The New Life Mission

Sermones

Tema 9: Romanos

[ Capítulo 1-4 ] ( Romanos 1:17-18 ) El Justo Vive por Fe

( Romanos 1:17-18 )
“Por que en el evangelio, la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como esta escrito: ‘Más el justo por la fe vivirá’. Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.”
 

Debemos vivir por fe
 
Escrito está, “El justo por la fe vivirá.” ¿Vivimos por fe o no? La única manera por la cual el justo vive es a través de la fe. La fe le permite al justo vivir. Podemos vivir y continuar con todas las cosas cuando creemos en Dios. Solo el justo vive por fe. La palabra ‘sólo’ significa que nadie, excepto el justo puede vivir por fe. ¿Entonces, que pasa con los pecadores? Los pecadores no pueden vivir por fe. ¿Vives por fe ahora? Debemos vivir por fe. 
Toma mucho tiempo aprender la fe verdadera. De lo que debemos darnos cuenta es que nosotros vivimos cuando creemos en Dios y morimos cuando no creemos en Dios. Debemos darnos cuenta que el destino del justo es vivir por fe.
Las aves tienen alas, pero si ellas no las usan, serán atrapadas y morirán por las bestias que recorren la tierra. Por lo tanto, el justo está destinado a vivir por fe. Dios ha destinado al justo a vivir por fe. Si ellos fallan en vivir por fe, sus espíritus morirán. 
La vida de un cristiano del camino verdadero comienza con la fe. ¿Cómo es que el justo se reajusta a la sociedad después de haber nacido de nuevo por agua y el Espíritu? Debemos saber que el único camino para nosotros es vivir por fe.
¿Entiendes? Es vida para el justo. Sin fe, morimos y no tenemos poder para tratar con las dificultades. Si una persona que ni vive por fe ni usa la fe, se encuentra bajo opresión, entonces él/ella morirá al final. Cuando uno tiene fe en Dios y confiesa, “Señor, creo en ti,” entonces uno puede vivir, aún si él/ella es incompetente y débil. Él/ella pueden vivir por la fe en Dios. Dios ayuda a la persona y opera en él/ella tanto como crean en él. 
 

Cuando sentimos nuestras limitaciones, llegamos a Entender la fe.
 
Yo quiero que pienses acerca de si has vivido por fe o no. Una persona no vive por fe inmediatamente después de que él/ella han nacido de nuevo. Él/ella viven por las situaciones al principio, así que él/ella no aprenden como vivir por fe. ¿Por qué? Por que uno puede vivir sobre esta tierra haciendo dinero con sus propios brazos y piernas, no es necesario usar la fe en Dios. Pero llegamos a sentir nuestras limitaciones cuando nos preguntamos si podemos vivir solo con nuestra fuerza y esfuerzo físico. Sentimos que no podemos vivir. ¿Entonces como tenemos que vivir? Debemos usar la fe. No podemos vivir verdaderamente a menos que usemos la fe y creamos en Dios. 
Debemos vivir por fe aún en los pequeños asuntos, diciendo, “¡Señor! Yo creo en ti, por favor ayúdame.” Cuando nosotros creemos en Dios a través de los asuntos triviales, diciendo, “¡Señor! Yo creo en ti, yo creo que tú me ayudas, yo creo en ti,” probamos que podemos vivir por fe, aún cuando es un asunto pequeño.
Podemos experimentar el crecimiento y tener expectativas de que las cosas sean hechas solo cuando creemos. Sin embargo, cuando no creemos en Dios, no nos damos cuenta de que Dios permitió que fuera hecho, así que perdemos por que no experimentamos por fe. No podemos resolver el problema, aunque puede ser resuelto fácilmente por fe. Vivir por fe es bueno por todas las formas, así que debemos aprender como vivir por fe. 
La gente en el Antiguo Testamento vivía por fe y también es apropiado para la gente en el Nuevo Testamento ser salvados por fe. ¿Cómo podemos tener confianza en nuestra salvación? ¿Hemos llegado a ser justos por lo que Jesucristo hizo? Sí, así es. Dios nos ayuda cuando vivimos creyendo en él. Al principio sólo cree en Dios y pide lo que sea que estés buscando, y entonces Dios nos ayuda. Dios nos da otras cosas, así como él nos dio la salvación. La fe está disponible en todas las partes de nuestras vidas. Es vida. La vida para el justo es la fe. La fe es vida. Es lo mismo que la sangre en la carne. Cuando una persona es nacida de nuevo y no tiene fe, su espíritu muere así como un humano muere cuando su carne no tiene sangre. Debemos creer en Dios y confesar, “Dios, creo en ti. Yo creo que tú me ayudarás a resolver el problema.” 
Es la fe la que busca el Reino de Dios primero, antes que busquemos lo que necesitamos y creamos que Dios ciertamente responde nuestras oraciones. Debemos vivir por fe. El justo no puede hacer otra cosa que vivir por fe. Lo que tenemos en la carne se agotará algún día mientras vivamos sobre la tierra. Y algún día nos encontraremos en peligro o en situaciones inevitables. En ese momento, la cosa más importante que necesitamos es la fe en Dios; la fe en que Dios nos salvó, nos ayudó y en que él es bueno.
Más aún, también necesitamos fe en que Dios da aquello por lo que oramos y buscamos, si es apropiado para Dios. La fe nos lleva a vivir en su gracia cuando lo que tenemos en la carne se agota. La fe en Dios llega a ser un poder motivacional para nosotros para llevar a cabo lo que esperamos ante Dios.
 

Debemos usar fe desde las cosas pequeñas
 
¿Cómo es que tenemos que vivir? Tenemos que orar de la siguiente forma. “Dios, yo creo en ti. Me hace falta esto y aquello, así que ayúdame, Señor.” No estoy hablando acerca de nuestras debilidades originales. Vivamos por fe, “Necesito esto y lo otro en mi vida diaria. Por favor ayúdame, Señor. Yo creo que tú lo harás por mí.” Una persona que vive por fe debe buscar a Dios, comenzando desde los asuntos pequeños. Por ejemplo, “Señor, no tengo pasta dental. Por favor provéeme pasta dental. Yo creo en ti.” Por lo tanto, llegamos a experimentar que Dios responde cuando creemos en él y lo buscamos a él.
¿De qué forma viven los pecadores? Los pecadores viven por su propia fuerza, pero el justo vive por fe. Podemos usar la fe en nuestras vidas cuando sabemos que el justo vive por fe. No vivimos por lo que tenemos, sino por fe. ¿Puedes verlo? “El justo por la fe vivirá.” Lo que más necesita el justo es fe, pero sólo usamos la fe cuando nos encontramos al final de nuestros recursos.
Llegamos a usar la fe cuando toda nuestra fuerza y nuestros recursos han sido usados. Sin embargo, debemos saber que vivir por fe es la verdad y es el mandamiento de Dios, basado en su promesa, la cual ciertamente necesitamos en nuestras vidas. Vive por fe. Cree en Dios y busca. Entonces podemos recibir y obtener lo que necesitamos. Debemos aprender cómo vivir por fe de los pequeños asuntos y entonces gradualmente podremos tener una fe fuerte.
Por fe David mató a Goliat con cinco piedras pequeñas. Él mató a Goliat con la fe de que Dios estaba con él, pensando: ‘Dios, yo creo en ti. Matarlo es tú voluntad.’ Y él le gritó a Goliat, “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; pero yo vengo a ti en nombre de Jehová de los ejércitos” (1 Samuel 17:45). Por fe Abraham, cuando fue llamado, obedeció saliendo al lugar el cual él iba a recibir como herencia; y él salió, sin saber a donde iba.
El justo por la fe vivirá. Existen muchas expresiones similares como se ‘vive por fe’ en los cuatro Evangelios. Sin embargo, ¿cuánta gente sabe que vivir por fe es la vida del justo, la vida de los cristianos? No estoy diciendo que debemos de rendir toda nuestra fuerza física y todas nuestras propiedades de las cuales hemos dependido. Yo solo te aconsejo que abandones tu mente dependiente sobre algo sobre la tierra para vivir por fe. Entonces, ¿qué creer? En Dios. Dios obra cuando creemos en él y buscamos lo que necesitamos. Cree que él responde a nuestras oraciones y cree en el líder de la iglesia. Únete con la iglesia y sirve al Señor. ¿Crees? Tenemos que vivir por fe por que individualmente somos justos.
Debemos de rendir aquello en lo que dependemos en nuestros corazones. Debemos creer en Dios, buscar y obtener a través de la fe, sin importar que tan trivial pueda ser la tarea. Debemos vivir por fe y experimentarla. Entonces, podemos reinar con el Señor y no ser ridiculizado por la gente del mundo. Dios dice que él “Aderezas mesa delante de mi en la presencia de mis angustiadores” (Salmo 23:5) El tener una gran recompensa es el ser bendecido ante Dios. No es de acuerdo al desarrollo de la situación, sino por fe.
¿Alguna vez has vivido por fe? Existe un número incontable de personas que nunca han vivido por fe, pero existe gente que ha experimentado las obras de Dios cuando han orado. Debemos experimentar esto continuamente, no una vez solamente. Una y otra vez. Es la forma en la que el justo debe vivir. No debemos depender en las cosas terrenales de este mundo, sino creer en Dios. Es la vida del justo. Debemos vivir así. Solo por fe podemos vivir y obtener todas las bendiciones de Dios. 
 

Lo que debemos necesitar ante Dios es fe
 
El tener fe parece ser muy difícil, pero de hecho, es fácil. No se necesita nada, excepto el creer en Dios. Solo tenemos que creer en Dios. La gente piensa que es difícil creer en Dios, pero en realidad no es tan difícil. Yo llamo a mi padre ‘Padre’ y creo que el es mi padre, porque para mí él es un padre real. El que él sea mi padre no depende de mis creencias. La fe en Dios comienza desde este punto. Yo creo en Dios. ¿Por qué? Porque Dios siempre está del lado del justo, los ama y llega a ser su Padre y Salvador. En segundo lugar, si creemos en él, le pedimos lo que necesitamos, así como un niño le pide a su padre lo que necesita. Finalmente, Dios el Padre escucha y responde a lo que buscamos. El creer en Dios se basa y comienza simplemente con la confianza.
Tenemos que vivir por fe porque Dios es el Alfa y la Omega, el primero y el último. Todas nuestras vidas están relacionadas con fe. Hemos sido salvados por fe y hemos sido cuidados por él a través de la fe. Es la fe la que nos permite decir, “Señor, yo creo en ti. Guárdame y por favor cuídame.” ¿Qué es lo que haremos cuando seamos débiles y temerosos debido a las amenazas de satanás? Tenemos que creer en Dios diciendo, “Señor, por favor guárdame. Yo creo que tú seguramente me guardas,” y porque Dios es nuestro Padre, él nos guarda. De alguna manera Dios nos cuida, aún si hacemos oraciones impropias, porque él nos conoce bien. La cosa más importante es creer. Es muy simple. Solo usa la fe dada por Dios, y entonces él te guiara de fe en fe. Si no creemos no tiene sentido, aún si Dios existe. Llegamos a vivir por fe si creemos en Dios. 
 

De fe en fe
 
Romanos 1:17 afirma, “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe.” Cuando usamos nuestra fe una y otra vez llegamos a ser gente de fe. Quiero que entiendas esto. Dios no existe para nosotros si nosotros no creemos en Dios, aún si él verdaderamente existe. Vas de fe en fe cuando crees consistentemente que Dios está vivo y que nos salvó.
Cuando llegas a ser una persona de fe, todas las cosas de Dios llegan a ser tuyas por fe. Por que la Biblia dice en Romanos 1:17 que el principio y la conclusión de la fe es fe “Porque en el Evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe.” Por lo tanto, debemos ser salvados podemos ser gente de fe si también creemos que Dios nos salvó. No podemos ser hijos de fe si no creemos. Dios responde cuando buscamos devotamente lo que necesitamos para nuestras vidas mientras creemos en él. 
Acerca de lo que el apóstol Pablo habla en Romanos 1:17 es muy significativo, aunque el pasaje es corto. ¿Entiendes como vive el justo? “Mas el justo por la fe vivirá.” Ciertamente la fe es esencial para el justo, no para los pecadores.
La primera cosa necesitada por los pecadores es la creencia que Jesús es su Salvador. Sin embargo, nosotros, los cristianos nacidos de nuevo, podemos tener fe en nuestras vidas. ¿Necesitamos una o dos cosas cuando vivimos? No. Existen muchas cosas que hay que hacer, ya sea que sean serias o triviales. El justo vivirá por fe en todos sus asuntos. ¿Entiendes esto? Debemos vivir por fe. Somos salvados por fe y se nos cuida de los peligros por fe. Cuándo oramos por fe, Dios responde. Tenemos que vivir por fe y orar aunque seamos débiles. En todas las cosas, desde el matrimonio hasta predicar el Evangelio, necesitamos fe. Cuando predicamos el Evangelio a alguien, la fe nos hace orar así, “Dios, yo creo que tú salvaste esa alma.” Hacemos todo por fe.
No podemos predicar el Evangelio sin fe. Sólo podemos predicar el Evangelio por fe. La gente es salvada cuando predicamos el Evangelio por fe. ¿Alguna vez has vivido por fe? La gente vive sin fe, sin saber que ellos deben de vivir por fe, así que llegan hasta el fondo cuando se encuentran con dificultades. Buscan la fe sólo cuando han agotado su poder, así al final, siempre les falta algo. No tienen confianza en la fe y viven de mala gana, como dicen, “De mala gana vivo, por que no puedo morir.”
Pero los justos viven sus vidas de fe espontánea y positivamente; ellos creen, buscan y obtienen respuestas. Los pensamientos sin sentidos y la incredulidad se hacen presentes si no tenemos fe. Entonces, no podemos caminar con la iglesia. ¿Cómo podemos caminar con el Señor sin fe? ¿Existe algo en lo que podamos creer en la carne? Nada. ¿Cómo podemos creer? No podemos tener fe si no creemos en Dios. Podemos seguir a la iglesia cuando vivimos por fe, y el vivir por fe, se debe a la fe. ¿Puedes verlo? ¿Crees en Dios? Entonces busca lo que necesitas. Cree en Dios, y entonces todo te saldrá bien. El único problema es el no darnos cuenta de que debemos vivir por fe.
Yo le doy gracias a Dios quien nos ha llevado a vivir el resto de nuestras vidas por fe.