The New Life Mission

Sermones

Tema 10: El Apocalipsis

[Capítulo 13-2] ( Apocalipsis 13:1-18 ) La Aparición del Anticristo

( Apocalipsis 13:1-18 )
 
Basado en el pasaje principal, ahora discutiremos la aparición del Anticristo y el martirio de los santos. Del capítulo 13 podemos ver una bestia que sale del mar. Esta Bestia, que tiene diez cuernos y siete cabezas, es nada menos que el Anticristo. El pasaje nos dice que sobre los cuernos de la Bestia hay diez coronas, y sobre sus cabezas un nombre blasfemo. También se nos dice que esta Bestia era como un leopardo, con sus pies como los de un oso, y su boca como la boca de un león. Además, el Dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad. Una de sus cabezas fue herida de muerte, pero está herida de muerte fue sanada milagrosamente.
Maravillados por esto, el mundo entero comenzó a seguir a la Bestia, y mientras se le daba autoridad de parte del Dragón, adoraron a ambos, al Dragón y a la Bestia, diciendo, “¿Quién es como la Bestia? ¿Quién es capaz de hacerle guerra?” Este pasaje también nos dice que le fue dada a la bestia una boca que hablaba grandes cosas y blasfemias, y autoridad para continuar sus obras durante 42 meses.
 

La Bestia Levantándose del Mar
 
Lo que el Apóstol Juan vio fue el surgimiento del Anticristo, apareciendo en los tiempos finales, entre los gobernadores de este mundo. Este Anticristo era la Bestia que surgía del mar, un monstruo con diez cuernos y siete cabezas.
Primero debemos descubrir si esta Bestia es o no la Bestia real que ciertamente aparecerá en el mundo. Existen dos cosas principales de la Bestia que nos interesan: primero, si esta Bestia hará o no su aparición en este mundo y si matará a mucha gente; y segundo, si esta Bestia se refiere o no al tiránico Anticristo quién surgirá de los gobernadores de este mundo. Estos son algunos de los temas que atraen la atención de la gente. Aquellos que saben acerca de estos temas pueden decir que son fáciles de entender, pero para aquellos que los ignoran, es natural que se pregunten si tal Bestia aparecerá ciertamente o no en los tiempos finales del mundo y si gobernará o no a la gente.
Dios nos habla en el capitulo 13 acerca de la futura aparición de un rey en este mundo quién estará gobernado por Satanás. La frase, “una bestia levantándose del mar,” significa que un rey de entre los siete reyes del mundo se convertirá en el Anticristo. Este pasaje también nos dice que diez naciones se unirán alrededor del Anticristo y gobernaran a través de un mundo destruido.
Por otro lado, la herida mortal de una de las cabezas de la Bestia y su sanidad nos dicen que uno de los siete reyes será herido mortalmente, pero también será sanado de su herida mortal. Este rey será declarado clínicamente muerto, pero milagrosamente será resucitado a la vida, y entonces actuará como el Dragón. El Dragón aquí se refiere a Satanás. Como el Dragón, la Bestia tendrá toda la autoridad para destruir y dañar a la gente. Cuando el tiempo final llegue, este bestial hombre hará su aparición en este mundo y masacrará a la gente, tan horrendo como en la película Godzilla.
Con la aparición del siervo de Satanás, el mundo comenzará a ir hacia su destrucción. El método por el cual Satanás ha escogido obrar en la última era, es realizar sus atrocidades contra la gente a través de su siervo. Este es el mismo principio que Dios usa salvando a los pecadores de sus pecados a través de Sus santos.
Necesitamos señalar exactamente lo que significa este pasaje para nosotros. Así como una de las cabezas fue herida en este pasaje, un gobernador de este mundo, resucitado de una herida mortal, recibirá autoridad del Dragón y será honrado por la gente como si fuese Dios. Es por eso que debemos recordar, la gente proclamaba: «¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?».
Este Anticristo que aparece en el presente pasaje será respetado por toda la gente bajo el dominio de Satanás y se opondrá a Dios. Significa que un poderoso líder surgirá en el fin del mundo y lo gobernará. Este gobernador, será uno de los gobernadores de las naciones del mundo. Habiendo recibido el espíritu del Anticristo de parte de Satanás, este surgirá como un poderoso líder. Entonces, el mundo estará bajo el gobierno de este líder y será reinado por él. En el futuro el mundo estará unido en un solo estado. Las naciones avanzadas de los tiempos presentes cooperarán entre ellas y extenderán su gobierno sobre todo el mundo poniendo al frente a este poderoso gobernador.
En Europa, ahora tenemos la Unión Europea, y también en Asia y en América existen organizaciones que están buscando una mayor integración de los estados individuales para formar un solo cuerpo político. Cuando estas organizaciones se desarrollen más, estados unidos supranacionales aparecerán, y un líder muy poderoso surgirá de estos estados integrados. Este líder tendrá el papel del Anticristo, quién está en contra de Dios. Será un líder carismático con poder para reinar y reprimir al mundo entero como le plazca.
¿Porqué? Por que recibiendo una gran habilidad y autoridad del Dragón, Satanás, su sabiduría será diferente a la de la gente normal, y sus pensamientos también serán diferentes a los de la demás gente. Su sabiduría y poder alcanzarán el cielo, lo que dice se realizará sin ningún problema, y nadie podrá atreverse a desear su lugar. Este periodo de su reinado es la era del caballo pálido escrito en Apocalipsis 6.
La era del caballo pálido ciertamente vendrá en un futuro cercano, entonces el mundo le pertenecerá al Anticristo por un tiempo. Pero aquellos que no saben esta verdad ciertamente desearan ver que aparezca un poderoso líder como el Anticristo. Sin embargo, los santos conocen esta verdad y serán despertados en esta era, y así cuando este tiempo llegue, serán capaces de resistir y de pelear en contra del Anticristo, y serán martirizados para defender su fe.
En la actualidad no mucha gente respeta totalmente a los lideres de su propio país. Sin importar en que país vivan, la gente en general tiene alguna clase de disgusto contra sus lideres políticos. La gente de todo el mundo espera un líder fuerte y capaz. ¿Porqué? Por que quieren un líder que pueda resolver todos los problemas que se están amontonando en este mundo, desde la falta de alimentos hasta la degradación ambiental, problemas religiosos, estancamiento, tensión racial, y así sucesivamente. Cuando un líder mundial, armado con gran sabiduría y poder, sea capaz de resolver todos los problemas, todos en este mundo lo honraran como a Dios y se alegraran de ser gobernados por él. Este líder, el Anticristo, quién tiene a todo el mundo en sus manos, se ocupará de todo.
Todos queremos un líder al que podamos respetar en todos los aspectos, pero tal deseo es demasiado grande para alcanzarlo, ya que esta clase de líder no puede surgir ni llegar a existir en la realidad. Pero el Anticristo que ha de venir resuelve los innumerables problemas políticos y económicos, él será la clase de líder que todo el mundo desea, él que puede traer estabilidad política y económica al mundo.
Cuando la era del caballo negro pase y comience la era del caballo pálido, debido a la plaga de las siete trompetas, el arruinado mundo buscará un líder fuerte y capaz. Los impotentes lideres de los pequeños países no pueden resolver problemas globales. Así que, la gente buscara un líder absoluto. El Anticristo aparecerá en este tiempo, hablando y actuando como Dios. Debido a que habrá sido sanado de su herida mortal, la gente será maravillada por él. Vivirá de nuevo y obrara como un gobernador con gran poder, coraje, determinación y sabiduría, la gente de todo el mundo pensará que él es como Dios.
Como tal, aún la gente de Israel creerá que él es su esperado Mesías. Pero los Israelitas pronto se darán cuenta que es un mentiroso y que Jesucristo es su verdadero Mesías, y así muchos de ellos serán salvos. El Anticristo escuchará a la gente diciendo: «¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?», todos aquellos que no le obedezcan, sin excepción, entonces serán acribillados.
Cuando la era del caballo pálido llegue, el mundo entero no solo sufrirá grandemente por las plagas naturales, despojados por un fuego que quema una tercera parte de sus árboles y ahogado por un humo denso, sino que la gente del mundo también se unirá para estar bajo un solo gobernante y servirle como a un rey. El que resuelve todos estos problemas será exaltado muy alto por ellos igual que Dios.
Todas estas cosas están entre lo que Dios ha planeado. Por que estas cosas que vienen al mundo, primeramente debe haber cambios drásticos en el medio ambiente global, y un consenso entre los lideres de opinión de cada nación sobre la necesidad de una autoridad gobernante centralizada. Tal consenso que va tras esta clase de gobernante se esta forjando en la era actual del caballo negro. El mundo ahora quiere un líder muy fuerte. Mientras los lideres de cada nación son incapaces, individualmente, de dispersar el descontento de su propia gente, la humanidad ahora busca un líder fuerte que pueda resolver todos los problemas que encaran en la actualidad.
Si miras mas de cerca lo que está aconteciendo en el mundo, te darás cuenta que todas estas cosas tienen todas las probabilidades de que se realicen. El líder profetizador será extremadamente feroz, un hombre de poder absoluto y grandes habilidades, como se muestra en su descripción que dice que tiene pies como los de un oso, una boca como la de un león, y una cara como la de un leopardo.
Recibiendo la autoridad del Dragón, este hombre, blasfemará contra Dios, contra Sus ángeles en el Cielo y contra Sus santos. Y él peleará contra los santos y los vencerá. El Anticristo matará a los santos en su lucha contra ellos, demandándoles que renuncien a su fe. Debido a que los santos no renuncian su fe en este periodo, todos ellos serán martirizados. Y así como el Anticristo tendrá autoridad sobre el mundo entero, matará y destruirá libremente a todos aquellos que no obedezcan sus ordenes.
El versículo 8 nos dice: «Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo». Debido a que el Anticristo reinará como rey absoluto en este tiempo, cualquiera que no le obedezca será aniquilado a su mandato. Sin embargo, para todos los santos, ese tiempo será el tiempo de su martirio.
Del versículo 8 citado arriba, la palabra “adorar” aquí significa honrar y servir a aquel que es absoluto. En los tiempos finales, el Anticristo será adorado por la gente sobre esta tierra como a Dios, recibiendo mucho mayor honor que cualquier otro rey haya recibo antes. Sin embrago un grupo de gente no adorará a este líder. Son ni más ni menos que los “Cristianos nacidos de nuevo.” Ellos no reconocerán al Anticristo como a Dios, y como tal, no lo adorarán sino que serán asesinados por defender su fe.
 

Otra Bestia Saliendo de la Tierra
 
El Anticristo también tiene su falso profeta. Este falso profeta es el que levantará al Anticristo en alto, así como amenazar y matar a aquellos que no obedecen a la Bestia. Apocalipsis 13:11 dice: «Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón». La segunda bestia que aparece aquí es el siervo de la primera bestia –esto es, del Anticristo. Como el Anticristo, también se opondrá a Dios y matará a la gente del mundo y a los justos.
Recibiendo autoridad del Dragón, adoptará a la gente para adorar al Anticristo quién vino ante él como ante Dios. Debido, a que él, también, recibirá autoridad del Dragón, hará lo que el Dragón quiere que haga. No solo hará que la gente adore al Anticristo quién vino ante él y que matará a todos aquellos que no lo obedezcan, sino que también realizara milagros, tales como hacer descender fuego del cielo, y actuará aún como si fuera el Anticristo. Lo glorificará e idolatrará a la Bestia, quién fue mortalmente herido, pero revivido de esta herida, ante todos.
Entonces, ¿quién hará todas estas cosas? El profeta del Anticristo. Su trabajo es hacer una imagen del Anticristo que vino ante él y hará que la gente lo exalte tan alto como a Dios. Para hacerlo, le dará aliento de vida a esta imagen del Anticristo para hacerla hablar, y matará a todos aquellos que no adoren a este ídolo de la Bestia sin importar cuantos sean. Debido a que los santos serán martirizados por rehusarse a adorar el ídolo, innumerables mártires saldrán en este tiempo.
Por otro lado, todos los que en este mundo no han nacido de nuevo, temblarán ante su muerte y terminarán convirtiéndose en esclavos de la muerte. Así que, todos ellos adorarán al Anticristo como a Dios. Los intelectuales concientes se podrán levantar en una rebelión en contra del dictador, pero rápidamente serán callados, muertos por el fuego que sale de las bocas del falso profeta y del Anticristo.
Este falso profeta, habiendo construido el ídolo, dirá, “¡Todos deben recibir la marca de su nombre o de su número!” Su política será prohibir que alguien que no tenga esta marca de la Bestia realice cualquier clase de intercambio, para que ciertamente todos reciban esta marca del nombre de la Bestia. El versículo 18 dice: «Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis».
Esto más bien es muy directo. Aunque que pensamos que el número 666 es una cosa complicada, simplemente significa el nombre del Anticristo o su número. Recibir la marca de la Bestia significa recibir la marca de su nombre ya sea en la frente o en la mano derecha. Es para imprimir el nombre de este gobernador en el cuerpo de alguien, asignarle un número y digitalizarlo en un código de barras.
Esta marca será necesitada en todas partes siempre que alguien trate de comprar algo. Aún cuando te subas al camión, usted necesitará este número digital impreso en su cuerpo, y sin el usted será restringido. La era de hoy, es esta era digital. Es la era de los números. Mientras que todo es traducido a números, lo que una vez fue extremadamente complicado ahora se ha vuelto extremadamente simple. En esta era aparecerá esta marca de la Bestia.
El Anticristo hará un ídolo de si mismo y demandará que la gente lo adore como a Dios. El tiempo ciertamente llegará en que a la gente ciertamente se le requerirá que se le llame al Anticristo como su “Dios,” que le alaben y mencionen su nombre con honor, y que reciban su nombre sobre sus diestras o sus frentes. Cuando tales cosas acontezcan, los santos serán martirizados. El Anticristo demandará que los santos reciban su marca y lo adoren, diciendo, “¿Así que crees en Jesús? ¿Tu crees en el como Dios? ¡Deshazte de El! ¡En ves de eso inclínate ante esta imagen y llámame Dios a mi! ¡Cree en mi como aquel que es absoluto! ¡Si no lo haces. Ciertamente morirás!”
El Anticristo demandará una sola fe de todo el mundo. Y demandará que todos lo adoren como a Dios. Aquellos que no admitan que él es Dios, en este tiempo serán asesinado en este tiempo. El Anticristo ejecutará públicamente a los santos que estén en su contra.
Todos aquellos cuyos nombres no están escritos en el Libro de la Vida del Cordero recibirán su marca y le adorarán a él. Cuando recibimos la remisión del pecado en nuestros corazones, el Espíritu Santo habita en nosotros, y nuestros nombres son escritos en el Libro de la Vida del Reino de los Cielos. Debido a que nuestros nombres están escritos en el Libro de la Vida y debido a que el Espíritu Santo ha sellado nuestros corazones, todos seremos levantados cuando Él nos llame.
¿Acaso nosotros podríamos abandonar a Jesucristo quién nos ha salvado, y declarar que la imagen de la Bestia ahora es nuestro Dios y Salvador? ¡Claro que no! No importa lo insuficientes que hayamos sido antes delante de Él, nuestro Señor vino a esta tierra en semejanza de hombre, limpió todos nuestros pecados tomándolos sobre Si Mismo con Su bautismo y nos salvó siendo juzgado vicariamente sobre la Cruz.
También, debido a que nuestro Señor ya nos ha dicho de antemano acerca de todas estas cosas que vendrán, nosotros los santos nunca podremos traicionar nuestra fe durante este tiempo del Anticristo. Aunque el tiempo de la Tribulación llegara a nosotros y será seguido por nuestra muerte, nosotros aún creemos que nuestro Señor nos hará vivir en Su Reino del Cielo resucitándonos y raptándonos poco después de nuestro martirio.
Debido a que creemos que después de nuestro rapto Dios destruirá este mundo derramando Sus plagas de los siete tazones, y que después de esto descenderemos sobre esta tierra y reinaremos sobre ella durante mil años, nosotros nunca podremos arrodillarnos ante un ídolo. Es por eso que los siervos y santos de Dios darán voluntariamente sus vidas.
El falso profeta entonces tratará de convencerlos de lo contrario. Tratará de comprarnos diciendo, “Mira, hay caos por doquier en este mundo en esta momento. Cuando todos, incluyendo a todos los intelectuales y a los académicos, crean en nuestro líder supremo como creen en Dios, ¿como pueden ustedes continuar rehusándose a creer en este rey absoluto de nosotros?” Pero si nosotros conocemos y creemos siempre en la Palabra de Dios, siempre triunfaremos al final y abrazaremos nuestro martirio.
En Apocalipsis 14 aparecen los 144,000 santos que alaban a Dios en el Cielo. Esto nos habla de la resurrección y rapto de los santos después de su martirio. De cualquier otra parte en la Biblia, como lo que Pablo nos dijo de la segunda venida de Cristo o lo que otros siervos de Dios han profetizado en el Antiguo Testamento, también podemos descubrir el rapto, con el cuál los santos seremos arrebatados en el aire y nos uniremos en la cena de bodas del Cordero con el Señor. A esta cena de bodas entraran los santos.
Así cuando los santos han entrado a la cena de bodas del Cordero en el Cielo, las plagas de lo siete tazones serán derramadas sobre esta tierra, arruinándola completamente. Después de esto, la tierra es renovada, y los santos descenderán entonces con el Señor y reinarán en el Reino de Cristo durante mil años que están por venir. Cuando sabemos todos estos hechos, ¿podemos comparar al Anticristo con Dios, aún si nos arroja toda clase de alivios y tentaciones para hacer que nos inclinemos ante su imagen, le adoremos como a Dios y abandonemos nuestra fe en el Dios verdadero? !Claro que no¡
Como está escrito en la Biblia: «Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve» (Hebreos 11:1). los profetas creen en lo que Dios les ha dicho de antemano acerca de las cosas que están por venir. Los siervos y los santos de Dios quienes creen en la Palabra son todos sacerdotes y profetas. Al hacer que prediquemos el evangelio de la remisión del pecado a todos por todo el mundo, Dios guía muchas almas a recibir la remisión del pecado. Así como nuestro Señor nos ha salvado sin importar cuan insuficientes somos ante Él, Dios nos ha convertido en Su pueblo, y hasta este mismo momento, Él nos ha amado, guiado y bendecido sin cambios.
El Señor no solo nos ha dado paz a nuestros espíritus, también nos ha hecho poner nuestra esperanza en el Reino del Cielo dándonos su Espíritu Santo. Como tal, cuando escuchamos al Anticristo diciéndonos que le adoremos como a Dios, no podemos evitar resistirle desde lo profundo de nuestro corazón.
Tal vez podamos estar sorprendidos por los eventos que se están dando, cuando repentinamente nos damos cuenta de que el tiempo del que Dios habló finalmente ha llegado, pero nosotros los santos pronto retomaremos nuestra postura y comenzaremos a resistir al Anticristo. “¿Así que tu piensas que eres el Dios verdadero? ¿Creaste el universo? ¿Creaste la humanidad? ¿Realmente eres señor de las almas de la gente?” estas son las palabras con las que pelearemos en contra del Anticristo.
Cuando el Anticristo mate a los santos y a los siervos de Dios en este tiempo, nosotros, también, moriremos. Nunca podrá haber un cambio de Dios hacia nosotros. La fe no viene por intimidación. Ni la fe desaparece o aparece por la lógica de la fuerza. Lejos de eso, de hecho la verdadera fe tiene un poder mayor para vencer la intimidación. Por lo tanto, los santos serán martirizados y el Anticristo terminará perdiendo con los santos.
Cuando el Anticristo haga ídolos de su propia imagen y demande que los santos le adoren como a Dios, los santos y los siervos de Dios le gritarán, “¿Eres siervo de Dios o de Satanás? ¿Conoces el evangelio del agua y el Espíritu? ¿Conoces y sabes que Jesucristo es Dios? Cuando Jesucristo regrese a esta tierra, ¡Él arrojará a gente como tú al final más profundo del infierno! ¿Entiendes hijo de Satanás?” El Anticristo y su profeta entonces matarán a los santos, y los santos gozosamente abrazaran su martirio por Dios.
El versículo 10 nos dice «si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto». Esto significa que si el Anticristo mata a los santos, Dios, también, lo arrojará a él y a sus seguidores al abismo sin fondo, así como también los matará sobre esta tierra. Cuando aquellos que están contra Dios atormenten a los santos, ellos, también, encararán grandes tormentos de parte de Dios.
Así que, debemos estar en contra del Anticristo perseverando en la fe. La duración de la persecución de los santos en este tiempo será de tres años y medio. Pero Dios puede reducir las persecuciones y las tribulaciones de los santos, acortando la duración a solo unos meses o un par de semanas. Aunque los santos serán martirizados, vivirán de nuevo. Serán resucitados y raptados, y serán bendecidos para reinar con Jesucristo en el Reino del Milenio.
Cuando el Reino del Milenio llegue, la belleza de la naturaleza alcanzará su máximo, y los santos reinarán con el Señor en sus santos cuerpos transformados de su antigua carne. Vivirán felices con el Señor en el Cielo y la Tierra Nuevos por siempre. ¿Cómo podemos nosotros, que sabemos y creemos en estas cosas, no perseverar a través de los sufrimientos de corta duración que vendrán a nosotros por nuestra fe en Jesús?
No importa cuan duras sean las tribulaciones de este tiempo, incontables santos serán martirizados, y por ello no hay razón por la que, nosotros, también, no abracemos de igual manera nuestro martirio. Como todas estas cosas son verdad,, no nos rendiremos a la Tribulación que dura un breve momento en este mundo. En una suposición adicional, aún si el mundo fuese a convertirse en un paraíso durante cien o mil años, no podemos rendirnos al Anticristo. Todas estas cosa no están muy lejos de nosotros, sino que vendrán a nosotros en un futuro muy cercano.
Por lo tanto, ahora debemos predicar el evangelio del agua y el Espíritu, cuando el mundo está en paz. Prepararse para este tiempo de la Gran Tribulación, diligentemente estamos esparciendo el evangelio del agua y el Espíritu ahora. Dentro de un año, el evangelio que estamos predicando realizará las obras más maravillosas. Nacional e Internacionalmente, maravillosas obras del evangelio vendrán. La gente puede tomar el evangelio del agua y el Espíritu a la ligera en un principio, pero muchos que no conocen la Palabra del Apocalipsis lo buscarán y lo escucharan, y se volverán al evangelio del agua y el Espíritu, debido a que estarán muy interesados en la Palabra del Apocalipsis y no tendrán capacidad para tomarla con ligereza.
Apocalipsis 13 es el capitulo del martirio de los santos, cuando el tiempo del martirio llegue, los santos serán asesinados por espada o acribillados. Así, muchos santos serán asesinados por la mano del Anticristo. Pero podemos encarar nuestra muerte sin ningún temor, ya que será la muerte de nuestra carne, no de nuestra misma fe. Llenos de nuestra fe y del Espíritu Santo, gritaremos las indescriptibles palabras del valor.
Ustedes no tienen nada que temer, aún si no son buenos para hablar o son tímidos. Solo piense en los antiguos santos del periodo de la Iglesia Primitiva. Los santos de esa época no sucumbieron ante las fuerzas de Satanás debido a que no fueron asesinados solos, sino juntos, y también porque estaban llenos del Espíritu Santo. Solo recuerden que Jesús ya nos dijo: «Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros» (Mateo 10:19-20). Para recibir el Reino de Dios, ¿no podríamos, como el pueblo de Dios, soportar nuestra muerte? Todos lo podemos hacer.
Este mundo será arruinado completamente por las plagas de Dios de las siete trompetas, cuando un absoluto tirano llamado el Anticristo reine durante un tiempo. Entonces, ¿cómo podemos cambiar el Cielo eterno por cualquier otra cosa de este mundo, sin importar que tan bello sea? Cuando el mundo se convierta en lugar imposible para vivir, cuando los ríos se conviertan en ajenjo, el mar en sangre, y la naturaleza esté en ruinas, mucho menos podremos rendirnos al bestial hombre quién intentará que traicionemos nuestra fe.
A partir del día de nuestro martirio. El único mundo que le espera a aquellos que aún permanezcan sobre esta tierra será de la clase en que epidemias no identificadas entraran ferozmente y las cosechas cesaran de dar frutos, mientras se secan o son eliminadas por granizo. En un mundo así, aún si pusiéramos la fe a un lado, nadie querría vivir más ahí.
El Libro del Apocalipsis nos muestra las cosas que vendrán en el futuro. Cuando la era del caballo negro de la actualidad avance un poco más, la era del caballo pálido ciertamente llegará. Nuestro Señor, en otras palabras, regresará pronto. Lo que estoy diciendo no es que regalen todas sus posesiones ya que el regreso del Señor es inminente. Mas bien, lo que estoy diciendo es que debemos continuar sirviendo a nuestro Señor hasta el mismo día de la aparición del Anticristo, tan fieles y sin cambios como hasta ahora.
Si tu estas, por casualidad, atribulado o deprimido ahora, no debes preocuparte más. Cuando tú y yo nos demos cuenta que nos vamos a convertir en mártires, nuestros corazones se volverán pacíficos y en calma. Ya que nos convertiremos en mártires, en otras palabras, ¿qué ambición quedará en nosotros? Si existe algún deseo en nosotros, será el de predicar el evangelio a todos en todo el mundo, para que muchos santos sean levantados en los tiempos finales, sean salvos y martirizados creyendo en este evangelio, y de esa manera reciban el Cielo y la tierra Nuevos. También espero que todos los santos se apoderen con su fe del Reino de Cristo, habiendo sido alimentados creyendo en esta verdad, y así voluntariamente pasar a través de todas estas cosas que les espera en el tiempo del Anticristo.
Dios nos ha dado Su bendición del martirio. No cualquiera puede ser martirizado, y no cualquiera puede vivir para el Señor. Yo solamente estoy agradecido con Dios por darnos tal bendición, y estoy feliz por el hecho de que moriré por la fe. Debido a que no tenemos ni esperanza ni ataduras a este mundo, el martirio es una gran felicidad para nosotros.
Todo lo que tenemos que hacer es tener esperanza en el Reino del Milenio y el Cielo que Dios ha preparado para nosotros, vivir nuestras vidas uniendo nuestros esfuerzos para predicar el evangelio por el mundo entero hasta el día del regreso del Señor, recibirle a Él con gozo cuando regrese, e ir al lugar por el cual hemos esperado. Cree en esta Palabra, ya que estas son las cosas que ciertamente vendrán.
Nosotros no podemos recibir la marca del Anticristo, ya que somos el pueblo del Reino del Cielo. Debido a que el recibir la marca será una cuestión de elección personal, no será hecho por fuerza física, sino por la aceptación del corazón.
Aún nuestros niños, si el evangelio se encuentra en sus corazones, abrazarán el martirio aún más atrevidamente que los mayores, ya que ellos, también, tienen el Espíritu Santo morando en ellos. Mientras los mayores confiesan que Jesús es su Salvador, si se halla el Espíritu Santo en los corazones de los niños, ellos, también, ciertamente confesarán que Jesús es su Salvador y Dios. La Biblia nos dice que no pensemos que decir cuando vayamos delante del Anticristo, ya que el Espíritu Santo llenará nuestros corazones con las palabras que debemos decir.
Los hijos de Dios también pueden temer si son espiritualmente jóvenes y débiles, pero el Espíritu Santo en ellos no tiene temor. Serán martirizados por el poder del Espíritu Santo que habita en ellos. Debido a que, ellos, también, pertenecen a Dios, Él recibirá sus almas, permitirá que sus cuerpos sean asesinados, y también les recompensará reinando en un mundo mejor.
Dios habrá llenado los corazones de aquellos que han nacido de nuevo por el agua y el Espíritu con Sus Palabras para que hablen. Debido a que solo las almas que han sido escogidas y recibidas por Dios pueden ser martirizadas, Dios no puede sino preparar su fe por amor de Su nombre. Solo por el hecho de que tenemos el Espíritu Santo morando en nuestros corazones ya que hemos creído en el evangelio del agua y el Espíritu, todos recibiremos la recompensa del Reino del Milenio y la gloria del Cielo y Tierra Nuevos.
En los tiempos finales, experimentaremos la llenura del Espíritu Santo en nuestros corazones. Así como estamos destinados a convertirnos en mártires de acuerdo al plan de Dios, todos atravesaremos nuestro martirio mientras alabamos, adoramos y le glorificamos a Él en Su presencia. Debido a que creemos en Dios, le seguimos a Él solo por nuestra fe que grita “¡Amén!” Debido a que sabemos que seremos martirizados, nuestra ambición carnal se deshace con naturalidad de nosotros, haciendo nuestras almas muy puras.
Ser martirizados, lo cual es la voluntad de Dios para nosotros, es recibir una gran bendición y ser glorificados enormemente. Ya que los santos tienen la esperanza de habitar en el Cielo y la Tierra Nueva, pelearan contra el Anticristo y defenderán el evangelio del agua y el Espíritu en sus corazones hasta el final. En este tiempo de la Gran Tribulación, todos los santos, reconociendo a Jesucristo como su Dios y creyendo en su perfecta salvación dada por Él, abrazaran su martirio ante Dios.
Doy gracias al Señor quien nos ha dado esta bendición del martirio.