The New Life Mission

Sermones

Tema 16: Evangelio de Juan

[Capítulo 10-2] < Juan 10:1-10 > El Señor es mi Buen Pastor

< Juan 10:1-10 >
“‘De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.’ Esta alegoría les dijo Jesús; ‘pero ellos no entendieron qué era lo que les decía. Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.’”
 
 
Sentí como si estuviera regresando al mundo de los niños al ver la nieve amontonada afuera. Quería correr para todos lados, porqué el mundo entero se volvía blanco. Mi corazón también se siente como si se hiciera tan blanco como la nieve. Al igual que los perros correteando de alegría cuando cae la nieve, me siento como saltando alrededor porque el ver la nieve caer es tan hermoso. Así es como me siento aunque la gente que tiene que palear la nieve acumulada se puede sentir molesta. Hay una cosa que viene a la mente cuando la nieve cae y todo el mundo se pinta de blanco con la nieve: como el hecho de que nuestro Señor borra todos nuestros pecados quedando limpios como la nieve.
El campo de capacitación de discípulado se iniciará desde mañana lunes, hasta el viernes por la mañana y el pronóstico del tiempo dice que habrá una gran cantidad de caída de nieve mañana también. Espero que ninguno de nuestros santos compañeros se lesione camino al campamento, y yo quiero que tengan especialmente cuidado de no tener un accidente. Oremos a Dios por la seguridad durante el campamento.
El mundo ha cambiado mucho. El mundo se ha convertido en un lugar donde sólo los fuertes pueden sobrevivir. Dicen que la ley del mundo animal es la ‘supervivencia del más apto’ y que el fuerte prevalece sobre el débil. El principio de la supervivencia del más fuerte que dice que sólo los fuertes sobreviven y los débiles se convierten en presa de los fuertes, ya ha ido más allá del mundo animal y el tiempo se ha acercado cuando esto se realiza en el mundo de los humanos también. Ha llegado el momento cuando el fuerte sobrevive y gobierna sobre el débil y el débil se vuelve la presa del fuerte y se entrega al fuerte.
Vivimos en un mundo así, pero lo afortunado es que hemos encontrado al Señor que es nuestro Pastor y recibido la salvación de una vez por creer el Evangelio del agua y el Espíritu que el Señor nos ha dado. Incluso si el mundo entero fuera destruido ahora, aún daríamos gracias a Dios de corazón de que hemos conocido al Señor de la verdadera salvación a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Podemos tener verdadero descanso en nuestros corazones y tenerlos consolados como esponjoso algodón porque hemos encontrado al Señor por medio del Evangelio del agua y el Espíritu. Muchos temores y preocupaciones que existen en este mundo siempre vienen ante nosotros, pero podemos recibir la salvación, porque tenemos en nuestro corazón al Señor, que es más grande que el universo, porque el Señor gobierna sobre el universo, porque el Señor encomendará la bendita y santa obra a nosotros en los próximos días, y porque creemos en todo esto.
¿Vive usted en este mundo con muchas preocupaciones e inquietudes que existen? En esos momentos, sólo miren a la justicia del Señor que se ha convertido en nuestro Pastor. Ahora pueden convertirse en el verdadero pueblo de Dios al recibir la salvación de todo pecado por creer a través del Evangelio del agua y el Espíritu que el Señor ha dado a usted y a mí. Quiero dar gracias a Dios con esta fe. Siempre doy gracias a Él, por el hecho de que me he convertido en una de las personas de Dios a través del Evangelio del agua y el Espíritu.
Sé que tienen muchas dificultades para vivir en este mundo. Hay muchas cosas que nos hacen sentir tristes cuando nos fijamos en este mundo. Es cierto que mi corazón se deprime cuando miro a este mundo de tinieblas. Oigo los sonidos de dolor por aquí y por allá como el período de competencia sin límites ha llegado en este mundo. Nuestros corazones se duelen aún más porque usted y yo también vivimos en este mundo juntos. Aun así, todas las cosas deprimentes, sin visión, sin esperanza, dolorosas y destructivas ya han desaparecido de nosotros porque el Señor vive. Ya hemos muerto con Cristo y hemos sido resucitados juntamente con Cristo.
Quiero que sepan que el nuevo Reino vendrá otra vez sobre los nacidos de nuevo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu cuando el fin del mundo realmente venga y el mundo celestial se despliegue a partir de ese momento. Por lo tanto, espero que vayan a vivir con la fe de creer en el Evangelio del agua y el Espíritu y las promesas de Dios. Los justos no tienen nada de que preocuparse por los asuntos mundanos. Sólo debemos preocuparnos de que si estamos o no haciendo toda la obra de la misión del Evangelio del agua y el Espíritu a todo el mundo.
 
 
¿Quiénes son las personas que han recibido bendiciones de Dios?
 
El Señor dijo en el pasaje de la Escritura de hoy, “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños” (Juan 10:1-5).
Nuestro Señor es el guardián del Reino de los Cielos y nuestro Pastor también. Se dice por lo tanto que las ovejas del Señor reconocen la voz del Señor y lo siguen, pero no entienden la voz de un extraño y no lo siguen sino que al contrario, huyen de él.
¿Tienen ustedes la fe de haber encontrado al Señor al creer el Evangelio del agua y el Espíritu y se han convertido en ovejas del Señor, recibiendo la salvación de todos los pecados del mundo? Las personas con tal fe se han convertido en el pueblo bendecido y han recibido inmensamente gran bendición de Dios. Sabemos que la gente que ha recibido la bendición ante la presencia de Dios, son los siervos de Dios que cuidan a las ovejas del Señor y predican la Palabra del Señor.
Todas las ovejas son del pastor y el pastor es el dueño de las ovejas. Es por eso que de corazón damos gracias a Dios. Los que no saben cómo estar agradecidos por el hecho de que nuestro Señor se ha convertido en nuestro Pastor y que nos hemos vuelto ovejas del Señor son gente miserable, pero los que saben ser agradecidos con Dios son personas felices. Las personas que saben que se han convertido en ovejas del Señor se felicitan entre si, por esta bendición y siempre viven cada día con la alegría y con la esperanza de ir al Reino de Dios.
La gente que cree con un claro entendimiento de que se ha convertido en el pueblo de Dios ha recibido el amor muy especial de Dios y la gracia de la salvación entre todas las personas en este mundo. Ellos son las personas que han recibido inmensamente la bendición de ser el pueblo del Señor al creer el Evangelio del agua y el Espíritu. ¿Es algo pequeño el que nos hayamos convertido en el pueblo del Señor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu? ¿No comprenden que gran privilegio y bendición de salvación han recibido?
¿Qué habría sucedido si no nos convertimos en el pueblo del Señor? ¿Qué habría sucedido si no nos convertimos en las propias ovejas del Señor? Me pregunto si los asalariados nos hubieran comido, no nos hubiéramos convertido realmente en las ovejas del Señor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu. Hay mucho ganado y animales salvajes en la Tierra, y, aun entre el ganado, algunos son criados por los humanos y otros no. Por lo tanto, las ovejas dentro de su redil a veces mueren por el ataque de las ovejas salvajes fuera de la cerca. Así, no sabemos cuándo ni quién vendría a comerse a usted o causarle daño si no nos convertimos en pueblo del Señor. Pero el pueblo del Señor tiene aún mayor seguridad porque están con el Señor y siempre están protegidos en el Señor. Es por eso que no son dañados por los lobos y otros animales salvajes. Nosotros somos el pueblo seguro y bendecido que vive en el Reino del Señor.
 
 
¿Sabe usted que hay el dominio de el espíritu del mal en este mundo?
 
Para ponerlo en términos simples, se está preguntando, si usted cree o no en espíritus malignos. Demonios de los espíritus malignos son los ángeles caídos y sus seguidores, que moran en la Tierra y que toman control del alma de las personas para eventualmente matarlas. Tenemos que entender este hecho. Hay más casos de personas acosadas y asesinadas por los espíritus malignos que no podemos ver, que los casos en que nos matan por algo visible. La gente que no se han convertido en el pueblo del Señor, porque no han creído en el Evangelio del agua y el Espíritu se dirige a la oscuridad del infierno después de recibir mucho dolor del espíritu maligno que no puede ver. Hay tanta gente en este mundo que se vuelve así. Las personas que son utilizadas por los espíritus del mal se ven obligados a hacer cosas malas, ven ilusiones, delirio total, y se deprimen. Y a veces se suicidan cuando la depresión se vuelve grave. Los anfitriones de los espíritus malignos que existen en este mundo son como los lobos que merodean en busca de sus presas. Hay muchos espíritus malos en este mundo y buscan el alma que podría convertirse en su presa, como cuando el león rugiente busca su presa. Cualquier persona que está atrapada por los espíritus del mal se enfrentará a la muerte.
No importa lo intelectual y perfecto que uno sea y lo mucho que posea, la persona será capturada por Satanás, el diablo y se convertirá en un esclavo de él en caso de no recibir la remisión de los pecados y convertirse en uno del pueblo de Dios al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. En realidad, muchas personas nacidas en este mundo viven bajo la influencia de los malos espíritus hasta que son llevados a la muerte. ¿Sabe usted qué gran número de personas viven bajo el dominio de Satanás?
Satanás, el Diablo le da mucho dolor físico y espiritual a mucha gente, la hace sufrir de enajenación mental, y también se mete al corazón de la gente y se convierte en su maestro. Por lo tanto, el diablo hace que la gente sufra y tenga momentos difíciles en su vida.
Que hemos recibido la purificación de nuestros pecados y nos hemos convertido en el pueblo del Señor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu de tan calamitosa situación, es una gran bendición. En otras palabras, que nos hayamos convertido en ovejas del Señor es verdaderamente una gran bendición. El Señor dijo: “Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da su vida por las ovejas.” El Señor es el guardián de las ovejas. Que nos hayamos convertido en ovejas del Señor es una gran bendición ya que vivimos en este mundo agitado, porque el Señor siempre protege a sus ovejas. Hemos recibido una gran bendición, porque el Señor nos protege espiritual y físicamente. La razón por la que el malvado no puede hacer nada con nosotros, incluso si trata de hacer algo terrible a nosotros que somos la ovejas es porque el Señor nos protege en cuerpo y espíritu. Podemos vivir una vida normal porque el Señor nos protege y, por lo tanto, nos harían daño, si no nos protegiera el Señor.
Dice, el Señor es el Pastor. Cuando miro el mundo oscuro y veo a Satanás el Diablo corriendo desenfrenadamente en este mundo, entre más grandes dificultades enfrento, más agradecido estoy en mi corazón por el hecho de que me he convertido en gente del Señor. No puedo más que agradecer a Dios al ver el dolor y la muerte que habríamos verdaderamente recibido si no nos convertimos en el pueblo del Señor. En estos tiempos finales, Satanás el diablo, está tratando de matar a la gente y los cultos que son siervos de Satanás están corriendo salvajemente tratando de curar enfermedades y expulsar demonios y haciendo todo tipo de conmoción. ¿Qué tan grande es que nos hemos convertido el pueblo del Señor en un mundo donde la gente está causando tal conmoción? ¿Qué gran bendición hemos recibido? Nosotros, los que nos hemos convertido en el pueblo del Señor entre los nacidos en este mundo somos las personas que han recibido inmensamente gran bendición.
El solo hecho de que nos hemos convertido en el pueblo del Señor mientras vivimos en este mundo peligroso es una gran bendición que hemos recibido como un regalo de Dios. Que nos hemos convertido en el pueblo del Señor significa que Dios nos protege de los adversarios del mal y le doy gracias al Señor por esto. Del mismo modo que trata usted de mantener y cuidar sus cosas, Dios guarda y protege a los que se han convertido en el pueblo de Dios, incluso mientras que Satanás, el diablo está tratando de perjudicar a toda la gente en el mundo, incluidos nosotros los que creemos en el Evangelio del agua y el Espíritu. Recibimos el cuidado del Señor como su pueblo y debemos creer con el entendimiento de que gran bendición es esto. Debemos entender que el Señor se ha convertido en el verdadero Pastor y el Salvador. La gente que verdaderamente cree en el Evangelio del agua y el Espíritu que el Señor ha dado son el pueblo del Señor y Él nos ha salvado de todos nuestros pecados. Y hemos recibido la remisión de todos los pecados del corazón por creer en la justicia del Señor y tenemos fe en que nos hemos vuelto del Señor debido a eso. Por lo tanto, las personas que se han convertido en el pueblo del Señor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu son las verdaderamente felices. Ellas son las personas que han recibido grandes bendiciones de Dios. A pesar de todo, esas personas son las que han recibido un gran privilegio en este mundo.
La Biblia dice que el convertirse en su pueblo es una gran bendición. ¡Usted debe darse cuenta de lo maravilloso que es que el Señor se haya convertido en nuestro Pastor! Le doy el más profundo agradecimiento que no se puede expresar con palabras, por el hecho de que nuestro Señor se haya convertido en nuestro Pastor y nos proteja. Usted y yo podemos sentir tan asombrosa bendición en nuestros corazones. Los que no tienen al Señor como su Pastor están fuera del Reino del privilegio especial de Dios. ¿Cree usted que el Señor se ha convertido realmente en nuestro Pastor cuando creímos en el Evangelio del agua y el Espíritu? ¿Cree usted que el Señor se ha convertido en su Salvador?
El Señor vino a este mundo para salvar a usted y a mí. El Señor cargó todos sus pecados y los míos sobre Él por haber recibido el bautismo de Juan el Bautista. ¿Cree usted que el Señor murió en la Cruz por el precio de todos los pecados y se convirtió en el verdadero Salvador que aún vive hasta ahora por haber sido resucitado en tres días? Los que realmente creen en esta Verdad son bendecidos. Los que han nacido de nuevo por medio del Evangelio del agua y el Espíritu son gente bendita.
Muchas personas compran billetes de lotería denominada “Loto” en Corea. No es fácil ganarse el primer premio en la lotería. Utilizan la expresión ‘un giro maravilloso a la vida’ cuando alguien gana el primer premio de la lotería, y muchos consideran como una gran fortuna ganarse la lotería. El general Young Choi, el famoso general de Corea desde hace mucho tiempo, dijo: “Miren a una olla de oro como si fuera una piedra”, y estoy de acuerdo con este dicho y por tanto, no compro billetes de lotería. Pero, de todos modos, la gente que gana la lotería son los benditos como se dice en el mundo. Pero debemos recordar que hemos recibido una bendición aún mayor que los ganadores de la lotería.
Hay un montón de arena en la playa. Digamos que hemos sido elegidos entre muchas personas, entre tantos granos de arena, para recibir la gracia especial de la salvación a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Entonces, nosotros, los que creemos en este Evangelio del agua y el Espíritu somos personas muy afortunadas que hemos sido elegidos para recibir la bendición y tuvimos nuestro ‘giro maravilloso de la vida’. Esto es una bendición increíble que no se puede cambiar por ninguna cantidad de dinero.
Este Evangelio de la salvación que se manifiesta en nuestros corazones por el Evangelio del agua y el Espíritu llega a estar siempre nuevo incluso con el paso del tiempo. Los que rechazan la bendición que Dios da recibirán la maldición de Dios aún más y sufrirán mucho más dolor mientras vivan en este mundo, y van a seguir viviendo en ese estado. Pero a medida que pasa el tiempo, llegaremos a conocer aún más que tan grande es la bendición que hemos recibido. Es por eso que Dios dice: “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” (Daniel 12:3). Vivimos una vida aún más justa que brilla resplandecientemente en este mundo al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Esa vida es una vida increíblemente bendecida. Los que condujeron a muchos a la justicia brillarán como el resplandor del firmamento. Usted y yo hemos recibido la sorprendente bendición de convertirnos en corderos del Señor y que el Señor se convierta en nuestro Pastor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu.
A medida que la perla escondida en el fango entra en el mundo y se muestra brillantemente iluminada, la bendición que hemos recibido de Dios por creer en el Evangelio del agua y el Espíritu manifiesta un valor aún mayor cuando el mundo está en problemas mas grandes. Como la perla se ilumina con brillante color, incluso con más intensidad en el lodo, los justos brillan aún mas, mientras predican el Evangelio del agua y del Espíritu entre los pecadores que viven en este mundo de oscurecimiento. Las personas justas se han convertido en los seres que entregan la verdad de la luz, como la luz de la salvación.
Conozca a las personas que no han nacido de nuevo. ¿Brilla su vida verdaderamente en el Evangelio del agua y el Espíritu, o no? Que usted no es el mismo que esa gente será manifestado claramente. Los justos experimentan realmente que la luz en ellos es aún más brillante mientras viven en este mundo sombrío. Usted está feliz porque siempre vive en la Iglesia de Dios y comparte compañerismo entre los hermanos creyentes nacidos de nuevo. Y usted debería aún estar mas agradecido porque está haciendo la obra de Dios. ¿Acaso la luz del Evangelio del agua y el Espíritu que tiene usted, no parece iluminarle aún más? El Evangelio de la salvación que usted tiene es una luz mucho más grande de lo que puede imaginar. Pronto, la gente en el mundo sabrá que tan intensamente brillamos, a medida que usted trabaja en el mundo que no sabe cómo nacer de nuevo.
Es verdaderamente una bendición que nos hayamos convertido en ovejas del Señor creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu. La respuesta a la pregunta “¿De quién somos ovejas?” Determina nuestro destino, y todas nuestras condiciones llegan a ser garantizada por el Señor, porque somos sus ovejas.
A usted ya se lo hubieran comido los malvados si perteneciera a ellos. Pero no se lo comen sino que al contrario usted crece bien con propio cuidado cuando usted pertenece al verdaderamente bueno, Jesucristo. El Buen Pastor conoce sus ovejas y las alimenta de manera adecuada y les hace que reciban aún más abundante vida. Por tanto, el Buen Pastor de este mundo, cuidará de sus ovejas haciendo lo mejor y el Buen Pastor del Reino de los Cielos toma a la gente nacida de nuevo como sus propias ovejas y se preocupa por ellos eternamente y les hace vivir felices para siempre. Debemos saber que la cuestión: ‘de quien somos ovejas’ es realmente importante.
Usted y yo debemos creer que el Señor es nuestro Pastor y debemos vivir con tal fe en este mundo. Esta fe resulta en grandes cosas. No le temerán a nada mientras vivan en este mundo, si ustedes tienen esta fe. Cuando el miedo se apodera de su corazón, ustedes deben confirmar la fe de que el Señor es su Pastor y tener la fe firme de que son sus ovejas. Ustedes pueden superar cualquier problema si tienen esa fe. Podemos vivir en este mundo con su amor, su bendición y su gracia.
Por lo tanto, primero debemos tener la fe de que nosotros somos sus ovejas. ¿A quién pertenecen ustedes? Ustedes son ahora de Jesucristo. ¿Quién es Jesucristo? Solo Él es el único Salvador. Él es el Señor y el eterno Buen Pastor que nos salvó del pecado a través del Evangelio del agua y el Espíritu, Él creó el universo, las normas y controla el mundo eterno. Significa que pertenecemos a tal Señor. Podemos escuchar la voz del Señor y seguir al Señor desde el momento en que entendemos el hecho de que pertenecemos al Señor y alcanzar la fe en él. Podemos seguir al Señor con la fe de creer en el Señor.
Hemos vivido por nuestra propia fuerza hasta ahora. Hasta ahora hemos vivido con nuestros propios medios y métodos carnales y vivimos de acuerdo a la dirección que creíamos que estaba bien. Pero ahora podemos escuchar su voz y seguirle de acuerdo a sus lineamientos tras haber alcanzado la fe de que le pertenecemos. Está escrito que las ovejas entienden su voz. Y la característica especial de aquellos que reconocen el Pastor es que no responden a la voz de los demás. Pero los que no son las ovejas del Señor escapan y no lo siguen, porque no pueden reconocer la voz del Señor.
Seguimos al Señor adonde Él nos guíe ya que nos damos cuenta que el Él es nuestro Pastor y nuestro Salvador. ¿Por qué? Es porque tenemos la fe en nosotros de que le pertenecemos. Un pastor compra y vende ovejas según su necesidad en este mundo, pero las ovejas en el Reino de Dios pertenecen al Pastor eternamente. El Pastor está unido con las ovejas aunque Él es también el dueño de las ovejas. Llegamos a estar unidos con Él cuando creemos en el hecho de que le pertenecemos. No quiero que se olviden del hecho de que pertenecen a Él si han recibido la remisión de los pecados al creer en el Evangelio del agua y el Espíritu. Usted pertenecía al mundo y a su familia en el pasado, pero se vuelve de Él después de haber nacido de nuevo por el agua y el Espíritu. Usted y yo nos volvemos de Él y vivimos como sus ovejas y dejamos este mundo perteneciendo a Él.
Toda la Palabra que usted lee hoy es sobre esto. Las personas que saben que son sus ovejas, son personas muy felices que pueden seguir su voz. Y ustedes nunca serán destruidos si siguen su voz. Al contrario, podrán experimentar el nuevo y maravilloso mundo que nunca antes habían experimentado.
¿Usted cree en la Palabra de Dios que le he compartido ahora? Yo también vivo con la creencia de que estoy llamado a pertenecer a Cristo. No me importa mucho lo que dice la gente. ¿Qué tienen que ver conmigo la gente del mundo? Yo le pertenezco al Señor y por eso no tengo que dejarme llevar por ellos. El Señor es mi Pastor. ¿Cómo pueden todos coincidir en contra del Señor? Yo vivo con esa fe y sé que ustedes también deben vivir con esa fe.
Somos uno con el Señor. El Señor nos salvó dándonos su vida, y hemos recibido la salvación por creer en esta Verdad. Somos unidos con el Señor al igual que el hijo nacido del vientre de una madre está unido con la madre porque el bebé es su otro yo. Todo nos saldrá muy bien sólo si hemos creído que nos hemos convertido de Cristo, al ser nacidos de nuevo por el agua y el Espíritu. Es todo, porque hemos pasado a ser realmente suyos. Pero es imposible que una persona que no se ha convertido de Cristo, sea uno con Él: no pueden ser guiados por el Señor, y en su lugar, salen corriendo cuando el Señor desea guiarlos.
Está escrito que el Señor es el portero. El Señor es el guardián del Reino de los Cielos. Y el Señor es el guardián de esta Iglesia. Usted y yo podemos entrar en el Reino de Dios sólo a través del Señor. Nos convertimos en lobos saqueadores, cuando no entramos en el Reino de Dios a través del Señor. Somos ladrones, salteadores y malhechores que merecen la muerte si no entramos en el Reino de Dios a través de la fe de creer el hecho de que el Señor, se ha convertido en nuestro Salvador por venir a este mundo y recibir el bautismo, morir en la Cruz y ser resucitado de la muerte. Y esas personas no pueden entrar en el Reino de Dios y vivir allí.
Debemos tener la fe de que el Señor es el guardián del Reino de los Cielos. El Señor no es cualquier pastor de las ovejas, sino que Él es el Pastor bueno y amable. Dijo que los que no entran por la puerta son los lobos saqueadores y los asalariados que matan a las ovejas, roban a las ovejas, y las destruyen. Si un ladrón entra en su casa con una espada, ¿qué va a hacer? Él va a matar y saquear sus pertenencias.
No se puede seguir al Señor a menos que seamos sus ovejas. Es difícil seguirle si usted no entiende el hecho de que le pertenece. Sólo aquellos que han nacido de nuevo por el Señor pueden reconocer y seguir la voz del Señor que es el Pastor, pero aquellos que tienen la mente separada del Señor, es decir, aquellos que no se comprometen con el Señor, no conocen la voz del Señor porque pertenecen a otro. Los que no son pueblo de Dios no pueden seguir a Dios. Y ellos no pueden recibir la bendición, tampoco. Sólo aquellos que han sido claramente nacidos de nuevo por el Señor pueden llegar a ser los suyos y recibir su cariño y bendición.
Quiero que usted y yo vivamos con esta fe. Esta fe es una gran fe. Esto es el punto real que decide si estará o no guiado por el Señor y ser bendecido por recibir la salvación en este mundo. ¿Está usted seguro de tener la fe de haberse convertido de Cristo? Tenga esa fe de que se ha convertido de Jesucristo.
Si realmente se ha convertido del Señor, ¿lo cuidaría a usted el Señor o no lo haría? El Señor lo ama y se preocupa por usted. ¿Y el Señor lo protegería, o no lo protegería? El Señor lo protege. Pero el Señor no puede protegerle incluso si el diablo trató de matarlo si usted no pertenece al Señor. Satanás, el diablo entonces le robará todo lo que tiene a través de las personas que no han nacido de nuevo. Y él le destruirá. El diablo sin duda no le deja en paz si no se ha vuelto del Señor. Pero si usted pertenece al Señor, se puede proteger, porque el Señor lo protege a partir de entonces.
Que hayamos nacido de nuevo a través del Evangelio del agua y el Espíritu es como una gran bendición. El Señor dijo de nuevo en el Evangelio de Juan capítulo 10, “A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños” (Juan 10:3-5). Todas estas palabras en las Escrituras hablan de la gran consecuencia que resulta, de que si hemos o no hemos recibido la salvación por creer en el Evangelio del agua y el Espíritu, ahora que el Señor nos ha salvado perfectamente.
Quiero que estén confirmados en esa fe, si han recibido verdaderamente la salvación a través del Evangelio del agua y el Espíritu. Si usted tiene tal fe, no quiero que piense: “Oh, bueno. No veo mucha diferencia entre recibir la salvación y no recibirla”, y considerarla a la ligera. Si usted así lo piensa, puede ser atrapado y alejado por Satanás, el diablo. Usted debe aprender acerca de la fe y cultivar sus cimientos con claridad y seguridad basados en la Palabra definitiva en nuestro caminar espiritual.
Yo quería hablar de esto en este momento. Aquellos que creen en la Verdad de que el Señor vino a este mundo y nos salvó a través del agua y el Espíritu se han convertido de Él y viven bajo su cuidado y orientación. Quiero que usted tenga la fe de que los que saben esto y se han convertido en su pueblo reciben la bendición, si creen en Él y siguen Su voz y que el Señor cuida a Su pueblo, sin importar cuán arduo este mundo se vuelva. Y quiero que usted siga al Señor hasta el final.
Quiero decirle que usted necesita seguir al Señor como la fe que se construye sobre roca. Por ejemplo, digamos que hubo una persona que tenía un diamante, pero dudaba todos los días si se trataba de una joya verdadera o no. Entonces alguien puede robársela en una fracción de segundo, mientras la arroja al suelo y la levanta de nuevo para comprobar si es real. No quiero que se vuelva una persona que no guarde la fe, por no saber cuán precioso es el Evangelio del agua y el Espíritu. El significado de la vida desaparece en el momento que usted pierde la fe.
La Palabra de Dios nos dice que el rey Herodes mandó a sus soldados a matar a todos los niños menores de dos años en las cercanías de Belén. ¿Qué nos dice eso? Dice que Satanás el diablo puede masacrar a los creyentes jóvenes espirituales, mientras que su fe sigue deambulando cuando ha sido menos de dos años desde que recibieron el perdón de los pecados. Usted está haciendo muy bien, ya que se reúne en la iglesia y participa en todos los servicios de adoración y de hecho escucha la Palabra hablada de las Escrituras, pero de lo contrario Satanás, el diablo lo alejaría. Si esto no fuera la Iglesia de Dios, ¿qué le dirían? Ellos le dirían que traiga dinero. Si usted dice que no tiene dinero, le dirían que les llevara la cuenta de ahorro. Hay tantas iglesias que han construido edificios de 10 millones de dólares de la iglesia con tales restrictivas donaciones. Pero los pastores justos nunca gastan hasta 10 millones de dólares para un edificio de la iglesia. Se puede gastar 10 millones de dólares para la salvación del alma de una persona, pero no se pondría esa cantidad de dinero para un edificio.
Se dice que el ladrón viene a quitarle sus pertenencias y matarlo, y el Buen Pastor viene para hacer que las ovejas tengan vida y que disfruten de una vida más abundante. Debemos tener una correcta comprensión de lo que la verdadera iglesia es, y de cómo es el verdadero Buen Pastor. No hay otro Buen Pastor más que Jesucristo. Todos, excepto aquellos que le siguen y creen en Su Palabra, son ladrones y estafadores.
Hay tantos asalariados que sólo piden dinero a su congregación sin darles vergüenza en estos difíciles tiempos. ¿No se arreglarían los trabajadores asalariados con apariencia limpia para venir y tratar de estafar? Ellos se engrasan el pelo, usan camisas nuevecitas, traje, y usan zapatos lustrados, que hasta una mosca los mancharía, y conducen coche de lujo que cuesta casi 100,000 dólares, pero se hacen los muy humildes. Cuando tales estafadores conocen un nuevo creyente, dicen con voz piadosa, Quiero que la bendición de Dios esté con usted. Primero, así son. Pero pronto dicen: Traiga su dinero. ¿No tiene usted dinero? Usted tiene un trabajo. Vaya y abra una cuenta para depositarme automáticamente, y usted hace el pago cada mes. Son muchos robos. ¿Cree que esto es una gran exageración? No, es la realidad de la mayoría de las iglesias en Corea. Parece como si estuvieran compitiendo entre sí en la construcción de edificios gigantescos de iglesias. Es por eso que todos los creyentes están en deuda. Esto es cierto. Algunos de ustedes que todavía no creen esto, ¿lo creerían después de ser explotados completamente? Realmente hay pastores extremadamente deshonestos en este mundo. Las ovejas ciegas están propensas a seguir el falso pastor y ser estafados porque las ovejas no conocen la voz de su verdadero Maestro.
¿Dónde hay en el mundo otro Buen Pastor como el Señor? ¿Quién otro aparte del Señor vendría a este mundo vestido en carne humana? ¿Quién sino el Señor vendría y tomaría todos los pecados que cometemos sobre sí mismo al recibir el bautismo de Juan el Bautista? ¿Hay alguien más que se llevaría los pecados del mundo y moriría en la Cruz por nosotros? ¿Hay alguien que podría ser resucitado después de morir por nosotros? ¿Quién sino el Señor haría esto?
El Señor es el más honesto Pastor, ya que sólo el Señor hizo esta obra. Se dice que las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Los que han nacido de nuevo creyendo en el Evangelio del agua y el Espíritu se han convertido en ovejas del Señor, y el Señor que es el justo Pastor que alimenta a las ovejas y les derrama Su gracia, la bendición, y la gloria. ¡Qué gran bendición es! Usted cree en el Señor y en Dios Padre cuando creemos el Evangelio del agua y el Espíritu y seguimos al Señor. Creyendo que el Señor es la puerta correcta al camino de la bendición. Quiero que creamos en el Señor, que es la verdadera puerta al Cielo y el verdadero camino a la salvación; quiero que ustedes crean en el Pastor justo y que nazcan de nuevo por el agua y el Espíritu y se conviertan en las ovejas que son dirigidas por el Señor.
Al igual que la nieve cae y cubre todo el mundo de blanco, el Señor borró y limpió todos los pecados nuestros. El Señor vino al Río Jordán, tomó todos los pecados del mundo sobre sí mismo al recibir el bautismo, recibió el juicio de la Cruz, derramó Su sangre y murió en nuestro lugar, y fue resucitado de la muerte en tres días, y consecuentemente se convirtió en nuestro Salvador. Estoy tan agradecido cuando pienso en el hecho de que el Señor nos hizo Su pueblo que no tiene pecado, perfecto, y más limpio y blanco que la nieve más pura. Estoy tan agradecido cuando pienso en el hecho de que nos hemos convertido en el pueblo del Señor y quiero que sigamos Su voz y prediquemos su voluntad por todo el mundo. Tengo un profundo agradecimiento hacia Él dentro de mi corazón.
Sigamos todos al Señor con tal fe en esta vida.
!Aleluya!