The New Life Mission

Sermones

Tema 23: Hebreos

[Capítulo 11-4]< Hebreos 11:6-7 > Hagan todo por fe

< Hebreos 11:6-7 > 
“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.”
 
 
Podemos vivir por fe en Dios 
 
Quiero hablarles sobre cómo la gente que recibe la salvación de los pecados del mundo debe vivir sus vidas. Esta es la Palabra de Dios que fue entregada a través de los predecesores de la fe para enseñarnos cómo vivir por fe. Para responder las preguntas de sobre cómo debemos recibir la salvación de los pecados del mundo mediante el Evangelio del agua y el Espíritu y por qué debemos vivir, Dios nos dice que debemos vivir por fe en él y Su Palabra. 
Como creemos en la justicia de Dios, oramos a Dios por fe y recibimos las bendiciones; recibimos protección por fe; nos convertimos en obreros de Dios por fe; superamos todas las dificultades y a todos los enemigos por fe; preparamos la verdadera Palabra de salvación al final de los tiempos por fe; y resolvemos todos nuestros problemas por fe. Toda vida es una vida de fe para nosotros, los que hemos recibido la salvación de todos los pecados por fe. Debemos hacer todas las cosas al creer en Dios y vivir por la Palabra de Dios. 
¿Cómo debe vivir la gente que ha sido salvada de todos sus pecados? La Biblia dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6). El que la gente  haya recibido la salvación de los pecados viva con las bendiciones de Dios o no depende de si tienen fe en Dios y Su Palabra. Depende de si han ido a Dios por fe en Su justicia y si están viviendo por esta fe ahora. Aunque hemos recibido la salvación de los pecados del mundo, esto no significa nada si no tenemos fe en Dios. Podemos vivir por fe en Dios y Su justicia. 
Aunque hayamos sido salvados de todos nuestros pecados, podemos recibir respuestas a nuestras oraciones solo si oramos por fe en la Palabra de Dios. Debemos vivir en Dios mientras nos preparamos para el final de los tiempos y vencer a los que tienen poder en el mundo. Podemos recibir todas las bendiciones que Dios nos da al tener fe en Dios y Su Palabra. Por tanto, tener fe en Dios y en Su Palabra es muy importante. Es posible para nosotros, los santos, vivir en este mundo solo al tener fe en Dios y en Su Palabra. 
¿Qué podemos hacer si no vivimos por fe en Dios y en Su Palabra aunque seamos salvados de los pecados? ¿Cómo podemos vivir en este mundo si no podemos recibir cosas de Dios con fe en Él? Incluso después de recibir la remisión de nuestros pecados, podemos recibir bendiciones de Dios, solo por tener fe en Él y Su Palabra. No podemos recibir las bendiciones de Dios sin creer en la Palabra de Dios. Para las personas que creen en Dios y Su Palabra, no hay nada que no puedan hacer y las personas que viven por tener fe en Su Palabra pueden recibir todas las bendiciones. Por tanto, “por fe” tiene un significado muy importante. 
Antes de hacer algo ante la presencia de Dios es importante tener fe en la Palabra de Dios, antes de empezar ese trabajo. Si no hacen esto, todo empezará a ir mal. Las Escrituras nos dicen que lo que no es de la fe es pecado (Romanos 14:23). Quiero que piensen bien si pueden recibir las bendiciones de Dios con cualquier otra cosa que la fe en Dios después de recibir la salvación de sus pecados. Puede que piensen: “¿Puedo recibir la bendición de Dios solo creyendo en Él? ¿Puedo recibir las bendiciones de Dios sin fe?”. No pueden recibir las cosas de Dios sin tener fe en Él. Todas las palabras en el Libro de Hebreos 11 tratan de la gente que complació a Dios al vivir por fe. 
Por mucho que Dios nos prometa cosas y nos dé muchas bendiciones a través de Su Palabra de promesa, no podemos recibir la bendición de Dios si no creemos en Él y Su Palabra. Si no creemos en Dios, no podemos recibir las cosas de Dios por mucho talento que tengamos. Este es el mundo de la fe. Podemos recibir las cosas que Dios nos da al creer en Él. La fe es muy importante. La gente de Corea tiene un dicho: “Uno cree por su propio bien”. Esto significa que una persona puede creer en Dios por sí misma. Sin embargo, muchas veces no recibimos las bendiciones de Dios porque no creemos en Él. Creer en Dios también puede significar depender de Él completamente. Recibimos las cosas que Dios nos da al depender de Él. 
 
 
Por tanto, es muy importante en nuestras vidas espirituales  tener fe en Dios y Su Palabra
 
Esto significa que podemos recibir las bendiciones de Dios solo cuando creemos por fe. Por muchas bendiciones que Dios prepare para cada uno de nosotros y quiera darnos estas bendiciones en su debido tiempo, no podremos recibirlas si no creemos en Dios. ¿De quién es la culpa? Es culpa nuestra cuando no creemos. Por tanto, es absolutamente importante creer. ¿Lo entienden? 
Veamos un ejemplo. La lluvia es necesaria durante una sequía, pero por mucha lluvia que caiga, ni una gota tocaría la tierra si estuviese toda cubierta de invernaderos. Así, no podemos recibir las cosas de Dios por mucha lluvia de bendiciones que caiga del cielo si no abrimos nuestros corazones. Tendríamos suerte si por lo menos tuviésemos la fe del tamaño de una mostaza, pero no podremos recibir las cosas de Dios si no tenemos ni esa pequeña fe. 
A mí me parece abstracto decirles a los santos que han sido salvados de sus pecados que crean en Dios. Sin embargo, hay algo que está claro, y es que debemos creer que Dios existe, aunque no sea visible para nuestros ojos carnales. Les estoy pidiendo que crean en Dios porque está vivo. Y les pido que dependan de Dios de todo corazón. Y les estoy pidiendo que busquen las cosas que necesiten orando por fe. Entonces, no habrá ni una sola persona que no reciba las cosas por las que ora. Muchas personas no cosechan buenos resultados porque no han hecho la obra de Dios por fe. 
Por tanto, Santiago 4:3 dice: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites”. ¿Cómo podríamos predicar el Evangelio del agua y el Espíritu si viviésemos una vida maldita en este mundo? Entonces, cuando oramos por fe para que Dios nos dé comida y ropa, Dios nos dará todos lo que necesitemos. Pero lo importante es que las Escrituras dicen que Dios hace que el sol se levante sobre los buenos y los malos. Dios es así y sería una gran pérdida para nosotros no buscarle por no creer desde nuestro punto de vista. ¿Creen que Dios les hará felices durante todas sus vidas?
Recibimos felicidad de Dios al creer en la justicia de Dios. Esto significa que no podemos recibir esta felicidad si no tenemos la verdadera fe. Por muy espiritual que sea un pastor, o por muy poderoso que sea, ese pastor no puede darle la bendición de Dios a los santos si no tienen fe en Dios. Por muy espiritual que sea el pastor, no puede hacerlo. Todos nosotros podemos recibir las cosas que Dios nos da cuando todos creemos de verdad. En primer lugar, hubo un tiempo en que también pensé: “Sería mejor que hiciese otra cosa que no sea creer en Dios. Seguro que puedo hacer más cosas si me pongo a trabajar en vez de estar aquí sentado orando”. Sin embargo, eso no está bien. Debemos orar así. “Dios, esta situación es difícil, ayúdame”. 
Sin embargo, todavía no creemos, aunque la situación se haya resuelto. Solemos pensar: “Probablemente eso pasó por coincidencia”. Pero empecé a depender de Dios un poco más y empecé a ver que las cosas negativas pasan cuando no dependo de Él y no le oro y solo dependo de mis planes y mi propia inteligencia limitada. Entonces oré: “Dios, por favor, ayúdame. Por favor, ayúdame”. Es un poco más fácil depender de Dios cuando no tengo nada. Empecé a depender de Dios y oré: “Señor, por favor, ayúdame”. Dependí de Dios y creí en Él. Entonces la fe empezó a crecer. Dios lo hizo. Y aprendí acerca de la fe poco a poco. Lo que quiero decirles hoy es que debemos vivir por fe. 
Les estoy diciendo que pueden recibir todas las cosas que Dios da al creer en Él. Por eso les pido que crean. Abraham no sabía adónde ir, pero obedeció la Palabra de Dios por fe y dejó su tierra natal con todos sus recuerdos. Después entró en la tierra de Canaán. Dios le prometió: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:3). Abraham creyó en estas Palabras. Dios le dijo a Abraham: “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” (Génesis 12:1), pero al principio Abraham no tenía ni idea de dónde estaba esta tierra. 
Al principio Abraham no sabía dónde ir. Se fue porque Dios le dijo que se fuese y fue guiado por Dios progresivamente. Y cuando pasó por una situación difícil le dijo al Señor: “Señor, ¿qué hago ahora? Jehová Dios, ¿dónde voy a dormir esta noche? ¿Debería dormir aquí? Este lugar es muy peligroso. Por favor, protégeme”, y construyó el altar del sacrificio a Dios cuando no sabía qué hacer. Construyó el altar y ofreció un sacrificio a Dios y le dijo: “Jehová Dios, dame Tus Palabras de instrucción”. Y cada vez Abraham recibió instrucciones de Dios y por eso entró en la tierra de Canaán al final con todos sus descendientes y pudieron vivir en la tierra de leche y miel. Esta tierra es ahora la tierra de Israel. 
Les he dicho que es muy importante creer en Dios. Abraham era así y Noé también construyó el arca por fe. Noé creyó todas las Palabras de Dios que decían que juzgaría al mundo con agua. Por eso construyó el arca durante 100 años. Construyó el arca durante 100 largos años con su familia. ¿Con quién y cómo construyó el arca? Por supuesto que construyó el arca con manos disponibles y con mucha fuerza y esfuerzos, pero fue él quien construyó el arca con la fuerza de su fe esencialmente. La fe de Noé hizo que construyese el arca. Esto significa que Noé y toda su familia recibieron la salvación al creer en Dios y Su justicia. De la misma manera, como creemos en Dios y Su justicia hemos escapado la condena. En otras palabras, nosotros y nuestras familias, quienes creemos, hemos podido evitar el juicio por agua. Por tanto, todo es por fe. 
Si hemos recibido una nota de 60 sobre 100 ante la presencia de Dios, esto es porque creemos en el Evangelio del agua y el Espíritu y hemos recibido nuestra salvación. Si esto es así, ¿cómo vamos a recibir los otros 40 puntos? Los conseguimos al creer en Dios de verdad y creemos en todas Sus Palabras por fe. Cuando miramos esto, ¿es diferente la fe de Abraham de nuestra fe? Veamos. En aquel entonces la Biblia no había sido completada y Dios se le apareció a Abraham personalmente y le dijo: “Abraham, sal de tu país, de tu familia y la casa de tu padre y vete a una tierra que te mostraré”. Si Dios hizo esto a Abraham, ¿cómo debemos creer en Él y seguirle en el presente? 
Dios nos ha dado la Biblia entera para utilizar hoy. Y, por tanto, creemos en esta Palabra; le rogamos a Dios por fe, construimos un arca por fe, vivimos por fe y oramos por fe. Recibimos la Palabra de las bendiciones que Dios nos ha prometido por fe. ¿Cómo recibimos la bendición de Dios incluso cuando tenemos problemas? La recibimos al creer en Dios de verdad. 
Nos hemos convertido en la gente de Dios en el momento en que creemos en Su justicia. Hemos podido recibir todas las bendiciones en la justicia de Dios por fe. También podemos recibir la bendición de la gordura de la tierra por fe. Todo es por fe. Incluso entre una persona y otra es fe. Nada puede establecerse correctamente sin fe. 
Si tenemos una relación con cierta persona, es por fe. Por tanto, por fe ha hecho que tengamos una relación larga y estrecha. Incluso en nuestra relación con Dios necesitamos fe. La primera cosa es la fe, la segunda cosa es la fe y la tercera es la fe. Esto es tener fe en Dios y Su justicia. Esto es tener fe en la Palabra de Dios explícitamente. Es la fe que cree en las promesas de Dios. Nuestra creencia en Dios y tener fe lo es todo. Si no creyesen en Dios, ustedes se lo estarían perdiendo. ¿Qué ocurre cuando no creen en Dios y Su Palabra cuando han conseguido una nota de 60 puntos al ser salvados de sus pecados? Si no creyesen en Dios, ustedes se lo estarían perdiendo. Dios no nos da nada si no creemos. ¿Cuál es la condición para recibir las bendiciones de Dios? El Señor dijo: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23). Es el principio de Dios darles a los que creen y no darles a los que no creen. 
Por tanto, no crean en Dios y Su Palabra si no quieren recibir nada de Dios. Sin embargo, hay que creer en Dios y Su Palabra si se quiere recibir algo de Dios. Dependemos de Dios y le oramos porque creemos en Él. Seguimos a Dios por fe porque creemos en la Palabra de Dios. Le seguimos por fe sean cuales sean las circunstancias. Debemos tener esta fe. La fe es importante porque la fe es necesaria para vivir después de recibir la remisión de nuestros pecados. 
Hemos recibido la salvación de todos nuestros pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos vivir por fe creyendo en Dios. Debemos recibir todas las bendiciones de Dios por fe. Si necesitan algo, deben recibirlo por fe. Oren, busquen y crean. Dios nos dará bendiciones definitivamente. Dios nos da a los que creemos de verdad. Sin embargo, Dios no les da a los que no creen, aunque esté listo para dar. Nos convertimos en obreros de Dios por fe, servimos al Señor por fe, recibimos todas las bendiciones que Dios da por fe y también nuestros problemas difíciles se resuelven por fe. 
Leamos las Escrituras. “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Hebreos 11:24-26). Esto significa que Moisés hizo todas estas cosas por fe. 
Moisés hizo estas cosas porque nació de la gente del mundo, de los hijos de Israel. Dejó el poder que había recibido en todo Egipto porque no era egipcio. Creyó de verdad: “Soy hebreo. ¿Cómo puede un hebreo convertirse en rey de Egipto? Esto no está bien”. Esto solo lo pudo hacer por fe. En cuanto a esta situación, las Escrituras dicen que Moisés hizo esto por fe. Pero desde su situación, pueden decir: “Me convertiré en rey si la gente me hace rey”. Sin embargo, la fe está diciendo: “Soy hebreo, del pueblo de Israel. ¿Cómo puedo convertirme en el rey de Egipto?”. La fe dice: “No soy un rey”. La fe dice: “No soy un egipcio”. La fe es así fundamentalmente. La fe tiene un tipo de vida muy claro. 
Nosotros recibimos muchas cosas cuando tenemos fe en Dios. Yo también he pasado por situaciones difíciles mientras trabajo en el ministerio, pero Dios contestó mis oraciones durante estos tiempos difíciles. He aprendido mucho sobre la fe en estas situaciones difíciles. No dependía de Dios cuando tenía esta fuerza carnal. Después de recibir la salvación no sabía cómo depender de Dios. Pero Dios me permitió pasar por muchas dificultades y así tuve que depender de Él completamente, aunque fuese difícil depender de Él, porque estas situaciones eran muy difíciles para mí. Oré: “Dios, por favor, dame esto y lo otro” y Dios me dio todas estas cosas. 
Todo le sale bien a una persona que vive por la fe correcta que cree en la Palabra de Dios. No perderán nada si creen en Dios. Recibirán mucho más si creen en Dios y en Su Palabra. Incluso ahora predico el Evangelio al tener fe en la justicia de Dios. De lo contrario no podría hacer esta obra si no fuese por fe. No podría predicar este Evangelio porque estaría exhausto. 
Incluso en Sokcho (Corea del Sur) no pude plantar una iglesia allí, pero por fe lo conseguí. En realidad, la gente que se ha reunido aquí puede dar testimonio, pero en última instancia Dios es mi testigo. En aquel entonces mi situación no era la correcta para plantar una iglesia. Mi situación era tan mala que no tenía ni un agujero donde meterme. Por fe dije que plantaría la Iglesia de Dios diciendo: “Plantaré una iglesia en Sokcho”. Sin embargo, la gente se preguntaba cómo podía plantar una iglesia. Les dije a estas personas: “Plantaré una iglesia. Plantaré una Iglesia de Dios en la ciudad de Sokcho y predicaré y haré el ministerio allí”. En aquel entonces, la gente me decía: “Sokcho es un lugar donde viene mucha gente con mucho dinero y se va sin nada”. A pesar de esto, dije: “No tengo dinero, pero haré el ministerio aquí. ¿Por qué? Creo que Dios es mi Dios y, porque soy una persona que ha recibido la salvación de los pecados por fe. Soy un siervo de Dios”. Hemos hecho misiones por todo el mundo incluso en circunstancias difíciles. 
Incluso durante esos momentos, esperé y dije por fe: “Reuniré a los pecadores y les predicaré el Evangelio del agua y el Espíritu y haré el ministerio en la Iglesia de Dios. Haré el ministerio en la Iglesia de Dios aquí porque Dios me ha enviado a este sitio”. Y cuando llegó el momento, el Señor escuchó mis oraciones y las contestó y trabajó con mucha fuerza en nuestro ministerio. Les conocí por un motivo: para predicarles el Evangelio del agua y el Espíritu. Por tanto, no podría haberles encontrado sin fe. Y así conocí a gente creyendo en la justicia de Dios e hice el trabajo del ministerio por fe. Queridos santos, intenten vivir por nuestra fe en la justicia de Dios. Vivan por fe Vivan teniendo fe en Dios y vivan creyendo en la Palabra de Dios. Dios obrará en sus vidas exactamente según su fe en Dios. Dios contestará todas sus oraciones definitivamente. 
La clave es si creen en Dios o no. ¿Cómo creen en Dios? ¿Creen que Dios escucha absolutamente sus oraciones? ¿Creen que Dios cumple los deseos de nuestros corazones? Entonces vivan por fe. Deben tener un deseo en su corazón. Se cumplirá absolutamente en el momento adecuado. Dios definitivamente cumplirá ese deseo si le esperan pacientemente. El problema es que no tienen un deseo que Dios no puede cumplir. Queridos santos, vivan por fe. Debemos vivir por fe incluso en el fin de los tiempos. 
¿Pueden aguantar por fe incluso en los últimos días? Podemos perseverar orando a Dios y creyendo en Él. Nosotros también vencemos al enemigo al creer en Dios; somos arrebatados de las manos de los enemigos por fe y recibimos recompensas de Dios ante nuestros enemigos por fe. Debemos compartir todos nuestros problemas y orar por ellos. Debemos orar a Dios por todas las cosas que complacen a Dios. Debemos tener fe en la justicia de Dios. Debemos hacer todas las cosas al creer en la Palabra de Dios. 
En medio de todos sus problemas, quiero que vivan por fe. Crean en Dios. Vamos a celebrar una conferencia de lunes a jueves. Sé que incluso nuestras familias recibirán la salvación si tenemos fe. Recibimos bendiciones al tener fe en el Evangelio del agua y el Espíritu. Incluso en estos últimos días, vivimos creyendo en Dios. Somos salvados de muchos problemas al creer en la justicia de Dios, recibir las bendiciones por fe y resolvemos estos problemas por fe.