The New Life Mission

Sermones

Tema 22: Evangelio de Lucas

[Capítulo 12-8] < Lucas 12, 49-53 > Libremos la batalla espiritual

< Lucas 12, 49-53 >
«Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra». 
 
 
¿Librar la batalla espiritual? 
 
Nuestro Señor dijo que vino a este mundo para hacer que la gente tuviera contiendas. El Señor dijo que vino al mundo a causar divisiones entre las personas que han recibido la remisión de los pecados y las personas que no la han recibido, y entre las personas que han vuelto ante la presencia de la Palabra de Dios y la gente que se levanta contra la Palabra de Dios. Así es. Nuestro Dios vino a nosotros para hacernos luchar contra el mal. 
Satanás el Diablo engañó a Adán y Eva y se llevó la felicidad humana y su autoridad. Los seres humanos lo perdieron todo contra Satanás por eso. Perdieron su dignidad humana, no solo la libertad y la autoridad. Sin embargo, nuestro Señor dijo que vino a este mundo para librar una batalla en los corazones de las personas que se han alejado de Dios. Debemos saber bien por qué quiere el Señor que libremos una batalla. Nuestro Señor dijo: «¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión». El Señor también dijo que vino a enviar fuego en la tierra y no paz. Esto significa que vino a anunciar y a empezar la guerra. 
¿Qué pensamos mientras vivimos en este mundo después de creer en Jesús y nacer de nuevo? A veces caminamos en las hojas del suelo y pensamos: «Mientras cuento la gracia del Señor, veo que es más abundante que todas estas hojas». Sin embargo, el Señor no vino a darle esta paz al mundo, sino que vino a empezar una batalla espiritual. Es así. Nuestro Señor vino al mundo por una razón completamente diferente a la que pensamos. Normalmente pensamos en el Señor como el Señor del amor, el Señor de la paz. Sin embargo, no es así. Es muy diferente. El corazón y la intención de Jesús es muy diferente. 
Nuestro Señor desea que libremos una batalla espiritual. Para ello Dios divide a la gente que ha recibido la remisión de los pecados y la gente que no, y separa a los que recibirán la remisión de los pecados ante Dios más tarde. Dios junta a Su pueblo y mantiene alejada a la gente que está en contra del Evangelio. Y el Señor está encendiendo una batalla espiritual entre estos dos tipos de personas. 
Entonces, ¿cómo estamos? ¿Queremos tener una batalla mientras vivimos en este mundo, o queremos tener paz? Por supuesto, queremos paz. Por eso hay muchas iglesias que tienen nombres como Iglesia de la Paz. Hay muchas iglesias con este nombre allá donde vayamos porque la gente quiere tener paz y armonía en los corazones y quiere tener buenas relaciones en vez de tener disputas. 
Sin embargo, nuestro Señor no quiso hacer esto. El Señor vino al mundo para poner conflicto, y no paz. Es cierto. Dios quiere recuperar a las personas que han sido tomadas por Satanás. Dios quiere recuperar a esas almas y hacerlas entrar en el Cielo y vivir felices para siempre con Él. No dejará a Su gente en este mundo pecador. Recuérdenlo. Nuestro Señor vino a este mundo para vencer a Satanás e imponerle el castigo final. 
Por supuesto, el Señor no vino a este mundo solo para luchar contra los seres humanos. El Señor vino a salvarnos de todos nuestros pecados. Y quiso dividir a Su gente de los pecadores del mundo y hacer que los nacidos de nuevo luchen contra el mundo. Sin embargo, esto no es lo que esperábamos, ¿no es así? Antes de nacer de nuevo, queríamos vivir en paz con otras religiones, ¿y nos servía de algo? Por eso estamos revisando esta Palabra con el deseo de conocer el corazón de Dios y la voluntad de Dios. 
Nuestro Señor nos dijo: «He venido a enviar fuego al mundo. ¿Creen que he venido a poner paz en la tierra? Os digo que no he venido a poner paz, sino división». Debemos conocer bien la voluntad de Dios y librar la batalla espiritual sin cesar. Debemos seguir predicando el Evangelio y ayudando a las almas de la gente a recibir la remisión de los pecados y alimentarlas. Debemos seguir haciendo la obra de proclamar el Evangelio a la gente que no conoce la Verdad. 
La Palabra del pasaje de las Escrituras de hoy dice: «Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra». En esta Palabra, podemos ver que un familiar tiene que luchar contra otros miembros de la familia. Debemos seguir luchando la batalla espiritual con nuestros familiares como dice esta Palabra. ¿Hay alguien que piense qué pasa después de recibir la remisión de los pecados? Mi familia se ha quedado devastada desde que recibió la remisión de los pecados, y no hay paz en la familia. ¿Hay alguien aquí que esté en la misma situación? Pero esto es natural. Después de convertirse en hijos de Dios al recibir la remisión de los pecados, ahora tienen un corazón diferente y un objetivo diferente, y pensamos de manera diferente aunque seamos miembros de la misma familia porque hemos recibido al Espíritu Santo en nuestros corazones. Las disputas surgen inevitablemente porque ahora son diferentes. 
Por tanto, debemos luchar la batalla espiritual. Debemos luchar y ganar si queremos encontrar la verdadera paz. Debemos luchar la batalla espiritual y después esta batalla debe cesar inmediatamente si podemos convencer a nuestros familiares para que reciban la remisión de los pecados y se conviertan en hijos de Dios. Después de esto, debemos luchar contra otras almas y ganar. Esta es la batalla espiritual de la que Dios nos ha hablado. Así que debemos seguir luchando. 
¿Cuál es la razón por la que Jesús nos ha permitido recibir la remisión de los pecados y salir de este mundo? Quiere que libremos esta batalla espiritual. Por tanto, debemos luchar. Debemos tener una buena relación con nuestra familia en términos humanos, pero debemos luchar para dar testimonio del Evangelio y convencer a nuestros familiares de que necesitan recibir la remisión de los pecados. Los miembros de nuestra familia que no han recibido la remisión de los pecados están en contra de que vayamos a la Iglesia. Como no les gusta esto, debemos luchar contra ellos porque solo pueden recibir la remisión de los pecados si luchamos contra ellos. 
 
 
Nuestro Señor vino al mundo a librar una batalla y quiere que nosotros también luchemos
 
No queremos tener paz con todo el mundo. Por supuesto, no debemos discutir sobre cosas inútiles. Sin embargo, ¿qué cosa es cierta? Que debemos librar la batalla espiritual. Debemos librar esta batalla espiritual contra los que no han nacido de nuevo y hacer que reciban la remisión de los pecados. Además, si siguen rechazando la remisión de los pecados hasta el final, debemos luchar contra ellos para que no interfieran con nuestra vida espiritual. Esto significa que debemos decir: «Haced que lo queráis hacer y yo haré lo que quiera hacer». 
¿Quieren tener una buena relación con su suegra aunque no haya recibido la remisión de los pecados? ¿Quieren tener una buena relación con su marido aunque no haya nacido de nuevo aunque haya recibido la remisión de los pecados? No es la voluntad de Dios que tengamos una buena relación con estas personas. Deben hablarles del Evangelio y convencer a sus maridos de que deben recibir la remisión de los pecados. Esto es lo que complace a Dios y lo que Dios quiere de nosotros. 
Hace mucho tiempo, en Seúl, había un jefe de mantenimiento en el complejo de apartamentos de Hanbo. Su mujer recibió la salvación, pero él no. Sin embargo, la hermana vivió en paz con su marido y no se peleó con él. Ella siguió al marido con los hijos donde el marido les llevada y pasaba un buen rato los domingos. No vino a la Iglesia y solo se esforzó en mantener una buena relación con su marido. En aquel entonces la hermana pensó: «Mi marido irá a la Iglesia de Dios si se lo pido un día y sigo portándome bien con él». Vivió en armonía con su marido por esta razón. La gente en la Iglesia a la que solía ir le dijo: «Hermana, no debes ser así. Debes venir a la Iglesia y no ir con tu familia los domingos. Ven a la Iglesia». Sin embargo, esta hermana no escuchó a la Iglesia. Les dijo: «Estoy haciendo esto para salvar a mi marido. Así que no me digáis estas cosas» e hizo todo lo posible para vivir en armonía con su marido. Esa hermana no escuchó a la Iglesia e hizo lo que quiso. 
Sin embargo, ¿cuál fue la consecuencia? Un día, la hermana de repente llamó al pastor de la Iglesia de Dios y le dijo: «Estoy devastada». El pastor le preguntó: «¿Qué pasa?». Un domingo salió con su marido y sus hijos y volvieron a casa. Por la mañana, preparó el desayuno y fue a despertar a su marido, pero ya estaba muerto. Murió de un ataque al corazón. El nombre del marido era Wonsoo Lee. Wonsoo es un sinónimo de enemigo en coreano. Se convirtió en un enemigo de esta hermana, quien dijo: «por lo menos debería haber recibido la remisión de los pecados si iba a morir así». 
La familia decidió hacer el funeral según el ritual de la iglesia aunque sus hijos no habían recibido la remisión de los pecados todavía. Por tanto, la gente de la Iglesia se reunió ante el cadáver y cantó: «♩Nos encontraremos en el río Jordán♬». Este es el himno que la gente canta en los funerales de las personas aunque no hayan recibido la remisión de los pecados. Sin embargo, cuando los santos cantaron: «♬En la parte dulce, ♪nos encontraremos en la orilla bella», no pudo decir nada y solo pudo mover la cabeza a un lado. No podrá encontrarse con su marido aunque vaya allí porque su marido murió sin recibir la remisión de los pecados. Todos los santos de la Iglesia de Dios vinieron y se encargaron del funeral y el culto. Por tanto, ella no tuvo nada que decir. ¿Qué iba a decir? Era el encargado de mantenimiento de un complejo de apartamentos, pero era enemigo de Dios y de su mujer porque vivió sin recibir la remisión de los pecados aunque ella viviera en armonía con él para llevarle a la Iglesia de Dios. 
¿Cuál era el problema de esta hermana? No luchó cuando tenía que luchar. Una mujer debería ayudar a su marido a recibir la remisión de los pecados si de verdad le ama. Aunque lo sacrifiquen todo y hagan cosas por su marido, por lo menos deberán asegurarse de que recibe la remisión de los pecados. Además, deberán hacer que sus hijos vengan a la Iglesia, vivan vidas de fe y reciban la remisión de los pecados. Lo mismo ocurre con su suegra, su suegro y los demás parientes. Aunque lo sacrifiquen todo por ellos, deberán dar testimonio de este Evangelio y asegurarse de que reciben la remisión de los pecados también. 
Lo que debemos hacer es librar la batalla espiritual. Debemos librar esta batalla continuamente hasta el día en que vuelva el Señor. Habrá muchas veces en que se lamentarán si no luchan contra sus familiares ahora. Siempre viviremos lamentándonos pensando que deberíamos haber luchado y haber hablado con ellos. Por tanto, debemos escoger claramente entre la paz y la guerra cuando conocemos a alguien. 
Por supuesto, no debemos pelear con una persona que es demasiado tenaz para recibir el Evangelio. Sin embargo, debemos dar testimonio a las personas a las que no hemos dado testimonio por lo menos una vez. Debemos dar testimonio del Evangelio cuando tengamos la oportunidad porque no sabemos si va a recibir el Evangelio o no. De lo contrario, lo lamentaremos. Lamentaremos: «¿Por qué no le hablé del Evangelio? Ahora casi no le veo. ¿Por qué no se lo dije sin pensar si le iba a gustar a no?». A veces causamos enfrentamientos con otras personas porque primero metemos el Evangelio en sus corazones sin ararlos primero. Sin embargo, necesitamos dar testimonio del Evangelio de cualquier manera posible. Esto significa que debemos seguir librando la batalla espiritual contra las personas que no han recibido la remisión de los pecados todavía. 
 
 
¿Quieren sus corazones tener paz con los demás? 
 
Fundamentalmente, el corazón humano quiere vivir en paz con los demás. La gente tiene corazones que desean tener paz. Cuando vemos a una persona que no actúa como un ser humano, a la que le gusta hacer daño pensamos: «No quiero que me haga daño, así que voy a mantener una buena relación con esa persona». Sin embargo, debemos librar la batalla espiritual con esa alma si de verdad la amamos. Debemos darles testimonio del Evangelio del Señor a las almas de las personas que no han recibido la remisión de los pecados. 
El Apóstol Pablo dijo: «Predicad la palabra. Estad preparados dentro y fuera de la estación». Nos dijo que predicásemos el Evangelio dentro y fuera de temporada. Si perdemos esta oportunidad con el paso del tiempo lo lamentaremos. La Palabra del pasaje de hoy nos dice que los familiares se pelearán los unos con los otros. Esto significa que dos personas se pelearán con tres y tres con dos, y una suegra tendrá una disputa con su nuera y un hijo con su padre, y una hija con la madre. 
¿Por qué se pelearán? ¿Discutimos porque nos gusta? No. El Evangelio es la única razón por la que discutimos. Como la gente que no ha recibido la remisión de los pecados es esclava del Diablo, luchamos para ayudarles a recibir la remisión de los pecados y la verdadera paz. 
A través de la Palabra de hoy, debemos saber que el Señor quiere que luchemos. Y debemos seguir haciendo estas obras como predicar el Evangelio, ayudar a la gente a recibir la remisión de los pecados, y guiarla según la voluntad de Dios. Somos personas que han recibido la remisión de los pecados. Debemos predicar el Evangelio por el mundo entero como dijo el Señor. Debemos librar la batalla espiritual. ¿Cuánto nos queda para luchar? Debemos seguir luchando hasta que todas las naciones se conviertan en discípulos de Jesucristo, hasta que todas las naciones reciban el bautismo en nombre de Dios Padre, el Hijo y el Espíritu, y hasta que el Señor vuelva. Dios no se complace cuando nos quedamos sentados y no luchamos la batalla espiritual. La obra que Dios quiere que hagamos es la batalla espiritual. Solo está contento cuando luchamos la batalla espiritual y nos da fuerzas solo cuando luchamos: Él obra con nosotros, nos ayuda y nos bendice cuando luchamos. Por tanto debemos luchar. 
En realidad la gente que no ha nacido de nuevo odia a los nacidos de nuevo. Debemos luchar contra la gente que no ha nacido de nuevo. Debemos ayudarles a recibir la remisión de los pecados. Debemos luchar la batalla espiritual. No debemos vivir en armonía con la gente que no ha nacido de nuevo. Recuerden esto: una persona que ha nacido de nuevo no puede tener paz con una persona que no ha nacido de nuevo. 
Debemos luchar contra muchas personas. ¿Cuántas personas hay en nuestro vecindario que no hayan recibido la remisión de los pecados? Quizás quieran paz. Sin embargo, debemos luchar contra ellas y decirles: «¿Tienen pecados? ¿Creen en Jesús? ¿Han nacido de nuevo? ¿Conocen el Evangelio del agua y el Espíritu? ¿Qué es el Evangelio del agua y el Espíritu? Den testimonio de su fe nacida de nuevo si dicen que han nacido de nuevo. ¿Qué dice la Biblia?». Debemos luchar contra el alma de esa persona, despertarla y hacer que reciba la remisión de los pecados. 
Por supuesto, debemos luchar contra la gente del mundo. Esta no es nuestra voluntad, sino la voluntad del Dios Todopoderoso. La lucha de la que estamos hablando no consiste en violencia física como hace la gente del mundo. La batalla espiritual es dar testimonio de lo mucho que Jesucristo nos ama y cómo ha eliminado nuestros pecados. Debemos luchar la batalla de salvar a las almas. Debemos dar testimonio del Evangelio. 
Entonces, ¿cuánto hemos estado luchando? ¿Están luchando ahora o están viviendo en paz y armonía con los miembros de su familia que no han recibido la remisión de los pecados pensando que todo está bien? 
¿Puede haber paz solo porque quieran tener paz? No es así. No pueden tener paz así. Se lucha más cuando se cree que hay paz. Por tanto, deben luchar la batalla espiritual al dar testimonio del Evangelio en vez de luchar físicamente. Deben cultivar el corazón de esa persona y plantar la Palabra del Evangelio en ese campo. Hablen palabra por palabra según la Palabra de Dios que han escuchado. Hablen del estado de su corazón y de cómo Jesús les ha salvado. Toda la gente del mundo debe recibir la remisión de los pecados de Dios. Además, debemos saber que la batalla espiritual contra los pecadores es la única manera de vivir en paz y armonía con ellos y hacer que reciban la remisión de los pecados. 
¿Cuánto luchamos? ¿Cuánto nos damos cuenta de que luchar así es la voluntad de Dios? ¿Piensan lo siguiente: «Dios quiere que tengamos paz con todo el mundo, por eso es mejor ser amistoso con la gente que no ha nacido de nuevo»? Aunque no debemos ser así después de haber nacido de nuevo, no debemos descuidar nuestro honor y prestigio ante la gente que no ha nacido de nuevo. Debemos tener confianza cuando damos testimonio del Evangelio a la gente que no ha nacido de nuevo. Debemos preparar sus corazones, dar testimonio del Evangelio para que entiendan que son más espirituales y recibir el Evangelio de la Verdad. 
Debemos luchar. ¿A través de quién van a escuchar el Evangelio los que no han nacido de nuevo? La manera de escuchar el Evangelio es a través de nosotros. Pueden escuchar el Evangelio y recibir la remisión de los pecados solo a través de los justos. Piensen en esto. ¿A través de quien van a poder escuchar el Evangelio si cierran la boca y no luchan la batalla espiritual? ¿A través de quién van a escuchar la Verdad específicamente que dice que Jesús eliminó todos sus pecados? 
Esta es la razón por la que debemos librar esta batalla espiritual. Debemos luchar esta guerra si amamos a estas almas. Debemos salir personalmente y buscar a personas que no hayan nacido de nuevo y librar esta batalla espiritual si no tenemos a nadie alrededor. Vivimos en este mundo como personas que no han nacido de nuevo. Sin embargo, no podemos ser como ellas. 
La Palabra de Dios dice que el pueblo de Israel no puede vivir con los gentiles. Aunque un judío tenga una relación con una persona de color y tenga un hijo, los judíos consideran a ese hijo judío si tiene sangre judía. Consideran a ese hijo como hermana o hermano judío y lo tratan como un judío con los mismos privilegios del pueblo elegido sea cual sea el color de su piel. Este elitismo de los judíos es impresionante. Saben que son el pueblo escogido de Dios y dicen: «Soy parte del pueblo de Dios. Soy un hijo de Dios. Vosotros sois hijos del Diablo». Tienen fe absoluta ante la presencia de Dios. 
Somos iguales. Somos el pueblo de Israel espiritualmente. Por tanto, debemos mirar nuestra conducta ante los que no han nacido de nuevo. No debemos sentirnos inferiores a una persona que no haya nacido de nuevo aunque sea muy importante. Debemos decirle claramente lo que tengamos que decirle. Los que hemos nacido de nuevo no podemos ser como esos pecadores. Debemos saber que somos el pueblo elegido de Dios y decir: «Soy del pueblo de Dios». Debemos tener una fe clara. 
¿Son parte del pueblo de Dios o no? Son todos parte del pueblo de Dios. Y deberán luchar la batalla espiritual si son parte del pueblo de Dios que ha recibido la remisión de los pecados. Esta es la voluntad del Señor para nosotros. ¿Piensan: «Vivamos en paz. ¿Qué batalla quieres que luchemos? ¿Por qué tenemos que causar disputas con la gente que vive sus vidas sin molestarnos? ¿Acaso soy Hitler?»? Esta mentalidad está equivocada. Esta batalla espiritual no se lucha con armas. Mi corazón siempre está luchando esta batalla espiritual aunque esté aquí sentado ahora. 
En realidad las personas que han nacido de nuevo están siempre luchando una batalla espiritual. Muchas veces nuestros pensamientos que se levantan contra Dios, los pensamientos insensatos, vienen a nuestras mentes. En estos momentos tienen que luchar contra ellos con fe diciendo: «Jesucristo me protege. Soy parte del pueblo de Dios». De lo contrario esos pensamientos siguen atacándoles. Por tanto, deben luchar contra el mal con fe solamente. Todos estos pensamientos de oscuridad y de preocupaciones desaparecen cuando tenemos la correcta fe en Dios. Sin embargo, cuando no tenemos fe el mal nos ataca. Nos ataca a todos. Esta es la batalla espiritual que es invisible. Así es como debemos librar esta batalla espiritual que no podemos ver y la que podemos ver. 
Piensen en esto. ¿Cómo de penosas son las personas que no han recibido la remisión de los pecados? Por tanto, debemos dar testimonio del Evangelio a todas esas personas. Debemos poner carteles, publicar periódicos del Evangelio, celebrar reuniones de resurgimiento, invitar a predicadores a predicar la Palabra, apoyar el servicio de adoración desde la distancia y vencer al Diablo así. Esta es la batalla espiritual que podemos ver con nuestros ojos. Somos personas que pueden librar la batalla espiritual. La batalla espiritual es la tarea que debemos hacer los nacidos de nuevo. 
Cuando perdemos esta tarea degeneramos en esclavos de Satanás en poco tiempo. El Diablo oprime a los que no han sido fieles. El Diablo mata a este tipo de personas. Deben escoger entre convertirse en siervos de Dios o esclavos de Satanás. No hay nada en medio. Debemos ser gobernados por algo. Si no quieren ser gobernados por Dios, deberán ser gobernados por el Diablo. Y si no queremos ser gobernados por el Diablo, debemos ser gobernados por Dios y disfrutar de paz y bendiciones. 
Se lo diré una vez más. Debemos cumplir con nuestra tarea original como nacidos de nuevo. Empezamos a sufrir cuando dejamos de hacer nuestra tarea original. Por tanto, deben luchar contra el Diablo. Salvan a las almas. Den testimonio del Evangelio a las almas. Jesús quiere que libremos esta batalla. Estamos luchando muchas batallas según la voluntad de Dios. Vayamos donde vayamos, en todo momento, con cualquier persona, ya sea por teléfono o en persona, en las misiones del extranjero, debemos dar testimonio del Evangelio, debemos expulsar a Satanás de sus corazones y librar esta batalla espiritual. 
¿Acaso nuestra vida no es una batalla espiritual? No deben descansar de esta batalla espiritual. Deben luchar hasta que mueran, hasta que vayan a Dios. Debemos entender que esta tarea es nuestro llamado. Debemos saber que somos guerreros de Dios. Quiero que sepan que su destino es librar esta batalla. 
¿Creen que no les gusta la guerra porque son pacifistas? ¿Quién no es pacifista? ¿Pero cuál es la realidad? Aunque tengamos paz, solo la podemos tener después de luchar una batalla espiritual y la paz nunca viene si no luchamos. Estamos viviendo en este mundo para luchar esta batalla espiritual. Existimos para la batalla espiritual. ¿Hay alguien que no quiere luchar esta batalla? Quiero que sepan el significado profundo y los beneficios de esta batalla ahora. 
Sienta bien ganar esta batalla. ¿Acaso no son iguales ustedes? Me siento bien cuando ganamos una batalla. Imaginen lo aburridas que serían nuestras vidas si no luchásemos todos los días y no hubiese nada que ganar o perder. Encuentren a una persona para luchar en este mundo y ganar su alma. Se sentirán bien. Debemos vivir con el gusto de esta sensación placentera todos los días. 
¿Les cansa predicar el Evangelio a algunas almas? Entonces, vayan a una persona menos difícil. Entonces den testimonio del Evangelio a esa persona y revisen la Palabra de Dios que han escuchado en la Iglesia. Quiero que hablen de la Palabra de Dios con una persona que no sea muy difícil carnalmente ni espiritualmente. Entre los estudiantes de nuestra misión hay muchos hermanos y hermanas que sienten el peso de dar testimonio del Evangelio porque han tenido que discutir con adultos desde el principio. Después, dieron testimonio a estudiantes de primaria. Así su confianza aumentó y pudieron dar testimonio del Evangelio a adultos. 
¿Qué tipo de guerreros seríamos si no supiésemos como luchar? ¿Saben qué ave no puede volar? Un avestruz puede correr a 80 km por hora, pero no puede volar. Ha perdido la habilidad de volar porque no ha usado sus alas durante siglos. Nuestra fe es igual. Perderemos nuestra fe si no la usamos en la batalla espiritual. Somos guerreros de Jesucristo. El Señor nos dijo que luchásemos. Yo disfruto luchando. Es especialmente más divertido luchar contra los extranjeros. 
Debemos saber qué quiere el Señor. Nuestro Señor quiere que luchemos una batalla espiritual. Un día ganaremos esta batalla si sabemos lo que el Señor quiere. Debemos luchar, dar testimonio del Evangelio y salvar almas. Aunque queramos paz, quiero que vivan con corazones nuevos y que sepan que está bien luchar una batalla espiritual porque entendemos el deseo del Señor.