The New Life Mission

Sermones

Tema 22: Evangelio de Lucas

[Capítulo 22-2] < Lucas 22, 39-46 > Oren a Jesús para superar las grandes tentaciones por fe

< Lucas 22, 39-46 >
«Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza; y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación».
 
 
¿A quién debemos orar?
 
Nuestro Señor nos dice que oremos para no caer en la tentación. La palabra tentación quiere decir dificultades. El Señor nos está diciendo que estemos despiertos y oremos siempre si no queremos caer en la tentación. Además, el Señor dijo que Dios bendice a los que sufren tentaciones.
El Señor dijo: “Pero vosotros seguiréis conmigo en Mis tribulaciones. Y os daré el Reino, de la misma manera en que Mi Padre me lo ha dado a Mí, para que comáis y bebáis en Mi mesa en Mi Reino y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel”. Además el Señor dijo que recompensaría a Su pueblo que hubiese experimentado dificultades con el Señor.
Probablemente haya gente aquí que haya experimentado la tentación. Sin embargo, debemos orar ante la presencia de Dios sin cesar porque habrá tentación en el futuro. El Pastor Lee fue a la reunión de culto al aire libre con los santos de la iglesia de Sockcho el domingo pasado y se perdió. Por tanto debemos orar por el Pastor Lee, por nosotros y otros hermanos y hermanas, por los siervos de Dios y los unos por los otros. Seguramente tenemos todo tipo de dificultades en cualquier momento. El estado del Pastor Lee ha sido tan crítico estos últimos días que casi perdió la cabeza. Estaba tomando medicamentos para reducir la tensión arterial e incluso mostró signos prematuros de Alzheimer. Perdió la cabeza de manera similar al Alzheimer o parálisis. Los seres humanos somos criaturas muy débiles. Por eso nuestro Señor dijo: “Orad que no entréis en tentación”.
Nosotros podemos experimentar una gran dificultad también. Si no respondemos correctamente a las dificultades y si no oramos para recibir ayuda ante la presencia de Dios, no podremos escapar de estas dificultades. Por eso el Señor nos dijo que orásemos siempre para no experimentar dificultades y abandonar la fe por eso. El Señor dijo: “Orad que no entréis en tentación”.
En realidad, las cosas que se nos han encomendado parecen muy simples, pero hay miles de factores que debemos preparar con antelación para conseguir algo. Esto significa que debemos prepararnos siempre y constantemente para poder vivir en este mundo correctamente. De la misma manera en que nos preparamos para cuidar de nuestras familias correctamente, cuando no lo preparamos todo antes pasamos por grandes dificultades. Por tanto, el Señor nos dice que busquemos ayuda de Dios con oraciones y nos preparemos de antemano para no caer en las dificultades. Esta es la Palabra de Dios y debemos orar siempre y buscar ante Su presencia. Debemos buscar la ayuda del Señor. Debemos recordar que la gente que busca la ayuda de Dios en todas las cosas vive por fe correctamente. Vivir así es tener la actitud correcta con fe y la vida de la gente con fe verdadera, los justos. Debemos ser cristianos que busquen las cosas que necesitan para sí mismo, oren por el Reino de Dios y por sus hermanos y hermanas. Quiero decir que debemos ser personas que busquen a Dios en todas las cosas.
 
 
Piensen en lo que tenemos que orar
 
Piensen qué nos pasará en el futuro y qué debemos hacer para prepararnos para una vida tan incierta. Debemos pensar en las cosas que necesitamos para nosotros mismos y buscar la ayuda del Señor para estas cosas. El Señor nos ayuda cuando buscamos Su ayuda y podemos recibir la ayuda del Señor y vivir en el mundo correctamente.
No sabemos cuándo vendrán las dificultades y con qué cosas nos encontraremos. Por ejemplo, los que conducimos debemos orar siempre para prevenir accidentes que pueden ocurrir de repente. Los accidentes de coche pueden ocurrir aunque seamos buenos conductores. Nos pueden pasar cosas terribles si no oramos. Podemos estar protegidos por el Señor solo si buscamos al Señor siempre en todo.
Nuestros hermanos y hermanas que tienen trabajos también sufren bastante. Entonces, necesitan orar por estas cosas difíciles ante el Señor y buscar Su ayuda. Quiero decir que debemos que debemos convertirnos en personas que oran a Dios para resolver estas dificultades y orar por Su gracia. Debemos orar lo siguiente siempre: debemos orar ya estemos en el ministerio o haciendo negocios, y debemos buscar la ayuda del Señor en todos los aspectos de nuestras vidas. Por eso nuestro Señor dice a través de la Palabra del pasaje de las Escrituras de hoy: “Orad que no entréis en tentación”. Es decir, el Señor nos está diciendo que busquemos ayuda del Señor y vivamos con Su gracia.
Sea lo que sea, probablemente sabrán que no hay nada fácil. Por muy simple que parezca una tarea, debemos prepararnos para ella y debemos buscar ayuda de Dios para hacer esta obra. Solo podemos hacerlo así. Debemos ser personas que se examinan y ven lo que se necesita en la Iglesia de Dios y buscan la ayuda del Señor.
En primer lugar, debemos orar por nosotros mismos. Entonces debemos orar por la gente más cercana a nosotros. Debemos orar por nuestros ministerios en el extranjero. Es imposible hacer cualquier obra por nuestras propias fuerzas solamente sin buscar la ayuda de Dios por el bien de nuestros hermanos y hermanas y los siervos de Dios. Somos personas que siempre pueden buscar ayuda del Señor y seguir paso a paso en el Señor por fe.
Me duele mucho cuando pienso que el Pastor Lee se perdió, y pienso que es nuestra tarea hacer la obra de Dios y no la de otras personas. Por tanto, debemos orar a Dios en todo. Debemos orar por nosotros, por los hermanos y hermanas y por los siervos de Dios.
¿Oran siempre en este mundo? ¿Creen en sus propias fuerzas, su propia inteligencia y sabiduría en este mundo? Esta actitud refleja su arrogancia. El Señor nos ha dado el poder de cumplir las tareas que nos ha encomendado. Debemos ser santos que creen que el Señor nos ha dado este poder y nos dará todas las cosas que necesitamos en el futuro, y debemos siempre orar a Dios por fe. Debemos estar siempre despiertos, orar sin cesar y buscar la ayuda del Señor porque habrá más dificultades en nuestras vidas. Así nuestro Señor nos está diciendo: “Libraros de vuestros propios pensamientos y orar para no entrar en la tentación”.
 
 
Ha llegado el momento de que nuestro Señor, quien tomó todos los pecados del mundo sobre Sí mismo en el río Jordán, cargue con la Cruz
 
Cuando el Señor subió al Jardín de Getsemaní y oró, los discípulos de Jesús se durmieron. Jesús miró a los discípulos y dijo esto mientras subía al jardín porque sabía que pasaría por las mismas dificultades en el futuro. Estaba diciendo: “Orar para no caer en la tentación y no tengan muchas dificultades”. Entonces nuestro Señor se arrodilló y oró apasionadamente a Dios Padre: “Padre, si es Tu voluntad, aparta este cáliz de Mí, pero sea Tu voluntad y no la mía”. Las Escrituras dicen que el Señor oró tan sinceramente que le cayeron gotas de sudor al suelo como sangre.
Debemos orar a Dios Padre siempre como lo hizo el Señor para no tener muchas dificultades en nuestras vidas. ¿Tienen muchas dificultades en sus vidas? En realidad, hay muchos elementos difíciles y peligrosos en sus vidas. Por tanto, debemos orar aún más para evitar estas cosas. El Señor nos dijo que orásemos así: “Señor, por favor, protégeme y cuida de mí. No me dejes pasar por muchas dificultades”.
De todas formas, no quiero que piensen que las oraciones que ofrecemos a Dios en nuestras vidas no son importantes. No quiero que piensen que solo deben saber que no tienen pecados en su camino espiritual. Debemos vivir nuestras vidas en cuerpo y espíritu y necesitamos la ayuda de Dios en nuestras vidas. Quiero que recuerden que podemos vivir la vida espiritual y la vida social correctamente cuando Dios nos ayuda. Aunque su vida parezca simple por fuera, no es tan simple. A veces es difícil y dura. Por tanto, deben buscar la ayuda de Dios mientras vivimos en este mundo. Hay muchas cosas por las que orar. Quiero que se conviertan en santos que siempre mantienen en sus corazones la Palabra del Señor que dice: “Orad que no entréis en tentación”.
El Apóstol Santiago dijo: “Los que sufran la tentación por el Señor estarán bendecidos”. Por tanto, oren por sí mismos. Oren por la evangelización del mundo. Oren por las almas perdidas. Oren por los siervos de Dios. Quiero que todos ustedes oren por otras almas, por sí mismos y por la Iglesia de Dios y que tengan la fe adecuada.