The New Life Mission

Sermones

Tema 22: Evangelio de Lucas

[Capítulo 19-11] < Lucas 19, 28-40 > Debemos satisfacer la sed del Señor

< Lucas 19, 28-40 >
«Dicho esto, iba delante subiendo a Jerusalén. Y aconteció que llegando cerca de Betfagé y de Betania, al monte que se llama de los Olivos, envió dos de sus discípulos, diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita. Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo. Y cuando desataban el pollino, sus dueños les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino? Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita. Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. Y a su paso tendían sus mantos por el camino. Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. El, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían».
 
 
¿Con qué podemos complacer el corazón del Señor?
 
Mi deseo principal es que el Evangelio del agua y el Espíritu se predique por todo el mundo cuanto antes. Mi deseo es que el verdadero Evangelio se predique cuanto antes y así podamos satisfacer la sed de Dios y la nuestra. Durante algún tiempo, la predicación del Evangelio del agua y el Espíritu parecía ir muy despacio y yo estaba impaciente, pero recientemente ha empezado a ir más rápido. Pero como hay seis mil millones de personas en este mundo, muchas más tienen que leer nuestros libros para que el Evangelio se predique hasta el fin del mundo.
Aunque nuestros libros están llegando a muchas almas en el presente lo que estamos haciendo ahora es como darle cacahuetes a un elefante. Así de mínimo es el impacto que tiene. Sin embargo, por todo el mundo hay muchas personas que buscan la verdad y solicitan nuestros libros a través de la página Web. Un agricultor no puede esperar recoger la cosecha justo después de sembrar, pero yo desearía que el Evangelio se predicase más rápidamente para que todo el mundo recibiese la remisión de los pecados.
En el pasaje de las Escrituras de hoy, Jesús les dijo a Sus discípulos que soltasen a un pollino y se lo llevasen. Jesús les dijo: «Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo. Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita». ¿Qué pasó cuando los discípulos fueron a la aldea e intentaron desatar al pollino para llevárselo a Jesús? Que apareció el dueño y preguntó: “¿Por qué estáis soltando al pollino?”. Los discípulos le dijeron exactamente lo que el Señor les había dicho: “El Señor lo necesita” y está escrito en la Biblia que el dueño no dijo nada más.
¿Qué pasó después? Los discípulos echaron sus vestiduras sobre el pollino y pusieron a Jesús encima, y cuando Jesús estaba entrando en Jerusalén, Sus seguidores tiraron las vestiduras sobre el suelo y le alabaron. En aquel entonces los fariseos que estaban cerca le dijeron a Jesús que callase a la multitud, pero Jesús les dijo: «Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían».
El pollino que aparece en este pasaje es una analogía de los obreros de Dios y siervos que han recibido la remisión de los pecados de Jesucristo, han tomado Su salvación y ahora están sirviendo al Señor. Aunque el asno no es más que un animal bajo, podemos ver del pasaje de las Escrituras de hoy que este pollino fue glorificado. En el mundo hay muchos siervos que, como este pollino, satisfacen el corazón sediento de Dios, y entonces hay otros siervos que le dan tristeza al corazón de Dios. Mientras hacemos la obra de Dios en este mundo, a veces nos encontramos algunos obreros que satisfacen los corazones de los que están por delante de ellos y el corazón de Dios. Por otro lado, hay también algunas personas que, aunque parecen hacer un gran trabajo, en realidad no causan más que problemas a los líderes de la Iglesia de Dios.
Lo que quiero decir aquí es que hay algunos cristianos que causan problemas a otros aunque piensen que están haciendo lo correcto. ¿Cómo se explica esto? Causan problemas a Dios y a la gente porque no hacen lo que sus líderes les piden, y juzgan y deciden por su cuenta, aunque la voluntad del Señor se cumpliría si confiasen en sus líderes e hiciesen lo que se les pide por fe. Por mucho que los siervos de Dios enseñen y corrijan a este tipo de personas, no vale para nada. Como ya han tomado sus decisiones, los siervos de Dios no pueden decir nada.
Por el contrario, ¿cómo trabajan los que satisfacen la sed de Dios? Consultan con los siervos de Dios y buscan su consejo en todas las cosas e intentan hacer lo que es mejor. Examinan la dirección en la que va la Iglesia y cuando lo averiguan, la apoyan, sin ir demasiado adelantados o rezagados. Sin embargo, los que no pueden hacer esto lo deciden todo por su cuenta, y al final su obra no trae nada más que problemas a lo que están a su alrededor. Esta es la diferencia que separa a los que pueden satisfacer el corazón de Dios y los que no.
Mis queridos hermanos, mi deseo más sincero y mi oración es que todos se conviertan en siervos que puedan satisfacer la sed de Dios. Espero y oro por que puedan predicar el Evangelio del agua y el Espíritu por todo el mundo para que satisfagan la sed del corazón del Señor. Aunque muchas personas de todo el mundo han recibido la remisión de los pecados a través de nuestros libros y muchos sigan haciéndolo en el presente, hay muchas más personas que no han recibido la remisión de los pecados. Así que debemos predicar el Evangelio constantemente y satisfacer la sed de Dios y la nuestra.
Sin embargo, aunque hay gente que cree en este Evangelio y está practicando estas enseñanzas hay algunas personas que dicen cosas sin sentido. Nos dicen: “Voy a distribuir estos libros por ustedes, pero ¿qué harán ustedes por mí?”. Esto no es diferente que pedir dinero, un coche o una casa. Esto es típico de la mayoría de los que le dan problemas a Dios y a la gente al embarcarse en un proyecto grandioso y poco realista.
Los que están hacienda la obra de Dios con fidelidad nunca se quejan de su trabajo. Piden nuestros libros sin ningún otro motivo, diciendo: “Me gustaría hacer una pequeña contribución. Como he recibido la remisión de los pecados al leer este libro, me gustaría compartirlo con la gente de mi alrededor”. Sin embargo, los impostores no son así. Solo prestan atención a las formalidades e intentan asegurarse de que se cumplen las formalidades administrativas. En vez de interesarse en los contenidos del Evangelio solo quieren llamar la atención de la gente o ganar dinero haciendo la obra del Evangelio. En particular, Corea del Sur está plagada de este tipo de esta gente. Hay tantas denominaciones cristianas en este pequeño país que por cápita Corea del Sur tiene la mayor cantidad de denominaciones. Cada denominación cristiana en el mundo se puede encontrar en Corea, incluyendo todas las herejías que pueda pensar. No hay ninguna secta que no se encuentre en Corea. Todos estos cristianos están tan ocupados predicando sus propias denominaciones que no tienen interés en predicar el verdadero Evangelio de Dios, el Evangelio del agua y el Espíritu.
Estas personas no saben qué es este Evangelio del agua y el Espíritu cuando se les da. Esto se debe a que sus corazones están en otro sitio y no quieren escucharnos cuando les hablamos de la pura Palabra de Dios. En contraste, aman escuchar cómo poder tener éxito en el mundo, como vivir con virtud y como establecer su propia justicia ante Dios. Así que, ¿cómo puede el Evangelio del Señor entrar en estas personas? No puede.
Sin embargo, bajo estas circunstancias, debemos seguir la voluntad de Dios completamente. Debemos buscar lo que complace a Dios. Cuando leo acerca del pollino del pasaje de las Escrituras de hoy, pienso: “Me gustaría que este Evangelio se predicase tan pronto como sea posible, aunque la gente no crea en él o se levante contra él, para que así la sed de Dios se satisfaga”. Como estamos trabajando duro para esto, estoy seguro de que ese día llegará tarde o temprano. Como hemos sembrado la semilla del Evangelio este año, estoy seguro de que muchas almas se levantarán en todos los rincones del mundo.
Gracias a las bendiciones de Dios y nuestros esfuerzos hemos podido predicar el Evangelio a muchos países diferentes como China y Rusia. Hace poco tiempo enviamos 2000 copias de nuestros libros a Rusia y estos libros se están distribuyendo y están siendo utilizados por nuestros ministros allí para predicar el Evangelio. No puedo recordar exactamente cuántos libros hemos enviado a China, pero unas 10.000 por lo menos han sido enviadas allí. Mi corazón no tiene otro deseo que predicar este Evangelio completamente lo antes posible. Mientras trabajamos, podemos pensar que somos insuficientes y que nuestras facultades están limitadas y el progreso de nuestra obra es lento, pero en realidad no es así.
Aunque muchos pastores famosos en las comunidades cristianas también han predicado el Evangelio, su obra no puede compararse con la nuestra, que es predicar el Evangelio del agua y el Espíritu. Todo lo que la gente ha conseguido es predicar sus nombres en algunos países. Y lo que han predicado no es el Evangelio del agua y el Espíritu. Así que sus ministros no pueden comprarse con los nuestros. Pero si hacemos una comparación, nosotros hemos predicado el Evangelio a mucho más países que estas personas.
Por supuesto, en el contexto de la población mundial, con más de 6000 millones de personas, nuestra obra sigue incompleta. Por ahora hemos impreso 40 libros en inglés. Se imprimen 10.000 copias de cada libro en cada idioma, y por eso hemos impreso unas 400.000 copias. Otra cosa de la que debemos estar orgullosos es que hemos publicado libros en 28 idiomas (62 idiomas a fecha de febrero de 2007, nota del editor), y si los traducimos a una docena de idiomas más, nuestros libros estarán disponibles en casi todos los idiomas principales del mundo. Aunque el mundo es muy grande, no hay tantos idiomas. El inglés, el español y el francés son los idiomas más hablados porque muchos países han sido colonias que utilizan este idioma.
Ahora estamos trabajando para publicar los libros de comentarios sobre Romanos, y estamos a mitad de la traducción. Me gustaría poder trabajar más rápido, pero no podemos permitirnos hacer un trabajo a medias. Creo que no estará terminado hasta la mitad de octubre. Cuando trabajamos para predicar el Evangelio, debemos ser pacientes sobre todo. Cuando me dices que solo tengo que esperar un par de semanas más, pienso que tardará cuatro semanas, y cuando me dicen que espere cuatro semanas, sé que serán dos meses. Esto es bueno para mi salud mental, para evitar frustraciones, porque de lo contrario me cansaría de esperar y me enfadaría.
Todos nuestros trabajadores están esperando el día en que se complete el comentario sobre Romanos. El Libro de Romanos es lo que todo cristiano quiere saber primero. Aunque muchas personas tienen mucha curiosidad por el Libro de Romanos y hablan acerca de él a menudo, no he conocido a ningún cristiano que lo entienda bien. He leído muchos libros cristianos, pero ninguno de ellos explicaba el libro de Romanos claramente. La mayoría de escritores simplemente dan sus propios argumentos, defendiendo doctrinas como la de predestinación. No hay casi nadie o casi ningún libro que entienda y explique lo que quiere decir el Libro de Romanos. Así que tengo mucha esperanza en nuestros libros de comentarios sobre romanos, y espero que se publiquen pronto.
El último libro en inglés que hemos publicado era el tercer volumen titulado La Manera Infalible de Recibir el Espíritu Santo. La recepción y efectividad de este libro ha sido tan alta que ya se está imprimiendo por segunda vez. Pienso que el tercer volumen ha sido más exitoso que el primero. También tengo muchas expectativas con la última publicación del Libro de Romanos. Espero y oro por que muchas personas lean los libros que estamos publicando sobre Romanos, así como los tres libros ya publicados, y por que la llama del Evangelio se mantenga encendida y aún más fuerte.
 
 
¿Cuánto se calmaría la sed de Dios si esto ocurriese?
 
¿Cómo de maravilloso sería que la gente de todo el mundo creyese en el Evangelio del agua y el Espíritu y que recibiese el Espíritu Santo en su corazón y alabasen a Dios? ¿No estarían muy contentos? Pero la gente de algunos países es reacia a recibir este Evangelio verdadero. De toda la gente que vive en varios países del mundo, los israelíes son los menos receptivos a Jesús.
Además, los coreanos también se resisten a aceptar el Evangelio del agua y el Espíritu. La Biblia dice que un profeta no es bien recibido en su tierra, y Corea no es ninguna excepción. Los coreanos son indiferentes a las enseñanzas religiosas, y reaccionan con la misma apatía que los demás, como los testigos de Jehová, mormones, adventistas o monjes budistas. Piensan que todas las religiones son iguales y por eso les gusta escuchar a la gente cuando habla sobre el misticismo o en lenguas extranjeras. Su carácter nacional está más inclinado hacia la emoción que el intelecto. Son muy tolerantes con los demás, pero esto también significa que se dejan influenciar fácilmente por las modas y las emociones. Incluso cuando se trata de vivir por fe, muchos cristianos coreanos la basan en sus emociones en vez de la razón y el entendimiento.
Hoy en día los libros que más se solicitan son los libros en inglés y cada día enviamos unos 200 libros. La mayoría de estas ediciones en inglés se envían a los Estados Unidos, Europa y Asia. Muchos americanos han leído los primeros tres volúmenes de nuestros libros en inglés. Cuando lean nuestros libros de comentarios sobre romanos que estamos traduciendo ahora, conocerán todos los temas doctrinales del Evangelio. El primer volumen de la serie habla del Evangelio del agua y el Espíritu, y el segundo habla de temas teológicos. El tercer volumen habla de las falacias del movimiento carismático y los pentecostales, y el volumen cuarto y quinto, sobre el Libro de Romanos, trata del marco teológico en general y de la justicia de Dios, la palabra clave del Libro de Romanos. Si la gente los lee todos, estoy seguro de que por lo menos estas personas creerán en el Evangelio del agua y el Espíritu completamente. Además enseñarán el Evangelio a la gente de su alrededor y a sus seguidores, y cuando lo enseñen en seminarios, los que aprendan el perfecto Evangelio del agua y el Espíritu que estamos predicando serán misioneros. Estoy seguro de que de esta forma el Evangelio se predicará por todo el mundo y la sed del corazón de Dios se saciará.
Por encima de todo, espero que este Evangelio se predique lo antes posible. ¿Ustedes también desean esto? Si les digo la verdad, no hay duda de que esto es muy difícil. Hemos dejado de lado algunos libros por ahora, incluyendo el libro sobre el Libro del Apocalipsis, el Credo de los Apóstoles, y las religiones del mundo, y estamos concentrándonos en el comentario de los libros de Romanos. Estaré muy contento cuando se publiquen estos libros. Cuando se completen estos libros, sé que tendrán un gran impacto.
Por ahora, estoy pensando en descansar del ministerio literario cuando termine el libro sobre el Credo de los Apóstoles. Me gustaría centrarme en los sermones y en estudiar. Mi corazón siempre desea predicar el Evangelio cuanto antes. Cueste lo que cueste, ya sea mediante predicación directa y otros medios, solo quiero que el Evangelio se predique lo antes posible. Espero y oro que mucha gente encuentre el Evangelio del Señor y reciba la remisión de los pecados para que el Día del Señor llegue pronto.
En el pasaje de las Escrituras de hoy, cuando Jesús entró en Jerusalén montado en un asno, los fariseos le dijeron: “Diles a Tus discípulos que se callen. Gritan mucho”. El Señor les contestó: «Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían». Mis queridos hermanos, como Dios nos ha dado una Palabra tan bendita, no podemos callarnos este Evangelio. Pase lo que pase, debemos predicar este Evangelio que el Señor nos ha dado.
En esta reunión de resurgimiento de la semana que viene, quiero predicar sobre el Libro del Apocalipsis, pero me parece que los corazones de la gente no están preparados para escuchar el mensaje de los últimos días. La Biblia es un don grande que Dios nos ha dado para leerlo y entenderlo. Aunque la Biblia es un libro sellado, Dios nos ha dicho que lo abramos y lo leamos. Por eso debemos abrir todos los Libros de la Biblia y entenderlos correctamente. Predicar la Palabra del Evangelio es más importante que nada, y si la gente sigue teniendo miedo de escuchar el mensaje del Libro del Apocalipsis, pienso que debería predicar el Evangelio mediante una reunión de resurgimiento espiritual diligentemente y por todas partes para que todo el mundo pueda recibir la remisión de los pecados de cualquier manera posible.
El Evangelio no puede esconderse más. ¿Cómo puede alguien esconder este Evangelio? Cada día enviamos a los Estados Unidos 30 copias de nuestros libros de tapa blanda y otros 30 se descargan electrónicamente. Así que en los Estados Unidos, unas 60 personas al día se encuentran con este Evangelio. ¿Cuántos americanos entran en contacto con el Evangelio en un mes? Unos 1.800. Si 1.800 personas se encuentran con este Evangelio en un mes, pronto toda América habla oído hablar de él. Como los americanos tienen un papel importante en predicar el Evangelio por todo el mundo, cuando conozcan este Evangelio, estoy seguro de que se predicará por todo el mundo más rápidamente.
El Señor dijo en el pasaje de las Escrituras de hoy: «Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían». Como incluso las piedras tienen que alabar a Jesús, no podemos quedarnos este Evangelio para nosotros mismos y sentarnos de brazos cruzados. Si nos quedamos callados aunque Dios nos haya confiado el Evangelio, alguien predicará el Evangelio. Otras personas predicarán cómo Jesucristo vino al mundo y nos salvó a los pecadores a través del agua y el Espíritu. Aunque el cristianismo ha jugado un papel muy importante en predicar el Evangelio ha estado dominado por le legalismo, el dogmatismo y el sectarismo. Hasta este día los cristianos se han estado peleando por sus diferencias entre denominaciones. Ahora el verdadero cristianismo se está predicando.
Algunas personas pueden decir: “¿Significa esto que el Evangelio no se ha predicado durante 1900 años?”. Sí. Hasta ahora, el Evangelio no ha sido predicado en este mundo, por lo menos el verdadero Evangelio. Incluso después de que la libertad religiosa se permitiese en Roma en el año 313 d.C., el cristianismo se ha desviado completamente del verdadero Evangelio del agua y el Espíritu. De hecho, el verdadero Evangelio del agua y el Espíritu empezó a dejarse de lado durante la era de los Padres de la Iglesia que vivieron durante el siglo I y II d.C. Por tanto, no es exagerado decir que durante 1900 años no se ha predicado el verdadero Evangelio.
De hecho el Evangelio ha estado dormido durante 1900 años. Si el verdadero Evangelio se predicase y la gente creyese en él, ¿sería este mundo tan malvado? ¿Piensan ustedes: “No importa, sigo siendo pecador aunque creo en Jesús, y sigo sufriendo a pesar de creer”? ¿Se arrepienten de haber creído en el Evangelio? ¿Siguen teniendo pecados a pesar de creer en el Evangelio? ¿No pueden entender el Evangelio del agua y el Espíritu aunque creen en él? No, no es así. El verdadero Evangelio nos ha llegado por fin, ya que antes no había un verdadero Evangelio en este mundo.
Como el verdadero Evangelio ha resurgido ahora, estamos predicándolo y Dios está contento. De hecho, el Señor nos da mayor cosecha de la que hemos sembrado. Piensen en esto. ¿Hay alguien que predique el Evangelio a 200 extranjeros al día? En realidad esa cifra es mucho menor que la verdadera cifra, ya que ha estado aumentando recientemente (Nota del Editor: tenemos más de 10.000 visitas a nuestra página Web al día, a fecha de febrero de 2007). Además, si tenemos en cuenta que algunos de nuestros lectores también predican el Evangelio a otros, el Evangelio se está predicando a unas 300 personas al día. Esto significa que unas 9.000 personas escuchan el Evangelio al mes. En otras palabras, 10.000 personas encuentran el verdadero Evangelio que estamos predicando ahora. Esto es un logro impresionante.
El Evangelio ha resurgido y lo estamos predicando, por lo que el Señor nos ha dicho, a los que hemos plantado la semilla de la Palabra, que no desesperemos. Nos dijo que cosecharíamos a su debido tiempo. Por supuesto, si un agricultor siembra la semilla pero no hay un brote, se sentirá decepcionado. El agricultor estará muy decepcionado si no sale un brote después de haber trabajado muy duro arando y sembrando. Lo mismo es cierto cuando se predica el Evangelio del agua y el Espíritu. Es cierto que es duro y trabajoso predicar el Evangelio cuando no da ningún brote. Sin embargo, si damos más en vez de ser tan impacientes, ¿no saldrán los brotes tarde o temprano ya que las semillas han sido sembradas? Cuando sembramos la semilla, tarde o temprano saldrá un brote. Con un poco de lluvia saldrá seguro. Así que los que predicamos el Evangelio podemos pasarlo mal a veces pero no debemos desesperar.
Hay un pastor japonés llamado Tanaka que ha recibido la remisión de los pecados al leer nuestros libros. Ahora quiere vernos. Aunque no he decidido si voy a verle o no, si le veo y es alguien que puede reunir a mucha gente, voy a pedirle que se una a nuestro ministerio. Esta idea me da energía y gozo. Estaré muy contento si me invitan a predicar el Evangelio en el extranjero.
Hay muchas iglesias grandes en Japón. Pero hay una denominación que tiene muchos miembros, y es la Iglesia del Evangelio Completo, que fue de Corea a Japón. Esta iglesia es muy extravagante. Sus miembros hablan en lenguas y dan palmas en las reuniones de culto. Siempre causan gran conmoción diciendo: “El Espíritu Santo está entrando por la puerta izquierda. Hoy Dios ha curado a un paciente de tuberculosis. ¡Levantémonos y aplaudamos! Ahora Dios quiere sanar su enfermedad de corazón y cáncer. Crean que les está sanando ahora y serán sanados!”. Entonces la gente se levanta y grita diciendo que ha sido sanada de su enfermedad del corazón y cáncer.
Mis queridos hermanos, recuerden esto: Dios nunca obra en un sitio así. Hace algún tiempo, recibimos una carta del hermano Rajiv en India. En la carta nos decía que había predicado el Evangelio del agua y el Espíritu allí y que las reuniones de culto eran muy tranquilas y pacíficas. Mis queridos hermanos, Dios no obra en un sitio en el que la gente es incitada a demostrar emociones y conmoción.
Piensen en esto. Cuando la Palabra de la Verdad no se predica, ¿empieza Dios a obrar en sus vidas solo porque un pastor les bendiga? No, no es nada más que un espectáculo. Reúnen a algunos mendigos y personas sin hogar y les dan dinero para que hagan lo que les piden. Hay una película coreana llamada “Hallelujah” que puede que algunos de ustedes hayan visto. Esta película exponía la realidad de las iglesias coreanas. Está basada en una historia verídica, y es una sátira de la Iglesia del Evangelio Completo. Hace algún tiempo, la Iglesia del Evangelio Completo pidió a una persona que dijera que se había muerto pero que se había levantado de entre los muertos. Testificó y creó una gran conmoción en la comunidad cristiana de Corea. Pero la mujer negó su testimonio más adelante diciendo que no podía mantener un falso testimonio y esto causó una gran controversia.
¿Qué más ocurrió? Un anciano que estaba muriendo de cáncer escuchó que el reverendo David Yonggi Cho de la Iglesia del Evangelio Completo tenía el don de la sanación y por eso fue a verle y a preguntarle: “Por favor, pon tus manos sobre mí y cúrame de mi cáncer”. ¿Qué creen que pasó entonces? Que el Pastor Cho dijo: “Pondré mis manos sobre ti si me das la mitad de tus posesiones”. ¿Cómo puede un hombre así ser pastor? Pero aún así, aunque el anciano estuviera sorprendido por la petición, quiso seguir viviendo y le ofreció al Pastor Cho un tercio de sus posesiones. Así que el Pastor Cho le puso las manos encima, ¿pero qué le ocurrió al anciano? Que murió de todas formas? Pero después de su muerte, el Pastor Cho fue a su casa y pidió el dinero: “¿Por qué no me dais lo que se me había prometido?”. El anciano había ido a la Iglesia Yongnak, una de las iglesias presbiterianas más grandes de Corea. No me acuerdo exactamente quién era el pastor entonces, pero este pastor discutió con el Pastor Cho y amenazó con demandarle, diciendo: “¿Cómo puedes llamarte siervo de Dios y pedir la mitad de las posesiones del fallecido solo por haberle puesto las manos encima?”. Este tema causó gran conmoción.
Estas personas son fraudes. ¿Debemos sacar el dinero a la gente de manera fraudulenta? No es difícil. Imaginen si nuestras hermanas jóvenes se presentasen aquí en mini falda. Y que tuviésemos una banda de música. La gente estaría encantada viendo a chicas guapas cantando y alabarían y orarían también. Después de gritar aleluya y hacer que la congregación rezase en voz alta, pasaría la bandeja de la ofrenda y la congregación dejaría sus relojes y collares y vaciaría sus bolsillos. No hay nadie que pueda resistirse si el grupo entero está hipnotizado. Incluso la persona más escéptica dejaría todo su dinero. Esta es el espectáculo que montan los charlatanes. Mis queridos hermanos, nacemos de nuevo por la Palabra de Dios; no hay alma que pueda nacer de nuevo de manera tan fraudulenta.
He dicho muchas cosas diferentes en mi sermón, pero son lo que he oído y experimentado, así que les pido que esta sea una lección para ustedes. Nuestro Señor dijo: «Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8, 31-32). Nuestro Señor obra con Su Palabra, nunca obra en ningún lugar donde no esté Su Palabra.
En otro episodio, me encontré con un anuncio sobre un anciano de India que había venido a Corea a realizar una reunión de resurgimiento, y el anuncio decía que una persona con piernas cortas, las tendría largas si la persona recibe la imposición de manos de este anciano. ¿Son las piernas tiras de goma que se pueden estirar con la imposición de manos? Por supuesto que no.
Los discípulos de Jesús vieron una vez a un hombre que era ciego de nacimiento y le preguntaron a Jesús: “Rabbi, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciese ciego?”. Entonces Jesús contestó: «No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él» (Juan 9, 3). Cuando Lázaro de Betania estaba enfermo, Jesús dijo: «Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella» (Juan 11, 4). De hecho, nacimos como pecadores para revelar la gloria de Dios, y todos los problemas que tenemos son también para la gloria de Dios. Pero para que esta gloria de Dios se manifieste debemos creer en la Palabra del Señor primero. Estos problemas no se permiten solo para la gloria de algunos charlatanes que fingen ser líderes religiosos. En otras palabras, en vez de dejarse ser engañados por estos impostores debemos creer en el Evangelio del agua y el Espíritu claramente y nacer de nuevo.
Yo también había experimentado muchas visiones y milagros carnales. ¿Han recibido alguna vez lo que se llama el fuego del Espíritu? Yo recibí ese fuego una vez. Probablemente hay personas que hayan tenido una experiencia similar. Quiero contarles mi experiencia. Un día, antes de nacer de nuevo del agua y el Espíritu, de repente sentí un fuego que me quemaba el pecho y se me extendía como un papel que se quemaba. Cuando llegó hasta el fondo estaba muy caliente. Tenía una infección en el pie y el fuego me devoró la infección. Pude dejar de fumar, algo que no podía conseguir antes, me sentí lleno de energías, mi corazón se llenó de gozo y de felicidad, y cuando veía a alguien pobre, enfermo o poseído, sentía la necesidad de ponerle las manos encima. Y cuando les ponía las manos encima, cosas maravillosas pasaban.
¿Pero creen que este fue un don verdadero del Señor? No, era la obra del Diablo. El Diablo puede hacer que la gente crea en Jesús, haga milagros y se convierta en falsos profetas. Sin embargo, el Diablo evita que la gente conozca el Evangelio del agua y el Espíritu y hace que sea imposible que descubran la justicia de Dios de la que habla la Biblia. Así que aunque esta gente crea en Jesús, no puede recibir la remisión de los pecados.
Como Dios nos ama, se ha asegurado de que el Diablo no nos engañe, y para eso nos ha dado el Evangelio del agua y el Espíritu. Por eso todos debemos estar agradecidos por esto y predicar el Evangelio tan pronto y tan lejos como sea posible. Este año hemos terminado de traducir el libro sobre el Apocalipsis y ahora estamos revisando el volumen sobre el Credo de los Apóstoles. Estamos trabajando en el tercer título. Ahora es septiembre y hemos hecho tanto este año. Hace poco estaba trabajando en revisar después de la reunión de culto y me pregunto: “Estoy cansado de esto. Me gustaría encontrar alguna forma de trabajar más rápido”. Pero hay mucho que corregir. Dios puede hacerlo todo con Su Palabra. Cuando dijo que saliese el sol, el sol salió, y cuando dijo que hubiese una luz mayor y una menor, existieron. ¿Qué maravilloso sería que pudiésemos hacerlo todo como Dios con una sola frase “Que haya”? ¿Qué maravilloso sería si todas las frases se pudiesen corregir con tan solo decir “Que haya correcciones”? ¿Hay alguien entre ustedes que tenga este poder? Pero aunque tuviese este poder de Dios y toda la obra se completase con tan solo decir: “Que se corrija el manuscrito”, no me sentiría realizado personalmente. Tenemos que hacer la obra de Dios con la habilidad que el Señor nos ha dado. De la misma manera en que el interior del recamado de Salomón estaba hecho con el amor de las hijas de Jerusalén (Cantar de los Cantares 3, 10), la obra de Dios solo puede ser completada con nuestro trabajo duro. Aunque esta obra nos parezca lenta, a los ojos de Dios se ha hecho mucho progreso. Nuestra página Web es un buen ejemplo; recientemente empezamos a actualizarla y está completa al 90%.
Mis queridos hermanos, la economía del mundo está a punto de colapsarse. La crisis del petróleo va a llegar a la economía global a ponerse de rodillas. Los países desarrollados serán los más impactados. En realidad, sus condiciones económicas son frágiles. Sin embargo, aunque ocurran estas cosas, estoy seguro de que Dios bendecirá a Su Iglesia para que sigamos haciendo la obra de Dios con Sus recursos.
Debemos hacer la obra del Evangelio ahora, mientras haya paz y tranquilidad. Si de verdad somos siervos de Dios y tienen esta fe, es natural desear saciar la sed de Dios. En otras palabras, en vez de causar problemas a Dios y entristecerle, debemos desear trabajar aún más para saciar la sed de Su corazón, y si hay algo que Dios quiera, debemos hacerlo.
Tenemos planes de enviar el primer título en inglés por todo este mundo este año y no más tarde que el año que viene. Como saben, el primer volumen en inglés está titulado ¿En realidad han nacido de nuevo por el agua y el Espíritu? Vamos a traducir este libro a todos los idiomas posibles. Espero que con la publicación de estas traducciones el Evangelio del agua y el Espíritu se predique por todo el mundo. También sé que el año que viene podremos hacer mucho más que este año, unas cien o mil veces más. Estoy seguro de que nuestro ministerio crecerá más en el futuro. Llegará el día que digamos: “Vaya, hemos enviado muchos libros. Nos está costando mucho dinero publicar libros en papel; deberíamos sustituirlos por e-books completamente”. Mi deseo más sincero es predicar el Evangelio tan pronto y tan lejos como sea posible. ¿Tienen el mismo deseo?
Como todos somos asnos, todos debemos ser asnos que sacian la sed de Dios. No debemos ser asnos malditos que estén atados al mundo y a la gente, viviendo sin esperanza e ignorando la obra del Señor. El Señor les dijo a Sus discípulos que soltasen al asno atado y se lo llevasen. Y se montó a espaldas del asno. ¿Qué implica esto, mis queridos hermanos? Esto significa que estamos atados por el mundo y por la gente, es decir, si no nos soltamos por fe cuando Dios nos pida que seamos libres, no podremos ser usados por el Señor. Si de verdad son obreros de Dios, si de verdad creen que Su Evangelio es la Verdad, y su corazón está lleno del Espíritu que les da el deseo de servir al Evangelio del Señor, deberán soltarse de las ataduras sean quienes sean. Deben ser completamente libres. Solo entonces podrá ser utilizados por Dios para Su obra. Jesús no puede librar a los asnos que están atados a otras personas aunque quiera.
Debemos dedicar todas nuestras vidas a Cristo. ¿Entiende esto, hermana Jinsook? ¿Por qué está tan triste? ¿No ha cenado? ¿Está cansada de mi sermón? Ya casi he terminado, así que ya puede sonreír. Últimamente mis sermones no han pasado de las 9 PM. Pero si se cansan tanto, empezaré a predicar hasta las 9:30 PM. En el pasado mis sermones solían durar de las 7 a las 11 PM. En aquel entonces nuestros santos estaban tan cansados que se iban a la sala de los niños pequeños a echarse una siesta. No estoy bromeando. A veces el Evangelista Jungsoon Lee, que ahora vive en Wonju, y el hermano Sungjin Yoo se cansaron de escuchar mi sermón y tuvieron que ir a echarse una siesta en la guardería. Incluso la gente seria se cansa al final de mi sermón. Todo el mundo se cansaba cuando predicaba durante tres horas, repitiendo lo mismo una y otra vez.
Pero hoy en día, parece que todo el mundo sabe qué va a tratar mi sermón al leer el pasaje de las Escrituras principal. Al primer signo de aburrimiento, algunas personas cierran los ojos y se duermen. Con tan solo leer el pasaje de las Escrituras de hoy la gente ya sabe de qué voy a predicar ese día. ¿Pero cuál es la realidad? La Palabra de Dios, aunque la conozcamos, vive en sus corazones cuando la escuchan de nuevo. La Palabra vuelve a la vida en sus corazones. Si están cansados de la historia del asno, les contaré la historia de las piedras que gritan. Con esta historia puedo predicar más de cien horas. En la Biblia, una piedra implica fe. Esto significa que somos como estas piedras que gritan la gloria del Señor.
De todas formas, deseo que el Evangelio del agua y el Espíritu se predique lo antes posible. Espero que explote como un volcán. Estoy seguro de que ese día llegará. Como hemos sembrado la semilla, estoy seguro de que tarde o temprano saldrán los brotes y darán fruto. La semana que viene celebraremos una reunión de resurgimiento a partir del miércoles, y predicaré acerca del Libro del Apocalipsis. Les pido a todos que vengan a esta reunión, escuchen la Palabra de Dios y obtengan santidad en su corazón. El conocimiento, la verdad y el corazón están conectados. Como dijo el Señor: “La fe viene de escuchar”. La fe sale cuando escuchan la Palabra.
Espero sinceramente y oro ante el Señor por que el Evangelio del agua y el Espíritu se predique por todo el mundo cuanto antes, y que podamos saciar la sed de Dios. ¿Quieren ustedes que ocurra esto? Sé que Dios lo hará. Antes de terminar, oremos a Dios una vez más y cantemos alabanzas. Gracias.