dios y vivir en la tierra de Nod como Caín, sin creer en Dios.
Y todos nosotros no podemos evitar pecar y por eso Dios nos dio esta marca para que nadie nos matara y esta marca está relacionada con el Evangelio del agua y el Espíritu. Muchas personas no reciben el Evangelio del agua y el Espíritu, la marca de la salvación de Dios y viven como descendientes de Caín. Cuando nos negamos a recibir el Evangelio del agua y el Espíritu que Dios nos dio, nos separamos de Dios y nuestros descendientes también serán malditos. Por eso debemos vivir con la fuerza de Dios, no nuestra propia fuerza. Y debemos vivir con fe en el Evangelio del agua y el Espíritu. Y debemos tener la verdadera fe y no alejarnos de Dios, y siempre creer en Dios. Debemos creer que Dios es nuestro Padre y orar con fe y buscar Su ayuda.
Aunque Abel está muerto, era un hombre de fe. Como creyó en la Verdad de Dios, pudo llamar al Señor después de haber sido asesinado. Como “La sangre de Abel clamaba a Dios desde el suelo” (Génesis 4, 10) su fe no murió. Abel fue resucitado y vivió con Dios para siempre, y la gente como Caín y sus descendientes que no cree en la justicia de Dios y lo abandona será destruida porque no cree en el Evangelio del agua y el Espíritu de Dios. El pasaje de las Escrituras nos dice que no podrán escapar de la destrucción porque todavía harán más mal.
¿Con qué se comparan los tiempos en que vivimos ahora? ¿A qué época se parece esta generación viciosa? El período de Jubal ha pasado. Estos son los tiempos de Tubal-Caín. Esto nos sugiere que la gente que abandona a Dios y busca solo los deseos de la carne vive solo por las necesidades básicas de comida y techo. Cuando el problema de la comida, la ropa y el techo están solucionados, viven por los placeres. Y cuando eso no les satisface, empiezan la guerra. Por eso las naciones de todo el mundo están creando armas de destrucción masiva tecnológicamente avanzadas. Se dice que con una bomba se puede matar a todo ser vivo en un perímetro de 5 km al destruir el tímpano. Dicen que esta nueva bomba puede destruir a todos los animales en un perímetro de 5 km, que produce una explosión increíble y que mueren porque se les salen los ojos, la lengua y los tímpanos. Los seres humanos son capaces de crear una bomba tan terrible y usarla. Nos dicen que los soldados americanos la utilizaron la Guerra de Vietnam. También se nos informa de que la utilizarán en la Guerra de Afganistán. Cuando se utiliza una bomba así se destruye todo el oxígeno y todos los animales o personas de la zona mueren quemados. Como todo el oxígeno desaparece en un instante, la gente se ahoga en un instante y muere. La gente que creó esta bomba está muy satisfecha con ella. Los líderes de todos los países quieren tener bombas así y hacer tratos para conseguirlas. Pagan mucho dinero para comprarlas y las prueban en algún país, creando una disputa, y realizando una prueba indiscriminada del arma. Me parece increíble que puedan matar a tanta gente manipulando el aire aunque no haya una colisión directa con un misil o una pistola. La gente que no ha nacido de nuevo vive para estas cosas. Para los pecadores, atacar a los demás, matar y pisotear a las personas es muy divertido. Los que hemos nacido de nuevo no somos así, pero los que no han nacido de nuevo son así. Este es el período de Jubal que tocaba el arpa y la flauta. ¿Pero hacia dónde va dirigida esta era? A los tiempos de Tubal-Caín.
Caín representa a los pecadores que no creen en el Evangelio del agua y el Espíritu aunque crean en Jesús. ¿Cómo vive esta gente? Encuentran un final terrible siguiendo el camino de Jabal, Jubal y Tubal-Caín. Se han hecho extremadamente malvados, no han nacido de nuevo y viven en un período en el que no han aceptado el Evangelio del agua y el Espíritu de Dios.
Por tanto, debemos predicar este Evangelio del agua y el Espíritu a estas personas y vivir totalmente por el Evangelio. Debemos recaudar los fondos necesarios con nuestros negocios y utilizarlos para imprimir libros cristianos para la predicación del Evangelio del agua y el Espíritu. En la actualidad estamos recibiendo muchos pedidos de libros de todo el mundo. Muchas personas están respondiendo positivamente después de solicitar nuestros libros y leerlos. Debemos seguir predicando el Evangelio del agua y el Espíritu por nuestro Señor.
Todo en el universo es del Señor y por tanto no deben abandonar a Dios y construir su propia ciudad. Esto significa que una persona no debe alejarse de Dios. Cualquiera que acepte las bendiciones de Dios, le siga con fe y viva con fe será la persona más feliz; pero será destruida si se separa de Dios. Toda la gente de este mundo tiene el derecho a ser feliz, y la razón por la que no es feliz es porque ha abandonado a Dios. Dios nos ha salvado a través del Evangelio del agua y el Espíritu y los que no se alejan de Él al creer en este Evangelio vivirán felices.
¿Van a vivir alejados de la justicia de Dios? Aunque tengamos fallos, no debemos alejarnos de la justicia de Dios. A pesar de los fallos que tengamos y las debilidades reveladas, no debemos estar atados a ellas y debemos creer en la justicia de Dios y no alejarnos del amor de Dios. No debemos abandonar la Iglesia de Dios, pero si la abandonamos será como si abandonásemos la justicia de Dios. Debemos recordar que Caín mató a su hermano e intentó huir de Dios, y por eso cayó en un pecado aún mayor y sus descendientes fueron destruidos.
La Iglesia de Dios es el lugar donde dos o más justos están reunidos. Dios obra a través de Su Iglesia, y los que abandonan a Dios a pesar de haber nacido de nuevo al final morirán espiritualmente. ¿Qué ocurrió con la gente que abandonó la Iglesia de Dios? Que no pudieron pensar en otra cosa que en alimentar a su familia. No habrían tenido nada de lo que preocuparse si hubiesen vivido en la Iglesia de Dios, pero ahora no pueden evitar vivir preocupados por las ansiedades de este mundo. Como Caín construyó una muralla y una ciudad vivió una vida dura moviendo piedras y construyendo con sus propias fuerzas. Al principio se tiene fuerza, pero después falta. Cuando se acaban las fuerzas, no se puede continuar en este mundo y se muere. Esto les ocurre a todos los que abandonan a Dios.
Deben saber lo importante que es la Iglesia de Dios para ustedes. ¿Pueden seguir viviendo con fe si abandonan la Iglesia de Dios? No, no pueden. Sé que no tienen motivos ni tiempo. ¿Cómo se puede ofrecer un servicio de adoración solo sin la Iglesia de Dios? Si una persona no adora a Dios y va a la iglesia a adorar, esa persona no podrá escuchar la Palabra de Dios y por tanto se separará completamente de Dios. Como Jesús es el Maestro de la Iglesia de Dios, morar en la Iglesia significa morar en Jesús. Cuando una persona se convierte en vagabunda por no creer en la justicia de Jesús y se aleja de Él, ha escogido un camino de destrucción por su cuenta.
Hoy en día hay algunas personas extrañas que se deifican a sí mismas y les dicen a sus seguidores que no les abandonen. En Juan 15, 5 Jesús dijo: “Yo soy la viña y vosotros sois las ramas” y aquí “Yo” se refiere a Jesús. Pero los líderes de esta secta dicen que son la viña. Sin embargo, la verdad es que Jesús es la viña y nosotros, los que somos hijos de Dios al creer en el Evangelio del agua y Espíritu, somos las ramas. Esto significa que Dios ha permitido que esta Iglesia crezca con Jesús como Cabeza de la Iglesia. De la misma manera en que una rama muere y se corta, los santos también morimos cuando abandonamos la Iglesia de Dios.
Yo también estuve fuera de la Iglesia de Dios durante algún tiempo después de nacer de nuevo. En aquel entonces, Dios me ayudó tanto que pude mantener mi fe y prediqué el Evangelio del agua y el Espíritu, pero no es fácil vivir en un lugar sin la Iglesia de Dios o los santos. Por eso oro sin cesar para que Dios ponga Su protección especial sobre todos los santos de todo el mundo que han nacido de nuevo después de leer nuestros libros y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Pueden mantener su fe cuando Dios les ayuda y protege sus corazones como lo hace para que predique el Evangelio del agua y el Espíritu.
Si no fuera por la Iglesia de Dios, no seríamos nada. No podemos vivir bien ni siquiera por una semana sin la Iglesia de Dios. Cuando no podemos ir a un culto porque la Iglesia de Dios no ha sido establecida, nuestros corazones se arruinan pronto. ¿Es cierto o no? ¿Qué ocurriría si no nos uniésemos a la Iglesia y no hiciésemos la obra de servir a Dios? Que al final nos separaríamos de Dios y construiríamos una muralla como Caín. Las murallas que construye la gente no son nada de lo que admirarse, pero la gente trabaja duro para construirlas. Por mucho que construyamos un castillo en este mundo, el enemigo viene y lo destruye de un golpe. Esto se debe a que la muralla donde no vive Dios con nosotros no es formidable.
No deben abandonar el Evangelio del agua y el Espíritu ni la Iglesia de Dios. Deben recordar que Caín es una persona que no creyó en las bendiciones que Dios nos ha dado y se alejó de Dios. Y el resultado final del comportamiento de Caín fueron solo la destrucción y las maldiciones. Por tanto, no debemos dejar a Dios pase lo que pase. Ya vivamos o muramos, debemos vivir y morir en la Iglesia de Dios y seguirle. No debemos alejarnos de la Iglesia de Dios. Debemos vivir con fe creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu y en el placer de predicar y servir al Evangelio.