The New Life Mission

Sermones

Tema 22: Evangelio de Lucas

[Capítulo 24-2] < Lucas 24, 36-53 > Piensen en la obra de Dios

< Lucas 24, 36-53 >
«Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos. Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén».
 
 
¿En qué debemos pensar?
 
¿Cómo han estado, hermanos y hermanas? La Pascua está cerca. Estoy predicando acerca de la Pascua tan temprano porque sé que es bueno hacer las cosas antes que los demás. Además, estoy predicando la Palabra del pasaje de las Escrituras de hoy porque pienso que debemos entender y creer las cosas que el Señor hizo cuando vino a este mundo y las cosas que pasarán en el futuro, en vez de estar tristes y ayunar durante la Cuaresma.
La Palabra que hemos leído hoy es la Palabra que el Señor les dio a Sus discípulos después de resucitar de entre los muertos. Nos habla de que Jesucristo resucitó de entre los muertos al tercer día, y de que el Evangelio que nos hizo recibir la remisión de los pecados a través de Su nombre, será predicado a todas las naciones empezando por Jerusalén. El Señor dio testimonio de Su resurrección mientras comía con los discípulos y les hacía entender las Escrituras. Después de esto, el Señor les dio la última Palabra: “Ahora, os enviaré el Espíritu Santo como el Padre ha prometido” y bendijo a los discípulos y ascendió al Reino de los Cielos. Después, los discípulos de Jesús subieron al Templo y alabaron a Dios.
Hemos leído estas Palabras hoy. Como leemos en las Escrituras de hoy, debemos pensar si entendemos y creemos en este pasaje de las Escrituras correctamente.
Nuestro Señor vino a este mundo, tomó todos los pecados de la humanidad al recibir el bautismo, cargó con los pecados del mundo hasta la Cruz y resucitó después de morir en la Cruz. Entonces, ¿creen que Jesús resucitó de entre los muertos? ¿Creen en esta Palabra tal y como es? No solo en esta Palabra, sino también en todas las cosas que nuestro Señor ha hecho y todas las Palabras que nos ha dado como aparecen en las Escrituras. ¿Creen en todas las Palabras que el Señor nos ha dado como una espada mortal acerca de las cosas que les ocurrirán a la humanidad en el futuro y las cosas que son esenciales para nosotros?
Estoy diciendo que debemos pensar en estas cosas. Sé que debemos pensar en si de verdad creemos en la Palabra de las Escrituras o si solo la leemos, si vamos a la Iglesia porque estamos aburridos o si vamos a la Iglesia porque de verdad creemos en esta Palabra. Hay una gran separación entre una persona que va a la Iglesia creyendo en la Palabra de las Escrituras y una persona que va a la Iglesia sin creer en la Palabra.
Creo en toda la Palabra de las Escrituras. Así que creo que nuestro Señor, que ascendió al Cielo, volverá al final de los tiempos. Y también creo que el mundo caerá en la tribulación, es decir, en los desastres naturales. Como está escrito en las Escrituras, sé que todo ocurrirá al final de los tiempos, que las estrellas serán agitadas y que habrá terremotos y hambrunas y enfermedades en todas partes. También creo que nuestro Señor vino a este mundo como un ser humano a través de la Virgen María, y sé que fue bautizado por Juan el Bautista a los 33 años y cumplió toda la justicia. También creo que el Señor tomó todos los pecados del mundo para morir en la Cruz en nuestro lugar, y también creo que ascendió a los Cielos porque todo está escrito en la Palabra del Señor. Es muy importante creer en la Palabra de esta manera mientras vivimos con fe porque creer en la Palabra es tener fe en Dios.
 
 
Los que de verdad creen en la Palabra de Dios creen que todas la Palabra se cumplirá tal y como es
 
Los que creen en la Palabra no caen en cosas malas o en sus propios pensamientos. Como la Palabra es la luz para nosotros, podemos saber cómo vivir y por qué vivir a través de la Palabra, y también sabemos qué es la vida. Podemos vivir con sabiduría porque, solo a través de la Palabra, conocemos las cosas que ocurrirán en el futuro. Por tanto, es importante para nosotros creer en la Palabra de las Escrituras. Y es importante pensar en esta Palabra de las Escrituras, en Jesucristo y en Su obra.
Nuestra vida depende en lo que pensemos. Incluso en las cosas espirituales, nuestros pensamientos son importantes. Si un cristiano piensa solo en el mundo presente y solo en comer y beber, entonces es una persona insensata. Los necios siempre viven contentos. No tienen nada de lo que preocuparse y nada de lo que estar tristes porque viven sin pensar. Sin embargo, no somos insensatos ni animales que no saben pensar. Nuestros pensamientos son muy importantes para nuestra vida espiritual porque somos seres humanos que pueden razonar.
¿Qué nos pasaría si solo pensásemos en las cosas del mundo todos los días y en lo que pasa en el mundo aunque nos hayamos convertido en gente de Dios después de recibir la remisión de los pecados? Si pensamos solamente en las necesidades básicas de comida y techo, y solo pensamos en nuestras metas carnales en esta vida, y si solo pensamos en la realidad que podemos ver con nuestros ojos, un día caeremos en la trampa de Satanás. Como nuestro Señor habló del fin de los tiempos, dijo: “Tened cuidado, no caigáis en la trampa de las cosas del mundo”. ¿Qué nos pasaría si solo pensásemos en las cosas del mundo y solo viviésemos pensando en qué comer y qué beber? Que acabaríamos dejando nuestra fe por todas las dificultades del mundo cuando el mundo esté en una situación difícil. Y no podríamos resolver los problemas que nos atan y moriríamos sin recibir ayuda de Dios. Por eso quiero volver a preguntar qué tipo de pensamientos tienen, porque esto es muy importante para todos los cristianos.
Los cristianos deben creer definitivamente en la Palabra de Dios y pensar en la Palabra de Dios, y solo pensar en la vuelta del Señor Jesucristo al mundo. Y deben pensar en la misión de predicar el Evangelio que el Señor les ha confiado hasta el Día en que regrese el Señor. Una persona que está preocupada por el problema de salvar almas y piensa en estas cosas es una persona que se ha despertado y que tiene un alma valiosa y sabia que no vivirá en pobreza espiritual. Las almas de estas personas prosperan porque se alimentan de la Palabra de Dios con fe y creen en la Palabra de Dios; no caen en la trampa de las preocupaciones del mundo porque solo piensan en la obra de Dios.
Estas personas saben muy bien lo que ocurrirá en el mundo en el futuro. Por tanto, pueden ir delante de otros para no convertirse en siervos de otras personas o del mundo. Y por eso, no caen en la trampa de las preocupaciones del mundo cuando intentan ganarse la vida. Una persona que cree en la Palabra de las Escrituras de esta manera y piensa en Dios, una persona que piensa en Jesucristo, una persona que piensa que Jesucristo vendrá pronto, es una persona sabia. Este tipo de personas pueden vivir con prosperidad en este mundo también. Esto significa que estas personas no tienen nada de lo que preocuparse porque Dios les da sabiduría. Esto significa que pueden vivir con sabiduría y felicidad en este mundo con la gracia del Señor.
Sin embargo, la gente que solo piensa: “Aunque creo en Jesús, solo creo en Él y algún día iré al Cielo cuando el Señor venga de nuevo. No me importa nada más” y la gente que siempre piensa en las cosas del mundo aunque venga a la Iglesia y solo piense en cosas carnales, al final caerá en los problemas del mundo. ¿Entonces cómo es que acaban cayendo en las preocupaciones del mundo? Nuestros corazones están preocupados. No podemos ver nada. Es natural que una persona pierda la cabeza cuando se le pone en una situación tensa o cuando está ante una situación absurda. Sin embargo, todas las preocupaciones del mundo desaparecen cuando pensamos las cosas y nos preparamos para el futuro. Esto significa que no caeremos en los problemas y preocupaciones del mundo.
En la actualidad, nuestro país está en una situación devastadora porque está bajo las regulaciones del FMI. Es bastante ridículo si pensamos en esto con cinismo. Los coreanos de clase media que vivían una buena vida, de repente no tienen nada. Pidieron préstamos a un banco, empezaron empresas y utilizaron tarjetas de crédito y vivieron bien a su manera, pero las tasas de interés han subido 10 veces. Tomaron préstamos de bancos e hicieron negocios, construyeron casas y las alquilaron, pero perdieron las casas cuando las tasas de interés subieron demasiado. Perdieron empresas, trabajos y casas. La mayoría está en esa situación.
Hay muchas cosas ridículas cuando miramos alrededor. En nuestro país había una gran corporación llamada Daewoo, y esta corporación hacía hincapié en la dirección global y estableció sucursales en muchos lugares del mundo, incluyendo Corea del Norte. Sin embargo, la corporación fue a la bancarrota en un momento en que los bancos no le quisieron prestar dinero a la corporación. Por tanto, muchas personas que solían trabajar para Daewoo fueron despedidas. Ha pasado lo mismo que con KIA Motors. ¿Qué otra cosas podían hacer cuando los bancos dejaron de prestarles dinero de repente? Por eso hay tantos desempleados. Esto impactó a las pequeñas y medianas empresas. Las pequeñas empresas vivían de los subcontratos de grandes empresas, pero se vinieron abajo con las grandes empresas.
Como hay tantas personas sin trabajo, el gobierno está causando todo tipo de conmoción diciendo que hay que implementar algún tipo de política de rescate para los desempleados y dedicar algunos fondos a esa política. Pero yo no lo entiendo. Si el gobierno hubiese garantizado y rescatado a las corporaciones y les hubiese ayudado en los tiempos difíciles, la economía coreana no se habría venido abajo. Hubiera sido mejor que el gobierno hubiese intentado rescatar a las economías débiles con 1/3 del dinero que ahora se va a tener que gastar en el proyecto de rescate para el desempleo. En realidad, uno puede ser un mendigo o un rico dependiendo de cómo utilice su dinero.
Sin embargo, no me interesan estas cosas. Me he separado completamente de los problemas políticos. Simplemente vivo para hacer que la gente crea en Jesús y reciba la remisión de los pecados, pero me siento incómodo por las políticas tontas del gobierno coreano. Este país no habría llegado a este punto si hubiese implementado políticas económicas correctas aunque el FMI nos haya amenazado. No habría tantos desempleados. Es decir, que las familias normales no habrían perdido sus trabajos no se habrían separado. Esta crisis se ha tratado mal desde el principio y ha hecho que todas las corporaciones se hayan venido abajo y ahora se les da fondos de emergencia como medida temporal. ¿Qué está pasando? La gente está muy agradecida por la ayuda, pero esto no habría pasado si hubiesen pensado en esto y hubiesen implementado políticas correctas y hubiesen apoyado a las empresas antes de que esto ocurriese. Es una pena porque ahora esto es como intentar arreglar un establo cuando los caballos ya se han escapado.
 
 
Es lo mismo para los que creemos en Jesucristo
 
Quiero decir que no podemos convertirnos en personas sabias si consideramos la Palabra de Dios como las enseñanzas de una religión, no como la Palabra de Verdad, y simplemente pensamos que son palabras humanas. Esto significa que no podemos recibir sabiduría si no creemos en la Palabra de Dios. La Biblia es un tesoro con sabiduría impresionante. La Biblia está llena de Verdad, vida, salvación y bendiciones. Dios ha hecho que todo el mundo pueda recibir Su Palabra a través de la Biblia.
Aún así, hay muchas personas que no creen en la Palabra de la Verdad aunque la hayan leído. Quiero decirles a estas personas que creen en Jesús: “Primero debéis creer en esta Palabra y después pensar en Jesucristo”. Esta diferencia en pensamiento decide el camino de la vida humana. ¿Saben por qué las cosas como las preocupaciones, la bancarrota, el hambre y la miseria les ocurren a las personas aunque crean en Jesús? Porque no pensaron en hacer la obra de Jesucristo. Las consecuencias no son buenas porque no creyeron en la Palabra de Dios, porque no pensaron en la obra de Dios.
Sin embargo, cuando creemos en la Palabra de Dios y pensamos en Dios, podemos saber exactamente qué va a pasar en el mundo de la misma manera en que podemos saber qué pasará mañana si leemos un periódico que describe exactamente lo que ocurrirá mañana. Quiero decirles que su corazón se hará más grande, sus ojos espirituales se abrirán más, conocerán más maneras de ganar dinero y recibirán la sabiduría para pasar por todas las dificultades si piensan en la obra de Jesucristo primero.
 
 
¿Tienen pecados en sus corazones por casualidad?
 
Incluso los pecados de sus corazones se resuelven simplemente cuando leen las Escrituras y creen en ellas. No tienen que llorar ni lamentarse. Básicamente, la gente que es ignorante llora y la gente que es débil también llora. Dios nos dio Su Palabra a través de las Escrituras y nos dio dos medicinas para curar la enfermedad del pecado y esas dos medicinas son el Antiguo y el Nuevo Testamento. No hay nadie en todo el mundo que no reciba la remisión de los pecados al tomar estas dos medicinas. Quiero decir que no hay ni una sola persona que no haya nacido de nuevo después de leer la Palabra. Todo el mundo nace de nuevo. Todo se puede conseguir cuando se toman estas dos medicinas.
Los seres humanos tienen almas y las almas tienen pecados. El Señor nos dio estas dos medicinas para poder recibir la remisión de los pecados. Nos dio las Escrituras. Está es la gracia de Dios clara y explícita. ¿Quieren recibir el Espíritu Santo? Las Escrituras lo tienen todo sobre cómo poder recibir el Espíritu Santo. ¿Nos da Dios el Espíritu Santo de cualquier manera esperando que le invitemos? Solo un charlatán del siglo XIX hace cosas así. Dios es el Dios de la Verdad.
Es el Dios de la vida. Es el Dios del conocimiento. Dios nos enseña todas las cosas muy claramente a través de Su Palabra. Dios nos ha dicho todo lo que necesitamos. Todo se resuelve si creemos en esta Palabra. Por tanto, Dios dice que es el Dios de la Palabra. ¿Qué nos dio Jesucristo, que es Dios, cuando se fue de este mundo y ascendió a la mano derecha del trono de Dios Padre? Hizo que los discípulos escribieran esta Biblia y nos dejó Su Palabra a través de esa Biblia. Es el don más preciado de Dios. Se llevó todo lo demás pero nos dejó esto. Por tanto, deben leer y creer en esta Palabra de Jesucristo. Crean en ella y piensen en ella. Yo pienso en ella. Medito acerca de la Palabra aún más porque soy un pastor.
Creo claramente que el Señor va a venir de nuevo a este mundo. Y pienso en esto. Sin embargo, no creo en la fecha específica, el año, mes y día que algunos dicen saber. Solo los chamanes y personas poseídas por demonios dicen creer estas cosas. No debemos dejarnos engañar por estas cosas. Jesucristo vendrá cuando quiera venir. ¿Lo entienden? ¿Estarían vivos si Dios les dijese el año, mes y día exacto de Su venida? Dios está lleno de sabiduría. ¿Qué haría la gente que no va a ser tomada si Dios nos dijese exactamente el año, mes y día de Su venida? Que matarían a todos los que van a ser tomados. Por tanto, ¿cómo iba a decir el Señor exactamente la hora del rapto?
¿Obra Dios así? ¿Va a dejar Dios que Sus hijos sufran tribulaciones así? Nunca obraría así. Dios vendrá cuando quiera venir. Cuando el pecado prevalece en el mundo y el Evangelio está siendo predicado por todo el mundo, cuando la gente que vaya a creer crea y no haya nadie que no crea porque no conozca el Evangelio, entonces vendrá el Señor. Dios es el Dios justo. Por tanto, vendrá diciendo: “No tendréis vergüenza cuando venga porque he enviado a Mis siervos y os lo he enseñado todo. Los que no creen de corazón serán expulsados y los que crean vivirán eternamente conmigo en el Cielo”.
Entonces, debemos pensar en esto. Quiero decir que debemos pensar en predicar el Evangelio del Señor por todo el mundo. Últimamente estamos traduciendo nuestros libros al español, francés y alemán. Estamos preparando las cubiertas de esos libros. Estoy seguro de que muchas personas en Europa creerán en la justicia de Jesús cuando este libro se distribuya en Europa. En realidad, los alemanes no suelen creer en Jesús hoy en día. Me han dicho que el budismo está prosperando en Alemania. Por tanto, los alemanes de hoy en día no conocen a Jesús ni la Verdad de la Biblia.
Hace mucho tiempo en Alemania, una persona llamada Martín Lutero dijo: “Los justos vivirán por fe” y comenzó una reforma religiosa llamando a la gente para que volviese a la Biblia. Así es como los alemanes creyeron en Jesús, pero creyeron en Él por el motivo equivocado. Dudaron la Biblia desde el principio. Quiero hablar de esto un momento.
En aquel entonces los europeos habían estado oprimidos por los papas romanos. La Iglesia Católica manchó el nombre del Señor al decirle a la gente que iría al Cielo si compraba indulgencias. La gente necesitaba una manera de escapar de la opresión del Papa, pero no había ninguna manera de escapar. En aquel entonces, Lutero apareció y se opuso a la venta de indulgencias y escribió y publicó las noventa y cinco tesis que llamaban a la iglesia a la reforma. Así que Lutero colgó las 95 tesis en la Iglesia del Castillo de Wittenberg (Alemania) el 31 de octubre de 1517. En esta tesis dijo: “No es cierto que se pueda ir al Cielo comprando indulgencias. La corte papal debe dejar de venderlas”. Al ver esto la gente pensó que era muy valiente.
La Iglesia Católica intentó matar a Lutero. En aquel entonces, Lutero era un sacerdote y profesor en un seminario teológico. La Corte Papal intentó matar a Lutero. Sin embargo, la mayoría de los nobles en países occidentales en aquel entonces pensaron: “Pongamos a Lutero en primer línea para intentar escapar de la opresión del Papa de Roma”. La Iglesia Católica dominaba toda Europa en aquel entonces, e incluso los matrimonios entre hombres y mujeres de cada familia real en Europa solo eran posibles con el permiso de la Corte Papal. Lo mismo ocurría con los divorcios. El Rey Enrique VII de Inglaterra fundó la Iglesia Anglicana porque la Corte Papal no le dio permiso para divorciarse. De todas formas, la Iglesia Católica quería atrapar a Lutero y ejecutarlo mediante la inquisición, pero los nobles de Alemania lo escondieron para que no lo matasen. Lo escondieron y le dejaron traducir la Biblia al alemán aunque la Iglesia Católica no permitía que se tradujese la Biblia en cualquier otro idioma que no fuese el latín. En aquel entonces la técnica de impresión era avanzada así que pudieron imprimir la Biblia traducida. Entonces, distribuyeron la Biblia a la gente. Otros reformistas intentaron traducir la Biblia a sus idiomas nativos. Muchas personas pudieron leer la Biblia en sus propios idiomas y se dieron cuenta de lo incorrecta que era la fe de la Edad Media. Así que la gente se rebeló y al final se libró de las manos del Papa de Roma.
 
 
¿Qué le pasó a la gente que creía en Jesús con este objetivo?
 
Pensaron: “Está el Evangelio de Mateo, el Evangelio de Marcos, el Evangelio de Lucas y el Evangelio de Juan. ¿Para qué se necesitan tantos Evangelios? Uno es suficiente. ¿Por qué hay cuatro? Definitivamente, una persona escribió el Evangelio y los demás lo copiaron. Probablemente lo copiaron y lo volvieron a escribir añadiendo cosas. Y entonces, alguien volvió a escribir la versión copiada”. Empezaron a tener dudas sobre la Biblia y a comparar los Cuatro Evangelios. Esto es lo que se suele llamar “alta crítica”. Compararon los Cuatro Evangelio y llegaron a la misma conclusión: “El Evangelio de Marcos es original y el resto son copias”. Por tanto, ignoraron los otros tres Evangelios completamente y creyeron solamente en el Evangelio de Marcos como el original.
Y entonces, ¿qué hicieron? Dudaron: “¿El Pentateuco? ¿Hasta qué edad vivió Moisés? Cuando examinamos el Pentateuco históricamente, está claro que Josué lo escribió. ¿Por qué se menciona Moisés en el Libro de Josué si Moisés murió en Deuteronomio? ¿Y por qué aparece Moisés en el libro como si estuviese vivo? Su nombre debería haberse eliminado desde el momento en que murió”. Empezaron a diseccionar la Biblia de nuevo pensando que el Pentateuco no había sido escrito por Moisés. Esto significa que diseccionaron la Biblia de la misma manera en que se disecciona a un cadáver para sacarle los intestinos durante una autopsia. Pero, ¿qué ocurrió? Que todo parece rojo cuando se mira con unas gafas con cristales rojos. Y todo parece azul cuando uno lo mira con cristales azules. Esto significa que no conocían la Biblia ni creían en ella tal y como era. No confiaron en la Biblia porque tenían la experiencia amarga de la Iglesia Católica. Por tanto, muchas personas en países europeos llegaron a pensar que no podían creer en la Biblia. Y esta tendencia se ha propagado a los Estados Unidos ahora. En los Estados Unidos, la gente blanca no cree en Dios. La gente de color suele tener fe. En realidad, es difícil creer aunque se quiera porque hay demasiada gente predicando la Palabra. ¿Cómo puede la gente conocer la Palabra correctamente cuando unas personas dicen una cosa y otras personas dicen otras?
Ahora estamos intentando dar testimonio del Evangelio a la gente en países europeos como Inglaterra, Francia, Alemania, Países Bajos y España. Estos libros se venden en la tienda de libros más grande del mundo llamada Amazon.com en los Estados Unidos. Los libros son traducidos a los idiomas europeos. Acabaremos la obra si terminamos las ediciones finales y creamos el arte de las cubiertas para mandarlos a la imprenta. En realidad, ninguno de nosotros habla francés o español. El pastor Roh habla un poco de alemán porque lo estudió en la universidad. Un hermano trajo una de las traducciones. Yo había oído que estaba en español. Así que les dije a los hermanos: “¿Sabéis qué idioma es este? Es español. ¿Lo entendéis? Yo no sé mucho, pero sé que es español porque me lo han dicho”. Sin embargo, cierto hermano vino un poco más tarde y me dijo: “Eso es francés y no español”. Si nombramos tres de los países más poderosos de Europa serían Francia, Alemania y el Reino Unido. España solía ser poderosa hace algunos siglos. El Evangelio ahora está entrando en estos países de nuevo.
Hace poco tiempo recibí una llamada del Pastor Shangchan Lee en Nueva York. Me dijo que había enviado quince cajas de libros a los que buscaban la verdad en los Estados Unidos esa semana. Dijo que tuvo que ir a otra oficina de correos porque se sentía avergonzado de mandar todas las cajas en la primera oficina ya que la persona que le ayudó estaba perturbada porque las cajas eran muy pesadas. Había entre 24 y 30 libros en cada caja. Son bastantes libros.
La gente en los Estados Unidos y Europa rechazan el libro la primera vez que lo leen. Después de algún tiempo, dicen: “Yo también quiero dar testimonio de estas noticias santas. Nosotros también reconocemos la palabra escrita en este libro. Nunca he visto una verdad así”. De esta manera, el Evangelio está entrando en todas partes. Debemos pensar en esto.
Jesucristo resucitó y vendrá a este mundo de nuevo en el futuro. El Advenimiento del Señor está cerca. Debemos pensar en esto. ¿Qué significa que el Señor vuelva de nuevo? Que será el fin del mundo. Cuando el Señor venga de nuevo, será como una novia que empieza una familia con el novio. Tendremos la felicidad eterna desde ese momento. Debemos pensar en esto y reconocerlo.
Debemos creer en esta Biblia tal y como es. ¿Cuál sería el valor de creer en Jesús si no creemos en esta Palabra? Intenten decirle a la gente que crea en Jesús y dé ofrendas de acción de gracias, el diezmo, que hagan servicios de voluntarios y no pequen. Si les dicen que no pequen, responderán: “¿Y ustedes?”. No tiene sentido. ¿Qué persona en ese mundo no peca? Dios ha establecido Su Iglesia en el mundo para que podamos predicar el Evangelio a los pecadores cuando vengan a la Iglesia y hacerles entender cómo Jesús ha borrado todos sus pecados. Por eso tenemos el púlpito en la Iglesia. Dicho de otra manera, este púlpito es el Arca del Antiguo Testamento. Esto significa que es el lugar donde Dios nos da Su misericordia. Los israelitas transferían sus pecados a través del Sumo Sacerdote; quien ponía las manos sobre el cordero del sacrificio y le cortaba el cuello, tomaba su sangre y la derramaba siete veces sobre el Propiciatorio donde dos ángeles cubrían el Arca con sus alas. Entonces, al ver esta sangre, Dios declaraba que sus pecados habían sido limpiados.
Sin embargo, ¿cómo son las iglesias de hoy? Cuando la gente viene a la iglesia, simplemente se les dice: “Ofreced dinero. Donad vuestro dinero. Vivid una vida recta”. Entonces, ¿qué creen que piensa esta gente? Piensa: “¿Y ustedes? Deberían ser fieles primero ante la presencia de Dios. Todos somos seres humanos. ¿Ofrecen ustedes dinero? ¿Viven una vida recta?”. De hecho, muchos clérigos en Corea reciben más de diez mil dólares al mes. Un salario de quince mil dólares es bastante común. Además, reciben ayuda para la educación y otras cosas.
Conducen coches caros y se sientan en los lugares más prestigiosos cuando se les invita a algún sitio, y la gente les da sobres con dinero cuando oran algunas palabras como “Dios Santo y misericordioso, bendice a esta familia, bra-bra-bra”. Están diciendo: “Qué haya bendiciones” pero cuando la gente no trae dinero dicen: “Qué haya maldiciones”. Si son personas que pueden razonar, deben abrir sus ojos y pensar si la iglesia a la que van es la iglesia que sigue al Señor según Su Palabra, la Palabra de las Escrituras. ¿Es la iglesia un lugar donde se pide dinero simplemente?
La palabra iglesia, “ecclesia” en griego, significa “separados”. Por tanto, significa la reunión de la gente que ha sido liberada de una vida de siervos y una vida de esclavitud. La Iglesia es el lugar que rescata a la gente así y les da libertad, gozo, la remisión de los pecados y una vida nueva y les da bendiciones. Este es el significado original de la Iglesia. Sin embargo, simplemente les dicen que ofrezcan dinero cuando vayan a la iglesia. Utilizan la Palabra de las Escrituras que dice que no se entre en la presencia de Dios con las manos vacías.
Por supuesto, Dios dijo: «Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías» (Deuteronomio 16, 16). Pero esto significa que Dios quiso darles la remisión de los pecados a los israelitas a toda costa. Antes de que viniese Jesucristo, la gente del Antiguo Testamento recibía la remisión de los pecados todos los días mediante la imposición de manos en el animal del sacrificio. Tenían que recibir la remisión de los pecados de esta manera hace mucho tiempo. Así que tenían que llevar animales para ser sacrificados. Sin embargo, toda la Ley del Antiguo Testamento se anuló con el Nuevo Testamento cuando Jesús vino a este mundo a tomar todos los pecados para siempre al recibir el bautismo. Nuestro Señor murió en la Cruz una vez, resucitó de entre los muertos una vez y ascendió a los Cielos una vez.
 
 
Sin embargo, los falsos ministros simplemente les dicen a sus congregaciones que ofrezcan dinero
 
Quiero decirles esto a ustedes, y no solo a ustedes, sino a todos los creyentes cristianos del mundo entero. Quiero decirles que no deben ofrecer dinero si su iglesia no sirve al Evangelio del agua y el Espíritu y no hace la obra justa del Señor y simplemente utiliza millones de dólares para construir edificios altos con ladrillos rojos. ¿Por qué necesita tanto dinero la iglesia? Dios no necesita cosas materiales. Entonces, ¿dónde va todo el dinero? ¿Por qué dejan sobres con dinero delante del púlpito y dicen los nombres de la gente que ha ofrecido el dinero como acción de gracias? Las iglesias simplemente necesitan un buzón en la entrada donde la gente puede hacer ofrendas anónimamente si así lo desean. Dios no tiene interés en las cosas materiales. Pero, ¿por qué siguen diciendo a la gente que ofrezca dinero? ¿Por qué les piden que donen dinero para una iglesia nueva? ¿Por qué les dicen a sus congregaciones que ofrezcan dinero mientras predican que el fin del mundo ha llegado y que el FMI ha llegado? Los negocios de la gente de la iglesia se están viniendo abajo y están muriendo, pero las iglesias que cuestan millones, decenas de millones de dólares se están construyendo. Se podría entender si tuvieran mucho dinero. Pero hacen que los creyentes pidan préstamos para construir una iglesia aunque no tengan dinero. Toman préstamos aunque tengan que pedir un aval a otras personas de la iglesia. Llevan todo ese dinero a la iglesia aunque no quieran. Esto no tiene sentido. No es diferente a lo que hacían los Papas para explotar a la gente en Europa hace mucho tiempo.
Me siento triste por estos creyentes y absurdo por otra parte. No parecen insensatos cuando veo cómo viven en el mundo, pero no sé por qué se dejan engañar en el nombre de Jesucristo. Los pastores son los que son malvados. No sé si la gente que vive en la ciudad de Chooncheon es demasiado simple o qué, pero en esa ciudad hay mucha estafa. Es una ciudad absurda. La gente de Chooncheon parece muy intelectual, pero en realidad es ignorante.
¿Por qué ofrecen tanto dinero? Este edificio y el otro cuestan 4 millones de dólares y este otro 10 millones, etc. Entre los pastores que empezaron a plantar iglesias al mismo tiempo que yo, muchos de ellos tienen iglesias de más de 1000 metros cuadrados (1200 yardas cuadradas) en tres años. Por tanto, les dije a esos pastores: “Tenéis muchos recursos. Tenéis mucho dinero. Os admiro. A mí también me gustaría tener tanto, pero está sucio. Les quitáis el dinero a las señoras mayores y a la gente que no tiene nada. Sois estafadores”.
Entonces, ¿por qué les iba a gustar? No les gusto y por eso cuando me ven se dan la vuelta. Es cierto. En realidad a veces me evitan porque no quieren verme. Deben estar avergonzados de algo cuando me ven. Debe ser así porque siempre digo lo correcto cuando los veo. Entonces, ¿estoy limpio? Si estoy remotamente limpio es gracias a Jesús, no porque tenga buen carácter o personalidad.
Debemos pensar en esto. Debemos pensar en creer en la Palabra de Dios y en que todo se cumplirá según la Palabra. Y debemos seguir hacia delante y hacer los negocios pertinentes en este mundo. Estamos haciendo una obra muy importante en este mundo decadente. No hay nadie que haga esta obra. Imprimimos los libros de la Verdad y predicamos el Evangelio por todo el mundo, ¿no es así Cuando distribuimos un libro, una persona lo lee y nace de nuevo. ¿Qué mejor obra hay que esta? Esta obra de ayudar a las almas a recibir la remisión de los pecados es más valiosa y maravillosa que ganar millones de dólares. Si vamos a hacer negocios, debemos hacer este tipo de negocios. Debemos rescatar a un alma que es más valiosa que todo el mundo. Y cuando los creyentes dan ofrendas a la Iglesia, la ofrenda debe utilizarse para hacer la obra valiosa.
Vemos que Jesucristo resucitó en el pasaje de las Escrituras de hoy. Y se apareció en el centro de de ese lugar donde los discípulos se habían reunido. «Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros». Los discípulos estaban contentos pero no podían creerlo porque era algo maravilloso. Entonces Jesús preguntó: “¿Tenéis comida aquí?”. Los discípulos tenían un trozo de pescado asado. Al comerse ese pescado, Jesús probó ante los discípulos que había resucitado. Un espíritu no tiene carne ni huesos, pero el Jesús resucitado era de carne y hueso porque había resucitado con un cuerpo transformado. El discípulo Tomás creyó por fin en la resurrección de Jesús solo cuando le metió los dedos dentro del costado a Jesús. El Jesús resucitado comió. Sin embargo, no dice si Jesús fue al baño.
Jesús resucitado había dicho: “No beberé del fruto de la viña hasta que venga el Reino de Dios”. ¿Qué significa esto? Significa literalmente que hay uvas en el Reino de los Cielos. Si lo examinamos más a fondo, también significa que el Cielo es una realidad y que todo lo prometido es realidad como la resurrección de Jesús.
Antes de que nuestro Señor muriese en la Cruz, durante la comunión de la Pascua, nuestro Señor tomó el pan y dijo: “Este es Mi cuerpo”. Jesús vino a este mundo y tomó todos nuestros pecados sobre Su cuerpo. Tomó todos los pecados sobre Sí mismo. Entonces los llevó a la Cruz donde fue clavado. La Palabra de Jesús dice: “Este es Mi cuerpo”, lo que confirmó este hecho una vez más.
Además, Jesús tomó el cáliz y dijo: “Esta es Mi sangre”. Jesús les dio el vino a Sus discípulos y dijo: “Esta es la sangre que he derramado por vosotros. Esta es la sangre que derramé por la remisión de los pecados por vosotros. Y no beberé del fruto de la viña hasta que venga el Reino de Dios”. Dijo esto y fue clavado en la Cruz.
Dice: «Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual» (1 Corintios 15, 44). Todas las cosas que existen en la tierra también existen en el mar. Hay leopardos en la tierra y en el mar. Hay serpientes en la tierra y en el mar. De la misma manera, todas las cosas buenas en la tierra están también en el Reino de Dios. Existen como realidad aunque no las veamos ahora. Esto es lo que Jesús les dijo a los discípulos.
Dijo que había resucitado para hacer que el bautismo del arrepentimiento que daría la remisión de los pecados en el nombre de Jesús fuese predicado a todas las naciones del mundo, empezando por Jerusalén. ¿Por qué vino Jesús a este mundo y fue resucitado de entre los muertos? ¿Por qué resucitó Jesús de entre los muertos? El Señor dice claramente que resucitó de entre los muertos para cumplir las promesas profetizadas en las Escrituras.
 
 
¿Saben a través de qué fe viene el Espíritu Santo?
 
El Espíritu Santo viene inmediatamente a los corazones de las personas cuando creen en el Evangelio del agua y el Espíritu que Jesús les da y cuando creemos que Jesús ha borrado todos los pecados con ese Evangelio. Por eso Jesús dijo en el versículo 49: «He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto». Así que los discípulos de Jesús se quedaron en Jerusalén. Se quedaron en Jerusalén y el Espíritu Santo se les manifestó durante el día de Pentecostés. Esto significa que el Espíritu Santo entró en los corazones de los santos y empezó a obrar en ellos después de 50 días de la muerte de Jesús en la Cruz y Su resurrección. El Espíritu Santo no se manifiesta en los corazones de la gente que no cree en Jesucristo, en el corazón de la gente que no conoce la Verdad de que Jesús eliminó todos sus pecados, y en los corazones de la gente que todavía tiene pecados en sus corazones aunque diga creer en Jesucristo. Sin embargo, la gente que sabe que Jesús ha eliminado sus pecados, la gente que entiende la Verdad y confirma su fe en sus corazones y cree así puede recibir el Espíritu Santo a través de Jesucristo. Esto significa que Jesucristo ascenderá a los Cielos y nos enviará el Espíritu Santo a los corazones de los que hayamos recibido la remisión de los pecados al creer en Jesús.
Por tanto, toda la gente que dice haber recibido el Espíritu Santo hoy, aunque tengan pecados en sus corazones, son personas que están poseídas por demonios. La gente que habla en lenguas aunque tenga pecados en sus corazones lo hace a través de demonios. Cuando lo miramos así, vemos que hay muchas personas poseídas por demonios en la iglesia hoy en día. Cuando hay pecados en los corazones de la gente aunque digan creer en Jesús, el demonio entra en sus corazones y les hace hablar en lenguas, ver visiones, profetizar y hacer cosas así ya vuelvan a la gloria de Jesús o no. Sin embargo, el problema es que no hay muchas personas que puedan hablarles de esa falacia a través de la Palabra. La gente ofrece todo tipo de dinero pensando que puede recibir el Espíritu Santo aunque en realidad hablan en lenguas porque están poseídas.
Cuando una persona está poseída es imposible controlarla. ¿Qué tipo de cosas pasan en Corea? Cierta nuera recibió el don de lenguas mientras oraba en una montaña. Pensó que había recibido el Espíritu Santo, pero la suegra decía que era un demonio. Discutieron y la nuera al final se enfadó tanto que le pegó a la suegra con un rodillo de madera. Esta es la obra del demonio.
Hace algunos años, la mujer de un misionero coreano en Bangladesh fue asesinada en los Estados Unidos mientras unos exorcistas famosos le hicieron un exorcismo. La aplastaron mientras su marido fue al baño un rato. Una costilla rota le perforó el pulmón y murió desangrada. Creo que todos los exorcistas (todos eran cristianos) fueron acusados de homicidio en segundo grado. Esa también fue la obra del demonio. Estas cosas son bastante comunes. ¿Quién mandó estas cosas? El Diablo.
He dicho muchas cosas, pero todas pueden resumirse en un punto: Debemos creer en la Palabra de las Escrituras. Todos debemos creer en la Palabra de las Escrituras. ¿Cómo de bien conocen la Palabra de las Escrituras los cristianos de hoy? No saben nada en cuanto cierran el Libro. Pero tampoco saben nada en cuanto lo abren. Solo saben un poco de los comentarios. Los pastores no pueden predicar bien solamente con las Escrituras. Abren los comentarios y predican como si fueran sus notas. Dicen: “Bien, voy a predicar acerca de esto hoy”, y entonces miran las notas o comentarios cuando no saben cómo seguir el sermón. ¿Qué pasaría si las luces se apagasen y sus notas se volasen con el viento? Que no podrían predicar.
¿Saben que voy a hacer ahora? Que es un engaño. Los Apóstoles y los siervos de Dios de hace tiempo tenían la Palabra en sus corazones y el Espíritu Santo, y por tanto creían en la Palabra y el Espíritu Santo. Por tanto, pudieron predicar con tan solo la Biblia.
¿En qué piensan ahora? ¿Piensan tan solo en qué comer o beber en este mundo incluso después de creer en Jesús? Por supuesto, estas cosas son naturales. Sin embargo, es un gran problema si solo piensan en esto. No solo debemos pensar en qué comer, qué beber y qué necesitamos para vivir. Debemos pensar mucho en las cosas espirituales. Si la Palabra de Jesús dice algo, debemos obedecerla. Y debemos pensar si la Palabra se cumplirá exactamente como es. Esto significa que debemos estar preparados para el futuro.
Debemos pensar en la Palabra de Dios. Cuando recibimos sabiduría de la Palabra, nuestros pensamientos se extienden y podemos vivir bien en este mundo. Aunque lo hayamos perdido todo por la crisis de las regulaciones del FMI, no debemos seguir la corriente del mundo. Hay muchas personas que se suicidan porque sus vidas son difíciles ahora, pero no debemos hacerlo. El dinero, las cosas materiales del mundo, vienen y se van. Tenemos que mantener la compostura, pensar en la Palabra de Dios y trabajar. No deben mirar atrás a los días en que solíamos conducir un coche bonito e íbamos a pescar todos los fines de semana. Pero ahora debemos empezar a pensar en trabajar duro. Hace mucho tiempo, un cantante famoso, llamado Nam King cantó una canción que dice: “La persona fue antes que el dinero, no el dinero antes que la persona”. Ya sean hombres o mujeres, deben tener un corazón grande. No deben depender del dinero. Cuando no tengan dinero, simplemente salgan a trabajar como seres humanos honestos. Si tienen dinero, deben utilizarlo para otras personas. Quiero decir que su felicidad no debe depender de si tienen dinero o no. Algunas personas creen en Dios pensando que Dios es dinero. Piensen en Dios en momentos ordinarios. Entonces su fe nunca se arruinará.
Hoy les he hablado a ustedes, los que creen en Jesús, para que piensen en Dios y el Evangelio en este mundo. ¿Lo entienden? ¿Pueden decir Amén en sus corazones? Pueden pensar en muchas cosas, pero deben pensar en la obra de Dios siempre, no solo en el fin del mundo. ¡Aleluya!