The New Life Mission

Sermones

Tema 13: Evangelio de Mateo

[Capítulo 24-9] < Mateo 24, 32-51 > Tengamos fe en el final de los días

< Mateo 24, 32-51 >
«De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes».
 

La lluvia de primavera ha caído por primera vez en mucho tiempo. Cuando llega el momento, la naturaleza hace lo que tiene que hacer. Cuando el sol brilla y la temperatura sube, los cielos envían lluvia y la tierra da nueva vida. De las ramas que parecían estériles, salen capullos y todo árbol florece alabando al Dios Creador. Me gusta ver estas cosas, pensando: «Hay un tiempo en que todas las cosas son renovadas», y pienso en el Reino Milenario que será establecido en la tierra, y al mismo tiempo espero con ganas un cielo y una tierra nuevos. 
Deben estar muy ocupados y cansados por varios motivos estos días. Me doy cuenta de que el tiempo pasa muy deprisa. Después de preparar el lunes los eventos para la semana, y de empezar a trabajar, enseguida llega el culto del miércoles. Si trabajo durante dos o tres días sin descanso, el día del Señor llega pronto. Las semanas pasan muy deprisa. Después de hacer esto y lo otro, y de celebrar varios cultos, la semana pasa en un instante, y es lunes de nuevo. Después de pasar cuatro semanas de estas, ya se ha acabado el mes. 
Todos los meses, nuestras iglesias en toda la región celebran reuniones de resurgimiento espiritual y cuando vuelvo de estas reuniones me doy cuenta de que ha pasado un mes. Junio pasará deprisa porque la Copa del Mundo de la FIFA 2002 se va a celebrar en nuestro país, y cuando llegue julio nos preguntaremos: «¿Por qué hace tanto calor? Me estoy asando» y mientras buscamos algo con que refrescarnos, será agosto, y todavía tendremos más calor, pero pronto llegará el tiempo del retiro de verano. Después de reunirnos en el centro de retiro de Injae y de pasar la semana descansando nuestros espíritus y cuerpos mientras recibimos gracia, agosto pasará deprisa. Cuando baje el calor y parezca que el otoño ha llegado, será invierno y tendremos que sacar los abrigos del armario, y poco después será un año nuevo. 
El tiempo pasa deprisa y no pasa nada por eso, pero me gustaría tener tiempo para terminar todo el trabajo que tengo. Todavía soy joven de corazón, pero mi edad física ya ha pasado de medio siglo. Los días pasan deprisa. Asimismo los asuntos globales están en un estado de emergencia y por eso creo que las profecías del Apocalipsis se están cumpliendo.
Si miran el Apocalipsis, dice que en los últimos días, la gente recibirá la marca del 666 en la frente o en la mano. Esta marca es el nombre del Anticristo o el número que corresponde a su nombre (Apocalipsis 13, 17). Recientemente, cierto inventor creó el chip electrónico que se puede poner en el cuerpo de un animal doméstico, y el animal puede ser localizado si se pierde. El chip electrónico se inserta en la mascota con un aparato similar a una aguja, y este proceso solo dura unos segundos. El chip es útil porque contiene la información del animal, así que cuando se encuentra el animal, se puede leer la información y se puede encontrar al dueño. Además es posible saber la fecha de nacimiento del animal, su raza, información sobre su salud, lugar de nacimiento, y residencia del dueño. Aunque este chip electrónico ha sido inventado para implantarlo en ganado o animales domésticos, puede ser implantado en seres humanos en cualquier momento. Además, como este chip funciona como identificación y tarjeta de crédito, no parece que se vaya a tardar mucho en utilizarse. 
Hay mucha tensión y conflicto entre Israel y Palestina. Aunque Israel está bajo la protección de los EE.UU., como los países árabes tienen un objetivo mutuo, pueden unirse contra Israel. Por tanto, este área está siempre bajo amenaza de guerra y a punto de estallar como un almacén de explosivos. Como el fin del mundo está relacionado con los cambios que se producirán en Israel, debemos observar de cerca lo que ocurre en esa nación mientras nos concentramos en predicar el Evangelio. 
Si leemos el pasaje de las Escrituras de hoy, en Mateo 24, 32-35, veremos: «De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán».
La nación israelí es una nación que estuvo dispersada durante 2000 años. Sin embargo, las Escrituras dicen: «De la higuera aprended la parábola» y después «Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca». Aquí el Señor está hablando de lo que ocurrirá en Israel en los últimos días. Esto significa que un día, cuando se pensaba que la higuera estaba muerta, de repente al día siguiente le salen hojas y vuelve a la vida. Se pensaba que la nación de Israel estaba perdida y vacía, pero entonces los israelitas recuperaron su país. Del mismo modo en que le salen hojas a la higuera y da frutos de nuevo, la nación israelí se levantó una vez más, reclamando su tierra de antiguo, y ahora los israelitas están presionando a las naciones vecinas. 
El Señor dice: «No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca», y esta generación se refiere al período de tiempo en que la nación israelita viva en la tierra. La expresión metafórica de que la higuera se vuelve verde una vez más, significa que la nación de Israel recuperaría su país después de haberlo perdido. Después de que Israel recupere su país, los israelitas empezarán a atacar a otros países para demostrar su poder, lo que provocará la ira de muchos países. Una vez estén aislados, habrá una guerra que les hará rendirse y al final ser conquistados. Por tanto Israel llegará a un punto en que estará a punto de perder su país de nuevo, pero antes de que la nación se vuelva a dispersar, el Señor volverá. No podemos decir que estamos en ese tiempo, pero podemos decir que estamos a las puertas. 
Si leemos el Apocalipsis, veremos que en el futuro, un dragón con siete cabezas surgirá del mar. Esto significa que aparecerán reyes en este mundo que cometerán actos violentos. En realidad, en los tiempos que corren, están apareciendo gobernantes violentos por todo el mundo. El Presidente de los Estados Unidos, una de las superpotencias más importantes, no tiene ninguna reserva a la hora de ir a la guerra, como si hubiese nacido para ello. Es una persona temible, porque poco después de firmar un pacto antinuclear, lo está intentando romper. También rompió el pacto que decía que ningún país desarrollaría armas nucleares, y dijo que solo su país podría. Esta persona defiende la ley que dice: «Los débiles caerán presa de los fuertes». La razón por la que no tiene miedo de las armas nucleares de otros países, es que tiene una estrategia de defensa que utiliza un satélite para interceptar los mísiles nucleares balísticos que se han desarrollado. Por tanto, los EE.UU. no tienen nada que temer y dicen que tienen capacidades extremas en caso de una guerra nuclear. Parece que el Presidente ha empezado a reorganizar el orden global bajo la influencia de su país.
En Japón, por otro lado, el Primer Ministro ha declarado que hará de su país una superpotencia militar. El Primer Ministro es una persona innovadora. Aunque no tiene un récord brillante ni apoyos, ha mantenido su posición como Primer Ministro durante bastante tiempo. Ha demostrado su ambición por reactivar la economía japonesa, al tiempo en que reúne poder militar. Por ahora, los miembros de su gabinete, así como la mayoría de los japoneses creen que: «La guerra es la clave para reconstruir la economía japonesa». Por tanto, Japón ha colaborado con los EE.UU. instigando el antagonismo contra Corea del Norte. Estos países afirman que pueden eliminar un país en treinta minutos si son provocados intencionadamente. En realidad tienen el poder de determinar la existencia de una nación en treinta minutos. Sabemos que estamos viviendo en los últimos días cuando las armas están muy desarrolladas, la gente de todo el mundo está cada vez más dispuesta a ir a la guerra, en vez de ser pacifista, y muchos tiranos hostiles están a punto de ir a la guerra. 
Parece que la gente en el mundo desea la paz y desprecia la agresión, pero en realidad, está apoyando a estos tiranos. La gente dice que no quiere ir a la guerra, pero en realidad la apoya. Las mentes de la gente moderna son cada vez más degeneradas y agresivas. Los criminales hoy en día no dudan en matar a la gente, y aún menos si es por dinero o entretenimiento, porque no les importa si su carácter se destruye. 
Observo a los jóvenes de hoy en día jugando con sus videojuegos, aunque yo no juego. En estos juegos matar al enemigo de manera cruel con cuchillos y pistolas no es nada. Si no matan al enemigo después de cortarlo una vez, lo matan con más violencia y sin piedad. Los videojuegos de simulación de guerras dan más puntos al jugador que mata más cruelmente y crea una estrategia que contenga batallas sangrientas para asegurarse una posición ventajosa. Estos juegos son muy populares entre los adolescentes. Sin embargo, no estoy diciendo que no deban jugar a estos juegos, sino que a través de ellos podemos psicoanalizar las mentes de la gente que juega y examinar las tendencias del mundo. Lo quieran o no, la gente que está en contacto con estas cosas tan violentas y crueles, se hace violenta. Las mentes de la gente hoy en día están tan degeneradas que se está produciendo un movimiento hacia la devaluación de la vida humana. 
Hace tiempo solía haber muchos fraudes con las compañías de seguros. Incluso ahora, hay casos frecuentes de personas que se autolesionan, después de haberse subscrito a varios planes de seguros con su nombre o el de algún familiar, para recibir el dinero del seguro. A veces incluso matan al miembro de la familia. Esto demuestra las tendencias del mundo que valoran el materialismo por encima de la vida humana. 
En los corazones de la gente de hoy en día, el valor de la dignidad humana, que da sentido de importancia y respeto a la vida humana, ha desaparecido casi por completo. La gente de la antigüedad conocía la dignidad de la vida y no mataba ni a un insecto sin pensarlo bien. Cuando era pequeño, en varias ocasiones, vi a mi madre echar agua por el fregadero después de que se hubiera enfriado. Así que le pregunté: «¿Por qué haces eso?» y mi madre me contestó: «Si echo el agua caliente por el fregadero, las lombrices y otros insectos que vivan donde va el agua, morirán». Así que no desprecio ni la vida de un insecto. Sin embargo, hoy en día la gente no tiene ninguna consideración por la dignidad de la vida. Hay mucho egoísmo. Muy a menudo ocurren incidentes en los que la gente mata sin pensarlo dos veces si ve que esa vida le va a producir algún inconveniente. 
Además, no solo en nuestro país, sino por todo el mundo, las mujeres no se casan. En Francia, si una mujer se casa y tiene hijos, el gobierno se encarga de cubrir todos los gastos de la educación de sus hijos hasta la universidad, y además les da dinero para mantener a los hijos. Por tanto, los padres que tienen dos hijos en estas naciones viven bien y comen bien durante el resto de sus vidas. Muchos países desarrollados están tratando de estimular el nacimiento de más niños porque las tasas de nacimiento están disminuyendo. Hoy en día la gente se preocupa porque la población y la tasa de nacimiento de nuestro país han bajado considerablemente. ¿Qué provoca este fenómeno? Las mujeres que viven en países desarrollados no quieren tener hijos porque prefieren mantener su figura y pasar más tiempo con sus maridos. Hay mucha gente que no quiere tener hijos porque piensa que si quieren tener hijos alguna vez, siempre los pueden adoptar y criarlos. Hay gente que no quiere tener hijos porque tiene otras metas. El mundo se está haciendo más hedonista cada día. 
Esto está ocurriendo en nuestro país y en todo el mundo. Incluso aquí, en Corea, cuatro de cada diez parejas casadas acaban divorciándose. Además, después del divorcio, van a una compañía para recibir ayuda para casarse de nuevo. En América y en los países avanzados de Europa, hay mucha gente que se divorcia diez veces y siempre encuentra a alguien nuevo con quien casarse. No piensan que esté mal. Aunque nuestro país no ha llegado a ese punto todavía, porque el divorcio todavía está mal considerado, de la manera en que está pasando todo, parece que pronto la gente de nuestro país se divorciará tantas veces como en América o Europa. No estoy hablando de las diferencias que hay en las conciencias de la gente en los diferentes países del mundo, sino de cómo la gente está viviendo cada vez más por sus instintos, mientras que su sentimiento de culpa o sus buenas conciencias desaparecen. 
Cuando el juicio llegó en los días del diluvio de Noé, la gente se estaba casando y dando en matrimonio, viviendo con extravagancia y embriaguez hasta el momento del diluvio, y la gente vive igual hoy en día. Vivimos en los últimos días en los que la gente persigue los placeres y deseos de la carne. Recientemente, una gran multitud se reunió para comprar un apartamento en el distrito Kangnam de Seúl. No querían comprar un apartamento de dos o tres habitaciones que midiese 80 ó 120 yardas cuadradas, sino un apartamento de lujo de unas 280 a 400 yardas cuadradas. Si alguien quiere comprar un apartamento fuera de lo ordinario, que tenga 600 yardas cuadradas, puede comprar dos apartamentos de 300 yardas de dos pisos y construir una escalera entre los dos apartamentos. Como hay gente que no se queda satisfecha de otra manera, vive para expandir sus casas o redecorar el interior. La gente del mundo vive concentrándose solo en las cosas de la carne. Se dice que en los últimos días, los pecados del mundo serán grandes, y estoy seguro de que estos tiempos, en los que la gente vive por los placeres carnales, son una señal del fin de los tiempos. 
2 Timoteo 3, 1-5 dice: «También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita». 
Esta es una era en la que la gente ama el dinero como a sí misma, busca los placeres del mundo, y solo piensa en cometer pecados violentos. Dicho de otra manera, cuando estas cosas sean comunes, Cristo vendrá. Los sucesos de Israel, los eventos políticos por todo el mundo, el estado mental y emocional de la gente, y las tendencias y deseos de la gente, son todos signos que tendrán lugar el día que el Señor venga. 
Sé que, aunque Israel esté atacando a Palestina ahora, algún día estos dos países llegarán a un acuerdo. Esto se debe a que, entre las naciones vecinas, los grupos que se oponen a Israel están aumentando. Si es así, Israel tendrá que firmar un tratado de paz con estas naciones. Debido al tratado de paz, los israelitas estarán en paz, y por algún tiempo comerán y vivirán bien. Sin embargo, de repente, un día una de las partes romperá el tratado y acudirá en masas a atacar a Israel, por lo que quedará hecha pedazos. En esos tiempos, el pueblo de Israel llorará pidiendo que venga el Mesías que les salve de la catástrofe. Cuando el Mesías no llegue por mucho que esperen, se darán cuenta de que Jesucristo es el Mesías que tanto han esperado, y creerán que es el Salvador. El fin del mundo llegará cuando los israelitas crean en Jesucristo como su Salvador. 
Se dice que Israel atacó el territorio palestino recientemente y que encarceló, amenazó y mató a mucha gente. A través de este incidente, las naciones de todo el mundo han anunciado su oposición a las políticas practicadas por Israel, que a su vez tiene a la superpotencia americana de su lado sin nada que temer, y por eso muchos países que se oponían a los EE.UU. ahora están demostrando su hostilidad hacia ese país. 
En realidad esto no es una gran sorpresa. América cree en su poder y ataca a cualquier país que no se someta a su poder, con cualquier motivo que se les ocurra. Cuando se produjeron los ataques terroristas en suelo americano, atacaron a Afganistán e Irak sin ninguna prueba convincente. El pueblo afgano, que no tenía ninguna posibilidad de ganar la guerra, murió como consecuencia de un terremoto y falta de alimentos. Como lo tienen difícil para escapar de la miseria, los afganos sufren por falta de alimentos. La comida que comemos aquí es algo inimaginable para ellos. Están sosteniendo sus vidas con una mezcla de harina que cuecen en el horno o con queso que hacen con leche de cabra. La gente que tiene esto para comer, está en una buena situación, ya que la mayoría de la gente se salta una o dos comidas al día o come plantas, y acaba muriendo de hambre. 
Aunque hay muchas agencias voluntarias por el mundo que están donando provisiones médicas y comida, aún así hay un déficit de recursos. Es irónico que, mientras que la mitad del país es una zona de guerra caótica con sonidos de disparos y cañones, la otra mitad está recibiendo ayuda de los países atacantes, de manera que este país recibe ayuda en nombre de la caridad y a la vez está siendo atacado en nombre del poder nacional. Estos países matan a las naciones enemigas con armas mientras que les dan comida a los heridos y refugiados. ¿No creen que esto es dar la enfermedad y la cura al mismo tiempo?
El que América haya atacado a Afganistán es un aviso para cualquier país que se oponga a los Estados Unidos, ya que sufrirá un terrible y cruel castigo. Por eso Kim Jung II, el líder de Corea del Norte, que antes se oponía activamente a los EE.UU., ahora intenta dialogar con nuestro país, Corea del Sur. Desea retomar la construcción de la planta nuclear del reactor de agua y reconstruir el ferrocarril desde nuestro país hasta Corea del Norte. Sin embargo, la única persona que puede atacar a los EE.UU. sin miedo es Kim Jung II. Es una persona imponente, pero también es bastante peligrosa. 
En los últimos días ocurrirán un par de situaciones y la primera señal se verá en Israel. Asimismo, los últimos días se verán cuando la gente coma, beba y se case, y se concentre únicamente en los asuntos de la carne con un corazón extremadamente obstinado y poseído con el mal. Esto quiere decir que en los últimos días la gente tendrá un corazón lleno de maldad y vivirá una vida alocada. Cuando estas cosas ocurran constantemente y se vean acciones malvadas frecuentemente, debemos darnos cuenta de que el día del Señor está cerca. Los últimos días de los que habla el Señor son los días en los que estamos viviendo. La era en la que vivimos hoy en día es la era final que aparece en la Biblia. Vivimos en los últimos días de los que la Palabra. No les digo esto para que tengan miedo o para amenazarles. Para ser realista, les estoy diciendo esto antes de tiempo porque vivimos en los últimos días. 
Los corazones de la gente son terribles. Hace mucho tiempo teníamos buenas relaciones con nuestros vecinos, y compartíamos lo poco que teníamos, pero ahora es difícil hacer esto. Los corazones de la gente están tan fríos y secos, estériles y empecinados, que lo que oigo en las noticias es bastante chocante. El Señor dijo: «Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará» (Mateo 24, 12) en los últimos días, y este versículo se está haciendo realidad. 
De la misma manera en que es natural que llegue el invierno, y después la primavera, del mismo modo en que las hojas dan nueva vida para toda la creación, este mundo será destruido una vez y nuestro Señor vendrá y lo hará nuevo. Debemos vivir observando esta era con cuidado mientras cumplimos la llamada del Señor y esperamos el día en que el Señor vendrá para deshacerse de este mundo y renovarlo. No habrá ninguna época en la que el Evangelio se predique tan rápida y extensamente que la época en la que vivimos. Hay muchas cosas que debemos hacer, pero aunque hay mucho que hacer en esta era, la obra de Dios se está haciendo con rapidez. No hay mejor época que en la que estamos viviendo, para poder trabajar más para predicar el Evangelio. 
La obra que debemos hacer, la obra que estamos continuando, es la obra de predicar el Evangelio del agua y el Espíritu. Por todo el mundo hay muchas personas que van por el camino de la perdición por culpa de sus creencias falsas y su ignorancia del Evangelio del agua y el Espíritu. Por tanto, la obra de predicar el Evangelio del agua y el Espíritu a la gente del mundo es muy importante, y hay mucho que hacer. Los que predican el Evangelio deben conocer los tiempos en que viven mientras trabajan. En este tiempo, en el que hay mucho que hacer, el pueblo de Dios debe saber qué hace y cómo debe vivir, y debe trabajar diligentemente en Su tiempo porque si no conocemos los tiempos, todo el trabajo será en vano. La era en que estamos viviendo es perfecta para predicar el Evangelio, y como estamos en los últimos días, debemos hacer la obra de predicar el Evangelio con todo nuestro corazón y nuestros esfuerzos. 
Cuando miramos lo que está ocurriendo en el mundo hoy en día, vemos que debemos plantar las semillas del Evangelio ahora que se puede predicar bien. Muy pronto la tierra caerá en la tribulación, y cuando llegue el momento, los desastres naturales serán colosales. La Biblia dice que un tercio de los bosques se quemarán y que el sol perderá su luz. Si hay incendios forestales colosales por todo el mundo, la tierra estará llena de humo, y la luz del sol no llegará a la superficie de la tierra. Entonces, ¿qué ocurrirá? Que muchos virus no morirán, sino que proliferarán, habrá epidemias extrañas y enfermedades misteriosas que se propagarán, la gente morirá a causa de las tribulaciones y entonces el mundo entero quedará sumido en el caos. 
Cuando las noticias dijeron que el ganado estaba infectado por la dioxina, la gente empezó a dejar de comer carne y comió marisco. Sin embargo, se dice que el pescado y el marisco están infectados por más tipos de contaminación que los animales terrestres. El agua está más contaminada que la tierra y se dice que el pescado y el marisco contienen mil veces más dioxina y sustancias metálicas que la carne de los animales terrestres. ¿Saben lo que ocurrió recientemente en la costa del Mar del Oeste que hizo que los peces murieran en masa y fueran dejados en la costa? Fue culpa de un accidente inducido por la contaminación ambiental, y los peces se envenenaron por la contaminación del mar. Sin embargo, la gente, que estaba ciega por la avaricia, cogió estos peces y los vendió en los mercados. La gente que no sabía lo que pasaba compró el pescado y se envenenó con la toxina. 
De esta manera el medio ambiente se está contaminando y la gente está muriendo. Lo que debemos hacer en este mundo es dejar de perseguir las cosas del mundo y difundir el Evangelio del agua y el Espíritu por todas partes. Ahora que la Palabra del Señor se está cumpliendo en el mundo, y ahora que es el mejor momento para predicar el Evangelio, debemos subir más libros electrónicos en Internet e imprimir más libros gratuitos en papel en más idiomas para poder entregárselos a la gente de todo el mundo. Ahora es un buen momento para plantar las semillas del Evangelio.
Cuando vemos cómo el Señor obra según Sus planes en el tiempo, la obra que hizo en el pasado hasta ahora, no parece nada comparada con lo rápidamente que se está predicando el Evangelio. Por tanto, ustedes y yo, como evangelistas, debemos vivir con fe reconociendo los tiempos. En este tiempo tan propicio para la predicación del Evangelio, no podemos ser solo los que conocemos y creemos en el Evangelio del agua y el Espíritu, sino que debemos apresurarnos en predicarlo por todo el mundo. Debemos predicar el Evangelio antes de que el mundo sufra las tribulaciones. Cuando el mundo se vuelva tal y como lo predice la Palabra, ya no podremos predicar el Evangelio, pero los que han escuchado el Evangelio o lo han encontrado en nuestros libros creerán en el Evangelio de Verdad en sus corazones y recibirán la remisión de sus pecados. 
Ahora es el momento. Por tanto, como la Iglesia de Dios sabe en qué tiempos vivimos, con lealtad pasamos a la gente el pan de vida. Ahora mismo no tienen tiempo para malgastar sus energías en cualquier otra parte. No tenemos mucho tiempo. Vivimos en tiempos así. Cuando pase este año, habrá guerras con frecuencia. Por todo el mundo habrá guerras masivas. 
En estos tiempos estamos haciendo la obra de predicar el Evangelio. Es un descanso y una bendición que el Señor nos haya permitido hacer esta obra. No debemos quedarnos sin satisfacer con la realidad actual, diciendo: «Puedo vivir así hasta el final», sino que, mientras el mundo cae en más caos y tribulaciones, debemos trabajar diligentemente para que cuando llegue el momento en que sea difícil trabajar, podamos conseguir la cosecha final. Después de esto, del mismo modo en que los agricultores plantan las semillas en primavera y esperan a que germinen, nosotros debemos esperar también. Los tiempos en los que vivimos son propicios para plantar la semilla porque los últimos días no nos permitirán plantar nada, ya que serán los días de la cosecha. 
Dios nos dice que aprendamos de esta parábola de la higuera. Nos dice que reconozcamos los tiempos que se parecen a los de Noé y que seamos siervos fieles de Dios mientras predicamos el Evangelio del agua y el Espíritu, que es el pan de vida. Si hacemos esto, cuando el Señor vuelva, seremos aplaudidos y amados. Sin embargo, si la persona que recibió la remisión de los pecados piensa que el Señor volverá tarde y se concentra en comer, beber, casarse y disfrutar de los placeres mundanos, el Señor lo contará como un hipócrita cuando venga de repente y no esté preparado (Mateo 24, 50-51). Aunque haya sido salvado, Dios le castigará severamente. Será juzgado como la gente religiosa que no cree en el Evangelio del agua y el Espíritu. En realidad esta gente será todavía peor. 
Ustedes y yo debemos reconocer estos tiempos correctamente, y aunque sea difícil, debemos vivir con la esperanza de que si obramos un poco más, podremos llevar la corona de la vida eterna. A veces les puede enfadar pensar: «Todo lo que tenemos que hacer es trabajar un poco más, y esto nos lo han dicho mil veces». Ahora podrán ver con sus propios ojos que la vida nueva surge de todas las semillas que hemos plantado. Así que debemos hacer un esfuerzo extraordinario para servir al Señor en Su obra. 
Como nos preparamos e hicimos trabajo misionero a través de Internet, ¿acaso no han recibido la remisión de los pecados muchas almas? Sé que los libros electrónicos que hemos creado serán más útiles que los de papel. Aunque una buena parte de la obra del Evangelio se esté haciendo a través de los libros impresos, algún día los servicios postales se paralizarán, y preparados para el día en que los libros electrónicos sean más útiles, estamos planeando traducir más libros y subir una mayor selección de estos a nuestra página Web.
Queridos hermanos, la meta está delante de nosotros. Pronto, de la misma manera en la que la creación da nueva vida en primavera, el Señor volverá al mundo y lo renovará. En esos tiempos los justos reinarán con el Señor como reyes y recibirán muchas bendiciones durante mil años, y también reinarán sobre cualquier pecador que siga vivo. Como el Señor lo ha dicho, tengo fe en que cumplirá Su Palabra. Por tanto, a los que hayan recibido la remisión de los pecados y vivan como evangelistas del Señor, les pido que no vivan con sus ojos puestos en la realidad actual, sino que vivan por fe, haciendo la obra de Dios con esperanza. 
¿Están cansados de servir al Evangelio? En realidad no hay una era con más trabajo que esta. La sociedad en la que vivimos está completamente contaminada. En estos días cada vez está más contaminada y ha pasado de ocurrir en un grupo específico a ser más común. Muchas personas, desde hombres de negocios, hasta amas de casa, son adictas a las drogas. Aunque en tiempos anteriores el motivo por el que se tomaban drogas era por la voluntad propia, ahora cada vez más gente las toma por la voluntad de otra persona. Hay casos de personas que se convierten en drogadictas porque toman alguna bebida que alguien les ha dado gratuitamente. Esto significa que muchas personas se convierten en drogadictas sin quererlo. La gente que se convierte en adicta de esta manera no puede estar limpia, así que compra droga a la persona que las convirtió en adictas. 
Como cuesta tanto dinero comprar droga, las personas utilizan a otras personas convirtiéndolas en adictas. Después de esto, se convierten en camellos, y piden dinero a cambio de drogas, y más tarde piden más y más dinero. Utilizan ese dinero para comprar droga para sí mismos y para las otras personas que han hecho adictas. Hacen esto porque saben que las drogas son malas, aunque la adicción se haya creado involuntariamente, y si se enganchan una vez, no pueden estar limpias. Si no pueden dejar las drogas, la adicción crece y destruye su salud y sus vidas. Aún así, para poder seguir tomando drogas, enganchan a más personas cuando no tienen dinero suficiente. Al principio distribuyen las drogas de manera gratuita, pero cuando enganchan a una persona, le piden dinero. Por eso, la adicción a las drogas es como una estructura piramidal y se extiende entre la gente normal. Se dice que está plagando nuestro país. 
Mucha gente se está enganchando a las drogas y al placer, y esto está arruinando su carácter. Tomar drogas hace sentir a la gente como si volase y provoca alucinaciones en las que se puede hacer todo lo que se quiera. La adicción a las drogas lleva a la destrucción del carácter de una persona, ya que esta se vuelve violenta, y en casos extremos lleva a la esquizofrenia y demencia. Parece que el mundo está cambiando en la misma dirección. Pensar que podemos vivir en un mundo así sin guardar nuestros corazones no me parece la manera adecuada de vivir. Es mejor vivir haciendo la obra justa del Evangelio e intentando estar lo menos involucrado posible en el mundo porque, lo queramos o no, nuestro entorno está cambiando de esta manera, y como seres humanos no podemos evitar ser contaminados por el entorno. 
Queridos hermanos, creo que este año es muy, muy importante. Si trabajamos este año que viene, terminaremos la mayor parte del trabajo. La obra de traducir un libro costaba dos o más meses antes, y ahora solo cuesta una semana o dos. La obra del Evangelio está avanzando rápidamente. A través de esta obra, llegará un día en que no habrá nadie que no conozca el Evangelio. La obra misionera que estamos llevando a cabo a través de Internet y de la literatura cristiana es un gran método para predicar el Evangelio. Estamos haciendo esta obra porque el Señor desea que lo hagamos rápidamente y nos lo permite. Por tanto, démosle gracias al Señor y dentro de las posibilidades que nos ha dado, hagamos esta obra del Evangelio diligentemente. 
Estoy agradecido por poder servir al Evangelio aunque vivamos en esta época malvada. También hay un gran deseo por que el Evangelio sea predicado rápidamente y como esta obra es tan urgente, no hay tiempo para estar atados a nuestras debilidades, insuficiencias, situaciones y circunstancias, y no tenemos tiempo de cuidar de nosotros mismos. No tenemos tiempo de hacer toda la obra que se nos ha encomendado. Aunque utilizásemos todo nuestro tiempo en predicar el Evangelio, sería insuficiente. 
No se olviden de que somos personas inadecuadas en la carne y que tenemos que utilizar nuestro tiempo eficientemente y vivir completamente por el Evangelio. Sea cual sea nuestra condición en el mundo, debemos seguir la voluntad del Señor y plantar la semilla del Evangelio en este mundo decadente. 
Queridos hermanos, después de haber leído el pasaje de las Escrituras de hoy, no he hablado sobre cada versículo en particular, pero les he contado lo que el Señor quiere decirnos. ¿Están de acuerdo con la lección de hoy? Sí, ahora es la hora en la que debemos ir hacia la meta. Con fe, debemos trabajar más, y cuanto antes mejor debemos predicar el Evangelio por todo el mundo. No podemos tener corazones estrechos pensando solo en la Iglesia y en nosotros mismos. Debemos predicar el Evangelio por todo el mundo. Estoy muy agradecido por que Dios nos ha permitido cumplir la tarea que se nos ha dado y estoy agradecido porque nos ha permitido vivir en Su justicia.