The New Life Mission

Sermones

Tema 9: Romanos

[ Capítulo 8-3 ] (Romanos 8:9-11) ¿Quién es Cristiano?

(Romanos 8:9-11)
“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.
Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Ya sea que un cristiano sea verdadero o no, se distingue por el Espíritu de Dios que habita dentro de él / ella. ¿Cómo puede alguien ser cristiano, ya sea que él / ella crea en Jesús o no, si él/ella no tiene el Espíritu Santo dentro de su corazón? Pablo nos dice que el creer en Jesús no es la pregunta más importante, sino si creemos en él, o no después de haber descubierto la justicia de Dios. La verdadera fe requerida por los santos es la fe que esta lista para que el Espíritu more en ellos. La presencia del Espíritu Santo en ti, determinará si eres cristiano o no.
Así, Pablo dijo, “Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Él dijo “si alguno.” No importa si la persona es un ministro, evangelista o un avivador. Si alguien no tiene el Espíritu Santo dentro de su corazón, esa persona no es de él. Debes tener en cuenta que si tu no crees en la justicia de Dios que te guía a recibir al Espíritu Santo, eres un pecador que esta destinado a ir al infierno. Por lo tanto, deberíamos de estar interesados acerca del evangelio del agua y el Espíritu que contiene la justicia de Dios.
Si el Espíritu Santo habita en nosotros, esto quiere decir que morimos al pecado a través de nuestra fe en Cristo. Pero nuestro espíritu esta vivo debido a la justicia recientemente obtenida. Más aún, en el día en que nuestro Señor venga de nuevo, nuestros cuerpos mortales también recibirán vida. Es por eso que tenemos que pensar en él que nos ha dado el Espíritu Santo.
Si tú no tienes la fe que cree en la justicia de Dios, no perteneces a Cristo. Si, por otro lado, tú tienes esta fe en la justicia de Dios, el Espíritu de Dios habita en ti. Sin esta fe, el Espíritu Santo no reinara sobre ti. Por lo tanto, si no tienes la Palabra de la redención que contiene la justicia de Dios, no perteneces a Cristo, aún si externamente has confesado y recitado el credo de los apóstoles en cada servicio dominical. Si no perteneces a Cristo, tú espíritu esta bajo maldición y te guiara a destrucción eterna, no importa lo mucho que hayas deseado ser bueno.