The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•¿Cómo Podemos Recibir el Bautismo del Espíritu Santo?

Para entender cuál es el bautismo del Espíritu Santo, necesitamos primero entender por qué Juan bautizó a Jesús y porque murió en la Cruz. Romanos 3:23 indica, “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”, cada humano nace como pecador y no puede sino cometer iniquidades ante Dios. Romanos 6:23, nos dice: “Porque la paga del pecado es muerte”, cada uno de la humanidad no puede evitar ser castigado de muerte como precio del pecado. 
Pero Dios Padre, que ama a la humanidad, ha preparado un camino por el cual podemos estar limpios de nuestros pecados, ser juzgados y ser salvados de ellos, todo a través de Jesús. Dios Padre envió a su único Hijo amado, Jesús, y vertió en Jesús el castigo, que teníamos que recibir nosotros, con Su bautismo y crucifixión. En nuestro lugar, Jesús tomó sobre sí nuestros pecados y fue castigado a la muerte por Dios Padre. Sin embargo, Jesús, que es sin mancha, puro y justo, superó la muerte y triunfó sobre ella. Él se levantó de entre los muertos. 
¿Cómo, entonces, está conectado con la humanidad esta obra de expiación cumplida por Jesús? Creyendo en sus obras nosotros recibimos la remisión de todos nuestros pecados. Jesús, cargó con todos los pecados de la humanidad al ser bautizado por Juan en el río Jordán, sufrió todo el castigo en la Cruz para darnos la remisión de nuestros pecados. Cuando creemos que Juan bautizó a Jesús y sufrió Su muerte como la ofrenda de sacrificio en lugar de nuestro propio castigo por los pecados, la justicia de Dios se cumple en nuestros corazones. 
Además, la justicia de Jesús se pasa sobre nosotros como nuestra propia justicia y nos cubre en Él, y por lo tanto venimos ser considerados como perfectamente justos ante Dios, nos convertimos en sus hijos, y participamos de la vida eterna. Gálatas 3:27, “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”. 
Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Como este versículo, nos hacemos justos en el mismo momento en que creemos que todos nuestros pecados pasaron sobre Jesús con su bautismo recibido de Juan, y creemos en el castigo de la cruz. 
La palabra bautismo tiene varios significados, uno de los cuales es limpiar los pecados, y otro es unir. Como tal, debemos darnos cuenta de que “ser bautizado por el Espíritu Santo” es saber y creer con qué método Jesús el Hijo ha solucionado el problema de las iniquidades de los pecadores, y que es por esta fe que recibimos el bautismo del Espíritu Santo. 
Que el Espíritu Santo haya venido a nuestros corazones, morando en nosotros y unido a nosotros, significa que hemos creído en el bautismo de Jesús. Este ministerio del Espíritu Santo se describe bien en Mateo 3:13-17. Jesús dijo que la razón por la que Juan lo bautizó era para cumplir con toda justicia de Dios con el método del bautismo que Él recibió de Juan. Por lo tanto, para recibir el Espíritu Santo, debemos primero creer que Jesús tomó sobre sí mismo todos los pecados de la humanidad al ser bautizado por Juan. Así es como podemos unirnos con el Espíritu Santo, y la Biblia también nos dice que recibimos el Espíritu Santo creyendo en la gracia de la remisión del pecado, que Jesús fue crucificado y derramó su sangre porque Él había aceptado que todos los pecados de la humanidad pasaran sobre Él con su bautismo. El Espíritu Santo mora en los corazones de los que se han limpiado de sus pecados con el bautismo de Jesús y la sangre de la cruz. 
Esto se demuestra en la conversación que Jesús tuvo con Nicodemo. Nicodemo que vino a verlo, Jesús le dijo que solamente los que nacen de nuevo podrían ver el Reino de Dios. el ser nacido de nuevo significa que un alma que había muerto debido al pecado se regenera como nueva, y participa en la vida eterna del Reino de Dios. Escuchando sobre la verdad de ser nacido de nuevo, Nicodemo no podía entender lo que significaba, y así que él preguntó a Jesús cómo podría suceder tal cosa. 
En este tiempo, Jesús contestó, “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). Solamente creyendo el ministerio de Jesús que eliminó todos nuestros pecados e incluso la raíz de nuestros pecados, podemos nacer otra vez como nuevos, y una obra tan maravillosa fue cumplida cuando lo bautizaron y murió en la Cruz. Cuando lo creemos, el Espíritu Santo mora dentro de nosotros. No implica ningún esfuerzo, trabajo, logro, capacidad, o carácter de la humanidad. Necesitamos la fe que cree en la verdad de que solamente el bautismo de Jesús y su muerte en la Cruz ha limpiado así todos los pecados de la humanidad. 
Necesitamos prestar atención a qué Jesús continuó diciendo en su conversación con Nicodemo. Jesús acentuó la importancia de la Palabra que debemos nacer otra vez del agua y del Espíritu. 
El ministerio del Espíritu Santo sobre la regeneración que hace a nuestras almas nacer de nuevo—es decir, el bautismo del Espíritu Santo— no es solamente la transformación que ocurre en la profundidad del corazón de la persona, sino que es también un ministerio extremadamente misterioso. Debido a esto, el ministerio en sí mismo no se puede considerar con nuestra propia razón o sentido. Lo que sí podemos saber es que recibir el bautismo del Espíritu Santo viene junto con la remisión del pecado que recibimos en nuestros corazones cuando creemos en el bautismo de Jesús y en la sangre de la Cruz. Nos damos cuenta de que nos convertimos en hijos de Dios cuando recibimos el Espíritu Santo como regalo (Romanos 8:15). 
 
 
¿Quién es el Espíritu Santo? 

El Espíritu Santo refiere a la tercera persona de Dios. La fe de esta trinidad es la base de la fe más fundamental. Esta verdad puede ser conocida y ser entendida creyendo en el evangelio del agua y del Espíritu. ¿Por qué? Las razones son como sigue. 
1) Porque los pecadores son criaturas mientras que Dios es de gran envergadura quien creó al universo extenso y a la humanidad entera. Como tal, la verdad de la trinidad no puede ser conocida hasta que uno recibe la remisión de todos los pecados creyendo en el evangelio del agua y del Espíritu. 
2) Debido a sus transgresiones, los corazones de los seres humanos han sido oscurecidos por sus pecados. Tal y como nada puede verse cuando se mancha un espejo, los ojos de los corazones de los pecadores no pueden ver lo que ha hecho el Dios de la Trinidad. 
3) Sin la iluminación del Espíritu Santo, no podemos saber la profundidad del corazón de Dios. El Espíritu Santo da testimonio que es verdad la Palabra de Dios (Juan 16:13). Como tal, el Espíritu Santo nos permite saber cuál es la verdad del agua y del Espíritu, porque Él es Dios Mismo que tiene un carácter completo en la posesión del conocimiento, de la emoción y de la voluntad. Él mora en los que creen en la Palabra de Dios escrita y trabaja con ellos. Debemos por lo tanto adorarlo, confiar en Él, amarlo, y obedecerlo.