The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•Sermón sobre el Santo Hijo 6  : El Señor Regresara como El Señor del Juicio

(Apocalipsis 20:11-15) 
“ Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.
Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.
Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.


Este mundo será juzgado por el Señor por sus pecados. En particular, debemos prestar la atención al hecho de que el Señor Mismo será el Ejecutor del Último Juicio. Como tal, el Credo de los Apóstoles confiesa, “(Creo en) Él ascendió al Cielo, y se sentó a la derecha de Dios Padre Todopoderoso; por lo tanto Él vendrá a juzgar pronto a los vivos y a los muertos”. 
En todas las cosas, si hay un principio, entonces debe de haber un final. Como Dios Mismo, Jesús es el Creador y el Juez. Porque el Señor es el Salvador de la humanidad, Él es también el Juez. Él es “el primero y el último”. 
La Biblia nos dice que hay una época para todo bajo el cielo. Como Eclesiastés 3:1 dice, “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” y Hechos 17:31 dice, “por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó”. Como tal, Dios ciertamente juzgará los pecados de la humanidad. El estándar de este juicio se mide si uno había o no creído en el evangelio del agua y del Espíritu, y cada uno será juzgado basado en este criterio. 


La Época del Juicio 

El día del juicio vendrá cuando Dios totalmente haya difundido el evangelio del agua y del Espíritu a través del mundo entero (Mateo 24:14). Este será el día final de este mundo, el día de su fin. Este es el día referido por Revelación 20:11, que dice, “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos”. 
También se indica en 2 Pedro 3:10, “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas”. Por otra parte, no se podrá escapar del juicio de Dios, pero se podrá evitar solamente creyendo en el evangelio del agua y del Espíritu dado por el Señor. Las Escrituras se refieren a este día como el “Día del Juicio” (Mateo 11:22, 12:36; Hechos 17:31) y el “día de la cólera de Dios” (Romanos 2:5; Apocalipsis 16:1). 


El Propósito de Dios al Enjuiciar a Este Mundo 

El Salmo 97:2 dice, “Justicia y juicio son el cimiento de su trono”. Como tal, el propósito de enjuiciar Dios a este mundo es el de recompensar al justo y castigar a los pecadores. 
Solamente el Señor omnipotente y omnisciente de la justicia separará claramente Sus ovejas de las cabras (Mateo 25:32), y su trigo de la paja (Mateo 3:12). Como tal, cuando el último día venga, los que creen serán inconfundiblemente distinguidos de los que no lo hagan. 
La primera mitad de Apocalipsis 20:11 dice, “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él”. Esto nos dice que nadie podrá ocultar sus pecados de Él. Como tal, la gente debe recibir la remisión de todos sus pecados de una vez por todas, creyendo en el evangelio del agua y del Espíritu dado por el Señor, de otra manera será destruida. ¿Quién puede fingir siempre ser justo ante el Señor (Salmo 143:2)? Dejemos, entonces, confesar nuestros pecados y creer en el evangelio del agua y del Espíritu. Pues Dios nos ha dicho en Proverbios 28:13, “El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”.


La Naturaleza del Juicio 

La naturaleza del juicio de Dios para los pecadores puede ser entendida cuando primero comprendemos la esencia y las cualidades del Señor, que es este mismo Juez. Este juicio es un juicio hecho con la misericordia de Dios, y por lo tanto no hay otra misericordia. Si Dios juzgara a los pecadores sin primero haber borrado los pecados con el evangelio del agua y del Espíritu, de hecho El aparecería a nosotros como un Dios aterrorizante. Pero porque Jesús ha borrado todos los pecados del mundo con Su bautismo y Su sangre en la cruz, ha sido determinado por Dios que se salvarían los que creen y los que no lo hacen serían juzgados. 
Esta es la razón por la cual en Hebreos 9:27 dice, “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. En Mateo 25:31-33, Jesús Mismo dijo, “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en el trono de gloria;
y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.
Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.” Él también dijo en el versículo 46, “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”. 
Porque somos mortales finitos, incluso si creemos, con nuestra carencia de entendimiento y con una disposición impetuosa deseamos que todos los problemas de este mundo sean resueltos. Pero Jesús juzgará a los que no crean en la remisión del pecado que El les ha dado. 
Apocalipsis 20:12 indica, “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”. 
Hay dos clases de libros ante Dios, y son el libro de la vida y el libro de las obras, es decir, los Libros del Juicio. Estas son las bases del juicio. Los libros en el pasaje antedicho se refieren a los libros en los cuales se registran todas las obras de la humanidad. La Ley señala los pecados, y nos enseña que quienquiera que no cree en el evangelio del agua y el Espíritu dado por el Señor no podrá ser salvado de todos los pecados. Es un juicio justo el que Dios juzgue así a la humanidad con sus libros de las obras y con el libro de la vida. Dependiendo de si creemos en Jesucristo como Dios, y si creemos en la Palabra del evangelio del agua y del Espíritu que El nos ha dado, nuestros nombres se escriben en el libro de las obras o en el libro de la vida. Y basado en este expediente, nos recompensarán o seremos castigados. 
Cuando Thomas Edison, el rey de la invención, oyó su propia voz grabada en el fonógrafo que él había inventado, él dijo, “incluso el hombre puede oír sus propias voces registradas. ¿Dios, entonces, no habrá registrado también todas nuestras obras?”. 
Aunque las celebridades renombradas del mundo tales como Gary Cooper, Marilyn Monroe, John Wayne, y Bruce Lee se han ido de este mundo, sus voces, expresiones, y actos todavía podemos verlos a través de los aparatos de TV, tan vivos como en su pasado. ¿Cuando los meros mortales pueden hacer esto con la tecnología y su conocimiento limitado, podrá Dios Todopoderoso lograr esto? 
Como tal, la cuestión de la fe —es decir, si uno cree en el bautismo de Jesús y en la sangre de la cruz —es incluso más importante que la cuestión de su vida y muerte. ¿Por qué? Porque dependiendo de si esta persona cree o no en el evangelio del agua y del Espíritu, recibirá de Dios la remisión del pecado, o hace frente a la condenación del pecado. 
La Ley de Dios nos permite reconocer nuestros pecados. Y estando ante la presencia de Jesucristo, Su bautismo y sangre nos conducen a creer en la remisión de nuestros pecados. Cuando somos medidos por la ley de Dios, ninguna humanidad puede decir siempre estar sin pecado. Pero una vez que la gente cree en el evangelio del agua y del Espíritu, entonces no se dirá más somos pecadores. Esto es así porque la Ley de Dios considera no solo los actos exteriores del pecado, sino que penetra en la hendidura más profunda del corazón humano. La ley dice, por ejemplo, “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Además, igual si no hemos matado realmente a alguna persona, y si tenemos odio, celos, o envidia que forma nuestra motivación de matar, la ley nos dice que ya hemos matado (Mateo 5:21-22, 27-28). 
Por otra parte, igual si ya habíamos guardado bien la Ley de Dios, cuando la rompemos incluso una vez, entonces nosotros juzgamos haberla roto toda. Esta es la razón por la cual la humanidad debe creer en el evangelio del agua y del Espíritu dado por el Señor. 
Dios por lo tanto ha dado a la humanidad aparte de la Ley a Jesucristo, que ha cumplido con la justicia de Dios para todos nosotros (Romanos 3:21). Quienquiera que cree que obedeciendo totalmente a la ley Cristo, fue bautizado, llevando en sus hombros los pecados del mundo, y muerto en la Cruz, solo creyendo en esta verdad puede ser salvado de todos sus pecados. Este es el convenio de salvación recibido por la fe (Romanos 5:19). 
Acusando nuestros corazones con los pecados del mundo, el Diablo intenta arrastrarnos al infierno. Pero con la defensa de Cristo, aquellos de nosotros que crean serán perdonados de sus pecados y por lo tanto entrarán en el Cielo. Esta es la razón por la cual 1 Juan 2:1 dice, “y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. 
En esta luz, el juicio eterno entre el Cielo y el infierno no es decidido por nuestras obras buenas o malas, sino que se decide si creemos o no en el bautismo y la sangre de Jesucristo, y si creemos que Él es Dios. Como tal, la verdad más importante es que cada uno debe, mientras que esté en este mundo, creer en el evangelio del agua y el Espíritu dado por Cristo. 
Nuestro Señor Mismo dijo, “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:14-16). 
Jesús, que fue bautizado por Juan para tomar sobre sí los pecados de la humanidad y para cumplir con toda justicia, cargó estos pecados del mundo a la Cruz. Aquellos en este mundo que creen en Jesucristo son salvos de todos sus pecados. Porque Jesús fue bautizado para cargar los pecados de la humanidad y morir en la Cruz, incluso también fue salvado un ladrón asesino como Barrabás. Como tal, la humanidad puede evitar el juicio solamente regresando a Cristo cuanto antes y creer en Él. 
Mientras vivan, todos los seres humanos están parados en una encrucijada, en donde deben elegir entre dos caminos con destinos opuestos—la destrucción eterna y a la vida eterna.