The New Life Mission

Sermones

Tema 16: Evangelio de Juan

[Capítulo 10-1] < Juan 10:1-6 > Estén firmes en la fe de la creencia en Cristo Jesús Como su Salvador

< Juan 10:1-6 >
“De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Más al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.’ Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.”
 
 
Jesús es quien realizó el acto de justicia
 
En el Evangelio de Juan, capítulo 9, Jesús abrió los ojos de un ciego y allí surgió un debate muy religioso, debido a este asunto. El ciego que conoció a Jesús y le sanó su vista dijo a los fariseos que era bastante extraño, que no supieran de dónde venía. El Evangelio de Juan capítulo 9 versículo 30 dice: “Respondió el hombre, y les dijo: ‘Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos.’” Todos debemos saber de donde Jesucristo vino. Nacimos de nuestros padres físicos; nuestros padres nacieron de Adán y Eva, que son los antepasados de los humanos, y Adán y Eva nacieron del Dios trino y uno.
Entonces, ¿de dónde vino Jesús? Jesucristo vino a este mundo desde el cielo de acuerdo a la voluntad de Dios Padre como el Hijo de Dios Padre para salvar a los pecadores, del pecado. Pero después de que los ojos de este hombre ciego se abrieron, los fariseos comenzaron a discutir y preguntaron a este hombre ciego cómo se abrieron sus ojos. El ciego les dijo que sus ojos se abrieron después de conocer a Jesús y lavarse en el estanque de Siloé los ojos. Los fariseos que oyeron esto trataron de encontrarle fallos a Jesús preguntándole que, por qué lo hizo en el Sabbat, si Él era verdaderamente una persona recta. Eso es porque el día que le fueron abiertos los ojos al ciego era el Sabbat y las Escrituras registran que los Judíos no deben trabajar ese día. Los judíos tenían una resolución para excomulgar al que trabajara en ese día. Esto significa que, según la ley judía, condenaba al ostracismo y excomulgaba a cualquier persona que violara la Ley al trabajar en Sabbat. Es por eso que los fariseos decían que Jesús no habría dicho al ciego que fuera a lavarse en el estanque de Siloé en el día de reposo si hubiera sido una persona santa.
Los fariseos incluso fueron con los padres del ciego y les preguntaron cómo su hijo abrió los ojos y cómo es que ahora podía ver. Ellos dijeron que estaba mal si abría los ojos en el día de reposo y que los padres que habían dejado a un hijo así solo en el día de reposo estaban mal también. Además, insistieron en que Jesús, el que abrió los ojos del ciego en el sábado era también culpable de violar la ley judía. Los padres del ciego se encontraban en una situación difícil porque ellos también eran judíos y era una violación significativa de acuerdo a la ley que su hijo fuera ungido con barro en el Sabbat. Por lo tanto, sus padres solo dijeron, “No sabemos nada, salvo que nuestro hijo haya nacido ciego, y que ahora puede ver,” porque no querían convertirse en personas que violaron la ley. Y dijeron: “No sabemos por que medios él haya podido ver ahora, ni quién le abrió los ojos. Él es ya mayor, pregúntenle a él. Él hablará por sí mismo.”
Entonces, los fariseos preguntaron de nuevo a su hijo, cómo se le abrieron los ojos en el Sabbat. Los fariseos dijeron que Jesús era sin duda un pecador que claramente no seguía la voluntad de Dios, porque Él abrió los ojos del ciego en el Sabbat.
 
 
Consideración Espiritual del Sabbat
 
Este incidente es un asunto tan risible desde la perspectiva de nuestro tiempo, pero fue un incidente grave desde la perspectiva judía de la época en que Jesús, el ciego y los fariseos vivían hace más de 2000 años. Los judíos absolutamente no trabajan desde la puesta del sol del viernes hasta el atardecer del sábado por la noche, porque creen que la Ley les ordena el guardar el Sabbat. De la tradición oral, dicen, “Incluso el caminar unos metros con la aguja puesta en la ropa el sábado es una violación de la ley.”
En cualquier caso, los judíos creían que la gente que seguía la ley, eran las personas que seguían la voluntad de Dios fielmente. El que Jesús sanara la persona de su enfermedad en el Sabbat se volvió un gran problema porque era una violación de la ley religiosa en ese tiempo. Jesús escupió en el suelo e hizo lodo con la saliva y lo puso en los ojos del ciego y le ordenó ir a lavarse en el estanque de Siloé. Entonces sus ojos fueron sanados mientras se lavaba en el estanque de acuerdo con el mandato de Jesús. Jesús claramente hizo una buena obra, pero eso era algo malo que violaba la ley cuando se ve desde el punto de vista judío. Desafortunadamente, es por que el día era Sabbat.
El Sabbat comienza al ponerse el sol el viernes y termina en la puesta de sol del sábado. Hoy es el domingo, por lo tanto el período anterior a la puesta de sol de ayer es el sábado. La Iglesia Adventista del Séptimo Día es representativa de las denominaciones que guardan el sábado literalmente. Todavía hay muchas iglesias Adventistas del Séptimo Día en la provincia de Kangwon, Corea. Tenían servicio de adoración a Dios ayer que fue el Sabbat. No tienen servicio de adoración a Dios el domingo, que es el Día del Señor. Y tienen mucho sentimiento de orgullo y superioridad por el hecho de que están adorando a Dios en el Sabbat. Ellos dicen: “¿No sabes que Dios dijo que otorgaría mucha bendición sobre ustedes si guardaban el Sabbat según el Antiguo Testamento y que irán al Reino de los Cielos, si creen en Jesús y guardan el Sabbat estrictamente?”
Pero eso realmente está mal. Debemos analizar el estatuto del sábado espiritualmente. La palabra Sabbat significa descansar con comodidad. Mirándolo espiritualmente, esta palabra significa que el Señor ha borrado todos nuestros pecados. Esto significa que el Señor borró nuestros pecados de una sola vez con la Verdad del Evangelio del agua y el Espíritu y nos dio verdadero descanso en nuestros corazones. En otras palabras, significa que Dios borró todos nuestros pecados y nos hizo capaces de ir al Reino de Dios. Ese es el significado real del verdadero día de reposo que Dios nos ha dado.
Literalmente, el sábado es desde el atardecer del viernes hasta el atardecer del sábado. Los que afirman que debemos guardar puntualmente el Sabbat se equivocan en este sentido: hay una diferencia de tiempo entre las naciones de acuerdo a su ubicación longitudinal. Por ejemplo, hoy es el Sabbat, pero la diferencia de horas entre Corea y los Estados Unidos hace que no pueda ser Sabbat allí ahora mismo. Es por eso que literalmente, el Sabbat no se puede guardar. El insistir en el día de Sabbat exactamente, hasta se puede describir como la fe de de una gran rana en un pequeño estanque. Pueden efectuar dicha reclamación debido a que viven en Corea. Pero una vez que ven esta cuestión desde un punto de vista objetivo, también pueden entender que Dios no les dio el sábado con ese significado y su verdadero significado es la remisión de nuestros pecados.
En cualquier caso, el hombre que ahora puede ver después de haber sido ciego durante toda su vida dijo a los fariseos que era muy extraño. Dijo que era extraño que no sabían de donde vino ya que Él le abrió los ojos. Vamos a hablar de esto por un minuto. Desde el sentido común de su comprensión, ¿ha habido alguna obra milagrosa en este mundo como abrirle los ojos a un hombre físicamente ciego? Algunas personas testifican que vieron abrirle los ojos a una persona ciega cuando los pastores o predicadores de renacimiento le imponían las manos sobre los ojos de una persona ciega. En sentido estricto, sin embargo, ¿los ojos de la persona ciega realmente se abrieron? ¿O la vista débil de la persona se volvió lo suficientemente buena para leer las Escrituras después de la imposición de manos y la oración? Me estoy preguntando si todavía quedaba algo de visión y se convirtió en apenas un poco mejor.
Hay algunos ministros que dicen que durante el servicio de adoración, el Espíritu Santo está entrando por la ventana desde el oeste. Y tales ministros le dicen a la gente que aplaudan, etc. para dar la bienvenida al Espíritu Santo porque Él está entrando en la capilla en ese momento y así lo hacen. También dicen que el Espíritu Santo ha curado a mucha gente ahora. Hay muchas personas en el mundo que siguen a los líderes carismáticos y así es como claman.
Cuando leemos el Libro de Hechos capítulo 2, registra que en el quincuagésimo día después de que Jesús murió en la Cruz, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos de Jesús, como si las lenguas de fuego se separaran cuando estaban orando, y se llenaron de el Espíritu Santo a partir de ese momento y comenzaron a predicar el Evangelio a la gente vigorosamente. Es por eso que el Día de Pentecostés el Espíritu Santo implica a la mayoría de los cristianos. Y los pastores de la Iglesia Pentecostal dicen a veces durante el servicio de adoración que el Espíritu Santo viene a través de la ventana del oeste y piden a su congregación aplaudirle, y a veces también dicen que tienen el poder de traer de regreso a la vida una persona muerta. No sé si alguna vez ustedes hayan visto a un pastor que hace tal cosa. Aunque puede ser que usted no sepa mucho al respecto, puede haber oído o visto carteles sobre esto. Tal vez usted ha visto un cartel que muestra a las personas curando a los enfermos.
Entonces, ¿realmente abrieron los ojos de la persona ciega? Creo que las obras poderosas y los milagros son realizados por Jesús que es Dios. Pero no creo en los llamados milagros de los cristianos pecadores que ni siquiera han nacido de nuevo. Y veo a la gente que se va de espaldas cuando los pastores carismáticos ponen sus manos sobre los enfermos y hablan en lenguas. Lo interesante es que la persona que cayó de espaldas habla la misma lengua al igual que lo hace el. Y la persona se levanta y dice que puede ver la Biblia, incluso sin gafas. También sé esto porque he visto el video como muestra esta cosa tan extraña. La persona no estaba completamente ciega desde el principio, pero llevaba las gafas porque tenía mala vista. Pero ahora dice que él puede ver después de que el Espíritu Santo lo sanó. Algunas personas cojas dicen que se han convertido en normales después de recibir la imposición de manos y la oración. De repente, se levantan y corren alrededor alabando a Dios. ¿Son verdad tales cosas? Los cristianos coreanos creen tales cosas porque son emocionales, no intelectuales.
Hubo un ministro del extranjero que llegó a la ciudad de Choonchun para celebrar una reunión de avivamiento. Y el cartel de la reunión decía que aún si tienen una pierna corta por accidentes, tras la imposición de manos del ministro sobre la pierna, podría llegar a volverse larga. En pocas palabras, están diciendo que en el caso de que se les haya convertido una pierna más corta que la otra pierna, la pierna más corta puede llegar a hacerse mas larga de nuevo, si el pastor le pone sus manos sobre la pierna. ¿Podría suceder realmente? No hay tal cosa como la psicoterapia. Por supuesto, para la depresión menor, ciertas formas de psicoterapia funcionan bien. Pero, los estafadores engañan a la gente espiritual utilizando un tipo de psicoterapia. Digamos, por ejemplo, monto un show aquí y digo que el Señor dice que Él sanará a muchos enfermos, ahora en este lugar. Y luego digo: “¡Fuego! ¡Fuego! ¡El fuego del Espíritu Santo!” Y causó todo tipo de conmoción y el sentimiento de expectativa de la multitud se dispara. Eso es porque la gente tiene algo llamado la psicología de masas. Una vez que la psicología de las masas está activa, les digo, “quiero que pongan sus manos sobre el lugar que les está doliendo.” Y sienten como si la enfermedad se curara creyendo que su enfermedad será curada cuando oro a Dios. De esta manera, las personas con dolor de cabeza, dolor de estómago, y las personas con lesión medular realizan la auto-hipnosis de acuerdo con la psicología de las masas y sienten que son curados cuando los ministros de sanidad oran por ellos. Y cuando piden a las personas que han sido curadas de sus enfermedades por Dios que se levanten, mucha gente aquí y allá se levantan y aplauden. Y las personas que no han experimentado el milagro de curación asumen toda la responsabilidad por no haber sucedido nada y dicen que la enfermedad no fue curada por no tener fe. Esto es tan divertido.
La persona cuyos ojos se habían abierto de la ceguera preguntó a los fariseos si sabían de dónde vino Jesús. Jesús era el verdadero Salvador y Dios que vino del cielo como el Hijo de Dios Padre. Pero los fariseos no sabían de donde Jesús vino. Es por eso que el ciego fue hostigado por los fariseos, tan pronto como sus ojos se abrieron. El ciego dijo a los fariseos: “Yo creo en él. ¿Ustedes también creen en Él?” Y los fariseos destacaron el hecho de que eran discípulos de Moisés, diciendo: “Usted puede ser su discípulo. Pero nosotros somos discípulos de Moisés.”
Irán al infierno si son discípulos de Moisés. Moisés solo tenía que ver la tierra de Canaán, pero no podía cruzar el río Jordán. Es todo lo que Moisés pudo hacer. Moisés sólo nos puede llevar a Jesucristo, pero él no nos puede llevar al cielo. Sólo Jesús nos puede llevar al cielo. Y el ciego fue excomulgado eventualmente, porque dijo que era discípulo de Jesús. El ser excomulgado significa que él fue expulsado de la sociedad judía.
Jesús oyó el rumor de que el hombre ciego fue excomulgado y le preguntó al hombre: “¿Crees en el Hijo de Dios?” Y el ciego le contestó que si creía en Él y le preguntó que, quién era Jesús. Y Jesús le dijo: “Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.” Entonces el ciego le dijo: “Creo, Señor”, y se inclinó ante Jesús.
Lo importante es si creemos en el Hijo de Dios y si creemos que Él es el Salvador que vino a este mundo como el Hijo de Dios. La fe que comprende estas cosas es muy importante. ¿De dónde vino Jesucristo? Él vino de Dios Padre. La persona que tenía los ojos abiertos después de haber sido ciego de nacimiento creyó en Jesús como el Salvador. Y Jesús dijo en conclusión: “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece” (Juan 9:41). Esto significa que muchas personas que dicen que ven son ciegos porque no creen en Jesús, pero los que se conocen como pecadores serán capaces de ver y recibir la salvación al creer en Él. Jesús terminó así su palabra y nos dio “la parábola del pastor” de Juan capítulo 10.
 
 
Jesús es la puerta de la Oveja
 
Jesús dijo en Juan 10:1, “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.” Esta es la parábola que Él ilustra. Jesús dijo que aquellos que van hacia el lugar donde se reúnen las ovejas, trepando por la pared en vez de ir por la puerta son ladrones y atracadores; y el que va por la puerta es el pastor de la oveja. Juan 10:3 dice: “A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.”
Jesús dice que Él es la puerta y el portero de las ovejas. Esto significa que Jesús es la puerta al Reino de los Cielos. Jesús también dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, y, por tanto, nadie puede entrar en el Reino de los Cielos sin pasar a través de Él, porque Él es la puerta al Reino de Dios. Nadie puede convertirse en un Hijo de Dios, sino por Jesús. Y cualquiera puede entrar en el Reino de Dios después de ser limpiado del pecado por medio de Jesús y de convertirse en un Hijo de Dios.
Jesús es la puerta y el portero de las ovejas. Cualquier persona que no tenga nada que ver con Jesús no puede entrar por esa puerta. No importa en qué religión crea una persona o que buenas obras haya hecho, no puede entrar en el Reino de los Cielos sin creer en Jesús. El portero del Cielo es Jesús y ¿cómo podemos entrar sin tener que pasar a través de Jesús? Es por eso que necesitamos tener una relación profunda con Jesús. Esta relación significa que tenemos que tener la experiencia de recibir el perdón de los pecados a través de Jesucristo. Sólo aquellos que tienen relación con Jesús por entender y creer que Jesús realmente tomó todos nuestros pecados sobre Él, que murió en nuestro lugar, que nos ha mantenido con vida, y que Jesús nos salvó, puede entrar por la puerta del Reino de los Cielos.
Juan 10:06 del pasaje de las Escrituras de hoy dice: “Jesús usó esta parábola, pero ellos no entendieron qué era lo que les habló.” Los fariseos no entienden. Ellos no entienden de lo que Jesús está hablando, la obra que hizo de abrir los ojos del ciego, la razón que Jesús dijo que Él tampoco juzga a la mujer que fue sorprendida en el acto de adulterio. Ellos no entienden porque son de mente carnal. Es muy fácil cuando vemos en la Palabra del Evangelio de Juan capítulo 10 versículos del 1 al 6.
Un redil se hace generalmente mediante la colocación de postes en las llanuras y hay una puerta. Ponen cercos alrededor del lugar con los postes para que no puedan entrar los lobos o cualquier otro animal salvaje y el dueño usa la puerta para que las ovejas entren y salgan del redil. Las ovejas no pueden vivir con ningún animal salvaje. Las ovejas se juntan sólo por sí mismas porque no tienen la fuerza o medios físicos para luchar contra los lobos, zorros o perros salvajes, por lo que serían devoradas por ellos. A veces ponen algunos perros pastores dentro de los rediles de las ovejas pero no hacen daño a las ovejas, porque están amaestrados. Las ovejas deben ser protegidas a causa de tales características. Esto es lo que esta Palabra está diciendo. ¿Cuán simple es eso?
Juan 10:1 dice, “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.” El Señor habló gentilmente, pero también habló con gran énfasis ilustrando los líderes falsos con las palabras “un ladrón y un saqueador.” ¿No es acaso obvio? Y el Señor dice: el que va por la puerta es el pastor de las ovejas. El Señor vino a este mundo por nosotros y fue clavado en la Cruz y murió en ella después de tomar todos nuestros pecados por Su bautismo recibido de Juan el Bautista y entró por la puerta del Reino de los Cielos resucitando de la muerte. Jesús vino a este mundo y tomó todos nuestros pecados sobre sí mismo a través del bautismo que recibió de Juan el Bautista, predicó la Palabra del Evangelio por tres años, fue clavado en la Cruz en la cima de las colinas del Gólgota, y dijo: “¡Se ha consumado!”, al morir en la Cruz. En el mismo momento, la cortina en el Templo de Dios se rasgó en dos, de arriba a abajo. La cortina bordada con querubines estaba tejida con hilo azul, rojo, púrpura y fino lino blanco, tejida y unida con un grosor que ni cuatro caballos pudieran rasgarlo tirando de sus cuatro esquinas. Pero el velo del templo se desgarró en dos cuando Jesús murió en la Cruz.
Como el Señor vino a este mundo y dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”, Jesús nació en este mundo para tomar nuestros pecados sobre Él. Jesús tomó todos los pecados del mundo a través del bautismo que recibió de Juan el Bautista, murió en la Cruz y resucitó de la muerte para salvarnos de todos nuestros pecados. Jesucristo entró en el Reino de los Cielos, donde Dios Padre está al recibir el bautismo de Juan el Bautista, muriendo en la Cruz y siendo resucitado en tres días. Ahora bien, todo aquel que cree en Jesús como el Salvador que borró todos sus pecados puede entrar en el lugar donde mora Dios Padre como lo hizo Jesús.
El portero del Reino de los Cielos es también Jesús. Personalmente Jesús se convirtió en la puerta del Cielo y lo hizo para que pudiéramos recibir la remisión de los pecados y entrar en el Cielo si creemos en el evangelio del agua y el Espíritu. Y Él dijo: “Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.”
Cada oveja reconoce bien a su amo. Hay muchos entre los israelitas que se dedican a la ganadería, y el ganado sigue al pastor cuando él va delante del rebaño. Algo realmente interesante es que todos los animales, ya sean caballos, cabras u ovejas, siguen a su dueño cuando va por delante tocando la flauta. Nos preguntamos si los animales realmente seguirían al amo o si bien algunos de ellos se perderían por algún lado. Pero yo lo vi con mis ojos y los animales realmente seguían a su pastor, porque iban a morir si no lo hacían. Así que el turista se pone el mismo sombrero y la misma ropa y toca la flauta y va adelante del rebaño como si fuera el amo, pero los animales no lo siguen.
Jesús dijo esto, desde esta perspectiva, porque Él ya sabía las características de las ovejas. Los que realmente conocen a Jesús lo siguen a Él. Los que saben que Jesús es su Salvador, que Él es el Hijo de Dios del Cielo, que Él es nuestro Salvador, que ha completado el evangelio del agua y el Espíritu, siguen a Jesús.
Pero aquellos que no conocen a Jesús no le siguen, porque Él no es su Salvador. Aquí, la palabra de Juan capítulo 10, versículos 4 y 5 dice que creemos en Jesús con nuestro corazón y lo seguimos, si realmente creemos en el Señor como el Hijo de Dios del Cielo, si creemos que Él es nuestro Salvador, y si creemos que Él borró todos nuestros pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Es por eso que esas personas están en la Iglesia de Dios escuchando la Palabra de Dios, haciendo el trabajo que le agrada a Él, y alegrándose en su palabra. Pero la gente que no es, la gente que no entiende a Jesús correctamente no lo siguen.
En la primera mitad del sermón de hoy, prediqué sobre como recibir la salvación al creer en Jesús y que Jesús es el Hijo de Dios venido del Cielo. Desde este punto, terminaré el sermón con la palabra acerca de cómo realmente podemos seguir al Señor con fe.
 
 
¿Cómo debe ser nuestra fe a fin de seguir a Jesús?
 
Si nuestra fe va a seguir al Señor, sólo podemos seguirlo a través del Evangelio del agua y el Espíritu y por nada más. Tenemos que tener la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, si queremos recibir la salvación del Señor e ir al Cielo. Es posible para todos nosotros ir al Cielo sólo por creer en el Evangelio del agua y el Espíritu.
Romanos 7:4-6 dice: “Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.”
Si usted y yo queremos recibir la salvación del pecado por creer en el Señor, entonces tenemos que creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, y si queremos seguir al Señor, entonces tenemos que seguirlo sólo por la fe. Cuando usted mira sólo su estado físico, nunca podría seguir al Señor. Es porque está constantemente entorpecido por si mismo y tropieza. Usted nunca podría seguir al Señor en ese estado físico. Y cuando sólo nos miramos a si mismos, es difícil decir que somos personas que hemos recibido la salvación porque somos débiles y tenemos tantas carencias. Se debe a que constantemente estamos atrapados por el pecado y nuestros defectos.
Si desean recibir la salvación de todos nuestros pecados y esperamos tener la fe de los justos ante Dios, entonces deben tener la fe de creer que el Señor vino a este mundo y borró todos sus pecados a través del bautismo que recibió de Juan el Bautista y Su sangre en la Cruz. Usted necesita tener fe absoluta en el Evangelio del agua y el Espíritu si quiere decir que podrá entrar en el Reino de Dios, porque usted no tiene ningún pecado conscientemente, aunque su carne sea débil. Como tal, también necesita el Evangelio del agua y el Espíritu, incluso para seguir al Señor. Nunca se puede seguir al Señor si usted solo ve su carne. No puede seguir al Señor, aunque usted quiera porque es demasiado débil y se rinde con demasiada facilidad obligado por sus defectos. Por lo tanto, tiene que seguir al Señor por la fe, creyendo en Él a fondo.
Romanos 7:4 dice: “Del que resucitó de los muertos”, y significa que podemos hacer la obra de Dios yendo a Jesucristo, recibiendo la salvación y creyendo en Él. A pesar de que tenemos deficiencias, podemos hacer la obra de Dios yendo a Él a través de la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. No podemos seguirlo sin importar que tanto Jesús nos guía y nos dice que lo sigamos, si no tenemos fe. ¿Podemos seguir a Jesús sin la fe? No. Nosotros creemos que Jesucristo ha borrado todos nuestros pecados al recibir el bautismo a pesar de que nuestra carne es débil, que Jesucristo encomendó las obras justas y que nos dio la capacidad y la fe para hacer la obra justa a pesar de que nuestra carne es débil. A pesar de que no estamos capacitados para hacer las obras justas por si mismos, Jesús borró todos nuestros pecados a través del Evangelio del agua y el Espíritu para que podamos dar frutos para Dios. Podemos hacer esto al creer en la justicia de Dios. Esto es posible sólo a través de la fe. Incluso después de recibir la salvación del pecado, la única manera en que podemos seguir al Señor es por la fe. No podemos seguirlo sin la fe de creer en Dios. Además, nadie puede recibir la salvación sin la fe. Por lo tanto, la fe es más importante que cualquier otra condición o circunstancia.
Las Escrituras dicen: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. (Hechos 16:31).” Cree en la Palabra de Dios. Dios habló tanto de la fe, diciendo: “¿Crees en el Hijo del Hombre? ¿Crees en el Hijo de Dios?” ¿Crees que el Hijo de Dios vino a este mundo en la carne? Será hecho de acuerdo a tu fe.” La fe nos hace recibir la salvación, seguir a Dios, nos hace hacer la obra de Dios, y dar fruto. ¿Usted cree? Por lo tanto, debemos seguir al Señor con la fe. Cuando seguimos al Señor sin la fe, nos fijamos en nuestras debilidades y defectos y nuestro yo, que es menos adecuado que otros y comenzamos a preguntarnos si podemos hacer la obra de Dios cuando ni siquiera podemos cuidar de nosotros mismos. Si nos fijamos sólo en nosotros mismos, estamos propensos a retroceder hacia la destrucción. Esto significa que caemos en el fango profundo espiritualmente. ¿Comprende? Así es como es.
Romanos 8:6 dice: “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Muchas veces, nos convertimos en rehenes de nuestro pensamiento carnal. ¿Qué sucede cuando las personas que no han nacido de nuevo se consumen con el pensamiento carnal? Desde el pensamiento carnal, sólo se pueden preguntar cómo puede no haber ningún pecado cuando cometen pecados todos los días. Eso dicen, “Tenemos el pecado en nosotros, ¿no?” Eso se debe a que solo se miran a si mismos. Porque no miran la voluntad de Dios y porque no saben lo que el Señor del cielo ha hecho, dicen, “¿Cómo puede no haber pecado en nosotros? Todos los que dicen que no hay pecado son herejes. No hay justo, ni siquiera uno. ¿Cómo se puede decir que hay una persona justa ante Dios?” Ellos son así porque han caído en sus propios pensamientos.
La Biblia dice claramente: “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Estar espiritualmente mentalizado es pensar en las cosas que Dios ha hecho. A pesar de que somos personas que no podemos dejar de ir al infierno por nuestras carencias, el Hijo de Dios vino a este mundo y tomó todos nuestros pecados sobre sí mismo de una vez por todas al recibir el bautismo de Juan el Bautista. Y entonces Él llevó los pecados de este mundo a la Cruz, murió en la cruz y resucitó de la muerte en tres días. Jesús subió al Cielo de esta manera y en consecuencia… limpió todos nuestros pecados.
A menudo caemos en el pensamiento carnal, incluso después de recibir la salvación del pecado al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Y hacemos tales cosas ya que estamos carnalmente mentalizados y terminamos desanimados. Y nuestras perspectivas se estrechan y empezamos a achicarnos. Nosotros eventualmente morimos cuando quedamos atrapados en nuestras propias debilidades. El estar mentalizado carnalmente es la muerte. Al mentalizarnos carnalmente, caemos en la debilidad y comenzamos a cuestionarnos si el Evangelio del agua y el Espíritu es correcto, si mi trabajo es más importante que la obra de Dios ahora, y si sólo puedo ignorar la realidad cuando soy así y la situación es así, si el Señor realmente me salvó o no, tomando en cuenta el hecho de que soy tan débil y deficiente de mi realidad, se está ahogando en la miseria. Esto nos llevará a la destrucción al final.
Pero, cambie y vuélvase de mentalidad espiritual. Al de mente espiritual le gusta pensar en las cosas que Dios ha hecho. ¿Qué hizo Dios Padre y Jesús por usted y por mí? Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” El Hijo de Dios nos ha salvado al venir a este mundo y tomar todos nuestros pecados sobre Él, al recibir el bautismo y resucitar tras llevar nuestros pecados a la Cruz y derramando sangre, muriendo en la Cruz. Él tomó todos nuestros pecados sobre sí mismo a través del bautismo. Que el haya recibido el bautismo significa que los pecados de la humanidad fueron transferidos a él. Entonces quiere decir que los pecados de usted y los míos también se transfirieron a él. Y Él, derramó su sangre en la Cruz y murió. Tomó nuestros pecados sobre Él al recibir en su cuerpo el bautismo, y nos trajo de vuelta a la vida, de la muerte espiritual y física por el derramamiento de su sangre en la Cruz como Él dijo, y esto significa que nos hizo capaces de hacer la obra justa de Dios al creer en Él, que entregó su cuerpo de acuerdo con la Ley.
Ahora, debemos hacer obras espirituales por la fe. Para ello, tenemos que tener una mente espiritual, con fe. Hemos recibido la remisión de los pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, pero no hay que estancarse en esa fe. Los pensamientos espirituales y carnales siempre nos visitan a usted y a mí. Estos pensamientos vienen a nosotros cada hora y cada segundo de cada día, uno tras otro, girando. Pensamos en cosas carnales un momento y cosas espirituales en el momento siguiente. En otras palabras, pensamos en la obra de Dios en un momento y luego en las obras de la carne, al momento siguiente. Incluso la persona que cree en el Evangelio del agua y el Espíritu no piensa en las cosas espirituales todo el tiempo o piensa en la obra de Dios todo el tiempo. Incluso mientras se hace la obra de Dios, los justos también pueden ser adictos a ver telenovelas, algunas hermanas también pueden ver algunos chicos apuestos en la televisión y piensan que está bien. Algunos ministros, incluso babean al ver bonitas actrices en la televisión. Cuando le pregunto a uno de ellos que si realmente le gusta tanto la mujer bonita, entonces él dice que solo estaba mirando. Pero ya ha caído en el pensamiento carnal.
¿Pero, entonces la persona que está preguntando esta cuestión no cae en el pensamiento carnal? No, ese no es el caso tampoco. Todo el mundo está propenso a caer en el pensamiento carnal. Solo estamos entre nosotros mismos comparando unos con los otros tratando de averiguar quien tiene mas fe que el otro. Sólo hay un ser absolutamente justo, y Él es Dios, pero los seres humanos se están comparando entre sí a pesar de que todos son iguales ante los ojos de Dios. Mientras que el pensamiento espiritual y el carnal dan vueltas y se turnan para venir en nuestro pensamiento, estamos comparándonos entre sí y diciendo que esta persona es mejor que la otra. Somos seres espiritualmente carnales poco después de haber sido espirituales. Es por eso que podemos hacer las obras de Dios sólo a través de la fe, mediante la confirmación de nuestra salvación del pecado a través de la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Hacemos la obra justa de Dios por la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu que Dios nos ha dado. Podemos disfrutar de la bendición espiritual y física sólo por la fe. Tenemos que ser fuertes y firmes las personas a través de la fe a pesar de que siempre tenemos carencias.
Aunque vivimos en este mundo y tenemos tanto pensamientos espirituales como carnales en nuestra débil carne, siempre debemos pensar en la obra de Dios más que en los pensamientos carnales y vivir con el pensamiento espiritual, haciéndolo nuestro lema en nuestras vidas. De lo contrario, si nos perdemos demasiado con el pensamiento carnal, será difícil seguir a Dios a pesar de que hemos recibido la salvación. Aquellos que han recibido la remisión de los pecados deben mirar mas seguido hacia las obras espirituales. Deben mirar hacia la obra de Dios. Siempre debemos mirar hacia la salvación que Dios nos ha dado y vivir con fe. Podemos ser firmes al hacerlo. Podemos ser firmes haciendo esto. Podemos llegar a ser personas fuertes a pesar de ser débiles. Podemos liberarnos de nosotros mismos a través de la fe a pesar de que somos débiles. Romanos 7:6 dice: “Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.” Que no debemos servir al régimen viejo de la letra significa que no debemos entender y creer la Palabra literalmente.
Tenemos que ser liberados de la maldición de la Ley y de nuestra debilidad creyendo en la justicia de Dios. Podemos ser liberados de la maldición de Dios sólo a través de la fe. Nos hemos liberado de nuestra debilidad, de la Ley y el juicio de Dios al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y por creer en el Señor. Por lo tanto, nosotros los que creemos en la justicia de Dios somos capaces de vivir una nueva vida. Las Escrituras dicen: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” Sólo tenemos que pensar en el trabajo espiritual, es decir, la obra de Dios, y mirar hacia las cosas que Dios ha hecho por nosotros. Por lo tanto, siempre podemos seguir al Señor continuamente sin que se rompa el hilo del pensamiento espiritual.
El Señor dijo en Juan 10:4, “Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.” ¿No fue nuestro Señor antes que nosotros? Él borró todos nuestros pecados al venir a este mundo y recibir el bautismo y morir en la Cruz. Entonces, ¿no vino el Señor a este mundo y completó perfectamente nuestra salvación? El Señor vino a este mundo y recibió el bautismo, derramar Su sangre para borrar los pecados de todas las almas y darnos la salvación. Entonces, ¿no nos salvó de todos nuestros pecados? Es por eso que pudimos seguir al Señor sólo mediante la fe en nuestro Señor. Usted puede seguirlo a través de la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu a pesar de tener deficiencias personalmente. Hemos recibido la salvación por creer en nuestro Salvador Jesucristo y nos hemos convertido en seguidores solo creyendo en el amor de Dios y la salvación que nos ha dado.
Tenemos que escuchar este Evangelio a pesar de que hemos recibido la remisión de los pecados al escuchar y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, porque estamos propensos a caer en el pensamiento carnal. Es por eso que siempre debemos pensar y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Debemos confirmar y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y hacer tales cosas. Nuestros corazones se limpian cuando llegamos a la Iglesia de Dios a escuchar y creer en el Evangelio del agua y el Espíritu a través de la Palabra de Dios. Es cierto que el pecado es borrado de una sola vez, cuando hemos recibido la remisión de los pecados, pero siempre debemos enfrentar el Evangelio del agua y el Espíritu, si queremos mantener nuestros corazones limpios.
La mente se vuelve sucia cuando se cae en el pensamiento carnal. Es por eso que necesitamos el Evangelio del agua y el Espíritu aún más. En conclusión, usted y yo podemos mantenernos firmes mirando hacia el Señor y creyendo en Él a pesar de que somos débiles. Para ello, siempre debemos meditar sobre el Evangelio del agua y el Espíritu. Siempre podemos seguir al Señor por la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y la Palabra de Dios. Dios nos bendijo a los nacidos de nuevo que somos tan débiles así. Nuestro Dios lo bendijo a usted y a mí, como gente bendita ante la presencia de Dios. Tenemos que ser personas que miren hacia la justicia del Señor con la frecuencia que podemos con el entendimiento de que somos débiles. Hemos buscado y seguido las cosas carnales más a menudo hasta ahora, pero debemos ser personas que piensen en la obra de Dios más a menudo y seguirla. ¿Entiende usted?
Y las personas que tienen mucho pensamiento carnal también, no deben hacer mucho la obra de Dios. La obra de Dios debe ser confiada a personas con mente espiritual para que pueda llevarse a cabo de manera eficaz y ser bendita. No cualquiera puede hacer la obra de Dios. No cualquiera puede hacer el trabajo de predicar el Evangelio del agua y el Espíritu en todo el mundo. Debemos mirar hacia el Señor y seguirlo aún más creyendo en la Palabra del Señor.

A menudo caemos en nuestras propias debilidades, pero por eso tenemos que pensar en las cosas espirituales aún más. Debemos mantenernos firmes creyendo en Jesucristo por medio del Evangelio del agua y el Espíritu. Yo deseo que miren hacia el Señor, que se ha convertido en nuestro Pastor y que lo sigan.