The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•Sermón sobre el Santo Hijo 4  : Debemos creer Firmemente en La Resurrección de Jesús

Los apóstoles afirmaron su fe en la resurrección de Jesús confesando, con el credo de los apóstoles, “al tercer día Él se levantó de entre los muertos”. 
Hechos 1:3 dice, “a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios”. La frase, “después de haber padecido,” se refiere a la muerte completa de Cristo. Hay muchas pruebas que nos demuestran que Cristo murió totalmente, pero en particular, Juan 19:34 indica, “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”. 
El hecho de que Jesús fuera crucificado a muerte ha sido reconocido por cada uno de todas partes. Este castigo de crucifixión, era una condena que los Romanos daban a los extranjeros, era un castigo cruel sentenciando a los políticos insurrectos y a los esclavos. Antes del apogeo del Imperio Romano, la crucifixión era realizada generalmente colgando un convicto en una cruz atando sus manos y pies a ella, y después matando al condenado perforando su pecho con una lanza. 
Pero la versión romana de la crucifixión era un castigo que clavaba de las manos y de los pies, en vez de atar, de un convicto a una cruz y dejándolo colgado en la cruz para morir una muerte lenta. Como tal, se dice que se llevaba un tiempo considerable para que el condenado muriera, generalmente 3-4 días, pero ocasionalmente una semana. No podemos incluso imaginar cómo era de doloroso ser castigado de tal manera, ser clavado, derramamiento de sangre, sufriendo de más sed cada vez, bombardeó implacablemente por el sol, y buitres volando alrededor. Los condenados sufrían hasta el último momento de su muerte. Debido a la crueldad extrema de este castigo, se dice que, el Emperador Constantino, eliminó esta forma particular de castigo. 
¿Qué, entonces, explica el hecho de que Jesús murió en apenas seis horas? Según lo mencionado arriba, cuando uno de los soldados perforó su lado con una lanza, la sangre y el agua salió. Pues esto demuestra que, Jesús murió tan pronto porque Él sufrió un gran dolor de corazón por los pecadores que literalmente rompió y explotó. Es decir Él murió con el corazón roto. 
En tres días después de su muerte, Jesús se levantó otra vez en un cuerpo perfecto. Lo que es extraño es que a pesar de esto, algunas personas vacilan en creer en el Jesús resucitado, incluso mientras que profesan reconocer su muerte. Esto puede ser visto solamente como un trabajo (obra) del diablo que intenta evitar que la humanidad crea en esta verdad, según lo indicado en Lucas 8:12: “Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven”. Para negar la verdad de la resurrección de Jesús, el Diablo se apoya con incrédulos, eruditos seculares a las hipótesis falsas tales como la hipótesis de la muerte aparente, la hipótesis de la resurrección espiritual, la hipótesis de la alucinación, la hipótesis de la manipulación, la hipótesis del cuerpo robado, y otras. Pero la verdad de la resurrección de Jesús tiene muchas pruebas definitivas, incluyendo Hechos 1:3. 
 

Es una Prueba el Hecho de que Jesús se Presentara Vivo 
 
Hechos 1:3 nos dice con muchas pruebas indubitables que Jesús se presentó vivo a sus discípulos. No importa lo que la gente diga, cuando nuestro Señor Mismo declara estar vivo, no hay entonces material para conflicto. 
Jesús había liberado poder sobre la vida y la muerte. Juan 10:17-18 indica, “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida para volverla a tomar.
Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” 
En Apocalipsis 1:18, Jesús también dice, “ y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. Nuestro Señor tiene el poder de levantarse de entre los muertos para vivir otra vez, porque Él es al mismo tiempo Dios Todopoderoso y hombre perfecto. 
“La paga del pecado,” como Romanos 6:23 nos dice, “es muerte”. Esta es la ley justa e inviolable de Dios. Como tal, Jesús se encargó de los pecados del mundo y todos los borró con su bautismo y con su sangre. Porque Él hizo que desaparecieran todos los pecados del mundo, Él se levantó de entre los muertos otra vez y se ha convertido en Dios de los que creen en Él. Así es cómo se establece la ley de Dios. 
 

La Evidencia Es Que Su tumba Estaba Vacía 
 
Mateo 27:57-66 nos dice que un hombre rico de Arimatea, llamado José, puso el cuerpo muerto de Jesús en una tumba hecha de roca, y que él selló la tumba rodando una piedra grande contra su puerta. El pasaje también nos dice que pusieron a un guardia en la tumba para asegurarla. Pero la tumba quedó vacía mientras el Señor con su poder se levantaba de entre los muertos y salió de su tumba. Lucas 24:3 dice, “y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús...”. ¿Qué más puede esto ser sino la prueba de la resurrección del Señor? 
Jesús es una figura grande, histórica. Una de las pruebas es el uso cronológico de Anno Domini (AD.), que significa “en el año de nuestro Señor”. Años y meses se han fijado, es decir, se han basado en el día de su venida. Él es el Señor de la historia, de la creación y de la salvación. Si Él no hubiera podido levantarse otra vez de entre los muertos, su tumba tendría que seguir estando cerrada como una gran señal histórica. Las tumbas de las grandes figuras de la historia todavía permanecen como lugares de gran interés. Por ejemplo, la tumba de Confucio está en China, la tumba de Buda se encuentra en la India, y la de Mahoma está en la Meca, en Arabia Saudita. 
Si Cristo no se hubiera levantado de entre los muertos, su tumba seguiría estando cerrada como la de ellos. Pero porque Él se levantó de entre los muertos en tres días, su tumba se ha abierto. Esto es creer en nuestro Señor, el único Dios. 
 

La Prueba de Que comió después de que Él se Levantó de entre los muertos 
 
Los Espíritus no comen. Pero el Señor resucitado comió. Lucas 24:40-43, “Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies.Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer?
Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel.
Y él lo tomó, y comió delante de ellos”. El que Jesús comiese nos proporciona la prueba explícita de su resurrección. 
En 1 Corintios 15:3-4, Pablo también atestigua, “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
y que apareció a Cefas, y después a los doce”. La Biblia es la Palabra de Dios inspirada con autoridad absoluta de la cual no se puede ni ser agregado ni ser restado. Pues esta Biblia había profetizado, que Jesús moriría y se levantaría otra vez. 
Alrededor de la época de la muerte de Jesús, sus discípulos habían estado temblando de miedo. Pero después de que fueron convencidos de su resurrección, estuvieron listos en Jesús para difundir la resurrección de los muertos. Como Hechos 4:18-20 nos dice, “Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús.
Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios;
porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído”. Pedro y otros apóstoles también contestaron, “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29). 
Aunque los discípulos de Jesús habían temblado ante la muerte de Jesús, una vez que vieron a Jesús vivo, se hicieron fuertes. Desde entonces hasta nuestros días, la razón por la que los santos han difundido este evangelio incluso aunque fueron perseguidos a causa de Cristo, y por qué han estado dispuestos a morir por su causa, es debido a la certeza de la resurrección de Cristo y del aseguramiento de su propia resurrección. 
La resurrección de Jesús es un preludio de nuestra propia resurrección. En 1 Corintios 15:20, se indica, “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho”. Como tal, las enseñanzas de las epístolas Paulinas también se centran alrededor, primero que todo, de la verdad de la resurrección de Jesucristo, y después en el mensaje de que esta resurrección también nos trae nuestra propia resurrección.