The New Life Mission

Sermones

Tema 24: SERMONES PARA LOS QUE SE HAN CONVERTIDO EN NUESTROS COLABORADORES

[24-72] < Génesis 41:46-57 > Almacenen el pan de la vida por fe por todo el mundo

< Génesis 41:46-57 >
“Era José de edad de treinta años cuando fue presentado delante de Faraón rey de Egipto; y salió José de delante de Faraón, y recorrió toda la tierra de Egipto. En aquellos siete años de abundancia la tierra produjo a montones. Y él reunió todo el alimento de los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto, y guardó alimento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el alimento del campo de sus alrededores. Recogió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número. Y nacieron a José dos hijos antes que viniese el primer año del hambre, los cuales le dio a luz Asenat, hija de Potifera sacerdote de On. Y llamó José el nombre del primogénito, Manasés; porque dijo: Dios me hizo olvidar todo mi trabajo, y toda la casa de mi padre. Y llamó el nombre del segundo, Efraín; porque dijo: Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción. Así se cumplieron los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto. Y comenzaron a venir los siete años del hambre, como José había dicho; y hubo hambre en todos los países, mas en toda la tierra de Egipto había pan. Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo clamó a Faraón por pan. Y dijo Faraón a todos los egipcios: Id a José, y haced lo que él os dijere. Y el hambre estaba por toda la extensión del país. Entonces abrió José todo granero donde había, y vendía a los egipcios; porque había crecido el hambre en la tierra de Egipto. Y de toda la tierra venían a Egipto para comprar de José, porque por toda la tierra había crecido el hambre”.
 
 
El pasaje de las Escrituras de hoy describe la historia de José cuando era gobernador de Egipto. Como ya saben, fue vendido como esclavo en Egipto por sus hermanos, pero al final se convirtió en gobernador de ese país. ¿Cómo pudo convertirse en gobernador de Egipto? Esta es una historia maravillosa.
Cuando José estaba en la cárcel por acusaciones falsas, el Faraón tuvo un sueño en la corte real y este sueño le impactó tanto que se quedó muy preocupado por él. Pero solo había una persona que podía interpretar el sueño del rey entre sus siervos reales. Entonces el copero del Faraón recordó a José, quien había interpretado su sueño en la cárcel y se lo recomendó al rey. Y por eso José fue llamado en la presencia del Faraón e interpretó este sueño y por eso se convirtió en el gobernador de Egipto y libró a ese país del hambre que el sueño había predicho. Hoy me gustaría darles un mensaje acerca del significado espiritual profundo de la interpretación de José del sueño del rey.
 
 
José interpretó el sueño del Faraón
 
El sueño que tuvo el Faraón en su corte real fue el siguiente. Génesis 41:1-7 dice: “Aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río; y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista, y muy gordas, y pacían en el prado. Y que tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río; y que las vacas de feo aspecto y enjutas de carne devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón. Se durmió de nuevo, y soñó la segunda vez: Que siete espigas llenas y hermosas crecían de una sola caña, y que después de ellas salían otras siete espigas menudas y abatidas del viento solano; y las siete espigas menudas devoraban a las siete espigas gruesas y llenas. Y despertó Faraón, y he aquí que era sueño”.
Y seguimos leyendo: “Sucedió que por la mañana estaba agitado su espíritu, y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios; y les contó Faraón sus sueños, mas no había quien los pudiese interpretar a Faraón” (Génesis 41:8). El Faraón les contó el sueño a sus magos y les pidió que lo interpretaran, pero nadie pudo hacerlo. Entonces el copero le recomendó a José al Faraón y José interpretó el sueño del rey. Su interpretación del sueño fue la siguiente.
Génesis 41:25-36 dice: “Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer. Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo. También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre. Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón. He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima. Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla. Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre”
Esta fue la interpretación de José del sueño del rey. El Faraón y sus siervos estaban complacidos con la interpretación de ese sueño y entonces el Faraón les dijo a sus siervos: “¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?”. José era el gobernador de la casa de Potifar, el capitán de la guardia del Faraón, pero vemos que el Faraón le nombró gobernador de toda la tierra de Egipto y tomó su sello de su mano y se lo puso a José, lo vistió de lino fino, le puso una cadena de oro en el cuello, le dio un carro con caballos igual que el del Faraón e hizo que sus siervos se arrodillasen ante José. Se convirtió en un hombre con un poder inmenso como vemos en Génesis 41:44-45: “Y dijo Faraón a José: Yo soy Faraón; y sin ti ninguno alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto. Y llamó Faraón el nombre de José, Zafnat-panea; y le dio por mujer a Asenat, hija de Potifera sacerdote de On. Y salió José por toda la tierra de Egipto”. Entonces el Faraón le dio a José mucho poder y autoridad sobre ese país. Los coreanos a menudo hablan del gran poder como poder que hace que los pájaros se caigan del cielo. El Faraón le dio este tipo de poder y autoridad a José diciendo: “Y sin ti ninguno alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto”. Sin el permiso de José, el pueblo de Egipto no podía levantar las manos ni los pies. Por ejemplo, hemos jugado al fútbol esta tarde y por la noche hemos jugado al ping pong. Si hubiésemos vivido en ese período y hubiésemos jugado sin la aprobación de José, habríamos violado la ley y nos habrían matado.
José tenía treinta años cuando se convirtió en gobernador de Egipto. Fue por toda la tierra de Egipto y gobernó. Génesis 41:47-49 dice: “En aquellos siete años de abundancia la tierra produjo a montones. Y él reunió todo el alimento de los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto, y guardó alimento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el alimento del campo de sus alrededores. Recogió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número”. Como José interpretó el sueño del rey, hubo siete años de prosperidad. Los siete años de prosperidad que Dios permitió fueron para permitir que se almacenase toda la comida, y en todas las ciudades almacenó esta comida de los campos en las ciudades. José reunió y almacenó tanto grano que dejó de contarlo porque no podía.
Construyó graneros grandes y después de siete años de prosperidad, al comienzo del octavo año, hubo una gran hambruna en la tierra. Esto es lo que dice la Biblia acerca de esto: “Y comenzaron a venir los siete años del hambre, como José había dicho; y hubo hambre en todos los países, mas en toda la tierra de Egipto había pan. Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo clamó a Faraón por pan. Y dijo Faraón a todos los egipcios: Id a José, y haced lo que él os dijere” (Génesis 41:54-55).
En realidad, como José se había convertido en el gobernador de Egipto pudo prepararse para el desastre de la hambruna que iba a llegar. Y como resultado, todo el pueblo de Egipto pudo sobrevivir y prosperar.
¿Qué más nos enseña el pasaje de las Escrituras de hoy?
 
 
El tiempo de la cosecha espiritual que Dios ha establecido se está acercando
 
Dios nos ha prometido que salvará a muchas almas perdidas en los tiempos de dolor de los que habló Jesús. Estoy seguro de que todos saben esto. La razón por la que les digo esto es que el fin del mundo se está acercando rápido. De hecho, ya han empezado los desastres en este mundo. Dios ha planeado que tengan lugar las Siete Eras según Su voluntad (Apocalipsis 5:1). Entre estas siete eras, la primera ya ha pasado. La primera, es decir la del caballo blanco, en la que se proclama el Evangelio, es la era en la que el Evangelio floreció y siguió siendo predicado (Apocalipsis 6:2). Esta era ya pasó hace tiempo. Y la segunda es la de la ideología humana, es decir la del caballo rojo de fuego (Apocalipsis 6:4). Debido a las diferencias en la ideología humana, han tenido lugar muchas guerras y conflictos entre la humanidad y esta era también ha pasado. La tercera es el período de los desastres y hambre, es decir la era del caballo negro (Apocalipsis 6:5). Ahora estamos viviendo en la era de la calamidad y el hambre, la era de los dolores. Este mundo experimentará desastres naturales cada vez más y en esta era experimentaremos falta de comida por estas hambrunas devastadoras. También irá acompañada por una hambruna espiritual.
La cuarta era será la del Anticristo, la era del caballo pálido (Apocalipsis 6:8). Será cuando el Anticristo y sus siervos opriman a la humanidad y maten a los que no se sometan a ellos. Será un período en el que los que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu serán martirizados. Después de este período, llegará la quinta era y será la era de la gran tribulación. Durante este período tumultuoso morirán muchas personas.
Durante la cuarta era en la que aparece al Anticristo, parecerá que hay calma al principio, pero pronto el Anticristo revelará su naturaleza brutal. Separará a los que creen en Jesús y los que no, a los que han nacido de nuevo y a los que no. Controlará a la gente y matará a los que no le escuchen o no reciban su marca. Estas personas no podrán comprar ni vender nada. Durante esta era muchos santos serán martirizados y muchas personas que ahora están en el cristianismo creerán en este Evangelio del agua y el Espíritu.
Cuando llegue ese momento, la nación de Israel pasará por mucha adversidad y será atacada por el Anticristo. Entonces, el pueblo de Israel llorará y orará al Señor Dios. Y empezarán a buscar al Salvador y a esperarle para que les salve. Y finalmente, sabrán que el Salvador que estaban esperando es Jesucristo, quien ya había ido a su tierra. Intentarán entender que Jesús es el Cristo y entonces creerán en Él; pero la Biblia nos dice que solo una minoría creer en Él. Durante estos tiempos, muchas personas entre la nación de Israel serán martirizadas. Y muchas otras serán martirizadas durante ese período.
 
 
¿En qué era estamos viviendo ahora entre las siete eras que Dios ha planeado?
 
Entre estas siete eras, ¿en cuál estamos viviendo? El período en el que vivimos es la tercera era, la Era de la Calamidad. Algunos de ustedes pueden preguntarse cómo puede ser esta la Era de la Calamidad. La Biblia dice que esta era presente es la Era de la Calamidad como se dice en Mateo 25 y en Apocalipsis 6. No hay nadie que pueda negar que esta es la era de los dolores y el hecho de que estemos viviendo en ella. Queridos hermanos, ¿creen en esto?
Queridos hermanos, leamos el Apocalipsis juntos. Apocalipsis 6:1-17 dice: “Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra. Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”.
Cuando leemos este pasaje de las Escrituras en Apocalipsis 5, vemos que el que está sentado en el trono del Cielo tenía un pergamino con algo escrito dentro y fuera sellado con siete sellos. ¿Quién puede abrir y leer este pergamino? No tengo tiempo de compartir con ustedes todo lo que dice este pasaje de las Escrituras, pero dice que no hay nadie en el Cielo o en la tierra que pueda abrir el pergamino. La Biblia describe la imagen del Cordero en medio del trono, las cuatro criaturas vivientes y los ancianos. Parecía muerto: “Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra. Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono” (Apocalipsis 5:6-7).
Dios ha declarado que, para cumplir Su plan, el que cumpliría todas las cosas según este plan de la historia de la humanidad sería Jesucristo. Vemos que Dios está revelando esto al Apóstol Juan con todo detalle. Y por eso el Apóstol Juan empieza a describir Su Apocalipsis diciendo: “Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer” (Apocalipsis 6:1-2).
Algunos teólogos interpretan que el hombre del caballo blanco es el Anticristo. Pero no puedo estar de acuerdo con esta interpretación. La historia de Dios no empieza con el Anticristo. El Señor de la historia humana es Jesucristo. Y la Biblia también dice que el hombre en el caballo blando tenía un arco y se le dio una corona y fue conquistando y a conquistar. Jesucristo es quien siempre vence en el pasado o en el presente.
La segunda era es la del caballo rojo. Es la era donde habrá muchas guerras por culpa de las diferentes ideologías humanas, y es la Era de la Ideología Humana. Esta segunda era fue seguida de la era del caballo negro: “Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino” (Apocalipsis 6:5-6). La tercera era es la era de la calamidad, la era de los dolores. Esta era va seguida de la era del caballo pálido como está claramente descrito: “Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra”.
En otras palabras, el Cordero abrió los sellos y reveló las páginas del pergamino. Cuando se abrió el primer sello, apareció un caballo blanco y se abrió el segundo sello para revelar la era del caballo rojo. El siguiente período es la era del caballo negro, y el cuarto es la era del caballo pálido. Incluso antes de la creación de este universo, Dios planeó las siete eras dentro de la historia de la humanidad. Y al principio de la tercera era las cosas empezarán a acelerarse y la historia de la humanidad empezará a cambiar dramáticamente. La cuarta era durará siete años. Durante esta cuarta era el Anticristo aparecerá y matará a muchas personas.
Durante la quinta era muchas personas morirán a manos del Anticristo. Y los nacidos de nuevo serán martirizados durante este tiempo de dolor. Esto se debe a que los nacidos de nuevo no pueden escuchar las palabras malvadas del Anticristo y no pueden ser controlador por su autoridad. Le dice a la humanidad que le llame Dios y le sirva a él solo, pero el Espíritu Santo dentro de nosotros no puede tolerar esto y por eso no podemos someternos a él. Y por esta razón solo los nacidos de nuevo que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu serán ejecutados.
Durante este período del martirio muchas personas de la nación de Israel serán martirizadas y la Última Cosecha tendrá lugar entre los que hayan leído nuestros libros que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu. Será el tiempo de la Última Cosecha. La Biblia dice que el número de personas salvadas durante esta era será mayor que el número de los que han sido salvados hasta ahora. Esta escrito que muchas personas serán salvadas entonces.
Así que la pregunta es: “¿Cuándo tiene lugar el rapto?”. Cuando se abra el sexto sello tendrá lugar el rapto. Hasta que llegue el rapto de los santos el Anticristo investigará a todas las personas y matará a los que no se sometan a él. Los que no reciban la marca del Anticristo serán ejecutados. Los que hemos nacido de nuevo no podemos someternos a esta coerción. Puede que estemos preocupados por nuestra carne y lo que le ocurrirá, pero nunca nos someteremos al Anticristo. Esto no lo hacemos por nuestra voluntad, sino que el Espíritu Santo dentro de nosotros nos dará el poder de rechazar al Anticristo. Los poderes del Anticristo se oponen a Dios y por eso el Espíritu Santo no nos permite que nos sometamos a él. Jesucristo nos dijo: “Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir” (Lucas 12:11-12). Nuestro Señor nos prometió que el Espíritu Santo nos daría a los santos nacidos de nuevo las cosas que diremos con confianza cuando estemos en esta situación desesperada. Dios nos dará la confianza y el poder para que podamos luchar contra Satanás. Por eso muchos de los nacidos de nuevo serán martirizados en esos tiempos.
 
 
Debemos conocer perfectamente el presente
 
El Libro del Apocalipsis es muy difícil de interpretar. Como esto es así han surgido muchas interpretaciones erróneas de estos pasajes del Libro del Apocalipsis. Por ejemplo, un experto de la Biblia Americana llamado Cyrus I. Scofield enseñó el llamado rapto en la pretribulación, diciendo que el rapto tendría lugar durante la tercera era, es decir, durante la era de los dolores. Y según sus ideas, cuando se abra el cuarto sello, aparecerá el Anticristo, y cuando testo pase quien crea en Jesús será llevado con Él y no estará en la tierra más. Según la Biblia esto es incorrecto.
¿Cuánto tiempo estarán los santos en este mundo? Esta era presente es la tercera era, la de las calamidades y el hambre. Cuando se abra el cuarto sello, será la cuarta era en la que aparecerá el Anticristo y los santos seguirán viviendo en este mundo. Pero, como este experto, muchos líderes cristianos malinterpretan las Palabras del Libro del Apocalipsis e insisten en que el rapto tendrá lugar antes de que venga el Anticristo. ¿Ha habido algún rapto ahora? No, esto no ha ocurrido todavía. El Rapto tendrá lugar cuando muchas personas mueran por su fe. Y si estamos vivos entonces, muchas personas escucharán el Evangelio del agua y el Espíritu a través de nosotros y creerán en este verdadero Evangelio.
Por tanto, tenemos la enorme responsabilidad de cumplir nuestro llamado como personas que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos planear las cosas que nos propongamos diligentemente. Esto se debe a que el Señor ya ha tomado el pergamino de la mano de Dios Padre, y a partir de ahora este mundo se moverá según Su providencia como está escrito en el pergamino. Y entonces Jesucristo vendrá a este mundo como el Juez. Dios nos dijo que cuando creó el universo y la humanidad no lo hizo sin un plan, sino que tenía un plan perfecto que se cumplirá detalladamente con Su voluntad. Cuando los sellos del pergamino se abran, los planes de Dios escritos en él se revelarán paso a paso. El Señor Dios dijo: “Yo soy el Alfa y el Omega” que significa el principio y el fin. Nuestro Dios es así. Jesucristo está a cargo de todas las cosas desde el principio, cumple Su voluntad y creará un mundo nuevo para nosotros. Debemos saber esto.
Si es así, ¿en qué era estamos viviendo ahora? El cuarto sello no se ha abierto todavía. Estamos viviendo en la era en que el tercer sello se ha abierto. La era del tercer sello es la era del caballo negro y representa la era de la calamidad y el hambre, como está escrito: “Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino” (Apocalipsis 6:6). Esto significa que habrá una hambruna devastadora, pero Dios librará a Su pueblo incluso durante esta era de los dolores. Lo que está claro aquí es que, durante esta era de los dolores habrá muchos problemas, incluyendo desastres naturales y hambrunas. Queridos hermanos, va a llegar una hambruna severa, una hambruna espiritual y física. Si miran a su alrededor, verán muchas señales de hambrunas espirituales y físicas. Ya hay una hambruna severa en las almas de muchos cristianos nominales. Pueden reconocer esto, ¿verdad? Les pido que entiendan que la Iglesia de Dios está en la era del tercer sello, es decir la era de los grandes dolores.
Este mundo está decayendo muy rápidamente. Hemos leído la noticia de que los Estados Unidos está empezando a presionar a nuestro gobierno para que importemos arroz de su país. Pero ¿cómo puede ser cuando somos una nación con un estómago lleno a la que no le falta de nada? Están diciendo: “Tenemos demasiado grano, por favor, comprad algo”. Pero, en un futuro no muy distante, esto no será así. Todo producto agrícola cosechado en cada país no será suficiente para el propio país y todos los países pasarán hambre. En un futuro no muy distante será normal que los países y la gente muera de hambre. Nosotros veremos cómo pasa esto. Veremos estos desastres con nuestros ojos de la carne y oiremos hablar de ellos con nuestros oídos. Y experimentaremos muchas de estas cosas. Debemos reconocer que hoy en día estamos viviendo en la era de las calamidades y debemos vivir con nuestra fe. Lo que está claro es que estas cosas ocurrirán. No son solo mis palabras. Ya les dije una fe, creo que fue en el Campamento de Formación de Discípulos de 1995, que habría muchos problemas en el año 2005. Sinceramente, es muy difícil hacer toda la obra de proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu durante esta era. Esto es porque ahora estamos en la era de la hambruna. Es una era de hambruna extrema. Físicamente, muchas personas están muriendo de hambre. Y además es cada vez más difícil proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu. Y por eso oro para que actuemos con este conocimiento.
 
 
Debemos estar bien informados acerca de la era en la que estamos y estar preparados para lo que va a venir para proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu
 
Según la interpretación del sueño del rey que hizo José, durante los siete años de prosperidad, se preparó por la hambruna al recoger una quinta parte de las cosechas y almacenarla en grandes almacenes. Nunca había habido un tiempo en Egipto en el que los almacenes estuviesen tan llenos como en el tiempo del gobernador de Egipto. José construyó muchos almacenes por todo Egipto. Algunas personas que no entendieron lo que estaba pasando cuestionaron a José por haber construido tantos almacenes. La tierra había dado tanta cosecha que empezaron a cuestionar por qué había que construir tantos almacenes y meter ahí la comida. Seguramente criticaban el coste de mantenimiento de estos almacenes. Sus quejas pueden parecer plausibles porque era muy difícil mantener tantos almacenes.
Sin embargo, José estaba decidido y almacenó comida durante los siete años de plenitud en muchos lugares. Después de estos siete años cada almacén tenía una montaña enorme de comida. Cuando acabaron estos siete años, de repente hubo una hambruna y el pueblo de Egipto que había dudado de José se quedó sin comida. Así que fueron al Faraón y le pidieron grano. José era el gobernador de Egipto en aquel entonces y por eso pidió que se abriesen los almacenes y el grano almacenado se vendió al pueblo de Egipto. De esta manera, salvó al país y a su pueblo y al final a su padre Jacob y a sus hermanos.
La razón por la que es estoy dando este sermón de las Escrituras es para pedirles que se dediquen completamente a proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu a todo el mundo. Queridos hermanos, ahora mismo estamos compartiendo el Evangelio del agua y el Espíritu a toda la gente del mundo a través de nuestros libros impresos y electrónicos. El Evangelio del agua y el Espíritu, como lo hemos preparado nosotros, eliminará todos los pecados de las almas de la gente cuando lo propaguemos. Habrá alguien que solicite nuestros libros y los lea y otras personas los dejarán en la estantería. Entre estas personas, algunas quizás hayan terminado de leer los libros, mientras que otras personas los han tirado después de leerlos o después de echarles un vistazo. También habrá personas que tomen prestados nuestros libros de otras personas y los estudien completamente y otras que dejen de leer después del prólogo.
Pase lo que pase, hemos enviado muchos libros impresos que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu por todo el mundo. Y han llegado a muchos sitios y están en las estanterías de las personas que los han solicitado y están siendo leídos. La razón por la que publicamos nuestros libros al por mayor y los enviamos a todo el mundo es que nos estamos preparando para una hambruna futura. Hay una hambruna física y espiritual por llegar a este mundo y la gente morirá en ella y por eso nos estamos preparando. De la misma manera en que José almacenó grano en los años de prosperidad, nosotros nos estamos preparando para el futuro.
Estamos haciendo este ministerio porque la mayoría de cristianos de todo el mundo cree en Jesús sin conocer el Evangelio del agua y el Espíritu. Hay personas que debaten consigo mismas si el Evangelio del agua y el Espíritu es el verdadero Evangelio o no. Cuando leemos la Biblia correcta y detenidamente, el Evangelio del agua y el Espíritu aparece en ella, pero estas personas no han encontrado el Evangelio del agua y el Espíritu todavía. Espiritualmente hablando, son ciegos en espíritu. Como los pastores creen en esta doctrina del rapto de la pretribulación y por eso muchos cristianos creen que serán tomados antes de la Gran Tribulación y no pueden escapar de la confusión espiritual, están en esta era de las calamidades. Por tanto, muchos de ellos siguen viviendo sus vidas con culpa en sus corazones. Llegará el momento en el que estas personas irán a Dios y agonizarán por sus pecados. Algunas personas entrarán en contacto con nuestros libros que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu y los leerán. Entonces, si aceptan este verdadero Evangelio, recibirán la salvación.
Y José guardó el grano y se lo dio a mucha gente durante los tiempos de la hambruna y por eso yo sé que, a través de nuestros libros sobre el Evangelio del agua y el Espíritu, muchas personas en este mundo serán salvadas de los pecados del mundo. Todo se cumplirá. Estas cosas están escritas en la Biblia. Las cosas escritas en el Antiguo Testamento se cumplieron en el Nuevo Testamento. Estoy seguro de que, para que los que estamos predicando el Evangelio del agua y el Espíritu estemos preparados para la hambruna futura, nuestro Señor Dios ha escrito el pasaje de las Escrituras en detalle.
Ahora mismo estamos imprimiendo libros sobre el Evangelio del agua y el Espíritu y enviándolos a la gente gratis. Cuando llegue el momento de la que hablo, la gente tendrá que evaluar sus vidas espirituales. ¿Qué deben evaluar? Deben entender si tienen pecados en sus corazones. Deben cuestionar si tienen pecados ante Dios o no. Deben examinar, antes de ir a Dios, antes de presentarse ante Él, si han recibido la remisión de los pecados o no. Por tanto, deben leer nuestros libros que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu, que les entregamos gratuitamente, si los tienen ellos o los tienen otras personas. Deben leerlos para recibir la salvación de sus pecados. El contenido de estos libros que hemos entregado se convertirá en el pan de vida que salvará a la gente de sus pecados. Cuando la gente lee estos libros, la voluntad de Dios se cumplirá en este mundo. Por eso, de la misma manera en que José almacenó grano durante los años de prosperidad, estamos entregando nuestros libros, el pan espiritual de la vida. Estamos distribuyendo estos libros gratuitamente. Esto puede parecer ridículo para algunas personas. Pero, en el futuro muchas personas leerán estos libros, serán libradas de sus pecados y obtendrán la vida eterna. En aquel entonces, el Espíritu Santo abrirá sus corazones y les permitirá confiar en la Verdad del Evangelio verdadero de la salvación. En ese tiempo de gran hambruna la gente creerá en la justicia de Dios y será salvada de todos los pecados y alabará Su justicia. Por fe espero que estas cosas ocurran.
Este ministerio literario que están haciendo vale la pena a los ojos del Señor y por supuesto sigue siendo eficaz. Asimismo, el contenido de nuestros libros será aún más eficaz en esta tercera era y en la cuarta era cuando aparezca el Anticristo. A través del Evangelio del agua y el Espíritu que estamos proclamando, estoy seguro de que se cumplirá la voluntad del Señor. ¿Creen en esto?
 
 
El mundo será más caótico y el ministerio que estamos haciendo brillará aún más
 
Por este motivo debemos proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu. Esta obra no debe hacerse como una obligación, sino que debe hacerse con la fe que cree en la justicia de Dios. Sea cual sea la obra que se nos ha confiado, debemos cumplirla por fe. Debemos establecer la meta de proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu a todo el mundo y seguir proclamando este verdadero Evangelio continuamente. No debemos cansarnos demasiado al hacer esta obra, sino que debemos hacerla de manera estable por fe paso a paso. Si no hacemos la obra de proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu por fe, será más difícil hacerla después.
Parece que ahora es el mejor momento para proclamar en Evangelio. Como ahora es la era del hambre, la gente puede estar interesada en nuestros libros y leerlos. Pero también es posible que la gente se deje de preocupar por Dios aún más por los pecados de este mundo que son aún más abundantes. Las vidas de las personas empezarán a ser divididas en dos extremos. Algunas se morirán de hambre por la falta de comida física y otras se ahogarán en los placeres de este mundo y morirán espiritual y físicamente mientras se oponen a Dios. Por el contrario, algunas personas quieren encontrar su salvación. Se pueden llamar buscadores de la verdad. Ahora estamos viviendo en un mundo pecador, así que puede ser más fácil proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu, pero en los Últimos días será más difícil. Sin embargo, la obra que estamos haciendo ahora dará resultados. Durante los Últimos Días, multitud de personas serán salvadas al leer nuestros libros y darán gracias a Dios. De ahora en adelante muchas personas buscarán nuestros libros con corazones que desean ser salvados de sus pecados. Buscarán estos libros, los leerán, creerán en Dios correctamente y serán como nosotros. Y empezarán a compartir el Evangelio del agua y el Espíritu con nosotros. Aunque no podamos hacerlo todo a la vez, Dios usará a estos nuevos creyentes para seguir cumpliendo Su obra y mostrar Su poder. Creemos en esto.
Este ministerio literario que estamos haciendo ahora es la misma obra que José hizo cuando se preparó para una gran hambruna. José construyó almacenes, guardó el grano y se lo dio a muchas personas durante la hambruna. De la misma manera, estamos almacenando los libros sobre el Evangelio del agua y el Espíritu y esperando a que muchas personas que buscan la Verdad la encuentren. Después de que José se convirtiese en gobernador de Egipto, no construyó un almacén en un solo lugar, sino que construyó muchos por todo el reino. Tanto en el campo como en la ciudad, donde vio que era necesario construyó almacenes para el grano. En las zonas abiertas, como los planos, José seguramente construyó cientos o miles de graneros. Y pueden estar seguros de que se construyeron graneros en las zonas agrícolas cuando lo ordenó. Por toda la tierra y en varias regiones se construyeron graneros y se llenaron con las cosechas que sobraban.
De manera similar, los libros que entregamos gratuitamente han sido enviados por todo el mundo y están siendo almacenado en muchos lugares. Y cuando llegue el momento adecuado, la gente leerá los libros y recibirá la salvación de sus pecados y la voluntad de Dios se cumplirá. Desde entonces proclamaremos el Evangelio del agua y el Espíritu con más seguridad. Antes de que termine esta era, proclamaremos el Evangelio del agua y el Espíritu al máximo con todo nuestro corazón. Queridos hermanos, la tercera era acabará pronto. Al empezar esta tercera era cambiará el curso del mundo drásticamente. La primera y segunda era pasaron lentamente, pero al empezar la tercera era, habrá un progreso más rápido. Cuando lleguen los últimos días seremos martirizados juntos con otros santos que tienen fe en el Evangelio del agua y el Espíritu. En aquel entonces, por todo el mundo, habrá muchas personas que tendrán la misma fe que nosotros, y no podremos comunicarnos bien, así que utilizaremos gestos para hablar. Estamos almacenando el Evangelio del agua y el Espíritu para esos tiempos.
 
 
Esta era actual es la tercera era
 
Estoy convencido de que esta era presente en la que vivimos es la tercera era, la del caballo negro. Esta era pasará rápidamente. Los expertos del medio ambiente y del clima están diciendo que en el 2020 los icebergs polares se derretirán y mucha tierra quedará inundada bajo el agua. Están diciendo que habrá un aumento en los desastres naturales por todo el mundo. Cuando la naturaleza empiece a ser destruida de esta manera, el progreso será muy rápido. La destrucción total llegará en un abrir y cerrar de ojos. De la misma manera en que las epidemias se extienden fácilmente después de inundaciones devastadoras, la muerte llegará rápidamente a este mundo.
Por eso estamos luchando para proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu a la gente de todo el mundo en este momento. En este mismo momento, mi meta en la vida es llevar a cabo la voluntad de Dios al enseñar estas verdades a los santos, siervos y obreros de Su Iglesia. Debemos saber que estas cosas no se cumplirán por nuestras fuerzas, sino que se llevarán a cabo a través de nuestra confianza en la Palabra del Señor y nuestras oraciones. Debemos saber que Dios nos dará fe. Y debemos reconocer lo que debemos hacer. Los que saben qué hacer y lo hacen por fe son la gente bendecida por Dios.
¿En qué era estamos viviendo ahora? Debemos saber esto. No hay respuestas claras para nuestra mente humana por mucho que nos preguntemos cómo vivir o cómo preparar para el futuro. Si les contará las historias de terror de la era de la hambruna, tendrían miedo. Así que no quiero hablarles de estas historias horribles porque ya les he hablado de esto lo suficiente. ¿Cuánto miedo tendrían si les dijese estas cosas ahora? Por eso no les quiero hablar de estas cosas terribles. Para más detalles sobre este tema, lean mis libros de sermones sobre Apocalipsis.
Aunque el fin del mundo esté cerca, debemos seguir haciendo este ministerio que se nos ha confiado. Esto se debe a que estamos en la era de la hambruna y no nos queda mucho tiempo. Esta es la era de la calamidad. Tenemos la oportunidad de proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu. El tiempo de la destrucción del mundo no ha llegado todavía. El mundo acabará durante la era del caballo pálido. En el futuro, según la Palabra de Dios acerca del Anticristo, aparecerá y obligará a la gente a someterse a él. Los que no reciban esta marca y no sean controlados por él, morirán. Esta era del Anticristo que llegará será un tiempo de destrucción. Queridos hermanos, pronto verán el progreso de estas eras de las que he hablado.
 
 
No quedará mucho tiempo hasta que la gente sea obligada a recibir la marca del Anticristo
 
No sé si recuerdan esto o no, pero ya les hablé de esto un par de veces. Cuando vamos al supermercado o a una tienda de comestibles todos los productos tienen códigos de barras. Hay códigos de barras en los libros también. Cuando utilizan un escáner en un código de barras, la información de ese producto es reconocida enseguida. Al escanear el libro una sola vez podemos saber quién es la editorial, el precio del libro y cuántos libros quedan en el inventario. En el futuro la gente no se quedará satisfecha con esto, sino que irá aún más lejos y desarrollará un chip más pequeño para poner en los productos. Cuando se implemente este sistema, cuando el cliente compre un producto un satélite podrá rastrear dónde va el producto. Hay un número o código específico en cada chip que hay en cada producto. Y por eso, si se utilizan algunos satélites para buscar a una persona a través del código específico en el chip, es posible saber dónde está el producto y quién lo tiene. Toda esta información estará disponible en la pantalla de una computadora.
Este tipo de chip ya se ha desarrollado en algunos países. En Japón lo utilizan para prevenir crímenes. Ponen este chip en ex convictos. He oído que un chip similar a este se utiliza en Europa en las mascotas. Este tipo de tecnología se ha desarrollado a un nivel maravilloso. Y nuestro país es líder en este campo. Otros países avanzados han invertido en investigación y desarrollo y nuestro país empezó más tarde, pero ahora es un líder en este campo. En resumen, este chip es pequeño, su coste es bajo y transmite una señal que se puede recibir desde muy lejos. La capacidad de este chip es increíble y el precio más bajo. Y puede asignar un número específico de código de barras a cualquier producto. Se está llevando a cabo mucha investigación en esta tecnología específica. Probablemente hayan oído hablar de esto en la televisión y se dice que estamos entre los países líderes en investigación en este campo.
Queridos hermanos, en el futuro estaremos controlados por estos dispositivos. No hace mucho tiempo hubo un caso de secuestro de una estudiante universitaria. La policía encontró al sospechoso que se bajó del autobús justo después de ella. ¿Cómo lo hicieron? Cada tarjeta de autobús tiene un chip y por eso pudieron encontrar al secuestrador rápidamente. Al mirar esta información la policía pudo encontrar a los sospechosos que habían subido al mismo autobús. Y pudieron arrestar al culpable. Los teléfonos móviles y otros dispositivos que tenemos se venden con un chip incorporado para encontrarlos si se pierden. Si una persona tiene un producto con un chip de este tipo instalado, esta persona puede ser localizada esté donde esté. En el futuro esta tecnología se desarrollará aún más.
Nuestro gobierno ya ha empezado a ponerla en práctica. No solo en nuestro país, sino en las demás naciones líderes en el mundo, se ha puesto este invento en práctica. Pero el público general no lo sabe. Cuando compran un solo artículo con su tarjeta de crédito y se lo llevan a casa para utilizarlo, si hay un chip dentro de ese producto, el fabricante o las autoridades pueden saber qué tipo de personas son y dónde está el artículo. Su información personal quedará expuesta. Estamos entrando en una era así.
El 26 de diciembre de 2004 un tsunami golpeó a Indonesia y 230,000 personas murieron en Indonesia y en los países cercanos. Pero les puedo decir que este no será el último tsunami que ocurra. Si sigo hablando de esto, se pondrán nerviosos y no podrán concentrarse en sus trabajos por la ansiedad. Pero deben saberlo. Estos desastres naturales que he mencionado serán cosas frecuentes. Esta tercera era, la era de los dolores, ya ha llegado.
Por ejemplo, en Indonesia 150,000 personas, incluyendo turistas coreanos, murieron en el tsunami, así que las familias de las víctimas coreanas visitaron el lugar donde las víctimas estuvieron vidas por última vez. Por desgracia, la mayoría de las víctimas coreanos no se encontraron. Pero si hubiesen tenido chips en sus pasaportes, ¿qué habría pasado? De ahora en adelante esto se hará como precaución. Si alguien va a India, por ejemplo, y se pierde, es difícil encontrarle. Las autoridades no conocerían la ubicación de esa persona, así que harán que los turistas tengan un chip debajo de la piel cuando vayan a sus países. Y si son secuestrados podrían ser encontrados rápidamente o rastreados por satélite. ¿Creen que los turistas accederían a que les implantasen un chip o no? Por supuesto que sí. Imaginen lo cómodo que sería aplicar este dispositivo a nuestras vidas.
Pero ¿qué ocurrirá si esta tecnología cae en manos del Anticristo? Que podría controlar a la gente por completo. El Libro del Apocalipsis dice que los que se sometan a Satanás serán arrojados al Lago de Fuego el Último Día. Aunque esta tecnología útil haga que nuestras vidas sean más fáciles, también permitirá que el Anticristo se imponga sobre toda la humanidad. Nadie debería recibir este chip en el futuro porque podremos ser controlados por él, incluyendo nuestros derechos y libertades individuales y nuestros pensamientos. Es el peor caso de humillación, vergüenza y desgracia.
 
 
Hay algunos justos que proclaman el Evangelio del agua y el Espíritu con la sabiduría que José tenía
 
Queridos hermanos, puede haber peores cosas que estas en este mundo. Esto no sería tan malo. Pero, lo que debemos hacer ahora es aplicar la sabiduría de José a la predicación del Evangelio del agua y el Espíritu. Estamos distribuyendo nuestros libros impresos y electrónicos por todo el mundo. Y al leer estos libros la gente está siendo salvada de todos sus pecados. Esto es todo lo que podemos hacer por nuestra parte. Lo que estoy diciendo es que, aunque los lectores de nuestros libros no acepten la salvación en este momento, si tienen nuestros libros, cuando llegue la tribulación podrán sacar estos libros y leerlos. ¿Acaso no recibirá más gente la remisión de los pecados al leer nuestros libros que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu y no buscarán muchos nuestros libros? Cuando llegue ese momento la gente que haya recibido nuestros libros, pero los haya tirado en ignorancia preguntará: “¿Dónde está ese libro?” y “¿En qué casa puedo encontrar esos libros?”. E irán buscándolos por todas partes. ¿Es esto cierto o no?
Ahora mismo estamos proclamando el Evangelio con la sabiduría que tuvo José. Cuanto más difícil es nuestra vida, más debemos vivir con fe y sabiduría. Lo que debemos hacer durante estos años de prosperidad es construir graneros y llenarlos del Evangelio para prepararnos para los tiempos difíciles que vendrán en un futuro cercano. Para la salvación de las almas de la gente debemos vivir nuestras vidas repartiendo estos libros del Evangelio. Debemos revelar y proclamar la justicia de Dios a través de nuestras vidas a la gente que quiere conocer el Evangelio del agua y el Espíritu y los que desean ir al Cielo al conocer al Señor y recibir la remisión de los pecados. Lo que estoy diciendo es que debemos hacer la obra de asegurarnos de que nuestros libros están en sus casas. Esta es la obra que debemos hacer. Ahora es un buen momento de proclamar el Evangelio del agua y el Espíritu. Durante estos tiempos de prosperidad de proclamar el Evangelio verdadero, debemos compartirlo generosamente. Todavía es la era de la prosperidad para compartir el Evangelio. Aunque la era de los dolores ha empezado, todavía podemos hacer la obra de compartir este Evangelio por fe. A menudo nuestros ministerios tienen dificultades, pero no está restringidos legalmente por el gobierno en la mayoría de los países. En momentos como este debemos trabajar aún más para acumular los libros que contienen el Evangelio del agua y el Espíritu. En realidad, como José reunió las cosechas en los graneros durante los siete años de prosperidad para prepararse para los siete años de hambruna, debemos preparar el pan de vida por fe en momentos como este. ¿Lo entienden?
Estamos haciendo esta obra ahora mismo. ¿Cuántos libros que contengan el Evangelio del agua y el Espíritu hemos regalado? ¿Cuántas ediciones en inglés se han publicado? ¿Sesenta? Por supuesto, no podemos traducir todas estas ediciones en inglés a todos los idiomas, pero estamos haciendo todo lo que podemos en el ministerio de la traducción. Los primeros once libros dan testimonio del Evangelio del agua y el Espíritu desde varios aspectos. Empezando con el volumen 12, los llamamos “La serie de crecimiento espiritual de Paul C. Jong” y contienen mensajes que ayudan a madurar espiritualmente. Ahora mismo estamos distribuyendo libros de sermones sobre Génesis para establecer a nuestros colaboradores en la fe verdadera. Mi serie sobre crecimiento espiritual será útil para nuestros lectores que hayan recibido la remisión de los pecados.
Algunos de ustedes que están en la Iglesia de Dios pueden pensar que han hecho suficiente o demasiado. Algunos piensan que es suficiente haber hecho lo que hemos hecho. Puede que piensen: “¿Por qué tenemos que seguir haciendo este ministerio como si fuera cuestión de vida o muerte?”. Pero si no almacenamos los libros del Evangelio ahora, cuando llegue la hambruna de los siete años, la gente de este mundo morirá de hambre. Antes de que acaben los años de prosperidad, debemos seguir haciendo esta obra. Cuando llegue la era del caballo pálido, no podremos hacer esta obra más. Sé que, cuando llegue ese momento, el Espíritu Santo cumplirá Su obra a través de los libros que hemos distribuido.
La obra que estamos haciendo es la obra de Dios importante. Queridos hermanos, en este momento hay muchas luchas de poder para ver quién dominará en Asia y el mundo entero. Sin embargo, como he mencionado antes, ¿qué ocurrirá si hay un tsunami y muere mucha gente? Muchos países donarán dinero. En las reuniones del G7 u otras reuniones inferiores, los líderes de muchos países se reúnen para hablar y tomar decisiones juntos. Hay muchas organizaciones diferentes en este mundo. Y hay muchos temas que tratar. Actualmente los Estados Unidos están intentando mantener su hegemonía por todo el mundo y están atacando a Afganistán e Irak. Irak no tiene armas nucleares pero los Estados Unidos ha utilizado esto como excusa para atacar al país. Algunos países poderosos están intentando dominar el mundo. Estos países poderosos se unirán para mantener un orden mundial durante un tiempo, pero un día alguien arrebatará el poder. Habrá una coalición unida que ejercerá control sobre todo el mundo.
Cuando ocurran desastres naturales en el mundo necesitaremos que estas organizaciones globales se unan y gobiernen el mundo. Actualmente es difícil que el gobierno de un país administre sus propios asuntos. Como he dicho anteriormente, cuando ocurran desastres naturales, como un tsunami masivo, será tan devastador que la gente no sabrá qué hacer. Y por eso estas organizaciones han sido establecidas para unir a los países para administrar y controlar la ayuda que vaya a la gente afectada mediante fondos o personal. Sin embargo, estos proyectos intentarán controlar el mundo. Como saben, hay cierto presidente que está ejerciendo presión sobre otros países constantemente para conseguir sus metas.
Sinceramente, si piensan en esto, ¿por qué es tan importante que un país tenga armas nucleares? Me gustaría preguntarle a este presidente agresivo: “Tiene cientos de bombas nucleares en tu arsenal y dices que estos países están intentando hacer bombas nucleares y quieren destruir tu país o el mundo entero. ¿No es esto irónico y cómico?”. Pero tiene sus razones, así que no debemos meternos. Pero todas estas cosas son partes de una lucha de poder por el dominio del mundo. Podemos ver muchos casos así. Dentro de poco el resultado de esta lucha de poder por el control del mundo se verá claramente.
Ahora los Estados Unidos y Japón están colaborando políticamente. Nuestro país es un aliado de los Estados Unidos también. Debemos unir nuestros esfuerzos con la nación más fuerte del mundo, pero pienso que no estamos muy cerca. Japón ha estado muy unido a América y están pegados con pegamento. Solo en tiempos recientes vemos que Japón se ha unido a los EE. UU. Pero nuestro país le dice a los Estados Unidos que salga de nuestro país. Esto es ridículo. Los coreanos somos estúpidos. No sabemos lo que pasa a nuestro alrededor y seguimos nuestras emociones.
También despreciamos a los japoneses. Esto se debe a que nos dominaron y estamos resentidos. No debemos odiar a nadie, pero las cosas que hicieron durante el período colonial japonés fueron terribles. Si se hubiesen disculpado, les habríamos perdonado. Si hubiesen dicho que actuaron sin pensar buscando el poder y que lo sientes, las cosas estarían mejor. Muchas mujeres coreanas fueron obligadas a prostituirse para el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Queridos hermanos, ¿cómo creen que se sienten esas mujeres incluso ahora? Fueron secuestradas mientras dormían y sufrieron mucho. Los japoneses deberían disculparse y compensarles y decir que lo sienten como nación y que no pensaron lo que estaban haciendo. Deberían preguntar cómo pueden compensar a esas mujeres o por lo menos demostrar su sentimiento de arrepentimiento con palabras, pero se niegan. Así es la nación de Japón. En momentos como este, sería positivo tener una buena relación con los Estados Unidos. Las cosas que he mencionado están pasando en este mundo. En momentos como este, no debemos poner primero nuestros sentimientos.
Queridos hermanos, ¿creen que el Anticristo dirá que es el Anticristo? Por supuesto que no. Satanás entrará en una persona con poder y a través de ese gobernador oprimirá al pueblo de Dios y se levantará contra Él. No sabemos quién será el Anticristo. Sin embargo, las cosas que les he dicho están ocurriendo ahora. Nadie sabe quién será el Anticristo, pero es seguro que aparecerá pronto.
Sin embargo, no debemos olvidar que estos tiempos en los que vivimos son la era de la hambruna. Vivan sus vidas sin olvidar esto. No solo es difícil vivir a nivel individual, sino que también para nuestra nación y el mundo entero. Cuando firmamos un contrato cuando las cosas no están muy caras, es prudente establecer unas condiciones que no cambien durante mucho tiempo. Acuerden los términos para que el precio no cambie en los próximos veinte años. Si no hacen esto en preparación, se arrepentirán cuando llegue el hambre a su tierra.
Nosotros somos como pequeños Josés. Estamos siguiendo los pasos espirituales de José. Le doy gracias a Dios por permitirnos prepararnos durante la estación de plenitud para las cosas que vendrán en el futuro mediante la proclamación del Evangelio del agua y el Espíritu.