The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•Sermón sobre el Santo Hijo 2  : ¿Qué Significa en el Antiguo Testamento la Imposición de las Manos y el Bautismo en el Nuevo Testamento?

(Levítico 1:3-4) 
“Si su ofrenda fuere holocausto vacuno, macho sin defecto lo ofrecerá; de su voluntad lo ofrecerá a la puerta del tabernáculo de reunión delante de Jehová.
Y pondrá su mano sobre la cabeza del holocausto, y será aceptado para expiación suya”. 


El Antiguo Testamento nos dice que cuando la gente de Israel daba a Dios su ofrecimiento (ofrenda) para la remisión del pecado, tenían que cerciorarse de traer a un animal sin mancha y poner sus manos en la cabeza del animal. También se describe que cuando los sacerdotes, en su lugar, mataban al animal, drenaban su sangre, y ponían la sangre en los cuernos del altar del holocausto, y vertían el resto en el suelo, entonces recibían la remisión por un día de pecados. 
Por otra parte, ser perdonado del valor de un año de pecados, el estado de Levítico 16:6-10, “Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa.
Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión.
Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel.
Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación.
Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto.” En la Biblia, azazel significa “sacar hacia afuera”. 
Además, Levítico 16:29 dice, “ Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros”.
¿Cómo perdonaron al pueblo de Israel los pecados de un año? Primero, ellos necesitaron a un Sumo Sacerdote—en el pasaje principal de arriba, en ese entonces era Aarón. Para perdonar un año de pecados de los Israelitas, era absolutamente requerido tener al Sumo Sacerdote. ¿Quién, entonces, era el representante de los sacerdotes de los Israelitas? No era nadie más que Aarón. Dios puso a Aarón y a sus descendientes como el Sumo Sacerdote. 
Aarón trajo un toro a la corte del Tabernáculo, pasó sus pecados sobre el primero imponiendo sus manos en su cabeza para hacer la expiación para sí y su casa, cortó su garganta, drenó su sangre, y tomando algo de la sangre del toro la dispersó con su dedo en la silla de la misericordia (propiciatorio) del lado Este; y ante la silla de la misericordia él dispersará siete veces algo de sangre con su dedo. Así es cómo Aarón y su casa recibían primero la remisión del pecado. Expiación significa pasar los pecados de uno sobre el animal del sacrificio poniendo las manos en su cabeza. La muerte por otros de este animal de sacrificio es expiación. 
El pecador debe morir debido a sus propios pecados, pero cuando pasan sus pecados sobre el ofrecimiento de sacrificio poniendo las manos en su cabeza, entonces este animal muere en su lugar. Así es cómo primero remitían de sus pecados al Sumo Sacerdote y a su casa. Después de hacer así, él entraba en el Tabernáculo y ofrecía una de las dos cabras a Dios imponiendo sus manos en su cabeza y matándolo para tomar su sangre. A nombre del pueblo de Israel, él entonces impuso sus manos en la otra cabra ante su presencia y de tal modo pasó los pecados sobre esta cabra. 
Poniendo sus manos en la cabeza de la cabra, el Sumo Sacerdote entonces oraba, “Oh, Señor, el pueblo de Israel ha roto Tu ley, desde el primero hasta el último de Tus diez mandamientos, y todos los 613 artículos de la ley. Señor, todas estas tribus se han convertido en pecadores delante de Ti. Por lo tanto paso todos sus pecados sobre la cabra de sacrificio poniendo mis manos en su cabeza”. Él después cortó la garganta de la cabra, drenó su sangre, y llevó esta sangre al lugar Más Santo, donde solamente se le permitía entrar una vez al año. Él entonces dispersó la sangre en la silla de la misericordia del lado Este, cubriendo el arca del testimonio, y ante la silla de la misericordia otra vez dispersó siete veces la sangre. 
El arca del testimonio fue colocada dentro de lo Más Santo. La cubierta de esta arca fue llamada la silla de la misericordia, y cuando esta cubierta era quitada, uno podía ver las dos tablas de piedra de los diez mandamientos, la olla de oro que tenía el maná, y la vara de Aarón la que floreció dentro del arca. La vara de Aarón que floreció se refiere a la resurrección, las dos tablas de piedra de la ley se refieren a la justicia de Dios, y la olla de oro que tenía el maná se refiere a la Palabra de vida de Dios. Encima del arca del testimonio, fue colocada una cubierta llamada la silla de la misericordia. La sangre del sacrificio fue dispersada siete veces ante la cubierta. Las campanas de oro estaban unidas a los dobladillos del traje usado por el Sumo Sacerdote, para que siempre que él dispersara la sangre sumergida en el hisopo, las campanas hacían sonido. 
Pues Levítico 16:14 explica, “Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre”. Cada vez que el Sumo Sacerdote dispersaba la sangre, las campanas sonaban, y en el exterior el Tabernáculo, todos los Israelitas oían el sonido de estas campanas, todos los pecados del pueblo de Israel podrían ser borrados solamente cuando el Sumo Sacerdote ofrecía en su favor la ofrenda del pecado. Como tal, para el pueblo de Israel, el sonido de las campanas que venía de adentro de lo Más Santo era el sonido bendito del evangelio que les decía que sus pecados estaban borrados. 
Cuando oían las campanas de oro sonar siete veces, se decían a sí mismos, “estoy libre ahora. De todos los pecados que me habían agobiado y que acumulé durante el último año, pero ahora esta carga se ha levantado”. En este día de expiación, el pueblo de Israel obtenía la libertad de todos sus pecados, y después de nuevo con alegría regresaban a su vida diaria. Ahora, en el presente, este sonido de campanas no es otra cosa que del mismo sonido de bendiciones que nos permite nacer de nuevo del agua y del Espíritu. El Evangelio tiene el poder de la dinamita que puede desaparecer todos los pecados de una vez por todas. 
Nos hemos salvado oyendo con nuestros oídos, creyendo con nuestros corazones, y confesando con nuestras bocas nuestra fe en la Palabra de Dios, el Evangelio del agua y del Espíritu. El Evangelio de la remisión del pecado nos permite nacer de nuevo del agua y del Espíritu. Levítico 16:21-22 indica, “y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto.
Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto.” La ofrenda así aceptaba que pasaran a él todos los pecados de los Israelitas por la imposición de las manos entonces llevó los pecados en sí mismo, vagando en la arena del desierto hasta su muerte. Así era la remisión del pecado en el Antiguo Testamento. 
Está escrito en Jeremías 17:1 que cada uno los pecados se escribe en dos lugares ante de Dios. Uno es el Libro del Juicio de Dios, y el otro está en los propios corazones de las personas. Como tal, para ser perdonado por Dios por nuestros pecados, debemos de recibir la remisión de nuestros pecados, y los pecados deben de ser borrados del Libro del Juicio de Dios y nuestras propias conciencias. También, debemos recibir esta remisión del pecado creyendo en la justicia ante Dios. 
Esta es la razón por la cual el Sumo Sacerdote realizaba el ritual de la ofrenda del pecado que expiaba a todos los pecados del pueblo de Israel al imponer en su presencia las manos en la cabeza de la cabra —para mostrarles, es decir, que todos sus pecados de hecho fueron pasados a la cabra. 
Cuando la gente oye estas buenas noticias del evangelio, algunas lo aceptan pronto, mientras que otras son lentas para entenderlo. Aquellos que dicen, tan pronto como escuchen, “Si había sido pecador y mis pecados fueron pasados a la cabra, entonces es la cabra quien ahora tiene estos pecados” —estos son los que entienden rápido. Cuando nuestros pecados se pasan a la ofrenda de sacrificio, entonces estamos sin pecado. ¿Qué simple es esto? Una vez que lo entendemos, es fácil de tomar la verdad. Cuando la cabra desaparece de la vista y el hombre que la envió regresa, la cabra entonces vaga en el desierto sin vegetación ni agua, y al final muere con todos los pecados de los Israelitas sobre sus hombros (sus espaldas). 
Así es cómo se cumple la ley de la justicia de Dios, de que “el precio del pecado es la muerte”. Dios, es decir, salvó a la nación de Israel sacrificando esta cabra, la ofrenda de sacrificio por su bien. Dios pasó todos los pecados que todos los Israelitas habían acumulado durante el largo año sobre la cabra, y de tal modo les ha salvado. 
En el Nuevo Testamento, Jesús nos ha dado la salvación al ser bautizado y al ser crucificado (Mateo 3:15-17; 1 Pedro 3:21).