The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•Sermón sobre el Santo Hijo 8  : ¿Cuál es la Fe que Dios Declarara Ser la más Grande?

(Mateo 8:5-10)
“Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,
y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado.
Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré.
Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo  mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará.
Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace.
Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe”. 


La Fe del Centurión 

Cuando Jesús había entrado en Capernaum, un centurión vino a Él, pidiendo con Él, dijo, “Señor, mi criado esta acostado en casa paralizado, terriblemente atormentado.” Y Jesús le dijo, “yo iré a y le sanare”. El centurión contestando dijo, “Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque yo también soy un hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados. Y digo a éste, ‘va,’ y él va; y a otro, ‘ven,’ y él viene; y a mi siervo, ‘haz esto’ y  lo hace”. Al oirlo Jesus, se maravilló, y dijo a los que le seguían, “¡De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe!”. 
Hay gente en este mundo que, como este centurión, tiene la fe que cree que solamente se satisface todo por la Palabra de Jesús. Podemos ver que solo los que tienen tal fe se bendicen, y que este centurión de tal fe tiene la misma fe del nacido de nuevo. El centurión, sintiendo compasión por uno de sus subordinados que estaba paralizado, vino a Jesús  intentando curarlo. Podemos ver que este centurión tenía un gran amor para ellos, compartió su fe y fue contra viento y marea con los hombres bajo su comando. 
El centurión serio pidió a Jesús la curación de su criado, y Jesús lo permitió. De este pasaje, podemos descubrir claramente que la disposición de la fe de este centurión era tal que él creyó que Jesús era el Hijo del Dios. Él creyó en la Palabra de verdad de Jesús—es decir, que él creyó que Jesús era el Hijo de Dios que levantaría a los muertos y que enteramente nos curaría de nuestros pecados. 
“Señor, no soy digno de que entres debajo de mi techo. Solamente di  la palabra, y mi criado sanara.” El centurión dijo esto no porque él no quisiera que Jesús viniera a su casa, sino porque primero él tenía fe en la Palabra de Dios. Si las personas se disponen a servir y reverenciar a Dios, con la Palabra de Dios, tales personas pueden recibir la remisión de sus pecados, tener la fe plantada en ellos por la Palabra, y también recibir las bendiciones de esta Palabra escrita de Dios. Esta fe es la fe del centurión. 
Incluso si no tenemos nada en nuestras manos, si solamente creemos en la Palabra de Dios, las abundantes bendiciones de Dios pueden todas ser nuestras. Del pasaje arriba, podemos descubrir cuán grande era la fe del centurión. 
¿Cuál es la completa fe? La creencia en Dios que ha cumplido y cumplirá todo solamente por Su Palabra esa es la completa fe. Cuando usted tiene el conocimiento de la Palabra de Dios y de la fe en esta Palabra, usted entonces también recibirá bendiciones maravillosas en su vida, igual como el centurión. 
El centurión pidió que Jesús dijera solamente una palabra; tal fe es una gran fe. Los que reverencian y temen a Dios creen que su gran poder puede, solo con la Palabra de Dios, salvarnos de nuestros pecados, permitiéndonos recibir vida eterna, y hacer que vivamos nuestras vidas llenas de bendiciones. Las bendiciones de Dios pueden venir solamente creyendo en su Palabra. La fe que cree en la Palabra nos permite realmente vivir una nueva vida. 
Juan 8:32 establece, “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Cuando moramos en la Palabra de Dios y creemos en las Escrituras como ellos, esta Palabra después trabaja en nuestros corazones de manera concreta, transforma nuestros alrededores, nuestras almas, y a nosotros mismos, de tal modo nos permite entrar en el Cielo en vez del infierno. 
Es incorrecto asistir a la iglesia si uno no tiene fe en la Palabra de Dios. Si uno no cree en la Palabra de Dios, entonces asistir a la iglesia es solamente una mera práctica religiosa, algo que uno hace y no tiene nada que ver con la salvación. 
La fe de este centurión es la fe que cree en Dios y en Su Palabra. Hace mucho, había muchos que creyeron en la Palabra. Nuestros padres de la fe tales como Abraham, Isaac, y Jacob tenían fe en Su Palabra. Abraham siguió a la Palabra (Génesis 12:4), e Isaac, siguiendo la trayectoria de su padre, también creía en la Palabra de Dios que Abraham había creído. Abraham creyó en la Palabra de Dios de que Él le daría a sus descendientes y tierra como sucedió, y lo pasó a su hijo Isaac. Y Dios, de hecho, permitió que los descendientes de Abraham tuvieran la tierra de Canaán, Israel de hoy. 
Por creer en la Palabra, nos hicimos justos nacidos-de nuevo y los hijos de Dios. En primer lugar, lo que es verdaderamente maravilloso es cómo llegaron a ser justos. ¿Llegaron a ser justos recibiendo a Dios con sus ardientes rezos, hablando en lenguas, milagros curativos, o alabanzas santas? ¿Podemos recibir a Dios confesándolo como nuestro Padre? 


La Verdadera Fe es Creer en la Palabra de Dios 

La fe en Dios no puede venir por emociones, la dedicación, o por sus propias capacidades. He visto a muchos cristianos hacer ardientes rezos de arrepentimiento con lágrimas, confesando ruidosamente sus pecados. Hablando de manera general, se ha convertido en una práctica acostumbrada para los cristianos que han asistido a la iglesia durante mucho tiempo para intentar lavar sus pecados con sus rezos de arrepentimiento dados con muchas lágrimas. Nuestra era se ha convertido en corrupta, donde los Cristianos, viendo tales exhibiciones aprueban su fe basándose en esto. 
Los herejes están interesados en los movimientos carismáticos, los místicos, y en los materialistas. Y están propensos a perseguir tales tendencias erróneas tumultuosa y desesperadamente. Pero todos sus seguidores, mientras que pueden conseguir comodidad y satisfacción transitorias con tal creencia, no pueden sino continuar viviendo sus vidas confusas y con los corazones vacíos. Esta puede ser la evidencia de que tales personas no han nacido otra vez, ni recibido el Espíritu Santo, y mucho menos creído en la Palabra de Dios. Creer en Jesús es creer en la Palabra de Dios. 
Jesús dijo que la fe del centurión era grande. Descubramos porqué Él dijo eso. Los pecadores no pueden ni creer ni seguir la Palabra de Dios, no pueden entender la justicia de quienes tienen fe en la Palabra de Dios. 
En particular, el movimiento carismático, en el cual los pecadores son propensos a caer, demanda que el hablar en lenguas es la evidencia que prueba su recepción del Espíritu Santo, convirtiéndose en niños de Dios, y salvándose a sí mismos. Por lo tanto hablan en lenguas por todas partes. Pero la mayoría de los Cristianos que demandan hablar en lenguas hablan realmente en lenguas falsas. Los nacidos de nuevo no pueden estar cerca de los que hablen en lenguas. Satanás trabaja tan engañoso en el movimiento carismático con los que creen en visiones y poderes sobrenaturales, y con los que buscan señales, milagros, y de visiones apartadas de la fe en la Palabra de Dios, no pueden incluso acercarse a la fe del centurión. Su fe es una pseudo fe que es fundamentalmente diferente de la fe del centurión, y que buscan solamente lo que no se puede ver con el ojo. 
La fe del centurión era una que creyó en todo lo que Jesucristo dijo, confesando, “ solamente di la palabra, y mi criado sanará”. Por consiguiente todos estarán satisfechos creyendo en cualquier cosa que Dios diga, es decir, esta es la fe del centurión. 
Para los cristianos de hoy, hablar en lenguas no significa que han recibido la remisión del pecado, ni que se han convertido en los hijos de Dios. Ni tampoco ver visiones significa que han nacido de nuevo, ni demandan tener los dones espirituales que tiene la fe de los nacidos de nuevo. 
En sentido estricto, es porque tal gente no tiene ninguna fe que se sostenga sobre cosas místicas. Estas cosas son dadas por Satanás. Tal fe mística puede durar solamente una semana cuando mucho. Después de algunos días, comienzan a buscar al Señor otra vez, buscando dónde puedan encontrar milagros y señales. Esta es la prueba de que no tienen ningún Espíritu Santo en sus corazones. 
Si Jesús, la Palabra de Dios, está en nosotros, y si hemos recibido la remisión del pecado y el Espíritu Santo mora dentro de nosotros, entonces nunca caeremos en tales trampas. Ni podemos trabajar nunca con ellos, porque somos fundamentalmente incompatibles con ellos, y, sobretodo, nuestra misma semilla es diferente a la suya. La fe del centurión es igual que la nuestra. 
La gracia de Dios que Él nos ha concedido a nosotros es tan grande que Él nos ha permitido creer y seguir Su Palabra, siendo diferentes de los que persiguen señales y milagros, Puedo por lo tanto agradecerlo solamente. 
Tener fe y convertirnos en justos sucede solamente creyendo en la Palabra de Dios. Cuando los pecadores niegan sus propios pensamientos, y revelan su verdadero yo ante la Palabra de Dios, escuchan humildemente lo que les dice la Palabra, y creen de verdad en ella, pueden entonces llegar a ser justos. Esta es el poder de Dios y el poder de Su Palabra. Pueden de tal modo entrar en el Reino del Cielo, y convertirse en hijos de Dios. 
Podemos vivir vidas bendecidas con satisfacción y alegría. Pero todas estas bendiciones vienen por la Palabra de Dios, y esto es la verdad en sí misma. Viendo la fe del centurión, nuestro Señor dijo, “Tu fe es grande”. Alguien que está paralizado no puede hacer cualquier cosa por sí mismo. Asimismo, los pecadores no pueden hacer que sus pecados desaparezcan por sí mismos. Pero pueden ser completamente perdonados de sus pecados solo por la Palabra de Dios, y este es el tipo de fe de la que nuestro de Señor habla cuando se refiere a la fe del centurión. 
Hemos recibido la remisión del pecado creyendo en la Palabra de Dios. Entonces después, reconocemos qué tan importante es para nosotros que tengamos fe en Su Palabra. Antes de que nazcamos otra vez, no podemos darnos cuenta qué tan esencial es tener fe en la Palabra. Solamente la Palabra de Dios puede borrar nuestros pecados. Es porque el centurión tenía la fe que Él dijo, “Solamente di la palabra, y mi criado sanará”. 
Nuestros pecados no se pueden borrar por nuestros propios esfuerzos, ni por cualquier cosa sino por la Palabra de Dios. Pueden ser borrados solamente por la Palabra de Dios. Estamos salvados creyendo solamente en la Palabra de Dios de la verdad del agua y del Espíritu, no por pensamientos hechos por el hombre, las doctrinas, los esfuerzos, ni por el arrepentimiento. La salvación recibida en sueños o visiones no es ninguna salvación. La remisión del pecado recibida no por la Palabra de Dios de ser nacido de nuevo del agua y del Espíritu no es salvación. 
Hay muchos que se convierten incluso en mayores pecadores incluso mientras que profesan creer en Jesús y asistir a la iglesia. Hebreos 1:3 dice, “y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados” La razón por la que tal gente se hace aún más pecadora y no se libera de sus pecados a pesar de la creencia en Jesús es porque ella no conoce la Palabra de Dios correctamente. El que ha limpiado todos los pecados de la humanidad es Jesús. Porque lo que Jesús ha hecho se escribe detalladamente en la Palabra de Dios, es creyendo en esta Palabra que podemos ser justos y vivir nuestras vidas con tales bendiciones. 
Los que no han recibido la remisión del pecado de la Palabra, quienquiera que sea, son todos mentirosos. Jesús es el camino y la vida. No importa cómo se arrodille la gente y cómo ardientemente da sus rezos de arrepentimiento durante el servicio de la adoración, dejando a un lado la Palabra de Dios, esto no puede permitirles entrar en el Cielo. Los esfuerzos, las devociones, y las obras de los seres humanos no pueden borrar sus pecados. La clase de fe y de la remisión del pecado que no es constituido por la Palabra solamente pertenece al diablo. 
Nada en este mundo, aún si tenemos el poder de expulsar a demonios, puede permitir a la gente ser amada por el Señor, e incluso si fueron mártires, esto no significa que sus almas están salvadas. Si la gente no constituye su fe concretamente en la Palabra, inevitable cambiará al final. Todos los componentes de su fe, tales como su fe en Dios, en la salvación, y en Su juicio, cambiarán como van los tiempos. Todas esas cosas son totalmente vanas. 
Las personas que claman tener tradiciones, que se enorgullecen en su linaje y pedigrí, y que alardean de sus denominaciones, de su fe, y de lo que han hecho—esas personas aseguran ser gente de Dios. Pero Dios dijo que Él echaría al infierno a tal gente. Debería incluso estar bien tener orgullo si creen en la Palabra como es. Sin embargo, porque no hacen así sino creer en Él basándose en su propio estándar, Dios dijo que los echaría hacia la oscuridad. 
Mateo 7:23 indica, “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. ¿Qué es maldad? La maldad se refiere a los hechos de los que demandan creer en Dios y ejercitan su poder incluso si realmente no tienen fe. 
La Iglesia de Dios es donde escuchamos la Palabra de Dios. Es un lugar en donde podemos poner a un lado nuestros propios pensamientos, y en su lugar escuchar y seguir la Palabra. Hay personas que demandan que mientras que siguen siendo pecadores, pueden entrar en el Reino de Dios porque asisten (asisten) a la iglesia y creen en Jesús. Los que hablan de ortodoxia son aún más entusiastas, dicen que son “los pecadores salvados”. Incluso si sus corazones no tienen ninguna fe, profesan creer en Dios y afirman que Él los llevará al Cielo. Vea por usted mismo si puede encontrar en algún lugar de la Biblia si tales afirmaciones se respaldan por escrito. 
Los santos se refieren a los que sean sin pecado —es decir, ellos se refieren al justo. Las personas que alardean de la ortodoxia dicen,  “Dios nos ha admitido como justos aun siendo pecadores, pero esto no significa que somos realmente sin pecado”. Pero Dios no nos justifica porque asistamos a la iglesia. Lejos de esto, las personas que afirman que pueden entrar en el Reino de Dios por las obras de su fe, están amando a Dios en un amor no recompensado, porque su salvación es de su propia fabricación, no recibida por la fe del Señor. Tales personas no pueden ser salvadas. Los pecados en sus corazones son la evidencia de que no han sido salvados. Quienquiera que tenga pecado en sus corazones, incluso si el/ella cree en el Señor, será echado al infierno. 
Al haber borrado todos los pecados del mundo, Jesús nos ha dicho que creamos en Él. Dios está satisfecho con los que crean en Jesús, se liberen de sus pecados, y se han convertido en justos. Dios ha preparado el Cielo para el justo. Señor “yo creo que Tú quitaste todos mis pecados. Pero lava por favor este pecado que tengo. Perdóname por favor por este pecado”. Si cualquier persona ora de esta manera, esto solo puede significar que el/ella no cree en verdad en el evangelio de Dios, y que está convirtiendo a Dios en un mentiroso. 
Los que se condenan a sí mismos aún si creen en Jesús no son nada más que herejes. Debemos darnos cuenta correctamente de que no hay condenación en Jesucristo (Romanos 8:1). El pecador no puede borrar los pecados de otras almas pecadoras con la Palabra, pero él termina solamente convirtiéndolos en pecadores que creen en Jesús de alguna manera, justo como ellos. Pero los que han recibido la remisión de sus pecados pueden, debido a esta Palabra poderosa en ellos de la remisión del pecado, conducir al pecador a llegar a ser sin pecado. Así es cómo nos convertimos en justos creyendo en Jesús. 
Las bendiciones son ser nacidos de nuevo por la Palabra de Dios. Las bendiciones son seguir al líder espiritual, unidos servir a la iglesia y difundir el evangelio de la remisión del pecado de las almas. El centurión, aunque él era un gentil, creyó en la Palabra de Dios como era. Lo salvaron así, y se convirtió en una persona perfecta y justa. En contraste, los que se jactaron de sí mismos como judíos ortodoxos fueron abandonados, porque ellos no conocían a Jesús correctamente. ¿Qué es lo correcto? 
La fe en la Palabra nos permite movernos de una vida de pecado a una vida de salvación, y nos permite ser bendecidos por toda la Palabra. La fe en Dios, es creer en Él y Su Palabra. Fue porque el centurión tenía fe que Dios lo declaró ser grande. Tal fe está en nosotros por la gracia de Dios, porque creemos que su Palabra ha sido y será cumplida exactamente como es. 
Para las personas que todavía no tienen esta fe del centurión, si ellas acaban de creer en la Palabra de Dios, por esta fe se convertirán como el centurión. La fe que es la más aprobada por Dios es la que cree que Dios ha dicho lo que es. La creencia en Dios que nos ha hecho sin pecado es la fe del centurión.