The New Life Mission

Sermones

Tema 10: El Apocalipsis

[Capítulo 1-2] ( Apocalipsis 1:1-20 ) Debemos Conocer Las Siete Eras

( Apocalipsis 1:1-20 )
 
Doy gracias al Señor quien nos da esperanza en esta era oscura. Nuestra esperanza es que todo sucederá como está escrito en el Libro del Apocalipsis, y esperar en fe que toda la Palabra de la profecía será cumplida.
Mucho se ha escrito sobre el Libro del Apocalipsis. Mientras que teorías e interpretaciones abundan por parte de los académicos, aún es difícil encontrar una obra que verdaderamente tenga un acercamiento bíblico. Solo por la gracia de Dios yo, habiendo pasado incontables horas de estudio e investigando sobre la Palabra del Apocalipsis, he podido escribir este libro. Aún mientras escribo en este momento, mi corazón está lleno de la verdad del Apocalipsis. El Espíritu Santo también me ha llenado mientras preparo mis comentarios y sermones para este libro.
Entonces es poco sorprendente que mi corazón esté totalmente lleno por la esperanza del cielo y la gloria del Reino del Milenio. También me he dado cuenta de cuan glorioso es el martirio de los santos para nuestro Señor. Ahora estoy listo para compartir con ustedes la Palabra de sabiduría que Dios me ha mostrado y ayudarles a entenderlo.
Mientras escribo este libro sobre el Apocalipsis, la Gloria de Dios llena mi corazón aún más. Con toda franqueza, ciertamente yo no me había dado cuenta de cuan grande es la Palabra del Apocalipsis.
Dios le mostró a Juan el mundo de Jesucristo. ¿Qué quiere decir con las palabras de apertura “la Revelación de Jesucristo?”. La definición del diccionario de la palabra revelación es un acto de revelar o comunicar la verdad divina. Entonces, la revelación de Jesucristo, quiere decir revelar lo que ocurrirá en el futuro en Jesucristo. Puesto de otra manera, Dios le mostró a Juan, un siervo de Jesucristo, todas las cosas que sucederán en el fin de los tiempos.
Antes de penetrar en la Palabra de la Revelación, existe una cosa de la cual debemos estar seguros desde antes – esto es, debemos asegurarnos si la palabra escrita de la Revelación es simbólica o son hechos. Todo lo que está escrito en el Libro del Apocalipsis son hechos ciertamente, como las visiones que Juan vio y que Dios nos la ha revelado a nosotros en detalle y que acontecerán en este mundo.
Es cierto que muchos académicos han sacado muchas teorías teológicas e interpretaciones sobre las profecías del Apocalipsis. También es verdad que los esfuerzos de estos académicos han sido para descubrir la verdad de la Revelación con lo mejor de sus habilidades. Pero tales proposiciones hipotéticas han hecho más daño al reino Cristiano, ya que no se conforman a la verdad de la Biblia y solo trajeron confusión. Por ejemplo, muchos académicos conservativos han apoyado el tan mencionado “amilenealismo” –esto es, ellos afirman que no habrá un Reino del Milenio. Pero tales opiniones están muy alejadas de la verdad bíblica.
El Reino de los Mil años está grabado con hechos en el capítulo 20 del Apocalipsis, en donde está escrito que no solo los santos reinarán en este Reino, sino que también vivirán con Cristo durante mil años. El capítulo 21, por otra parte, nos dice que después del Reino del Milenio, los santos heredarán el Cielo y la Tierra Nuevos y vivirán y reinarán con Cristo por toda la eternidad. Todos estos son hechos. La Biblia nos dice que todas estas verdades serán realizadas, no como un cumplimiento simbólico en los corazones de los creyentes, sino como un cumplimiento real en la historia.
Pero mirando a los Cristianos de la actualidad, descubrimos que muchos de ellos parecen tener muy poca esperanza por el Reino del Milenio ¿Acaso sus aseguraciones de la negación de la verdad, esto no significaría que la promesa de Dios a los creyentes serían solo palabras vacías? Si no hubiera un Reino del Milenio esperando a los creyentes, ni un Cielo y Tierra Nuevos, entonces la fe de aquellos que han sido salvados por creer en Jesús como su Salvador sería inútil.
En una nota relacionada a esto, muchos teólogos y ministros de hoy afirman que la marca profetizada en el Apocalipsis solo es simbólica. Pero no se equivoquen: cuando llegue el día del cumplimiento de esta profecía, la fe de aquellas almas desafortunadas que creen en esas falsas afirmaciones caerá de una sola vez como una casa construida sobre la arena.
Si aquellos que creen en Jesús no creyeran en la Palabra de verdad revelada a ellos en la Biblia, serían tratados por Dios igual que los incrédulos. Esto solo puede significar que no conocen el evangelio del agua y el Espíritu dado por Dios, y que el Espíritu de Dios ni siquiera mora en sus corazones. Es por eso que sus corazones no tienen esperanza por el Reino del Milenio o por el Cielo y Tierra Nuevos que Dios nos ha prometido. Aún si ellos han creído en Jesús, no han creído en Él de acuerdo a la verdad escrita de la Palabra de Dios. Lo que está escrito en el Apocalipsis es la Palabra de Dios que nos muestra lo que pronto y totalmente acontecerá en este mundo.
Los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis graban la Palabra de admonición a las siete iglesias en Asia. En ellos se encuentran ambos, las recomendaciones y las reprensiones de Dios para las siete iglesias. En particular, Dios prometió que la corona de la vida sería dada a aquellos que perseveraran en su fidelidad y vencieran las tribulaciones. Esto quiere decir con seguridad que habrá martirio esperando a los creyentes en el fin de los tiempos.
La Palabra del Apocalipsis es acerca del martirio de los santos, su resurrección y rapto, y la promesa del Reino del Milenio y el Cielo y Tierra Nuevos que Dios les hizo a ellos. La Palabra del Apocalipsis puede ser de gran consuelo y bendición a aquellos que creen en la certeza de su martirio, pero tiene poco que ofrecer a aquellos que no creen en ella. Por lo tanto, podemos vivir en firmeza habitando en nuestra fe inamovible en la Palabra de la promesa escrita en el Apocalipsis y en su Palabra de verdad sobre el fin de los tiempos.
Los temas más importantes que son tratados de la Palabra del Apocalipsis son el martirio, la resurrección y el rapto de los santos, y el Reino de los mil años, y el Cielo y Tierra Nuevos. Es por eso que el propósito y la voluntad de Dios para la Primera Iglesia fue el que los santos defendieran su fe hasta el final con el martirio. Esto se debe a que Dios planeó todas estas cosas y Él hablo del martirio de todos los santos. Dios nos ha dicho, en otras palabras, que todos los santos derrotarán al Anticristo a través de su martirio en el fin de los tiempos.
Un total entendimiento de los Capítulos 1-6 es crítico para comprender el Libro del Apocalipsis en su totalidad. El Capítulo 1 puede ser descrito como la introducción, mientras que los Capítulos 2 y 3 hablan del martirio de los santos de la Primera Iglesia. El Capítulo 4 nos habla de que Cristo está sentado en el trono de Dios. El Capitulo 5 nos dice que Jesucristo esta abriendo el rollo de los planes del Padre y su cumplimiento, y el Capítulo 6 discute las siete eras que Dios ha puesto para la humanidad. Entender el Capítulo 6 es de particular importancia, ya que abrirá la puerta para la total comprensión del Apocalipsis para ustedes.
El Capítulo 6 puede ser como el plano de las siete eras que Dios Padre ha planeado para la humanidad en Jesucristo. En este plano de Dios se encuentra la providencia divina para las siete eras que Dios traerá a la raza humana. Cuando sabemos y entendemos lo que estas siete eras son, seremos capaces de darnos cuenta en cual de estas eras nos encontramos viviendo ahora. También nos daremos cuenta la clase de fe que se necesita para luchar en contra y sobrevivir la era del caballo amarillo, la era del Anticristo que se acerca.
Como se describe en Apocalipsis 6, cuando el primer sello fue abierto, de ahí salió un caballo blanco. Su jinete sostenía un arco, le fue dada una corona, y salió conquistando y a conquistar. El jinete sobre el caballo blanco se refiere a Jesucristo, mientras que el hecho de que Él tenía un arco quiere decir que Él continuará peleando en contra de Satanás y vencerá. Puesto de otra manera, la era del caballo blanco se refiere al tiempo de victoria del evangelio del agua y el Espíritu que Dios ha permitido sobre la tierra, y esta era continuará hasta que todos los propósitos de Dios sean cumplidos.
La segunda es la era del caballo rojo. Esto se refiere al advenimiento de la era de Satanás, en la cual Satanás engañará los corazones de la gente para iniciar guerras, quitando la paz de la tierra y persiguiendo a los santos.
Después de la era del caballo rojo viene la era del caballo negro, en donde el hambre golpeará a ambos, a las almas y a los cuerpos de la gente. Tú y yo estamos viviendo ahora en esta era de hambre espiritual y física. Cuando esto sea seguido por la era del caballo amarillo en un futuro cercano, el Anticristo se levantará, y con su aparición el mundo caerá en calamidades mortales.
La era del caballo Amarillo es la cuarta era. En esta era, el mundo será golpeado por las plagas de las siete trompetas, en donde un tercio de los árboles se quemará, un tercio del mar se convertirá en sangre, un tercio del agua fresca también se convertirá en sangre, y un tercio del sol y de la luna, habiendo sido golpeados, se obscurecerán.
La quinta era es la era de la resurrección y rapto de los santos. Como está escrito en Apocalipsis 6:9-10: «Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?».
La sexta era es la destrucción del primer mundo. De acuerdo a Apocalipsis 6:12-17: «Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?».
Entonces, ¿qué pasará en la séptima era que Dios ha preparado para nosotros? En esta era final, Dios dará a los santos Su Reino del Milenio y el Cielo y Tierra Nuevos.
Entonces, ¿en cuál de estas siete eras estamos viviendo ahora? Habiendo pasado la era del caballo rojo, durante el cual el mundo ha sido consumido por muchas guerras, ahora estamos viviendo en la era del caballo negro.
Toda la Palabra del Apocalipsis no está escrita negativamente, sino en un espíritu positivo para los creyentes. Dios dijo que Él no solo quiere dar a los creyentes del fin de los tiempos esperanza por Su Reino de los Mil años, sino que tampoco los abandonará como huérfanos en el mundo.
Sin embargo, para darnos cuenta de la verdad revelada en el Apocalipsis debemos primero deshacernos de las falsas enseñanzas como la teoría del rapto pre-tribulación, el amilenealismo, el rapto post-tribulación, y regresar a la Escritura.
Dios ha preparado siete eras para nosotros en Jesucristo. Estas siete eras fueron todas planeadas por Dios para los santos en Jesucristo en el mismo comienzo de Su creación. Pero debido a que muchos académicos, que permanecen en la ignorancia de estas siete eras puestas por Dios, solo han ofrecido sus propias interpretaciones e hipótesis sin bases sobre la Palabra del Apocalipsis, la gente ha sido confundida aún más. Pero todos debemos reconocer las siete eras puestas por Dios, y con el conocimiento y la fe en esta verdad, dar gracias y gloria a Él por todo lo que ha hecho por nosotros. Todos los planes de Dios para los santos están puestos y cumplidos dentro de estas siete eras.
Espero que mi discusión hasta este momento le haya dado un entendimiento básico del pasaje de introducción al Apocalipsis. A través del Libro del Apocalipsis, descubrimos que la creación marcó el comienzo de las siete eras que Él ha puesto en Jesucristo con el evangelio del agua y el Espíritu. Al conocer estas siete eras, nuestra fe se fortalecerá. Y conociéndolas nos daremos cuenta de la clase de pruebas que nos esperan mientras vivamos en la era del caballo negro y con este conocimiento seremos capaces de vivir por fe.
Los creyentes -y esto nos incluye a ti y a mi- serán martirizados cuando llegue la era del caballo amarillo como una de las siete eras planeadas por Dios. Cuando los creyentes se den cuenta de esto, sus corazones serán llenos por la esperanza y sus ojos verán lo que no pudieron ver antes. Cuando los siervos y los santos de Dios se den cuenta de la inminente llegada de la era del martirio, sus vidas serán limpiadas de toda la basura, ya que tan pronto como se den cuenta que están puestos para convertirse en mártires en la era del caballo amarillo, sus corazones serán preparados aunque no se den cuenta en el momento.
Seremos martirizados de la misma manera en que los santos de la Primera Iglesia fueron martirizados. Debes reconocer que cuando la era del caballo amarillo llegue, el martirio se convierte en una realidad inevitable para los verdaderos creyentes, pero inmediatamente después de su martirio vendrá su resurrección.
Después del martirio vendrá la resurrección y con la resurrección el rapto, y con el rapto nuestro encuentro con el Señor en el cielo. Después del martirio de los santos, nuestro Señor levantará a los santos de la muerte y los traerá en rapto a las cenas de las bodas en el cielo.
Para el tiempo en el que el rapto venga, la tierra habrá sido casi destruida que prácticamente será inhabitable. Una tercera parte de los árboles habrá sido quemada, mares, ríos y aún los arroyos se habrán convertido en sangre. ¿Te gustaría vivir en un mundo así más allá de lo necesario? Los santos tendrán aún más razones para unirse en el martirio, ya que no habrá ninguna esperanza para el mundo.
¿Quieres vivir en un mundo desolado que tiembla temeroso? ¡Claro que no! Al fin de los tiempos es el martirio de los santos y después de eso la resurrección y rapto, y con su resurrección y rapto viene la gloria de vivir eternamente con Dios en el reino del Milenio y el Cielo y Tierra Nuevos.
La Biblia nos dice claramente que después del punto medio de la Gran Tribulación–esto es, tres y medio años dentro del periodo de siete años-los santos serán martirizados por oponerse al Anticristo. En otras palabras, el regreso de Cristo y la resurrección y rapto de los santos ocurrirán después de su martirio durante la Gran Tribulación. Ahora es el tiempo para que tú tengas pensamientos más cuidadosos sobre tales temas.
¿Podemos ser martirizados aún cuando la era del caballo amarillo todavía no ha llegado? Claro que no. Pero la “teoría del rapto pre-tribulación” enseña que todos los santos serán raptados por Dios antes del comienzo de la Gran Tribulación, y que por lo tanto no pasarán a través de ninguno de los siete años de la Tribulación.
Si esta “teoría del rapto pre-tribulación” es verdad, entonces, ¿qué significa el martirio de los santos del que se habla en el capítulo 13 del Apocalipsis? Aquí se dice claramente que los santos serán martirizados porque ellos, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida de Dios, no capitularán ante Satanás. 
Aquellos que enseñan la “teoría del rapto post-tribulación” también carecen del entendimiento adecuado de la era del caballo amarillo, y del martirio, resurrección y rapto de los santos. De acuerdo a esta hipótesis, los santos permanecerán sobre esta tierra hasta el último sonido de la plaga de las siete trompetas –antes, en otras palabras, de que los siete tazones de la ira de Dios sean derramados. Es por eso que el Apocalipsis es la Palabra de gran consuelo y bendición para aquellos que creen en el evangelio del agua y el Espíritu.
El “Amilenialismo” solo ha traído decepción y confusión a la gente, y no es la verdad. Lo que nuestro Señor prometió a Sus discípulos–que los santos serían recompensados con la autoridad de reinar sobre cinco o diez ciudades-es lo que en realidad pasará en el reino del Milenio.
Debes de recordar que tales nociones hipotéticas como las teorias del rapto pre-tribulación, del rapto post-tribulación y el Amilenialismo son afirmaciones infundadas que solo traen desconfianza y confusión a los creyentes.
Entonces, ¿porqué Dios nos dio el Libro del Apocalipsis? Él nos dio la Palabra del Apocalipsis para mostrarnos Su providencia a través de las siete eras y dar a aquellos que se han convertido en discípulos de Jesús la verdadera esperanza del Cielo.
Aún ahora, las cosas están apareciendo como Dios las planeó. La era en la cual vivimos es la era del caballo negro. En un futuro cercano, esta era del caballo negro pasará pronto y llegará la era del caballo amarillo. Y con la era del caballo amarillo comenzará el martirio de los santos con el levantamiento del Anticristo. Esta es la era en la cual el mundo entero se integrará y unirá bajo la sola autoridad del Anticristo. Los discípulos de Jesús deben prepararse ahora y estar listos a encarar con su fe la inminente llegada de la era del caballo amarillo.