The New Life Mission

Sermones

Tema 19: Efesios

[Capítulo 1-1] < Efesios 1, 1-4 > Nuestra salvación fue preparada en la justicia de Jesús incluso antes de la fundación del mundo

< Efesios 1, 1-4 >
«Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él».
 
 
El amor del Señor está claramente entrelazado en la puerta del patio del Tabernáculo
 
En nuestro libro de himnos, la letra de una de las canciones, escrita por la hermana Jihae Kim de nuestra Iglesia, dice:
«Antes de la creación Dios planeó la salvación.
El Señor nos creó y nos conoce bien.
Llamó a Moisés y le enseñó la Ley de Su salvación,
agua y Espíritu.
(Señor de misericordia y amor)
La puerta del Tabernáculo los enseñó el amor del Señor,
el Rey fue bautizado por Juan el Bautista,
dad gracias a Dios, nuestro Señor,
(hilo azul y púrpura)
ya que cumplió toda Su Palabra, la ley de la salvación, al derramar Su sangre con gran dolor
(hilo escarlata y blanco); (la ley de la vida).
Con Su bautismo y Su muerte en el Calvario
(hilo azul y púrpura)
el Señor nos reveló Su perfecta salvación
(hilo escarlata)».
Una de las líneas de esta canción sobre el Evangelio dice que la puerta del Tabernáculo nos muestra el amor del Señor. Sí, podemos descubrir el amor del Señor en la puerta del Tabernáculo. Las Escrituras dicen que el amor sincero del Señor se manifiesta en el hilo de color azul, púrpura y escarlata y en el lino fino entrelazado. En este amor de Dios, Jesús ha manifestado la remisión de nuestros pecados por el bautismo que Jesús recibió de Juan el Bautista y la sangre que derramó en la Cruz. Los colores de la puerta del Tabernáculo nos muestran más obviamente la salvación que Jesús cumplió mediante el bautismo que recibió de Juan el Bautista, la sangre que derramó, y Su resurrección de entre los muertos.
Como sabemos, el gran amor de salvación de Dios Padre está contenido en el amor de Jesucristo que fue preparado incluso antes de la fundación del mundo. A través de este amor podemos recibir el don de la remisión de los pecados que Dios nos ha dado a toda la humanidad al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. El libro de Efesios afirma que la salvación del amor de Dios Padre fue planeada en Jesucristo incluso antes de la fundación del mundo. Afirma también que solo la gente que cree en la verdad del Evangelio del agua y el Espíritu puede recibir el don de la salvación a través de la remisión de los pecados que Dios nos ha dado a todos. El Evangelio del agua y el Espíritu es el mayor don que Dios nos ha dado.
Por lo tanto debemos recibir primero la remisión de los pecados ante la presencia de Dios al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu que contienen el amor de Jesucristo. Por tanto, debíamos saber que no habíamos recibido la remisión de los pecados al ofrecer oraciones de penitencia. Debemos ser los santos que dan gracias a Dios por la remisión de los pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos saber y creer que el amor del Señor se revela en la verdad de la salvación manifestada en el Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos convertirnos en la gente que recibe la bendición de la remisión de los pecados que Dios nos entrega al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. La mayoría de los cristianos de hoy en día tienen creencias místicas y no conocen el Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos saber que su fe errónea se ha apartado completamente del gran amor de Dios. Las creencias místicas actuales hacen hincapié en las experiencias emotivas, y por tanto están equivocadas desde la perspectiva del Evangelio del agua y el Espíritu. Dan demasiada importancia a las visiones, a hablar en lenguas y a los temblores que experimentan.
Por tanto debemos creer en el Evangelio del agua y el Espíritu que nos ha salvado de todos nuestros pecados y disfrutar del privilegio que fue preparado antes de la fundación del mundo al creer en la justicia de Jesucristo. Tuvimos que volver a la fe que conoce y cree en la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu y dejar atrás esta fe mística.
 
 
La gente que tiene esta fe mística sigue sufriendo por culpa de los pecados de sus corazones
 
Esta gente intenta tener diferentes tipos de experiencia en vez de recibir la remisión de los pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu que Dios nos ha dado. Asimismo, la fe mística de esta gente se está convirtiendo en un gran obstáculo para encontrar el Evangelio del agua y el Espíritu. Deberían saber que su fe mística está impidiendo que conozcan el Evangelio del agua y el Espíritu, que puede borrar todos sus pecados, y crean en él. Sin embargo, no hay muchos cristianos que reconozcan que existe tal problema. Pero deben dejar de lado su fe mística a la que han estado aferrados tanto tiempo. Asimismo deben preocuparse más por el amor del Dios trinitario que fue planeado incluso antes de la fundación del mundo, y que se manifestó en el Evangelio del agua y el Espíritu. e tal problema. zcan que ttaianos que reconozcan que etao antes de la fundacilzad.
Los cristianos de hoy en día deberían encontrar una manera de escapar de su fe confusa, y esto solo es posible si se cree en la Verdad de la remisión de los pecados que se permite en el Evangelio del agua y el Espíritu. Todos los creyentes también tuvimos que llegar a creer en la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu que fue preparada en Cristo antes de la fundación del mundo. Podemos recibir la remisión de los pecados para la eternidad si creemos en este poderoso Evangelio. Podemos escapar de todos nuestros pecados y de las trampas de Satanás si tenemos fe en la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu, que se manifiesta en el Tabernáculo ahora mismo.
Sin embargo el problema es que hay demasiados cristianos que tienen creencias confusas y que se centran en tales experiencias. Desean tener sensaciones místicas, como sucesos paranormales cuando oran o ver a Dios en sus sueños diciendo: «Hijo, te has convertido en mi hijo». Pero todas estas experiencias no son la obra de Dios, sino que provienen de espíritus malvados que obran a través de sus pensamientos carnales (2 Tesalonicenses 2, 9-10). Por tanto, cuando tengan la oportunidad de escuchar el Evangelio de salvación, es decir, el Evangelio del agua y el Espíritu, deben abandonar todas las creencias místicas al creer en este verdadero Evangelio. Solo entonces podrán vivir en la Verdad y estar en la presencia del Dios santo al confiar en Su amor, que se encuentra en el Evangelio del agua y el Espíritu. Deben darse cuenta claramente de que estas experiencias extrañas durante las oraciones o el hablar en lenguas, no son la obra del Espíritu Santo.
 
 
La Verdad indispensable y absoluta que deben conocer es el Evangelio del agua y el Espíritu
 
Solo cuando creen en el bautismo de Jesús y Su sangre derramada en la Cruz, todos sus pecados desaparecerán para siempre (Mateo 3, 15; Juan 1, 29; y Pedro 3, 21). Por tanto, aunque hayan dedicado toda su vida a Dios y le hayan servido con toda piedad, no se han revestido necesariamente del amor de Dios ni han alcanzado su salvación. Tampoco se han convertido en el pueblo de Dios por tan solo haber tenido una visión milagrosa o haber poseído el don de la curación. Mientras que su fe se base en las experiencias, emociones o el misticismo, no pueden decir que han recibido el verdadero amor de Dios.
Todos los que creemos en la Palabra de Dios escrita debemos entender la Verdad de la desaparición de nuestros pecados, que se manifiesta en el Tabernáculo, es decir, la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu y el amor de Dios, y debemos creer en esta Verdad. Dios Padre nos ha dado el verdadero Evangelio de la remisión de los pecados a todos los pecadores porque quiere darnos esta salvación para que todos nuestros pecados desaparezcan. Esta bendición de salvación solo se puede recibir si se cree en el Evangelio del agua y el Espíritu que se encuentra en Jesucristo. Así, el Señor quiere enseñarnos la verdadera salvación a todos los pecadores. La Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu es la Verdad de la salvación manifestada en la puerta del patio del Tabernáculo. Dicho de otra manera, el verdadero Evangelio de la remisión de los pecados para todos los seres humanos es el Evangelio del agua y el Espíritu. La sombra de este Evangelio se manifiesta en la puerta del patio del Tabernáculo. Así que es muy importante que conozcan el misterio de la salvación revelado en los hilos azul, púrpura y escarlata y en el lino fino entrelazado de la puerta del patio del Tabernáculo, y que entiendan este misterio.
El sistema de sacrificios del Tabernáculo comprendía dos elementos indispensables: la imposición de manos, y el derramamiento de sangre de un animal. Si no entienden estos dos requisitos del sistema de sacrificios, no podrán darse cuenta del amor de Dios que se revela en el Evangelio del agua y el Espíritu. Así, el amor de Dios, que hace que todos los pecadores se conviertan en el pueblo de Dios, se manifiesta en el Evangelio del agua y el Espíritu, y la prueba está en el Antiguo Testamento, en la imposición de manos y el derramamiento de sangre del sacrificio. En el Nuevo Testamento Jesucristo ha cumplido nuestra salvación a través del bautismo que recibió de Juan el Bautista y la sangre que derramó en la Cruz, y así nos ha dado la perfecta remisión de los pecados a todos los que creemos en esta salvación. En otras palabras, nuestro Dios nos ha dado a todos el Evangelio del agua y el Espíritu, que es Su salvación, y nos ha concedido la remisión de los pecados y el don de Su Espíritu a todos los que creemos en este verdadero Evangelio (Hechos de los Apóstoles 2, 38).
 
 
Nuestra salvación se encuentra en el Evangelio del agua y el Espíritu tal y como Dios lo planeó antes de la fundación del mundo
 
Está escrito en el pasaje de las Escrituras: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado» (Efesios 1, 3-6).
Por fe, todos los pecadores tienen que aceptar la salvación preparada en Jesucristo antes de la fundación del mundo. Incluso en este mismo momento, Dios está obrando de la misma manera a través del Evangelio del agua y el Espíritu según Su plan de salvación ideado para convertir a todos los pecadores en Su pueblo. La Verdad de esta salvación se manifestó en los cuatro colores de los materiales utilizados para la puerta del patio del Tabernáculo: azul, púrpura y escarlata y el lino fino entrelazado. Este plan, por el que el Señor decidió salvarnos de todos los pecados del mundo, se encuentra en el plan del Dios trinitario.
Dios Padre, Su Hijo y el Espíritu Santo son el mismo Dios para nosotros, pero cada uno tiene una función. Dios Padre supervisó el plan de nuestra salvación, mientras que Jesucristo implementó este plan de salvación creado por Dios Padre, y el Espíritu Santo garantiza la desaparición de los pecados que Dios Padre y el Hijo han cumplido. Aunque la función de cada Persona del Dios trinitario es diferente, sigue siendo el mismo Dios. Por Su amor por nosotros, Dios quiso darnos el don de la salvación a todos a través del Evangelio del agua y el Espíritu.
Ahora, según la predestinación de Dios, este Evangelio del agua y el Espíritu nos ha llegado a todos los que creemos en la salvación prometida por Dios. Incluso antes de la fundación del mundo, Dios había planeado salvarnos de todos nuestros pecados y hacernos hijos Suyos en Jesucristo, y así ha cumplido este plan. Por tanto era la voluntad del Señor hacernos hijos de Dios al borrar todos nuestros pecados con el Evangelio del agua y el Espíritu. Así la voluntad de Dios Padre era adoptar a todos los que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu como Sus propios Hijos en Jesucristo, y vivir con ellos para siempre en el Cielo. Para cumplir este gran plan, Dios nos ha dado el Evangelio del agua y el Espíritu en este mundo.
Dios ha hecho posible que recibamos la verdadera remisión de los pecados y disfrutemos de la gloria del Reino de los Cielos si entendemos y creemos la Verdad de la salvación manifestada en el hilo azul, púrpura y escarlata y el lino fino el hilo entrelazado de la puerta del patio del Tabernáculo. Todos los que creemos en el Evangelio del agua y el Espíritu podemos alcanzar esta Verdad que nos salva de todos los pecados. A través de este Evangelio del agua y el Espíritu Dios decidió salvar a todos los pecadores de sus pecados (1 Juan 5, 6-8). La salvación de la remisión de los pecados que Dios planeó para nosotros fue decidida completamente por Dios. Sabemos que nuestra salvación fue preparada en Jesucristo incluso antes de la fundación del mundo, y esta salvación está revelada en el Evangelio del agua y el Espíritu.
El amor de Dios se cumplió a través del hilo azul, púrpura y escarlata y el lino fino el hilo entrelazado de la puerta del patio del Tabernáculo. Todos los utensilios del Tabernáculo revelaban el amor de Dios y la Verdad de la salvación. La Verdad manifestada en la puerta del patio del Tabernáculo era la sombra de la verdadera remisión de los pecados que Dios ha cumplido en el Evangelio del agua y el Espíritu. La verdadera sustancia de esta salvación, en otras palabras, se cumple en Jesucristo según el plan de Dios Padre. La voluntad del Señor era librarnos de todos nuestros pecados y hacernos el pueblo de Dios, y así nos ha librado de todos nuestros pecados según esta providencia. El objetivo de Dios era permitirnos recibir Su amor abundante y obtener la vida eterna y disfrutarla para siempre. Según este objetivo por el cual Dios decidió salvarnos de todos nuestros pecados, el Señor nos ha hecho conocer el Evangelio del agua y el Espíritu y nos ha bendecido para darnos cuenta del amor de Dios y la Verdad de la salvación, para que no nos falte nada de lo que ser salvados. En resumen, Dios ha hecho posible que le alabemos para siempre por la salvación que nos ha traído.
Sin embargo, el problema es que algunas personas cuestionan el amor de Dios y el objetivo planeados desde incluso antes de la fundación del mundo. Pero la respuesta a todas las preguntas se encuentra en la salvación que Dios ha planeado en Jesucristo por Su misericordia antes de la fundación del mundo. Por supuesto, esto puede ser problemático para los que cuestionan la voluntad de Dios, pero no tiene ningún fallo desde Su punto de vista. Al caer en el pecado, todos estábamos destinados a morir, pero Dios había decidido, incluso antes de la fundación del mundo, que nos salvaría en Jesucristo, nos haría Su pueblo y nos bendeciría para disfrutar de Su gloria. ¿Creen que Dios tomó una mala decisión? No, por supuesto que no. El plan de Dios de amor era salvarnos de todos nuestros pecados y bendecirnos para disfrutar Su gloria en Jesucristo, y este plan no tiene ningún fallo.
Sin embargo, todavía vemos a gente que se queja del plan de salvación de Dios, y protesta porque Dios hizo este plan sin consultar a ningún ser humano. Esta gente dice que Dios es injusto por decidir salvar a toda la raza humana de sus pecados y de la destrucción a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Por casualidad, ¿ustedes se quejan de esto? Del plan de salvación que Dios planeó para ustedes, ¿qué es lo que les disgusta? Si de verdad creen que Jesucristo les ha salvado de todos sus pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu, no deberían tener nada de los que quejarse una vez acepten por fe que Dios les ha salvado a través del Evangelio del agua y el Espíritu.
 
 
El amor de Dios comprende celos santos
 
En la Biblia, Dios se revela a Sí mismo como un Dios celoso, como Él dice: «Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es» (Éxodo 34, 14). Los celos de Dios son una expresión de Su amor inimaginable hacia los seres humanos. Por sus celos de amor, nuestro Dios santo castigó a los ángeles que retaron Su autoridad y salvó a los seres humanos creados a Su imagen y semejanza. Su amor por nosotros es tan profundo que no nos permite que amemos nada más en este mundo. La salvación que Dios nos ofrece a todo el mundo a través del Evangelio del agua y el Espíritu, no solo revela el amor y la misericordia de Dios, sino que también demuestra lo justo que es Su amor.
En la justicia de Jesucristo Dios nos ha salvado. Este amor que se nos ha concedido no tiene ningún fallo. Todos nosotros habíamos caído en el pecado, y estábamos destinados a morir por nuestros pecados. Pero a pesar de esto, Dios nos ha salvado a través del Evangelio del agua y el Espíritu, así que ¿de qué nos podemos quejar? Como meras criaturas, ninguno de nosotros puede convertirse en hijo de Dios sin Su gracia. Pero para bendecir a criaturas tan deplorables como nosotros y convertirlas en hijas Suyas, Dios envió a Jesucristo al mundo, y así nos ha salvado a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Esta era la voluntad de Dios. Nosotros no estábamos cualificados para entrar en el Reino de los Cielos por culpa de nuestros pecados, pero Dios Padre ideó Su plan de salvación incluso antes de la fundación del mundo para dejar sin pecado a todos los que creen en el Evangelio del agua y el Espíritu y adoptarlos como hijos Suyos. Así que si esto es cierto, en vez de quejarnos, debemos creer en el plan de Dios y darle aún más gracias.
 
 
¿Qué estaba escondido en los celos santos de Dios?
 
En los celos santos de Dios encontramos Su justicia, Su salvación y Su maldición. En otras palabras, en la justicia de Jesucristo, no solo se encuentran la remisión de los pecados y el amor de Dios. Por el contrario, Dios entrega Su ira tan temida a los que ignoran Su autoridad y amor, y entrega Su misericordia solo a los que la buscan con humildad. Esto demuestra que Dios entrega Sus bendiciones especiales a los que Él ama.
A través de Su Hijo Jesucristo, Dios Padre quiso mostrarnos Su misericordia. Así que envió al Señor Jesús al mundo, y Jesús a su vez, cargó con todos los pecados del mundo para siempre al ser bautizado por Juan el Bautista, murió en la Cruz cargando con todos esos pecados, y así nos ha salvado a todos para siempre. Así son los celos que salen de la misericordia de Dios, de Su amor celoso, y de Su plan misericordioso que existía incluso desde antes de que nadie o nada existiese.
El plan de Dios era salvarnos de todos los pecados del mundo a través de la Verdad de salvación, que Jesucristo consiguió al venir al mundo, ser bautizado por Juan el Bautista, derramar Su sangre en la Cruz y levantarse de entre los muertos para convertirse en nuestro Salvador. Esta salvación se cumplió según el amor de Dios, que comprende Sus celos santos, Su juicio justo y Su plan. Esta Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu que Dios nos ha dado, nos demuestra Su amor y Su justicia simultáneamente, tanto a los creyentes, como a los no creyentes. Mientras que Dios bendice con convertir en hijos Suyos a todo el que cree en Su amor y le obedece, Dios condena justamente a todos los demás por no creer. Es justo que todos los pecadores pasen por el juicio justo de Dios y sean destruidos. Así, la justicia y el amor de Dios se completan en la salvación que nos ha dado y en Su ira. Esta es la Verdad de salvación que se completa en Jesucristo, y no solo deben darse cuenta de esto, sino que deben creer de todo corazón.
Satanás era un arcángel, pero como se levantó contra la voluntad de Dios fue arrojado del Cielo por Dios. El Diablo entonces no tiene otro remedio que sufrir en su desgracia. Por el contrario, los seres humanos aún pueden encontrar la salvación, ya que Dios ha establecido la ley de la salvación para que todo el mundo sea salvado de sus pecados. En Isaías 14, 12, vemos que Dios le dice a Satanás:
«¡Cómo caíste del cielo,
oh Lucero, hijo de la mañana!
Cortado fuiste por tierra,
tú que debilitabas a las naciones». Al regañar al ángel que se levantó contra Dios y a todos sus seguidores, Dios dijo que los juzgaría por su arrogancia. Incluso ahora vemos que el ángel que se rebeló contra Dios sigue ocupado intentando tentar a todos el mundo para que se separe de Dios. Como Satanás cuestionó la autoridad de Dios, se convirtió en Su enemigo y su orgullo quedó expuesto a los ojos de Dios, mientras que en el proceso el Diablo acabó pidiendo el juicio justo de Dios. Está escrito en Isaías 14, 13-14:
«Tú que decías en tu corazón:
Subiré al cielo; en lo alto,
junto a las estrellas de Dios,
levantaré mi trono,
y en el monte del testimonio me sentaré,
a los lados del norte;
sobre las alturas de las nubes subiré,
y seré semejante al Altísimo». Esta es la razón por la que Lucifer tuvo que enfrentarse al juicio justo de Dios.
Dios no tolera en absoluto a cualquier criatura que cuestione Su autoridad, sea quien sea esa criatura. Dios castiga justamente toda maldad y trasgresión. El juicio de Dios de justicia no es injusto para nadie. Después de todo, cuando una criatura de Dios olvida su puesto y se levanta contra la autoridad de Dios, ¿cómo puede estar mal que Dios, el Creador, castigue a tal criatura vil y arrogante? Sabemos que es justo y necesario que Dios castigue a todas estas criaturas rebeldes. Pero ahora, el ángel que cuestionó la autoridad de Dios está vivo en los pensamientos de la gente de este mundo y la incita a levantarse contra el amor de Dios y a rechazar Su gracia al hacerle confiar en sus propias obras para alcanzar su salvación. Cada vez más gente, engañada por este ángel caído, está rechazando el amor de Dios. Y por eso Dios está arrojando tizón sobre la cabeza de la gente que se ha apartado de Su amor. La condena justa de Dios es el castigo más apropiado para los que rechazan Su amor.
De hecho nosotros debemos estar agradecidos a Dios por darnos el Evangelio del agua y el Espíritu y bendecirnos para entrar en este Evangelio de salvación por fe. Si Dios no tuviese un plan de salvación para nosotros, estaríamos en la misma situación que los ángeles caídos, esperando la destrucción por nuestra arrogancia. Como Satanás no solo está vivo en este mundo, sino que además está reuniendo a todos los que se quieran levantar contra Dios para ser destruidos con él al final, está claro que sin la gracia de Dios, nosotros también estaríamos atrapados por el Diablo para sufrir para siempre. Pero afortunadamente Dios no nos abandonó, sino que tuvo tanta compasión por nosotros que nos bendijo para tener Su amor, nos dio el Evangelio del agua y el Espíritu, nos salvó de todos nuestros pecados, nos protegió, y nos utilizó como obreros Suyos. Por tanto, al creer en este amor de Dios, nos hemos revestido del amor y la misericordia especial de Dios.
Por el contrario, los que no han encontrado la misericordia de Dios serán condenados; están todavía en contra de Dios con su falta de fe. Como no han encontrado la gracia de Dios no pueden ser salvados de todos sus pecados y todo lo que les espera es el juicio justo de Dios sin Su misericordia.
Dios ha puesto a un lado al ángel caído y a los que le siguieron para castigarlos por sus pecados, y este era también nuestro destino. Pero por tanto tuvimos que escapar de este castigo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu a través del que Jesucristo nos ha salvado. Tuvimos que creer en este Evangelio del agua y el Espíritu para recibir el amor misericordioso de Dios y obtener una vida nueva y eterna. Y como la misericordia de Dios abunda para nosotros, nos ha dado nuestra salvación eterna al darnos fe en el Evangelio del agua y el Espíritu, que se encuentra en Jesucristo. Como creemos en la gran misericordia de Dios y en Su amor, Dios nos ha librado de toda la condena por nuestros pecados para siempre y nos ha dado una vida nueva. Por eso todos tenemos que dar gracias a Dios. Si todavía no han entrado en el Evangelio de Verdad por fe, el Evangelio del agua y el Espíritu que nos permite glorificar a Dios, entonces deben entrar en este Evangelio de vida ahora mismo. Como pueden ser salvados de todos sus pecados con tan solo creer en el amor de Dios, deben creer ahora mismo en el Evangelio del agua y el Espíritu.
Cuando Dios nos hizo hijos Suyos, vio que teníamos fe en Su misericordia, amor, y en Su Palabra del Evangelio del agua y el Espíritu, y por eso decidió adoptarnos como hijos Suyos por nuestra obediencia a este Evangelio. Esta salvación de Dios que nos da la remisión de los pecados es el mayor de los dones de Dios, y por tanto es absolutamente imperativo que creamos en el Evangelio del agua y el Espíritu de todo corazón. Este don de la remisión de los pecados es el don de la salvación que se nos ha dado gratuitamente sin tener en cuenta nuestros propios esfuerzos, y es la Verdad por la que Dios nos ha hecho hijos Suyos. Para ser salvados de todos nuestros pecados, tuvimos que dejar de lado nuestros propios méritos y obras y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu solamente. Solo al creer en la salvación planeada por Dios nos fue posible recibir la remisión de los pecados. El Evangelio del agua y el Espíritu solo pudo librarnos de todos nuestros pecados y por tanto todos tuvimos que escoger creer en este Evangelio. Del mismo modo, todo el que diga creer en Jesús solo puede llegar a la verdadera salvación si cree en el amor misericordioso del Señor.
Cuando miramos el cristianismo de hoy en día, podemos ver que se ha convertido en una religión del mundo más. Una característica común de todas las religiones inventadas por el hombre es que se basan en las ideas humanas y se apoyan sobre los esfuerzos humanos para alcanzar la salvación. Las doctrinas cristianas sin base no son ninguna excepción a esta regla, y la mayoría de los cristianos de hoy en día han rechazado las bendiciones espirituales del Cielo con su propia justicia. Cuando pensamos en la razón por la que el cristianismo de hoy en día ha degenerado en una religión del mundo, podemos ver que la razón es que muchos cristianos están intentando conseguir la salvación mediante sus propios esfuerzos según sus propias ideas. Estas falsas doctrinas, que prevalecen en las comunidades cristianas actuales, están siendo extendidas por los denominados líderes cristianos.
 
 
Entre estas doctrinas cristianas, la doctrina de la santificación incremental es la que está llena de hipocresía
 
La doctrina de la santificación incremental es una doctrina con mucha influencia en las iglesias mayoritarias, pero ¿acaso saben sus defensores que esta doctrina es una vil afrenta ante Dios? En realidad muy pocas personas lo saben. Pero crear y enseñar este tipo de doctrinas sin base bíblica es convertirse en un ángel caído que cuestiona la santidad de Dios. Muchas doctrinas del cristianismo mayoritario menosprecian el amor misericordioso de Dios y por eso deben creer en el Evangelio del agua y el Espíritu en vez de los dogmas humanos. Los no creyentes tienden a pensar que pueden llegar a un estado de divinidad si practican el ascetismo y la disciplina sin cesar. De una manera similar, la doctrina de la santificación incremental también enseña que una persona se puede santificar a través de su propia piedad. Pero deben darse cuenta de que esto es un pecado muy serio porque es enfrentarse a la santidad de Dios. Pero a pesar de esto, hay demasiados cristianos que cuestionan la santidad de Dios con su propia determinación y acaban fracasando miserablemente.
Como todos los seres humanos son una raza de obradores de iniquidad que heredaron doce tipos de pecados desde el momento en que fueron concebidos en el seño materno, no pueden evitar cometer pecados todo el tiempo. Por tanto, como los seres humanos son malvados por naturaleza, cuanto más intentan santificarse, más hipócritas se hacen y más se expone su maldad. De hecho, la única manera en la que las personas pueden ser redimidas de sus pecados y hacerse santas es admitir ante Dios que son pecadoras y están destinadas a ir al infierno, creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, que es la gracia de la remisión de los pecados, y encontrar la misericordia de Dios. Todos nosotros debemos darnos cuenta de esta Verdad.
Puede que algunos de ustedes hayan visto a algún hombre religioso meditando con los ojos cerrados tratando de adquirir conocimiento. Por ejemplo Buda, que intentó perderse en la meditación debajo de un árbol para alcanzar el Nirvana, pero acabó muerto debajo del árbol. Sin embargo, la gente no solo consideró a Buda como un gran hombre, sino que lo exaltó como un gran sabio, y muchos se convirtieron en sus seguidores. Así es como Buda llegó a ser deificado. Pueden ver cómo las religiones del mundo son tan vanas.
Todo el mundo tiene el deseo de encontrar una manera de escapar de sus pecados y de conseguir la perfecta justicia de Dios. Sin embargo, el problema es que la mayoría de la gente intenta establecer su propia justicia y le da más valor que a la justicia de Dios. Pero la justicia humana es absolutamente inútil. El concepto del Nirvana dentro del budismo consiste en librarse de las preocupaciones mundanas, así como del sufrimiento y la esclavitud a este mundo. Pero la única manera de conseguir esa libertad es la muerte. ¿Quién puede librarse de todos sus pecados y convertirse en una persona perfecta? Ninguno de nosotros puede librarse de la trampa de Satanás a no ser que tenga fe en el bautismo que Jesús recibió de Juan el Bautista, Su muerte en la Cruz y Su resurrección. De hecho, todos los pecadores tienen que borrar sus pecados y alcanzar la salvación al creer en el verdadero Evangelio del agua y el Espíritu que Jesús nos ha dado.
Sin embargo, incluso en las comunidades cristianas hay muchos falsos profetas que están engañando a la gente con la doctrina de la santificación incremental, como si el cristianismo fuera una religión pagana. Pero ¿puede alguien convertirse en una persona santa por sus propios esfuerzos? No, por supuesto que no. Los cristianos deberían darse cuenta de que los defensores de la doctrina de la santificación incremental les están atrapando en sus pecados. Por lo tanto deben escuchar la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu con sinceridad, arrepentirse de haber creído en falsas doctrinas y recibir la remisión de los pecados. De lo contrario verán con sus propios ojos como el cristianismo degenera en una religión pagana completamente depravada.
El Evangelio justo cumplido por la justicia de Dios es el Evangelio del agua y el Espíritu, y este Evangelio es la materialización del amor verdadero de Dios y de la Verdad de la salvación. Sin embargo, el problema es que muchos cristianos todavía creen en estas falsas doctrinas inventadas por el hombre, y piensan que está bien seguir a Dios con estos dogmas falsos. Como todos sabemos bien, todas las doctrinas paganas provienen de las ideas humanas. Todas las doctrinas cristianas actuales son iguales. Por ejemplo, del mismo modo en que todas las religiones paganas enseñan a sus seguidores que deben alcanzar la salvación por sus propios esfuerzos, la doctrina de la santificación incremental enseña que todos los cristianos pecadores deben purificarse a sí mismos para alcanzar la libertad por sus propios medios. Por eso hay muchos cristianos en la actualidad que viven con una fe errónea intentando sin éxito santificarse a sí mismos por sus propios medios. La consecuencia es que estos cristianos confusos están seguros de que han sido salvados de sus pecados al creer solamente en la sangre que Jesucristo derramó en la Cruz, y están dedicando sus vidas a esta fe falsa en vano. Alardean de lo santos que son al seguir esta doctrina de la santificación incremental, y utilizan esta doctrina inventada por ellos como una cortina de humo para sus almas y las de los demás. Pero no hay nadie en este mundo que haya alcanzado la santificación al creer en la doctrina de la santificación incremental.
 
 
¿Cómo verían los filósofos la Palabra de las Escrituras?
 
Sin conocer la justicia de Dios, los filósofos del mundo nunca podrían descubrir la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu en la Palabra de Dios. Estos filósofos son incapaces de entender el Evangelio del agua y el Espíritu. Por eso interpretan la Biblia según sus propias ideas y defienden doctrinas creadas por ellos. Cuando los filósofos leen la Biblia, piensan para sí mismos: «Así que Dios creó los cielos y la tierra. Debe haber un Creador, y ese Creador hizo la Ley. El Creador prometió venir al mundo como el Hijo del Hombre para salvar a los pecadores de sus pecados. Y el Creador vino como lo había prometido. Para borrar todos los pecados, entregó Su cuerpo en la Cruz, derramó Su sangre hasta morir, y se levantó de entre los muertos. Después ascendió a los Cielos». Interpretan la Biblia de esta manera, pero luego crean sus propias doctrinas y hacen que se extiendan. Como resultado muchas personas creen que pueden convertirse en hijos de Dios al creer únicamente en la sangre derramada en la Cruz como su salvación.
Cuando estos filósofos leen la Biblia y creen en Jesús como su Salvador, lo hacen de acuerdo con sus propias ideas e interpretaciones. De hecho, las doctrinas que prevalecen en el cristianismo actual fueron creadas por estos teólogos-filósofos. Mientras que estas doctrinas cristianas tienen sentido para ellos, están muy lejos del Evangelio del agua y el Espíritu del que habla la Biblia como el verdadero Evangelio. Pero como estos filósofos interpretan las Escrituras sin ningún conocimiento del Evangelio del agua y el Espíritu, siguen defendiendo sus doctrinas ante el resto del mundo diciendo: «Es muy fácil ser salvado. Podemos ser salvados con tan solo creer en la sangre derramada en la Cruz. Eso es. Sí, Jesucristo es nuestro Salvador. Es el Hijo de Dios Padre que es tan bueno con nosotros». Pero no pueden enseñar la Verdad de la salvación a nadie.
Después de crear la doctrina de la santificación incremental según sus propias ideas, los teólogos-filósofos difunden doctrinas humanísticas diciendo: «¿Quién llorará por mí? ¿Quién caminará conmigo? ¿Quién moriría por mis pecados excepto Jesucristo?». Su filosofía cristiana es suficiente para emocionar a los pecadores. Cuando piensan en cómo Jesús se sacrificó en la Cruz por ellos, se sienten tan emocionados en sus corazones que se echan a llorar. Dicen: «No hay nadie en este mundo que me haya dado una hora de su tiempo, y mucho menos que haya muerto por mí. Pero Jesús sufrió su muerte para borrar todos mis pecados al ser crucificado y derramar Su sangre por mí, ¿cómo no voy a estar emocionado?».
Aunque han surgido distintas doctrinas filosóficas en las distintas denominaciones cristianas, hay una doctrina que es común y ha llevado a mucha gente a la destrucción. Esta es la noción falsa de que cualquiera puede ser salvado al creer solamente en la sangre que Jesús derramó en la Cruz. Los cristianos confusos de hoy en día piensan que es triste y a la vez reconfortante que Jesús derramase Su sangre por ellos. Pero su fe no ha podido borrar sus pecados, y aunque ofrezcan oraciones de penitencia no puede alcanzar su santificación, ya que sus pecados siguen intactos. Incluso en este momento creen solamente en la sangre de Jesucristo como la remisión de los pecados, pero en sus corazones los pecados siguen acumulándose. Han convertido el verdadero cristianismo en una religión pagana.
Muchas personas están perdiendo sus almas al creer en estas doctrinas cristianas filosóficas. Esto se debe a que creen que su fe filosófica es correcta, y están seguras de que son buenos cristianos aunque crean en Jesucristo según sus propias ideas. Esta gente se siente emocionada cuando piensa en la sangre de Jesús, y cuanto más piensa en este hecho, más deseos tiene de ser aprobada por los demás cristianos. Pero por culpa de toda la confusión causada por estos cristianos autodenominados líderes, que en realidad solo predican doctrinas humanas, están cayendo cada vez más en una fe falsa basada en las emociones. Esta gente esta atrapada en las doctrinas cristianas falsas y están en contra de la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu cada vez más. Estas doctrinas falsas del cristianismo mayoritario actual fueron creadas por teólogos-filósofos, y la lógica utilizada en ellas solo produjo doctrinas cristianas confusas.
Por el contrario, todo el que cree en el Evangelio del agua y el Espíritu está buscando sinceramente el rebaño perdido de Dios. La verdadera salvación que todo el mundo está buscando solo puede encontrarse en el Evangelio del agua y el Espíritu, y todo el mundo puede borrar sus pecados al creer en este Evangelio genuino. Todo pecador cristiano debe volver al Evangelio del agua y el Espíritu cuanto antes.
¿Siguen atormentados por sus pecados sin saber qué hacer? Si es así, les pido que lean el primer volumen de nuestra serie de libros cristianos publicados por la New Life Mission, titulado ¿Realmente has nacido de nuevo por agua y el Espíritu? Este libro les llevará al Evangelio del agua y el Espíritu y al verdadero camino de la salvación.
¿Siguen sin conocer el Evangelio del agua y el Espíritu? ¿Siguen pensando por qué no han podido resolver un problema tan simple como el del pecado, y que lo único que deben hacer es recibir la remisión del pecado original al creer en la sangre de la Cruz y resolver los pecados personales ofreciendo oraciones de penitencia todos los días? Muchos cristianos dicen que pueden borrar sus pecados diarios con tan solo ofrecer oraciones de penitencia a diario. Pero nunca podrán borrar sus pecados si piensan y creen así. Ahora mismo pueden creer solamente en la sangre derramada en la Cruz, pero ¿han desaparecido sus pecados? Si las oraciones de penitencia que ofrecen ahora pudiesen borrar sus pecados personales, el Evangelio del agua y el Espíritu no sería necesario. Pero, ¿acaso no es cierto que todavía tengan algún pecado en sus corazones? El hecho de que sus pecados siguen intactos es la razón por la que el Evangelio del agua y el Espíritu, la Verdad de salvación, es indispensable para ustedes. El Evangelio verdadero en el que deben creer sin falta es el Evangelio del agua y el Espíritu.
¿En qué deben creer de todo corazón? ¿Deberían creer son doctrinas filosóficas cristianas creadas por el hombre, o en la Verdad de la remisión de los pecados revelada en el Evangelio del agua y el Espíritu? Son libres de escoger. Nadie puede tomar la decisión por ustedes. Pero antes de tomar una decisión, deben darse cuenta de que no pueden borrar sus pecados ofreciendo oraciones de penitencia todos los días. Deben creer en la Verdad de la remisión de los pecados manifestada en la puerta del Tabernáculo y en el Evangelio del agua y el Espíritu.
Hay demasiados cristianos que están perdidos en sus emociones y sus creencias falsas, ya que ponen toda su fe solamente en la sangre que Jesús derramó en la Cruz, sin darse cuenta del poder y el misterio de Su bautismo. Pero ahora deben abandonar estas creencias falsas y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu revelado en la Biblia, y así poder ser redimidos de sus pecados y recibir la vida eterna. Entonces podrán ver cómo al remisión de los pecados llega a sus corazones.
Algunos cristianos utilizan las Escrituras para justificar la decisión de haber puesto toda su fe en la sangre derramada en la Cruz solamente, y dicen: «Mira, lo dice la Biblia: En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia (Efesios 1, 7)». Pero esta gente está atrapada en un error espiritual grave ya que están tomando la Palabra sobre la sangre de la Cruz literalmente.
Por el contrario hay personas que creen en el amor de Dios correctamente según la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu revelada en las Escrituras. Estas personas de fe dicen que Jesús pudo derramar Su sangre en la Cruz solo porque había sido bautizado. El sistema de sacrificios manifestado en el Tabernáculo durante el Antiguo Testamento demuestra que el pueblo de Israel tenía que pasar sus pecados a un animal mediante la imposición de manos, y después tenía que derramar su sangre. Esto profetizó que el Señor redimiría nuestros pecados de una manera similar (Levítico 4, 21-27).
En otras palabras, el sistema de sacrificios demuestra que Jesús fue crucificado hasta morir porque había sido bautizado por Juan el Bautista para cargar con todos nuestros pecados, y por eso Cristo pagó el castigo de la crucifixión con Su propio cuerpo y derramó Su sangre para pagar el precio de nuestros pecados. La sangre que Jesús derramó en la Cruz, en la que todos los cristianos creen, solo pudo derramarse después del bautismo que Cristo recibió de Juan el Bautista. Dicho de otra manera, Jesús pudo derramar Su sangre en la Cruz porque fue bautizado personalmente por Juan el Bautista en el río Jordán. Sin este bautismo que Jesús recibió de Juan el Bautista no podría haber un derramamiento de sangre en la Cruz. Está escrito: «Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión (Hebreos 9, 22)». Jesús fue bautizado por Juan el Bautista mediante la imposición de manos según el sistema de sacrificios de la Ley, y como Jesús fue bautizado, pudo ser condenado por todos los pecados de todos los pecadores al ser crucificado y derramar Su sangre, y así pudo salvar a todo el que cree en esta Verdad.
Dios Padre y Jesucristo son nuestro Salvador eterno que nos ha dado el Evangelio de la remisión de los pecados, el Evangelio del agua y el Espíritu. En Su sabiduría, este Dios planeó salvarnos de todos nuestros pecados, y de acuerdo con este plan nos ha salvado a todos a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Dios ha salvado a todos los pecados de sus pecados para siempre perfecta y definitivamente porque Su sabiduría es superior a la de los humanos. Esta Verdad clara del Evangelio del agua y el Espíritu se aplica a todos los pecadores para que reciban la misma remisión de los pecados. Por eso cualquiera que crea en este Evangelio del agua y el Espíritu puede alcanzar su salvación y librarse de todos sus pecados.
Sin embargo, Dios ha escondido la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu para los malvados. Como Dios ha escondido el misterio del bautismo de Jesús para los que tienen corazones malvados, ha hecho imposible que lo entiendan. Sin embargo, Dios ha dado conocimiento a los que tienen un corazón humilde y obedecen Su Palabra, y así ha salvado de todos los pecados a los que creen en Su Palabra de todo corazón. De hecho, Dios nos ha dado su verdadera salvación a los que temblamos ante Su Palabra, admitimos los pecados de nuestros corazones sinceramente ante Él, y creemos y confiamos en el Evangelio del agua y el Espíritu de Dios.
Dios ha entregado el Evangelio del agua y el Espíritu a los que son pobres de espíritu. Al entregar el Evangelio del agua y el Espíritu a todos los pecadores, Dios les ha permitido encontrar la Verdad de la salvación. Dios nos ha dado este Evangelio del agua y el Espíritu, y se complace en darnos el conocimiento para entender la Verdad de salvación. ¿Y ustedes? ¿También creen en el Evangelio del agua y el Espíritu que les permite darse cuenta del misterio del bautismo y de la imposición de manos, que son la providencia de Dios? Dios ha bendecido a los pobres de espíritu para que se den cuenta del misterio de la remisión de los pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu.
Así, solo los que tienen corazones limpios y humildes pueden entender el Evangelio del agua y el Espíritu y creer en él. Así que no importa quiénes sean ustedes, yo les pido que admitan ante Dios primero que son pecadores destinados a ir al infierno. Entonces Dios les bendecirá para que entiendan el Evangelio del agua y el Espíritu y para que crean en este Evangelio genuino. Entonces serán librados de todos sus pecados sin falta. Dios ha establecido la ley de salvación para que quien crea en el Evangelio del agua y el Espíritu, que nos ha dado el Señor, pueda librarse de sus pecados hoy mismo.
Espero sinceramente y oro por que todos ustedes crean que la Palabra del Evangelio del agua y el Espíritu es la Verdad de salvación. Pueden llegar a entender esta Verdad mejor si observan el sistema de sacrificios que se encuentra en las Escrituras. Les pido que lean mi serie de libros cristianos gratuitos titulada El Tabernáculo: un retrato detallado de Jesucristo. Cuando lean este libro, se darán cuenta más claramente de que Dios nos ha salvado con el agua y el Espíritu para borrar nuestros pecados.
Debemos tener el conocimiento correcto de la salvación revelada en el Evangelio del agua y el Espíritu. Entender la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu correctamente, y creer en esta Verdad de todo corazón. Es absolutamente indispensable que todos creamos en la Palabra de Dios, alcancemos la salvación de nuestros pecados, entendamos la Verdad y así nos acerquemos más a Dios con el tiempo. Cuando entendemos la Palabra del Evangelio del agua y el Espíritu podemos admitir con nuestras palabras que el Señor siempre tiene razón. Como Dios nos ha hecho reconocer el Evangelio del agua y el Espíritu, nos ha librado de nuestros pecados. Al creer en este Evangelio del agua y el Espíritu podemos dar gracias y gloria a Dios.

¡Aleluya!