The New Life Mission

Sermones

Tema 12: La fe del credo de los Apóstoles

•Fe en la Comunión de los Santos 

¿Cuál es la comunión de los santos? 

Aquellos que recibieron la salvación de todos sus pecados creyendo en la verdad de que Jesús es Dios mismo, y en el bautismo que Él recibió y la sangre de la Cruz, son los que se han ensamblado a la familia de Dios. Efesios 2:19 indica, “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios”. Los justos tienen fraternidad unos con otros. 
 

Hay una condición previa a la comunión de los Santos con Dios 

Antes de que llevemos a cabo la comunión con los otros santos, primero debe haber la comunión con Dios. Esta es la razón por la cual en la última mitad 1 Juan 1:3 dice, “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. 
¡Eso es! primero debe haber la comunión con el Señor. Para que la comunión con el Señor sea nuestra, debemos primero recibir la remisión de nuestros pecados creyendo en la Palabra del evangelio del agua y del Espíritu que Él nos ha dado. ¿Por qué? Porque el Señor es el Santo que está sin pecado. 
Aquellos que tienen la relación correcta con el Señor primero por recibir la remisión del pecado pueden tener la correcta fraternidad con otras personas también justas. Los santos que se han salvado con el bautismo y la sangre del Señor pueden tener fraternidad con Dios, y con sus compañeros santos. La salvación dada por Dios nos permite tener fraternidad con Dios, y también con los compañeros santos. Es decir debido a las obras del bautismo de Jesús y de la sangre preciosa de la Cruz, nosotros, que antes habíamos sido enemigos de Dios, ahora hemos venido a servirlo como nuestro propio Padre por primero para ser perdonados de todos nuestros pecados. Y además, tenemos que perdonar, entender, y tener fraternidad el uno con el otro cuando admitimos que las obras de Cristo han quitado perfectamente las obstrucciones entre nosotros. 
 

La base esencial de la comunión de los santos es el evangelio verdadero y el amor verdadero 

Dando la justicia de la salvación con Su bautismo y su muerte de la Cruz a aquellos que crean, Jesús declara, “ahora han recibido la remisión de sus pecados”. El quien así nos dijo es el Señor. Y Él nos amonesta para amar al Señor, y para vivir en paz con los compañeros santos. El apóstol Pedro, que antes había desobedecido al Señor pero fue perdonado, explicó su alegría diciendo, “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados” (1 Pedro 4:8). 
¡Eso es! Mientras que los árboles y las hierbas crecen cuando están regados, y los santos crecen por la fraternidad los unos con los otros, por la Palabra, y por el amor de Dios. 
En Hechos 2:46-47, podemos ver las vidas hermosas que habían vivido los santos de la Iglesia Temprana: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,
alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. 
No todo cristiano que profesa creer en Jesús cree realmente en el Jesús verdadero. Esto significa que los que no saben el evangelio del agua y del Espíritu dado por Jesús,  no creen en él, y por lo tanto no son santos. Como tal, el perdón y la fraternidad verdadera pueden solamente ser posibles dentro del evangelio del agua y del Espíritu. 
Eclesiastés 4:9-12 indica, “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.
Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.
También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo?
Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto”. 
Todos pongamos nuestros esfuerzos en la comunión de los santos, mirándonos a nosotros mismos para ver si hemos dejado abandonado y recluido a cualquiera de nosotros. 
Las obras y las cargas que usted tiene que llevar pueden ser demasiado para usted. Entonces, usted tiene que compartir sus problemas con sus compañeros santos, porque “no podrás hacerlo tú solo” (Éxodo 18:18). Y Mateo 18:20 dice, “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Hay un refrán de Oriente, “cuando hay paz en la familia, todo está muy bien”. Dando un paso más adelante, podemos decir, “cuando hay paz entre los santos en la Iglesia de Dios, de hecho todos estamos muy bien”. Cuando los santos están en paz con Dios, todo se resuelve. Es cuando primero tenemos paz con el Reino del Señor que podemos tener paz en nuestros hogares y los unos con los otros.