Mensajes de los Colaboradores

Idioma

Si es un colaborador y desea publicar un mensaje y fotos en "Mensajes de los colaboradores", presionar en el botón "Publicar mensaje". Su publicación solo podrá verse después de ser aprobada por nosotros.

Publicar mensaje
Total 139
  • No. 139

    Somos escogidos por Dios

    "LA VIDA DE UN ESCOGIDO "LIBREME DIOS DE TOMAR LA VIDA DE UNO DE SUS ESCOGIDOS". 1Samuel 26:11 Ante sus seiscientos hombres el rey David (también escogido por Dios)deja bien claro que no es el indicado por Dios para tomar la vida de el rey Saúl. Isrraelita y circuncidado, el rey Saúl vivió su vida preocupado más por mantenerse en el poder y satisfacer sus deseos carnales que ocuparse del avance de la conquista de los pueblos aledaños que pretendían la destrucción de Isrrael. En su afán de matar al rey David, también escogido por Dios, asesinó un número considerable de circuncidados, incluyendo a toda la familia sacerdotal que ministraban en el templo. Dios deja bien claro atraves de esta historia que quien no se ocupa de su reino entonces terminará ocupándose de su vida trivial. No hay termino medio. También nos deja bien claro que es difícil asimilar el deseo de Dios cuando nuestros deseos carnales son los que gobiernan nuestra vida diaria. Dios nos dice atraves del apóstol Pedro que nuestros deseos carnales batallan contra nuestra alma. Dios también nos dice que la verdadera batalla es entre la carne y el espíritu. Perder está batalla sería perder nuestra alma en el infierno. Se trata de una batalla que tiene consecuencias eternas. El, en su misma palabra nos está dando las herramientas para ganarla al advertirnos como debe transitar nuestro peregrinaje. Nos permite ver este proceso de crecimiento espiritual en esta historia del rey Saúl advirtiendonos de nuestra destrucción si nos vamos tras nuestros deseos carnales. Aún más, nos advierte más profundamente atraves del mismo rey David, que por no ocuparse del desarrollo de la guerra inclina su vida hacia la lujuria de su corazón seduciendo y tomando por mujer a una esposa de uno de sus siervos llegando al extremo de planificar la muerte de este siervo de nombre Uriaz para ocultar su maldad. No hay duda que nuestros deseos carnales siempre están a la puerta. Y sería un gran cinismo pretender tapar nuestras acciones inmundas, diciendo que así lo quiso Dios, cuando Dios muy enfáticamente nos advierte que debemos estar velando en oración para no caer en la tentación. Y también nos advierte atraves del apóstol Pablo que no debemos permitir que nuestros deseos carnales dominen nuestra vida. Por eso es importante conocerse muy bien frente a la ley de Dios. Conocer que nuestra mente es enemiga de Dios. Nuestros deseos carnales siempre se revelarán contra Dios. Por eso la advertencia de Dios cuando nos dice que nuestros deseos siempre batallarán contra nuestra alma. Y nos advierte Dios que debemos velar en oración con una conciencia bien clara de los deseos que salen de nuestro corazón y pedir a Dios fortalezca nuestro espíritu con la fe(creer)en su palabra. Nuestros pensamientos siempre serán contra dios. No hay nada bueno en nosotros. Bueno es lo que Dios nos está dando contínuamente en su palabra para que Ella sea luz en nuestro camino y lumbrera a nuestros pies. Oro a mi señor pidiendo que en su gracia nos permita discernir mucho más el contenido espiritual de su palabra porque es la fortaleza de nuestra vida espiritual en este peregrinaje a cielos nuevos y tierra nueva. Ocuparnos primeramente de su reino. Para que el nos de por añadidura lo que realmente necesitamos. Y así continuar llevando la gran comisión. Llevando el glorioso mensaje del evangelio de el agua y el espíritu para salvacion y vida eterna. Bendiciones preciosos hermanos. www.bjnewlife.org

    • samuel rueda romero
    • Venezuela
    • 09/04/2022 396
  • No. 138

    Protocolo de Dios

    CUAL ES SU PROTOCOLO? En Éxodo 19:1025, Jehová dijo a Moisés: Ve al pueblo y santificalos hoy y mañana, y que limpien sus vestiduras; que estén preparados para el tercer día, porque al tercer día Jehová descenderá sobre el monte Sinaí a la vista de todo el pueblo. Luego advierte al pueblo diciéndoles: "Tengan cuidado; no suban al monte ni se acerquen a sus límites, ya que todo aquel que se acerque al monte será muerto. No lo tocará mano alguna, pues será apedreado o asaeteado, sea animal o persona no vivirá". Mientras la trompeta esté silenciosa les estará permitido subir al monte. Y Moisés descendió del monte hacia el pueblo y santificó al pueblo, luego ellos limpiaron sus vestiduras. Dijo Moisés al pueblo: estén preparados para el tercer día; no toquen mujer. Aconteció al tercer día por la mañana, que hubo truenos y relampagos, y una enorme nube apareció sobre el monte, y hubo un sonido de trompeta fuerte en gran manera, de modo que se estremeció todo el pueblo que se encontraba en el campamento. Luego Moisés saco al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie del monte. Y todo el monte Sinaí humeaba porque Dios había descendido sobre él en fuego, y el humo se elevaba como el humo de un horno, y todo el monte tembló violentamente. Aconteció que mientras el sonido de la trompeta aumentaba en intensidad, Moisés hablaba y Dios le respondía con estruendo. Entonces Jehová descendió sobre el monte Sinaí, a la cima del monte, y llamo Jehová a Moisés a la cima del monte; Moisés subió. Y dijo Jehová a Moisés: Desciende a advertir al pueblo, no sea que traspasen los límites ante Jehová y caigan muchos de ellos. Y que los sacerdotes que se acercan a Jehová, también se santifiquen a fin de que Jehová no arremeta en su contra. Y Moisés dijo a Jehová: El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has advertido, diciéndome: Señala límites al monte y santificalo. Jehová le dijo: Ve, desciende; luego sube tú junto con tu hermano Aarón, pero que los sacerdotes y el pueblo no traspasen los límites para subir ante Jehová, para que El no mate a alguno de ellos. Entonces Moisés descendió ante el pueblo, y se los dijo. Jehová, Dios, guardando su santidad, demandó un protocolo especial para todo el pueblo de Isrrael al momento de acercar su presencia al monte Sinaí. Jehová Dios es santo santo santo, y solo aquellos que creen su santa palabra pueden disfrutar de su compañía. Recibir sus bendiciones y tener la gloriosa esperanza de estar con El eternamente. Dios desde el mismo paraíso dejo ver lo vital que es creer su santa palabra. No puso límites para que Adán y Eva disfrutará su compañía. Pero si les enseño como cuidar esa relación espiritual con su creador. Les dijo que no comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal. Desde que el hombre comió del árbol prohibido, Dios guardando su santidad demandó un protocolo para volver a tener esa comunión con el hombre. Un protocolo que da al hombre la respectiva santidad para presentarse ante su creador, con un corazón limpio y sin manchas. Al pecar Adán y Eva, sintieron vergüenza por verse desnudos físicamente delante de Dios. Y decidieron inventar su propio protocolo para recibir a su creador. Su protocolo fue taparse con hojas de higueras. Actúalmente hay muchos adanes y evas tapándose aún con hojas de higueras, inventando sus propios protocolos para recibir la presencia de Dios. Ignorando por voluntad propia la voluntad de Dios. Una y otra vez deben ponerse sus hojas de higueras diarias en sus oraciones de penitencia diaria con ciertas actividades sin seguir ordenadamente la palabra escrita de Dios. Desde que Adán y Eva peco, Dios comenzó a desarrollar su hermoso plan de salvación. Y permitió verlo desde el mismo paraíso. Vistió a Adan y a Eva con pieles de cordero. Tapo sus vergüenza con un material que no se rompería en dos días. Ya no se esconderían por estar desnudos. Permanecían cubiertos con la piel de un cordero. Aunque sentían tristeza por defraudar al creador, en sus corazones había consuelo porque su mismo creador tapo sus vergüenza con la piel de un cordero. Adán y Eva comprendieron el propósito espiritual de todo este acontecer. En pleno siglo 21, cuando todo el plan de redención de Dios se ha cumplido, habiendo quitado de en medio, Dios, el pecado del mundo, y habiendo, Dios, limpiado a la humanidad de su pecado, y dejando constancia por escrito como lo hizo, aún así, millones de personas continúan tapando su vergüenza con hojas de higuera. Continúan usando lo material para tapar lo espiritual. Continúan realizando su propio protocolo para obtener la presencia de Dios. Es triste todo ese acontecer. No toman en serio lo que escrito está. No entienden, y menos creen la palabra de Dios. Pregunto: Cuál es su protocolo? Es usted de esos que piden perdón a Dios todos los días? O ayuna para vencer los deseos de la carne y así santificarse? O es usted de los que dan diezmos y ofrendas al día calmando su vergüenza? O simplemente cree que no es tan malo delante de Dios? Dios demanda un corazón reverente y humilde que reconozca su propia pecaminosidad ante su ley, para que se descubra en él, el estado de necesidad de su redención. Es inmensa la información que Dios nos permite en su palabra. Información que va día a día elaborando, tejiendo muy primorosamente, el plan redentor de Dios en nuestro corazón. En esa obra redentora, primorosa, está la época adamica, la época profética, la época apostólica, la época de los nacidos de nuevo por agua y espíritu, quienes albergamos toda la información de todo el plan redentor de Dios que vino por agua y espíritu hecho por nuestro señor Jesucristo y así vivir plenamente por fe en su palabra, Y la época apocalíptica que incluye el gran juicio final y nuestro descanso eterno en cielos nuevo y tierra nueva. Dios le dijo a el apóstol Pedro que le daría las llaves del reino de los cielos. Y que todo lo que él atara y desatara aquí en la tierra igual se haría en el cielo. Dios le estaba manifestando que apoyaría toda la actividad hecha por Pedro para expandir la información de su poderosa obra redentora. Y que todo lo que él hiciera por dar esta información, o este mensaje a la humanidad(las verdaderas llaves) el cielo entero estaría de acuerdo con él. Actúalmente quienes hemos recibido la información de la ley de Dios, y su propósito; y hemos entendido y creído nuestro estado de necesidad de la salvación, y hemos recibido la gracia de Dios en ese maravilloso plan redentor que vino por agua y espíritu. Tenemos ahora el mismo apoyo que recibió el apóstol Pedro. Predicamos el maravilloso plan redentor de Dios que vino por agua y espíritu porque lo vivimos. Ese es el verdadero protocolo que Dios en su misericordia demanda de la humanidad para presentarse en su presencia. El, Dios mismo, hizo su plan protocolar para permitir a la raza humana su comunión. Por eso es vital comprender el porqué de la orden de Dios a Moisés de construir el tabernaculo(creer con orden)sitio de reunión de Dios con su pueblo. Pretender desmembrar este conocimiento de la época profética es perder una pieza del rompecabezas. Solo los limpios de corazón verán a Dios, dice la escritura. Está usted limpio de corazón? Cuál es su protocolo que avala su respuesta. Es el mismo protocolo de Dios? El protocolo de Dios, según la época adamica, profética, apostólica, del nuevo nacimiento por agua y espíritu y apocalíptica, en toda extención nos informa que Jesucristo el hijo de Dios(el cordero preparado desde antes de la fundación del mundo), recibiría el pecado del mundo atraves del último sacerdote según la ley(levi.16:21)y por eso debió ser sacrificado cumpliendo así la demanda de la ley de Dios. Para luego resucitar porque El es Dios en la carne. Es ese su protocolo? Para satisfacer su estado de necesidad de su perdón? Y así con un corazón limpio del pecado recibir la presencia de Dios? Ponte de acuerdo con el juez dice la escritura antes que seas enviado al infierno. Podrá el hacha levantarse contra quién la trabaja? Hay un solo protocolo para presentarse delante de nuestro creador y es nacer de nuevo por agua y espíritu. Creer lo que ocurrió en el bautismo de nuestro señor Jesucristo, su crucifixión y su resurrección. Solo así podremos presentarnos delante de Dios con un corazón limpio y sin pecado. Está usted a tiempo. Bendiciones www.bjnewlife.org

    • samuel rueda romero
    • Venezuela
    • 08/30/2022 1220
  • No. 137

    El hijo prodigo

    PARABOLA DEL HIJO PRODIGO. Dios nos deja ver espiritualmente en la parábola del hijo prodigo, cual inútil es nuestra vida fuera de la verdad. Si observamos la conducta de cualquier cantidad de hijos que se han revelado contra la autoridad de su padre terrenal, y aun así son exitosos según los standares de este mundo. Entonces, esta parábola no cumpliría su propósito. Pero cuando la entendemos de acuerdo al plan redentor de Dios, es cuando sabemos que solo naciendo de nuevo por agua y espíritu, podremos dejar de ser pródigos para convertirnos en herederos del reino de Dios. Solo cuando comprendemos que fue Dios quien puso aquel árbol del bien y del mal en el mismo paraíso para encerrarnos en su ley y así desarrollar el su maravilloso plan de redención atraves de su hijo Jesucristo. Y así vestirnos de las reales vestiduras sacerdotales que cubren toda nuestra vida vergonzosa delante de Dios. Los hijos pródigos volverán a su verdadero Padre, solo cuando se les diga y crean en la verdad. Verán su condición de necesidad solo cuando se conozcan frente al árbol(la ley)del bien y el mal, vean lo insuficiente que somos frente a la ley de Dios y se les diga y crean en la verdad poderosa del evangelio de el agua y el espíritu(la salvación) entiendan lo que ocurrió en ese bautismo de nuestro señor Jesucristo hecho por Juan Bautista a nuestro señor. los hijos pródigos cuando conozcan su miserable situación de condenados al infierno, entonces, solo entonces acudirán al que puede darles las reales vestiduras sacerdotales que debe llevar un hijo de Dios, recibirán el nuevo nacimiento por agua y espíritu y quedará en ellos cumplido el descanso de Dios después de crearlos. A los nacidos de nuevo por agua y espíritu los invito a seguir vestidos de lino fino sin manchar la preciosa vestidura. Con la luz y la perfección(urim y tumin) en sus corazones, y el deseo de nuestro Señor Jesús que no es otro que guardemos la salvación con temor y temblor llevando la gran comisión. Y a los que aún caminan con la sentencia de la ley creyendo que así agradan a Dios con el esfuerzo de su sudor le aconsejo que dejen de creer conforme a sus mentes, se arrepientan(abandonen)y comiencen a creer conforme a la mente de Dios. Solo los que creen, y guardan la mente de Dios en sus corazones son de Dios. Están a tiempo. Bendiciones www.bjnewlife.org

    • samuel rueda romero
    • Venezuela
    • 08/17/2022 3903
  • No. 136

    EL PECADO QUE CONDENA

    EL PECADO QUE CONDENA. "Al hombre que cause divisiones después de una y otra amonestación desechalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio". TITO 3:10,11. En cierta ocasión dije a una congregación que la escritura es igual a un rompecabezas. Aclaré, que usaría ese ejemplo muy pobre para ayudarnos a comprender la trama de lo que escrito está y entender así la intención de Dios de permitir se escribiera ese libro que llamamos biblia. Cómo es de esperarse, dos personas consideraron el ejemplo como una blasfemia. No esperaron que desarrollará la explicación sino que sin escuchar la exposición respondieron de acuerdo a su creencia. La palabra nos dice que nuestros oídos deben estar presto a escuchar. Si perdemos una pieza de un rompecabezas, jamás podríamos armar ese rompecabezas. Siempre estaríamos adivinando el objetivo de la pieza faltante. Así es la palabra. No debe faltar ni una pieza. No puede faltar ni un versículo, ni un capítulo, ni un libro. Ninguno de ellos pierde vigencia. La ley de Dios, jamás dejará de crear culpas en nuestro corazón. Ese es su propósito. Es el espejo para darnos cuenta de lo insuficiente que somos ante la demanda de nuestro señor Jesucristo y creador del universo y todas las cosas que en el hay. La ley siempre señala nuestra debilidad. La ley de Dios crea un estado de necesidad en nuestro corazón. Ese estado de necesidad es ser redimidos de la condenacion. Porque es muy cierto que Ella, nos habla y advierte lo culpable que somos delante de Dios y la sentencia firme de pagar nuestras culpas en el infierno. La ley de Dios nos advierte de esa sentencia, y nos deja ver cada día que es imposible escapar de ella. En Romanos 3:19,20 Dios nos dice que la ley fue dada para conocimiento del pecado. Y nos dice que todos fuimos encerrados en su ley. Si usted, que Lee este mensaje, aún no se percata de esta información espiritual, con urgencia debe leer y creer en que situación grave está viviendo. Está siendo sentenciado por la ley de Dios al infierno. La ley de Dios sentencia que la paga del pecado es la muerte. Tanto física como espiritual. Su cuerpo físico debe morir. Pero su alma que es eterna deberá estar separada de la presencia de Dios para toda la eternidad en un lugar que Dios preparó para el diablo, satanás, sus ángeles que le siguieron en su rebeldía, y usted. Será el lugar para todos aquellos que no crean lo que escrito está. Pero, ahora, aparte de la ley se ha manifestado la justicia de Dios, anunciada por la misma ley y los profetas, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo(Romanos3:21,22). Lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. Dice la escritura que Dios preparó al cordero perfecto para nuestra redención. He ahy la profundidad de la trama de la palabra de Dios. Su sabiduría. Dios dió su ley creando el estado de necesidad de la salvación. Planifico nuestra salvación. Y la mostró desde el mismo momento que el hombre desobedeció (peco), es un pecado mortal ignorar el contenido y propósito de la ley de Dios (Romanos 3:19,20). El poderoso evangelio de el agua y el espíritu brilla en nuestro corazón aún más cada día cuando nos vemos frente a la ley de Dios. Por eso sí aquel sumo sacerdote Aaron entraba al tabernáculo, sin lavarse las manos y los pies de la suciedad, moría. Jamás tendremos una vida espiritual completa sin aceptar la culpabilidad ante la ley de Dios. Nunca brillara el precioso evangelio del agua y el espíritu si entender y aceptar el propósito de la ley de Dios. Están los pecados diarios y está el pecado. Nuestros pecados diarios están redimidos por el precioso evangelio del agua y el espíritu. El pecado es no creer la remisión de acuerdo al plan redentor de Dios que vino por agua sangre y espíritu. Es la blasfemia contra el espíritu Santo. Es maravilloso comprender el propósito de la ley de Dios ya que esa sabiduría permite más entendimiento de la obra perfecta de nuestro creador. Si usted aún no disfruta esta sabiduría de lo alto debe permitir el efecto de la ley de Dios en su corazón para así crear el estado de necesidad de su salvación que Dios nos dió atraves del poderoso evangelio de el agua y el espíritu en la persona de nuestro señor Jesucristo. Está a tiempo. Bendiciones www.bjnewlife.org

    • samuel rueda romero
    • Venezuela
    • 08/12/2022 4684
  • No. 135

    Llevando al oyente una palabra de fortaleza

    Pertenezco el ministerio literario misión Nueva vida de Argentina comparto mi reflexión sobre el presente y nuestra actitud ante la vida como cristianos ante las dificultades que se viven. lectura de un libro y comentarios personales. https://youtu.be/UI8UGjGce6s

    • Néstor Salgado
    • Argentina
    • 08/09/2022 5604