The New Life Mission

Sermones

Tema 16: Evangelio de Juan

[Capítulo 9-4] < Juan 9:8-41 > El misterio detrás de el hombre ciego cuyos ojos fueron sanados

< Juan 9:8-41 >
“Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ‘¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?’ Unos decían: ‘El es’; y otros: ‘A él se parece.’ El decía: ‘Yo soy.’ Y le dijeron: ‘¿Cómo te fueron abiertos los ojos?’ Respondió él y dijo: ‘Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.’ Entonces le dijeron: ‘¿Dónde está él?’ El dijo: ‘No sé.’ Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Y era día de reposo cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos. Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: ‘Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.’ Entonces algunos de los fariseos decían: ‘Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo.’ Otros decían: ‘¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales?’ Y había disensión entre ellos. Entonces volvieron a decirle al ciego: ‘¿Qué dices tú del que te abrió los ojos?’ Y él dijo: ‘Que es profeta.’ Pero los judíos no creían que él había sido ciego, y que había recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista, y les preguntaron, diciendo: ‘¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?’ Sus padres respondieron y les dijeron: ‘Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo vea ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo.’ Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga. Por eso dijeron sus padres: ‘Edad tiene, preguntadle a él.’ Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: ‘Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador.’ Entonces él respondió y dijo: ‘Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.’ Le volvieron a decir: ‘¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?’ El les respondió: ‘Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?’ Y le injuriaron, y dijeron: ‘Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos. Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea.’ Respondió el hombre, y les dijo: ‘Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos. Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye. Desde el principio no se ha oído decir que alguno abriese los ojos a uno que nació ciego. Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer.’ Respondieron y le dijeron: ‘Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros?’ Y le expulsaron. Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ‘¿Crees tú en el Hijo de Dios?’ Respondió él y dijo: ‘¿Quién es, Señor, para que crea en él?’ Le dijo Jesús: ‘Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.’ Y él dijo: ‘Creo, Señor’; y le adoró. Dijo Jesús: ‘Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.’ Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ‘¿Acaso nosotros somos también ciegos?’ Jesús les respondió: ‘Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.’”
 
 
Juan capítulo 9 cuenta la historia de un ciego cuyos ojos le fueron abiertos. Hoy me gustaría que todos nosotros meditáramos sobre este pasaje. Lo de los ojos del hombre ciego que sanaron es realmente cierto, y hay un misterio detrás de ello. Tenemos que meditar sobre este relato con discernimiento espiritual. Es indispensable para nosotros tener esas experiencias para abrirnos los ojos, y debemos como una necesidad, tratar de comprender el misterio detrás de esta increíble historia donde Jesucristo sanó los ojos de este ciego. Que se le haya devuelto la vista al hombre ciego es un gran misterio. La Biblia dice que a este hombre ciego se le abrieron los ojos de inmediato cuando fue al estanque de Siloé y se lavó los ojos con las instrucciones del Señor. Un gran misterio se esconde en esta historia.
 
 
¿Qué necesita hacer la gente espiritualmente ciega para abrir los ojos?
 
El apóstol Pablo dice en Romanos 7:22-25, “Porque según el hombre interior, me deleito en la Ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la Ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.” Si la gente ciega espiritualmente llegara a entender este pasaje y se diera cuenta de la verdad del evangelio del agua y el Espíritu dado por Dios, se les abrirían los ojos. En primer lugar tenemos que comprender el hecho de que servimos a la Ley de Dios con nuestro corazón, pero con la carne servimos a la ley del pecado. Debemos darnos cuenta de lo que este pasaje significa realmente. Aquellos que no comprenden el misterio en este pasaje son ‘los ciegos’, aunque puedan decir que ven.
El Señor dijo en el último verso de Juan capítulo 9, “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.” Jesús dijo que si los fariseos hubieran sido realmente ciegos, que podrían haberse convertido en libres de pecado, pero afirmaban que veían, y se quedaron pecadores. Este pasaje significa que aquellos que dicen ver la Verdad, pese a haberse demostrado que no la entienden, que profesan conocer a Jesús aún cuando realmente no lo conocen, profesan ser salvos creyendo en Jesús y siendo ignorantes de su Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu, todos son pecadores cristianos. La Biblia ha sido traducida a casi todos los idiomas vernáculos, por lo que podría parecer que la podemos entender con sólo leer las letras negras sobre el papel blanco, pero en realidad no es tan fácil de entender. Eso es porque el Señor hablaba de cosas espirituales.
Pablo decía que su carne servía la ley del pecado, pero con su mente servía a la Ley de Dios (Romanos 7:25). Todo cristiano sirve la Ley de Dios, al menos en su corazón. Todos tememos a Dios. Sabemos que Él es el Creador Absoluto, el Todopoderoso y perfecto Salvador nuestro, y creemos en Su salvación. Así que todos podemos acercarnos a Dios con agradecimiento y con respeto. Pero para aquellos que no temen a Dios, y no sabe quién es Él realmente, que no entienden quién es Jesucristo, y que no se dan cuenta de la gravedad de su ira, primero, como asunto de primera importancia deberían tratar de entenderlo, lo que dijo el Apóstol Pablo.
Pablo dijo que él sirvió a la Ley de Dios con el corazón y la ley del pecado con su carne. Esto es cierto para todos, independientemente de que uno naciere o no de nuevo. El deseo mas ferviente de todos es el vivir correcta y virtuosamente. A pesar de esto, todo el mundo sirve el pecado con su cuerpo. Por eso la Biblia dice que con el fin de seguir al Señor, debemos dejar a un lado nuestros pensamientos carnales y encomendarnos a él. Sin embargo todo mundo sirve a la ley del pecado con su carne. Esto significa que todo mundo sigue los deseos del cuerpo. Pero en el corazón, la gente realmente desea servir a la Ley de Dios. Para recibir el perdón de los pecados en esta condición, es decir, mientras cumplimos la Ley de Dios con la mente y la ley del pecado con la carne, en primer lugar debería temer a Dios de corazón. Usted debe respetar a Dios y darse cuenta de cuan majestuoso es, temerle y honrarle. Y usted debe darse cuenta de Su verdad de salvación que Él le ha dado.
Esta es la razón por la que Biblia es tan difícil de entender, aunque pueda parecer fácil. Cuando la Biblia se interpreta de acuerdo a la comprensión ética y moral, puede parecer tener sentido para mentes carnales, pero la Biblia no trata de ética y la moral. A diferencia de los textos clásicos del confucionismo, que son esencialmente escritos éticos, la Biblia no es un libro de enseñanzas morales, como algunos pretenden hacerla. Las ideas filosóficas de Sócrates o Platón son pensamientos y ruegos del hombre, pero la Biblia es la perfecta Palabra de Dios que se habla a toda la humanidad. A veces hablará a los nacidos de nuevo, y otras veces se referirá a aquellos que todavía no han nacido de nuevo. Es por eso que es tan complicado.
Muchos cristianos profesan que es muy fácil creer en Jesús. Dicen que uno puede convertirse en un hijo de Dios con sólo orar y aceptar a Jesús como su Salvador. Pero no todo el mundo puede llegar a ser hijo de Dios sólo por aceptar a Jesús en su oración. Este es un reclamo tonto. El hecho de que uno dice con la boca que acepta el Espíritu Santo o a Jesús, esto no significa que Jesús o el Espíritu Santo viene realmente al corazón de esa persona. Dios no hace nuestra oferta. Dios es principalmente diferente a nosotros. Él es santo y perfecto, y no somos ni rival para Él. Refiriéndose a Jesús, Juan el Bautista dijo: “Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado.” No por que alguien diga, “Jesús, por favor ven a mi corazón. Yo creo en ti. Te acepto”, Él en realidad no va a entrar en el corazón de esa persona. Dios vive en una dimensión totalmente diferente, cuya majestuosidad y escala supera inmensamente la nuestra. Tenemos que entender plenamente que no cualquiera puede recibir a Dios y hablar con Él.
Si realmente quiere conocer a Dios, entonces primero debe conocer a Jesucristo, y su corazón debe temerle. En otras palabras, primero debe darse cuenta de lo humilde y débil que es ante su presencia, y cuán glorioso, grande, majestuoso y perfecto es Jesús. Sólo así llegará a respetarle con todo el corazón.
Antes de pasar al pasaje de hoy del Evangelio de Juan, debemos determinar si realmente amamos la Ley de Dios y realmente deseamos seguirla con todo nuestro corazón, o si estamos sirviendo y siguiendo la ley del pecado con nuestra carne. Y debemos saber que este es realmente Dios, y también deberíamos saber quien es verdaderamente este Dios y saber quiénes somos realmente, esto es importante. También debemos saber quién es Jesucristo y lo que es realmente el Evangelio del agua y el Espíritu dado por Dios. El Señor nos habló de varias maneras sobre la condición real del hombre, un buen ejemplo de ello es la admisión de Pablo donde sirvió la Ley de Dios con su mente y la ley del pecado con su carne. Esto significa que en la carne, todo el mundo continúa siguiendo sólo su propia codicia. Por lo tanto, no importa lo mucho que oremos o que determinados podamos estar. Con nuestros corazones seguimos lo que pensamos que es correcto, mientras que con la carne, se sigue la ley del pecado.
Aquellos que son capaces de seguir la Ley de Dios con el corazón son los que han recibido la remisión de los pecados, pero los que no han recibido la remisión de los pecados siguen la Ley e incluso cometen pecados más malos con el corazón. Buscando el mal con el corazón es un pecado más grande que el pecado de seguir el mal con la carne. El Señor dijo a los fariseos: “¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!” Esto significa que la gente se traga enormes transgresiones tan grandes como un camello, pero cuelan pequeñas ofensas y le piden al Señor que los perdone. Gente como ésta son hipócritas. También hay muchos que dicen que, si bien han sido remitidos de su pecado original, sus pecados personales permanecen intactos, y estos pecados de cada día son remitidos sólo por ofrecer oraciones de arrepentimiento.
Todo esto se debe a que no conocen a Dios. Y también porque no saben la verdad del evangelio del agua y el Espíritu que Dios Padre nos ha dado a través de Su Hijo. Generalmente, la gente es ignorante y vive un estándar erróneo e ignorante de la vida, y no se da cuenta de sus propios pecados. Cuando se mide con el barómetro del Señor, robamos con nuestros corazones todos los días, nos enojamos y asesinamos a docenas de personas en sólo un día. Sin embargo, caminamos por doquier como si fuéramos piadosos y no pecadores.
Un poeta coreano, Dongju Yun una vez escribió un famoso poema titulado “Preludio”. Dice así:
Permíteme no tener vergüenza
Bajo el cielo,
Hasta que me muera.
Incluso los vientos entre el follaje,
Dolían mi corazón.
Con un corazón que canta a las estrellas,
Amaré todas las cosas que fallecen.
Y debo valorar el camino,
Que ha sido asignado a mí.
También esta noche,
Los vientos soplan sobre las estrellas.
Los que tienen un elevado estándar para vivir sin pena ante Dios, saben exactamente cuántos pecados se cometen en cualquier día dado. Por eso los cristianos y no cristianos deben tener un “alto estándar de espiritualidad de vida.” Debido a que las personas poseen un “estándar hipócrita” piensan que no son pecadores ante Dios y por lo tanto sus corazones ni se preocupan en lo absoluto. Y debido a este estándar carnal, piensan que no van a ir al infierno. También se debe a que su nivel es tan bajo que dicen: “Yo soy lo suficientemente bueno. Y si alguien como yo se va al infierno, entonces todos los demás irán al infierno.” Si el estándar es alto, entonces uno se ve obligado a admitir ante Dios que merece ser echado en el infierno una docena de veces, dándose cuenta de que realmente necesita ser salvado por Dios y pide su ayuda. Por lo tanto debemos tener un alto nivel.
Dios dio 613 estatutos de la Ley demandándonos que nadie debería tener otros dioses ante Él. Resumió estos 613 estatutos de la Ley en diez mandamientos principales para nosotros. A pesar de que hemos nacido a través de nuestros padres terrenales, tenemos que entender que hemos nacido por causa de Dios. Pero mientras vivamos en este mundo serviremos toda clase de ídolos. Por lo tanto, llamándonos una cría de pecado Dios nos dio la Ley para que nos diéramos cuenta de este pecado. Sin embargo, a pesar de que esta gente adora ídolos en lugar de Dios. Dios nos dice que somos hacedores del mal, sin saber ni creer en la paz y la salvación que Dios ha dado en nuestros corazones, ni salvaguardarlos.
 
 
Aquellos que son ciegos verán, pero los que ya dicen ver, para siempre se quedarán ciegos
 
Jesús dijo: “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.” Un hombre ciego de verdad conoció a Jesús y Él le abrió los ojos. Juan capítulo 9 dice que a este hombre ciego le fueron abiertos los ojos, pero para los fariseos, cuyos ojos estaban muy abiertos, sus pecados se mantuvieron intactos. Este hombre ciego no se conocía a sí mismo, pero una vez que conoció a Jesucristo se dio cuenta quién era realmente, y por ello recibió el perdón de sus pecados. También nosotros hemos recibido la remisión de los pecados, porque nuestros ojos espirituales se han abierto. Nuestros ojos espirituales se abrieron cuando llegamos a creer en el evangelio del agua y el Espíritu, y nos dimos cuenta exactamente de que éramos unos pecadores terribles, hemos recibido la remisión de nuestros pecados conociendo y creyendo que el Señor aceptó nuestros pecados a través de Su bautismo, fue condenado por todos estos pecados, resucitó de entre los muertos y nos salvó a todos nosotros. Fuimos una vez ciegos, pero nuestros ojos se han abierto y hemos recibido el perdón de los pecados del corazón. Por el contrario, aquellos que se ven sólo con los ojos de la carne, pero no con los ojos del corazón todavía tienen pecados, y por eso todavía están ciegos. Por tanto, debemos tratar de entender exactamente lo que Jesús dice aquí.
Tenemos que creer en que Cristo Jesús hizo al hombre, junto con su Padre y el Espíritu Santo. Jesús estaba muy involucrado cuando usted y yo fuimos hechos, al igual que nuestros antepasados. Este mismo Jesús, en quien ahora creemos se dedicó de lleno a nuestra creación. Es por ello que llamamos a Jesús, Dios. Le llamamos el Hijo de Dios. Nosotros decimos que Él es el Creador, el Salvador y el Juez.
En Juan capítulo 9, cuando Jesús se encontró con un ciego, escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva y puso barro sobre los ojos del ciego. Luego le dijo que fuera y se lavara en el estanque de Siloé. Esto significa que a pesar de que estábamos todos malditos, Jesús vino como nuestro Salvador y se llevó todos nuestros pecados. La palabra Siloé significa “enviado”. Jesucristo fue ‘enviado’ por Dios Padre. Fue ‘enviado’ para salvar a usted y a mi del pecado.
Que Jesús escupió en el suelo para hacer barro y ponerlo en los ojos del ciego implica que los seres humanos son los malditos. En otras palabras, usted y yo estábamos destinados al infierno, pero Dios Padre nos envió al Señor a este mundo como nuestro Salvador, y Él nos ha salvado por completo. Viniendo a este mundo encarnado en la carne del hombre, Jesús recibió el bautismo con su cuerpo para llevar todos nuestros pecados, fue condenado en la cruz mientras que soportaba todos los pecados, y de tal modo nos salvó. Así como el agua del estanque de Siloé lavó toda la arcilla, saliva y suciedad que había en los ojos del ciego, y recobró la vista, el Señor mismo ha limpiado todos nuestros pecados con Su bautismo y Su sangre en la Cruz. Si nuestro Señor no hubiera venido a este mundo para llevar sobre Él sus pecados y los míos al ser bautizado, Él no hubiera podido soportar la condenación del pecado, sin importar cuántas veces Él sufriera la muerte en aquella Cruz.
Levítico capítulo cuatro y Mateo capítulo tres ilustran la relacion entre la ‘imposición de manos’ del Antiguo Testamento y el bautismo del agua de Jesús en el río Jordán. La imposición de manos significa que un pecador tiene que pasar sus pecados a un animal para su sacrificio. Usted debe prestar especial atención al hecho de que Jesús fue bautizado por Juan el Bautista en una forma de ‘imposición de manos’ para llevarse todos los pecados del mundo de una vez por todas. Si Jesucristo no hubiera sido bautizado por nosotros, entonces nuestros pecados habrían aún quedado intactos en nuestros corazones, y todavía tendríamos todos nuestros pecados malditos con nosotros. Jesús murió en la cruz porque él había llevado encima todos nuestros pecados al ser bautizado por Juan el Bautista, que era el representante de toda la humanidad. Llevando todos la condenación de nuestros pecados, él nos ha salvado, y se convirtió en nuestro Salvador.
Durante 400 años, desde la muerte de Malaquías a la venida de Jesús, no hubo verdadero siervo de Dios en Israel. Porque Dios no envió a sus siervos a Israel para este período de tiempo, el mundo se corrompió. Cuando volvamos al Libro de Malaquías, leeremos que la humanidad se había vuelto corrupta e inmunda, y debido al hecho de que nadie estaba buscando a Dios, el Señor no envió ningún siervo a su pueblo durante 400 años.
Pero al comienzo de la era del Nuevo Testamento encontramos a un hombre llamado Zacarías, que era un hombre justo ante los ojos de Dios. Él realmente creía en el sistema de sacrificio del Antiguo Testamento, que ofrecía sacrificios por la fe. La esposa de Zacarías, Elisabet ya era una mujer vieja. Ya había llegado a la menopausia y no podía tener hijos. Pero fue la obra de Dios que Juan el Bautista fue concebido en ella. Dios habló a Zacarías, a través de un ángel. Mientras Zacarías estaba sirviendo en el templo, un ángel se apareció ante él y dijo: “Su esposa dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.”
Unos seis meses después, un ángel se apareció también ante la Virgen María, y dijo: “María has hallado gracia delante de Dios. Darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.” Cuando María dijo: “¿Cómo puede ser esto, pues yo no conozco varón?”, Dijo el ángel: “tu parienta Elisabeth ha concebido. Dios ha hecho esto.”
Para salvarnos usted y yo del pecado, Dios envió a Juan el Bautista y a Jesús a este mundo. Cuando los dos cumplieron 30 años, Juan el Bautista bautizó a Jesús como el representante de la humanidad, Jesús se acercó a él y fue bautizado como el Salvador de la humanidad. Esto es obra de Dios. No se realizó de acuerdo a los planes de cualquier hombre. Después de bautizar a Jesús, Juan el Bautista declaró públicamente: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).
A causa de nuestros pecados, estábamos destinados a ser enviados al infierno y ser esclavizados por el diablo. Pero a pesar de esto Jesús vino a este mundo para salvarnos llevando todos nuestros pecados y condenación. Jesús vino aquí para hacer esta obra, y propició ser bautizado por Juan el Bautista, y cuando Juan lo bautizó, todos los pecados de la humanidad fueron pasados a Jesús. Fue para “esta obra” que Juan el Bautista había venido a este mundo. Y él también fue enviado por Dios Padre. Jesucristo, el Hijo de Dios y Juan el Bautista fueron enviados por el Padre conforme a su voluntad. Esto fue para cumplirse así la promesa que Dios había hecho en el Antiguo Testamento. En otras palabras, al ser bautizado por Juan el Bautista, Jesús se llevó sobre sus hombros todos nuestros pecados para siempre, y Él fue crucificado y derramó su sangre para llevar la condenación del pecado. Y al resucitar de entre los muertos, Él nos ha salvado por completo. Esta es la providencia de Dios y su obra. Jesús dijo que no había nadie en el mundo que fuera más grande que Juan el Bautista.
Elías fue uno de los más grandes profetas del Antiguo Testamento que luchó contra 850 profetas de Baal y Asera por sí mismo, para poder llevar a los hijos de Israel de regreso a Dios. Para determinar quién realmente era el verdadero Dios, Baal o Jehová, Elías y los profetas de estos habían decidido ofrecer sacrificios. Los profetas de Baal y Asera rezaban todos los días desde el amanecer hasta la puesta del sol, pero no pudieron ofrecer sus sacrificios en el altar para ser quemados. Pero cuando Elías oró a Dios descendió fuego del cielo y consumió todos los sacrificios, carne, leña, y hasta consumió el agua que llenaba las trincheras que rodean el altar. Cuando el pueblo de Israel fue testigo de esta cosa increíble admitieron que sólo Jehová era el verdadero Dios viviente y volvieron de nuevo a Él. No hubo profeta tan asombroso como Elías.
Así como Elías hizo que el pueblo de Israel regresara con Dios, no era otro que Juan el Bautista, quien habría de llevar a todos de regreso a Dios. Mateo 3:16-17 dice: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” El bautismo también significa ser cubierto con algo.
Al ser bautizado por Juan el Bautista, Jesús estaba cubierto de nuestros pecados. Él los había aceptado todos sin dejar uno solo. Jesucristo tomó nuestros pecados a través de Su bautismo, y llevando la condena de nuestros pecados, Él nos pudo salvar completamente. Esta es la voluntad de Dios Padre. Nadie puede cambiar esto.
Debemos saber esta Verdad de la salvación que Dios había cumplido para nosotros. Incluso antes del establecimiento de este mundo, Dios había planeado lavar todos nuestros pecados con el Evangelio del agua y el Espíritu y hacernos Sus hijos a través de Su Hijo Jesucristo. Y de acuerdo con el plan de Dios, hemos recibido la remisión de nuestros pecados y venido para alabar a Dios y disfrutar de la gloria del Cielo. En este plan nos encontramos con Jesús y Juan el Bautista; también nos encontramos con los siervos de Dios del Antiguo Testamento, los siervos de Dios de hoy en día, y usted y yo también.
Así como usted tiene un plan y un propósito cuando hace algo, así también Dios tenía un plan y propósito cuando Él hizo a usted y a mí y creó este universo y todas las cosas en él. El plan de Dios y el propósito no es otro más que la remisión de sus pecados y los míos. Después de haber limpiado nuestros pecados y habernos hecho las novias de Jesucristo, seremos llevados a Su Reino para disfrutar de la vida eterna y vivir para siempre en el poder y la gloria. Es por ello que debemos conocer este maravilloso plan de Dios.
Los que profesan que pueden ver y al mismo tiempo no saben nada sobre el Evangelio del agua y el Espíritu son todos ciegos. Son aquellos que han recibido la remisión de los pecados en sus corazones que han tenido sus ojos espirituales abiertos. Jesús le dijo al hombre ciego que fuera al estanque de Siloé y se lavara los ojos. Cuando el Señor vino a este mundo como nuestro Salvador, Él tomó todos nuestros pecados al ser bautizado por Juan el Bautista. Usted también debería ir a ese lugar y pasarle a Él sus pecados por la fe. Usted y yo debemos pasar nuestros pecados a Jesús. Debemos creer y reconocer de todo corazón que Dios ha puesto nuestra salvación de esta manera, y que Él ha borrado todos nuestros pecados y nos salvó así. Así es como somos salvados, y no hay otra manera. Porque usted cree en Dios y la Verdad que fue establecida por Él, y debido a que Jesucristo tomó todos sus pecados al ser bautizado, Él le está diciendo que vaya al estanque de Siloé a lavarse.
La condena por nuestros pecados, debe ser llevada a la Cruz. Nuestros pecados fueron pasados a Jesús por la fe a través del bautismo recibido, y Jesús llevó la condenación de todos nuestros pecados a aquella Cruz. Cuando Jesucristo fue crucificado, su antiguo “yo” y mi “yo” antiguo también fueron crucificados. Por lo tanto, ya no soy yo quien vive, sino Cristo vive en usted y en mí. Jesucristo vino a este mundo para salvar a usted y a mi del pecado, llevando todos nuestros pecados sobre sus hombros al ser bautizado por Juan el Bautista, llevando los pecados del mundo a la Cruz, y fue crucificado, azotado y asesinado brutalmente para llevar la condenación de nuestros pecados. Por su propio cuerpo Él lavó todos nuestros pecados y fue condenado por ellos. La Biblia nos dice que, “La paga del pecado es muerte.” El cuerpo de Jesús murió mientras que soportaba sobre sus hombros todos nuestros pecados. Pero en tres días después de su muerte, se levantó de entre los muertos como Él había prometido. Entonces, ya nos había salvado.
Así que en vez de ser arrastrados a pensamientos propios carnales del hombre y las mentiras traídas por el diablo, debemos entender el gran plan de Dios y creer en él consecuentemente. Debemos decir: “¡En el nombre del Señor Jesús yo te ordeno, vete Satanás!” Está escrito: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.” Por tanto, es absolutamente crítico el tener el correcto conocimiento sobre nuestra salvación. Si realmente desea lavar todos sus pecados, debe ir al estanque de Siloé y lavarse allí. Esto significa que abajo de la Cruz no es el lugar donde debe estar pidiéndole a Dios que lave sus pecados. Jesús fue crucificado para llevar la condenación de nuestros pecados porque ya los había tomado sobre Él, al ser bautizado por Juan el Bautista. Fue condenado por los pecados del mundo. Y los pecados del mundo incluyen no otros, sino los de usted y los míos y todos los pecados tanto de nuestros ancestros como los de todos sus descendientes.
El Señor se llevó con Él todos nuestros pecados al ser bautizado, los borró todos al ser condenado en aquella Cruz, y se ha convertido a través de esto en nuestro Salvador. Él nos ha salvado perfectamente del pecado. La razón por la cual la gente todavía tiene pecado en sus corazones a pesar de todo esto, es porque ellos no creen en lo que el Señor había realizado para ellos. Es porque no habían unido sus corazones con Cristo en todos y cada uno de los actos de justicia de su ministerio. Usted debe unir su corazón con Jesucristo al ser bautizado. Cuando Jesús fue bautizado, Él ordenó a Juan el Bautista, “Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia.” Que Jesús fue bautizado significa que Él aceptó todos los pecados de la humanidad. Los pecados de usted fueron pasados a Él también en ese momento. Por eso Jesús es el Cordero de Dios. Al igual que los animales del sacrificio del Antiguo Testamento, Cristo aceptó todos los pecados sobre Su cuerpo sin pecado, al ser bautizado. Por lo tanto, debe unir su corazón con este acto de justicia. Dado que todos los pecados del mundo fueron pasados sobre Jesús cuando fue bautizado, debe darse cuenta y comprender que sus pecados fueron pasados a Él también.
La gente actualmente dice que Juan el Bautista no es importante. Incluso entre los estudiosos de la Biblia y los pastores, hay quienes dicen que Juan el Bautista fue un completo fracaso. Pero tenemos que saber que esto es lo que dice la gente ignorante. En cuanto al papel de Juan el Bautista, la Biblia da testimonio de la siguiente manera:
“Como está escrito en Isaías el profeta:
‘He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz,
El cual preparará tu camino delante de ti.’
‘Voz del que clama en el desierto:
‘Preparad el camino del Señor;
Enderezad sus sendas.’’” (Marcos 1:2-3).
Debido a que Juan Bautista pasó los pecados a Jesús, era posible que a toda la gente miserable en este mundo se le lavaran sus pecados. Esto se debe a que Jesucristo llevó sobre sus hombros todos nuestros pecados y fue condenado por ellos en la Cruz. Juan el Bautista no es el que nos salvó, pero su deber era pasar todos los pecados de la humanidad a Jesús en obediencia a la voluntad de Dios. Fue uno de los siervos más agraciados de Dios. En toda la tierra de Judea, sólo Juan el Bautista podía decir a los judíos, los fariseos y los sumos sacerdotes que eran una raza de víboras. Él podía decir esas cosas porque él tenía la autoridad dada por Dios como su siervo.
Por lo tanto, debe dejar que su corazón se unifique con esta Verdad de que sus pecados fueron pasados a Jesús. Y es necesario que se una a la Verdad de que Jesús se llevó sobre sus hombros los pecados del mundo y fue crucificado. Fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades, y soportó todos los pecados del mundo, todos y cada uno de los pecados que hemos cometido, los cuales heredamos de nuestros padres. Él se llevó todos nuestros pecados y fue condenado en nuestro lugar con su crucifixión. Para llegar a ser nuestro Salvador fue bautizado por Juan el Bautista y fue condenado en aquella Cruz. Si Él no hubiera recibido el bautismo, no hubiera habido necesidad de que fuera a esa terrible Cruz.
Si usted lee la Biblia cuidadosamente, verá cuán importante era el papel de Juan el Bautista en realidad. Su papel fue el preparar el camino para el Señor (Lucas 3:4-6; Isaías 40:4). Por lo tanto Dios enviará a todos aquellos cuyos corazones son arrogantes al infierno, pero a los que verdaderamente reconocen a Dios y le temen, Él les ha dado la remisión de los pecados y los hizo de verdad Sus propios hijos. Esta es la voluntad de la justicia de Dios y Su justa obra.

Las palabras no pueden expresar cuán agradecido estoy de que el Señor tomó todos nuestros pecados y nos abrió nuestros ojos ciegos. ¿Usted también está agradecido?